sábado, 11 de septiembre de 2021

VIVIR CON LOS MAYORES

 

CÓMO VIVIR CON UNA PERSONA ANCIANA



   Vivir con una persona anciana tiene una recompensa única y puede conducir a retos que conciernen a todos. La paciencia, así como la comprensión son necesarias.

   Es posible que ellos puedan preferir ser autosuficientes, y, sin duda, no les gusta ser mandados u obligados a hacer cosas. Pero hay ocasiones, en las que ellos no son capaces de tener suficiente cuidado consigo mismos, o necesitan ayuda.

   Pero siendo tú mismo y escuchándolos, siendo honesto respecto a tus propias limitaciones (ya sean limitaciones de tiempo, de aptitudes o de recursos), tú puedes vivir feliz con una persona anciana, y ellos pueden vivir felices contigo. 

Aspectos a tener en cuenta al vivir con una Persona Anciana

1.- Define los límites con todos y cada uno de los que comparten un espacio de vida con vosotros, tanto físicos como mentales. No se debe invadir a nadie sin permiso.

2.- Aprende a aceptar las decisiones de la persona. Es posible que no puedan recoger las cosas si las sueltan (limpialas bien después que ellos), tanto en la cocina como en el baño, y puede que se olviden de apagar los aparatos y luces, o de cerrar las puertas. No asuma que esa persona está actuando así­ deliberada o desconsideradamente. Ofrécete a hacer cosas por ellos, si puedes, y espera a ver si lo que viste como una omisión, fue una cosa deliberada por su parte. Por ejemplo, pueden preferir tener una suave luz dada toda la noche en el pasillo.

3.- Distingue entre lo que se puede mejorar y lo que no puede ser mejorado en términos de salud, limitaciones funcionales y movilidad. No pienses de antemano que a causa de su edad esta condición es normal, ya que hoy en día muchas investigaciones demuestran que, no sólo se puede mantener una buena salud, y funcionar relativamente bien hasta el último año de vida, sino que incluso, se pueden mejorar algunas condiciones físicas y mentales, con la administración y verificación periódica de suplementos nutricionales metabólicos. Existe discriminación por razones de edad también a causa de la compasión, y no hay que caer en la trampa de pensar que “no hay nada que hacer”.

4.- Revisa los medicamentos con ellos (con su consentimiento). Lista los medicamentos, así como las advertencias por la interacción entre ellos y las instrucciones para tomar los distintos medicamentos: ya sea tomarlos en ayunas, o tomarlos con los alimentos, etc.

5.- Observa los cambios de humor o de comportamiento. A menudo, las personas mayores no reconocen que algo les molesta, o que están con dolor, no pueden dormir, o que tienen problemas para comer, y estas causas pueden ser indicaciones de que se debe buscar ayuda médica profesional.

6.- Mantén la casa organizada y despejada, especialmente en las situaciones en que la persona tenga limitada su movilidad, que utilice un andador, una silla de ruedas, u otra ayuda de movilidad, o que su visión sea deficiente. Hablen acerca de la instalación de ayudas para la movilidad (si está dentro de sus posibilidades) y si la persona puede utilizarlas. Esto puede incluir barras en el baño y la bañera, un asiento en la ducha, o una rampa para sillas de ruedas. Una alternativa que ahorra espacio en lugar de la rampa es un elevador eléctrico de sillas de ruedas.

7.-Debes estar atento a la temperatura de la casa. Las personas mayores pueden ser unas veces muy sensibles al frío, y otras veces, al calor.

8.- Ten en cuenta las necesidades especiales en la dieta, la ingesta de sal, etc. Las personas mayores tienen a menudo dietas restrictivas, y se ven tentados al igual que el resto de nosotros. El azúcar y la sal son dos alimentos que están a menudo limitados.

9.- Ten respeto a esa persona y dale privacidad, tanta como puedas. Ellos pueden necesitar ayuda con la higiene personal, y eso no es una cosa cómoda para cualquiera de nosotros, pero cuando sea posible, deberían tener la mayor privacidad y espacio personal, dentro de lo que podamos decir que se pueda permitir siendo prácticos.

10.- Ten mucho cuidado con los estafadores y los defraudadores que se aprovechan de las personas mayores. Esto incluye a los timadores, comerciantes y algunas personas que operan bajo el disfraz de pertenecer a organizaciones religiosas y/o solidarias. No te ofendas si tu propia oferta de ayuda es puesta bajo control por otras personas.

11.- Mantén cuidadosamente su documentación si no son capaces de hacerlo ellos. Esto debería incluir dónde está su familia o aquellas personas que ellos tengan especial interés, y cómo ponerse en contacto con ellos, la información médica de emergencia, registros bancarios, documentos de seguro, información comercial y otros si quieren que usted los cuide.

12.- Ayuda a la persona (si eres capaz) a mantener sus necesidades básicas de aseo presentables. A menudo las personas mayores no se pueden cortar las uñas, peinar o cepillar el pelo, o ponerse los zapatos y otras prendas de vestir, accesorios, etc.

13.- Sé respetuoso, cortés, y consciente de los sentimientos y las ideas de la persona. Evita tratar a esa persona como un niño. Las personas mayores han experimentado la vida mucho más profundamente de lo que suele parecer. Hazles preguntas, aprende de sus experiencias, y anímales a ser felices.

14.- Apoya a la persona mayor a tener autonomía para tomar sus propias decisiones en la vida, y no sustituir su propio juicio. Todo adulto tiene la capacidad de tomar por lo menos algunas decisiones, si no todas, a fin de ayudar a mejorar la capacidad de la persona a elegir y hacer lo máximo posible para sí mismo. No asuma que, por el mero hecho de ser de edad avanzada, la gente no puede manejar sus propios asuntos, incluso si usted no está de acuerdo con ellos.

15.- Entiende los antecedentes socioeconómicos de la persona mayor, y los importantes acontecimientos históricos que esa persona ha experimentado. Haber vivido sucesos como guerras, depresiones económicas, desastres y agitaciones políticas, debe de haber producido un gran impacto en una persona, sobre todo durante los años jóvenes de formación. 

Consejos al vivir con mayores

   Las personas mayores a menudo no están a gusto viajando, debido a la mala vista, baja resistencia, y la incontinencia – que puede ser fijada y mejorada-.

   Existe una amplia gama de productos en el mercado, para ayudar a las personas mayores, frente a la vida cotidiana; pueden ser útiles algunas grandes publicaciones impresas, teléfonos con altavoz y teclado de tamaño más grande si tiene la visión limitada, calentadores de pies… Pero siempre debemos preguntar lo que es apropiado y aceptable.

   Hay que ser conscientes de que a veces es problemático hacer demasiado por ellos, y otras veces, hacer demasiado poco. Cualquier persona de edad, que todavía pueda caminar bastante bien, no debería permanecer sentada demasiado tiempo para evitar problemas de circulación sanguínea en las extremidades, con el riesgo de desarrollar trombos y embolias.

   Siempre que sea posible escucha las historias de una persona mayor. Sus experiencias de vida pueden enseñarte algo, o darte una nueva perspectiva.

   Respeta sus peticiones de comer un poco menos de lo que tú crees necesario. No ayuda decirles que se “coman todo lo que puedan”. Simplemente déjalos comer lo que sea cómodo para ellos.

   Si la persona está tomando varios medicamentos, consulta con el médico o farmacéutico sobre las interacciones medicamentosas y los efectos secundarios.

------------






Título original: ¿Y tú quién eres?. 2007

Guión y Dirección: Antonio Mercero

Música: Manuel Villalta / Fotografía: Gonzalo F. Berridi

Reparto: Manuel Alexandre, Cristina Brondo, José Luis López Vázquez, Álvaro de Luna, Monti Castiñeiras, Amparo Moreno, Ángeles Macua, Alejandro Zafra, Luis Ángel Priego

Sinopsis: Los Rivero se van de vacaciones, dejando en Madrid a su hija Ana (Brondo), que está preparando oposiciones, y al abuelo Ricardo (Manuel Alexandre), al que llevan a una residencia. Allí, Ricardo, se hará muy pronto amigo de Andrés (López Vázquez), su compañero de habitación. Juntos evocarán tiernos y divertidos episodios de su juventud. Pero, a medida que pasa el verano, el mal de Alzheimer acechará cada vez más a Ricardo. (FILMAFFINITY)

Críticas:

"Pantano de melaza sentimental, humor de parroquia y lugares comunes". Jordi Costa: Diario El País 

"Ficción blanca y prolegómana en vez de denuncia, opción respetable pero discutible". Javier Cortijo: Diario ABC 

"Sólo las buenas intenciones no alcanzan para que un filme sea lo logrado que sus hacedores seguramente desean que sea". Pablo O. Scholz: Diario Clarín 

"Con más pretensión que sinceridad, el realizador apenas logró algunos momentos de ternura, que no alcanzaron para que el film cumpliese con su misión de mostrar en todo su dolor la problemática de los enfermos de Alzheimer". Adolfo C. Martínez: Diario La Nación 


¿Y tú quién eres? - Enfermedad de Alzheimer y familia. 26 sept 2015

Resumen de la película del 2007 dirigida por Antonio Mercero, en la que se muestra la realidad de las familias afectadas por la enfermedad de Alzheimer.


   En mayor o menor medida todos somos conscientes de lo solos que están nuestros "mayores" habida cuenta las prisas que nos dejamos imponer por una sociedad cada vez más competitiva y despiadada. Un informe recientemente publicado en Gran Bretaña habla de una epidemia social de excluidos y asegura que la soledad causa serios problemas de salud a la tercera edad. Invertir en servicios sociales, con voluntarios, profesionales, técnicos y empresas son algunos de los retos a plantearse, sin tardar más tiempo.




   Este problema también afecta a otros países de Europa. En España, cada vez hay más personas mayores que viven solas y cada vez son más los ancianos que fallecen solos en su domicilio. Los riesgos de un descuido doméstico que acabe en un incendio también aumentan en el caso de los mayores que viven solos. En un país que envejece a ritmo acelerado, uno de cada tres mayores de 75 años está en esta situación. Una caída o un accidente doméstico lejos del teléfono con el que poder llamar al 112 y la soledad puede ser fatal.




   Por más que corramos, el bombardeo de pesadillas nos persigue a cada paso desesperado que dejamos atrás. Un día fui niño y hoy, cerca de los sesenta años estoy en la obligación de ser adulto. No se me está permitido flaquear porque significaría bajar la guardia.


30 Minutos Viviendo con el Alzheimer - Telemadrid. 29 dic 2011

 30 Minutos se adentra en la enfermedad de Alzheimer, cómo viven quienes la padecen y quienes conviven con esos enfermos.


 Yo soy hijo único, con una madre que tiene Alzheimer. Trabajo y tengo muchas responsabilidades y encima, una mala familia por parte de madre que quiere hacerme el único responsable de ella. ¿Pero sabes qué? Cada dia que pasa a pesar de estar agotado, agradezco a Dios que me dá la gran alegría de tenerla a mi lado, aun cuando ella ya no me reconozca. 

Juan P.


Cuidados en el adulto mayor. 17 ago 2014
Sinapsis EMP

Es bien sabido que la población mundial está envejeciendo, esto nos deja en un estado de gran vulnerabilidad debido a la ignorancia que existe en la población general y entre algunos médicos de los problemas más frecuentes que padecen nuestro viejos. Por esta razón aquí analizamos las principales patologías y problemas a los que se enfrentan los adultos mayores desde el punto de vista de la salud.


¿Qué es el Alzheimer?. 29 abr 2016
Sinapsis EMP
Hoy revisamos la enfermedad neurodegenerativa más frecuente, la enfermedad de Alzheimer, analizamos a quién le da este tipo de demencia, cómo llegar al diagnóstico y sobre todo cómo prevenirla.


   Este no es mi país sino un cementerio de recuerdos, ilusiones y ante todo, de cadáveres bañados en cenizas que apelmazan una historia amordazada por los medios, el miedo y la ignorancia.


   Miles de monografías hablarán de esto con el tiempo, para entonces esos nuevos medios recordarán los trágicos sucesos que se han presenciado aquí y como testigos sólo habrá pequeñas almas desorientadas que no encuentran respuestas a sus preguntas. Por ese entonces, esperemos que los medios no tengan mordaza y que nuestros SOS no queden en un grito desesperado, hundido en el silencio. ¿Es la sociedad un saco de hipocresía artificial que se hunde en actos de buena voluntad, en mensajes tan voluntariosos como efímeros y estériles?

   No veo más que mensajes llenos de algarabía civil, pero, realmente ¿qué se hace? Mirar para otro lado mientras que los viejos lloran desesperadamente.

   Por una parte los niños lloran por el mundo que les vamos a dejar y porque su mirada se pierde en un pozo oscuro sin apenas un haz de luz y por ello, se sienten obligados a sobrevivir todos los días y a ver el mundo de diferente modo después de observar cómo su familia se pierde  en el montón de la indiferencia,  la desidia y el conformismo. ¿La belleza de todo esto? Es que no la tiene. Aquí vives cada día como si fuera el último, sin pensar qué nos deparará el mañana.

  Por otro lado, los viejos lloran por la soledad que les salpica de ruido y la desesperanza propiciada por el abandono. Abandono que nos priva de la posibilidad de admirar su sabiduría y aprovechar su experiencia, y todo porque van a su ritmo…sólo un poco más lentos, más sordos y más ciegos, lentitud, sordera y ceguera que es sólo física, no emocional ni intelectiva.

   Los demás intentamos vivir con la única belleza que nos queda de esta sombría situación, la belleza del saber apreciar la vida, sin importar lo material, el conocimiento que se tenga o incluso la creencia que defiendas. 

   Un servidor se rebela ante este negro panorama y propone ponerlo todo patas arriba y reconstruir un mundo diferente. ¿QUIMERAS, UTOPÍAS, ENCANTAMIENTOS?


(Petrus Rypff)

 


1 comentario:

Thomas Verdhell dijo...

La globalización aglutina valores pseudoéticos donde prima la producción y productividad. Los ancianos, no son rentables económicamente, más bien una carga(no producen) de ahí la poca o nula investigación en enfermedades propias de la degeneración psicobiológica en la mal llamada tercera edad. No obstante, me sumo a la utopía