sábado, 28 de agosto de 2021

EL ALMA GRANDE DE LAS GENTES SENCILLAS. MAHATMA GANDHI

 

EL ALMA GRANDE DE LAS GENTES SENCILLAS


Aspecto de las calles de Delhi durante la celebración del día de Gandhi en 1922

   Mahatma, "alma grande", lo llamó el poeta Tagore. Educado a caballo entre la tradición hindú y la cultura británica, descubrió la fuerza del pacifismo y evidenció la violencia intrínseca del sistema colonial. Su liderazgo al frente de las reivindicaciones de independencia de la India le costó finalmente la muerte.

   Podía pasar inadvertido entre cualquiera de los artesanos de Delhi. Pequeño y encorvado, con una boca descuidada, tan viejo como eran viejos sus setenta y ocho años, Mohandas Karamcahnd Gandhi (1869-1948) iba a todas partes con el vestido blanco tradicional y exiguo de sus compatriotas. Los pies desnudos, sentado en el suelo o tejiendo su propia vestimenta para dar ejemplo en la lucha contra la industrialización extranjera, el padre de la India fue sobre todo el redentor de la dignidad de un pueblo de campesinos y artesanos.

     Como muchos libertadores de este y otros siglos, Gandhi hubo de enfrentar tradición a modernidad, idealizando el pasado de sus gentes para defenderlo del horror industrializador que los occidentales identificaban con el progreso. La imagen de Gandhi trabajando en el torno de hilar es tan representativa como la noticia de sus huelgas de hambre, su resistencia pasiva, sus marchas pacifistas o su insumisión civil ante el poder colonial. Gandhi revoluciona y enriquece el concepto de resistencia, añadiendo a la posibilidad del empleo de la fuerza el enfrentamiento y la desobediencia desarmada. Con ellas conseguirá mostrar a la opinión internacional la verdadera causa de la violencia, la violencia originaria del ocupante.

   El Mahatma desarmaba también a los ocupantes británicos con su firmeza y sus dotes de persuasión, gracias a un amplio conocimiento de las dos culturas, propio de una formación recibida a medias del ambiente nacionalista hindú y sus estudios en Inglaterra. Su educación infantil fue la tradicional de una casta religiosa, practicante de la ortodoxia estricta. Aunque se licenció en Leyes en Londres, no dejó de ampliar su conciencia hindú, mezclándola con lecturas de la Biblia o Tolstoi. Los dirigentes británicos llegaron a admirar su determinación, sus convicciones morales y su espíritu religioso, pero temieron su capacidad de liderazgo y su facilidad para atraerse, mediante el ejemplo personal, a un pueblo necesitado de que alguien diera los primeros pasos. Una larga estancia en Sudáfrica sirvió a Gandhi de rodaje espiritual y político. Cuando en 1915  regresaba definitivamente a la India, su fama se le había adelantado gracias a su brava defensa de los derechos de la colonia hindú sudafricana. Mediante una mezcla de religión y reivindicaciones nacionalistas, Gandhi desarrolla su vocación, de tal forma que el movimiento nacionalista gira desde entonces a su alrededor, impregnándose poco a poco de las teorías pacifistas de su nuevo líder. El periodo de entreguerras asistirá al triunfo del gandhismo, primero en forma de mítines, seguidos de manifestaciones y huelgas intermitentes de un solo día. Posteriormente con la adopción de campañas de abandono y desobediencia con dimisión de funcionarios, boicot a las elecciones y rechazo de cualquier colaboración con los ocupantes.

   Los británicos intervinieron con dureza en el Punjab, donde mataron a casi 400 personas en una concentración, y detuvieron a Gandhi, mientras crecía la marea emancipadora entre llamamientos a la firmeza pacifista y enfrentamientos crueles. Mahatma "alma grande", como lo llamó el poeta Tagore, respondía a la situación con largos ayunos, retiros prolongados y artículos políticos que constituían la biblia de las gentes sencillas. Una inmensa tarea pedagógica donde el ejemplo, compañero de la palabra volcada en discursos, manifiestos, entrevistas y publicaciones, convirtió a aquel cuerpecillo cubierto con ropa de campesino en todo lo que necesitaban las empobrecidas masas indias. 

   Al igual que otros líderes sociales antes y después, Gandhi denunció, de forma intuitiva, la maldición del industrialismo y sus consecuencias imperiales, al poner el dedo en la herida del sistema capitalista y de su perversión colonial. Odiaba la esclavitud de las naciones más que la propia violencia que muchos de sus compatriotas empleaban contra Inglaterra, y trató de ensañar a su pobres el camino ala independencia respondiendo a la dureza del poder y el expolio con la intransigencia de la razón y las gigantescas armas  de la voluntad y la actitud persuasiva. 

   El Congreso nacional Indio, movimiento asambleario nacionalista fundado en 1885, se aprovechará de este liderazgo, gracias a las buenas relaciones de Gandhi con la mayoría de sus dirigentes. En torno a las espectaculares iniciativas del Mahatma, el nacionalismo prendía en las multitudes con mucha más facilidad que con los debates, pronunciamientos políticos o proselitismo incesante del Congreso. Así sucedió durante la marcha de la sal, en 1930, cuando Gandhi consiguió movilizar a millones de ciudadanos que se negaron el impuesto y caminaron hacia las salinas para coger la especia prohibida. En los años treinta fue el líder efectivo del Congreso Nacional Indio, consiguiendo mantener unidas las distintas facciones y preparando la conciencia del país para los años de la guerra mundial y la posterior emancipación.

   A pesar de su ascendencia entre las muchedumbres hindúes, el Congreso Nacional Indio no monopolizaba las aspiraciones secesionistas del subcontinente. Desde 1940, la Liga Musulmana, organizaba a comienzos del siglo, actividades en defensa de los intereses de los numerosos seguidores del Corán, reclamando la creación de un Estado islámico separado, divulgándose el nombre de Pakistán para designar los territorios demandados. Con este señuelo y el liderazgo de Muhhammad Alí Jinnah (1876-1948), la propaganda musulmana consiguió desarrollar y popularizar una conciencia de etnia y ser aceptada por Inglaterra como interlocutor. Los enfrentamientos pacíficos o violentos con el gobierno colonial se recrudecen al mismo tiempo que sube el tono la radicalización de las posturas nacionalistas encontradas sin que los llamamientos a la unidad de la comunidad india realizados por Gandhi encuentren respuesta. En las elecciones celebradas al terminar la guerra mundial, Jinnah, padre del futuro Pakistan encabeza el triunfo que afianza la Liga entre los musulmanes, mientras el Congreso hace lo propio en los territorios hindúes. La presión nacionalista se ve acompañada a comienzos de 1946 por levantamientos populares de confusos orígenes, en los que además participa un numeroso contingente de tropas navales acantonadas en Bombay. Los ingleses no esperan más para manifestar su decisión de retirarse y permitir a la joya de la Corona la oprtunidad de la soberanía. la delegación británica que llegaba a un país repleto de inquietudes y tensiones amenazantes se apresura a cumplir el mandato del gobierno laborista. 

  Una vez acordada la independencia, Gandhi trataría de impedir sin éxito una separación entre las dos comunidades indias, en lo que denominó la misión más difícil de su vida. La violencia desplegada entre ellas desbordó a la administración colonial decidida a marcharse con el menor costo posible. Ante la actitud inhibitoria adoptada por las autoridades británicas, la ansiada emancipación sólo llegaría envuelta en atroces rivalidades entre musulmanes, hindúes y grupos religiosos sikhs que sacrificaron cientos de miles de víctimas. La última actuación inglesa, la de lord Mountbatten, último virrey de la India, fue precisamente la más pragmática, al reconocer el hecho consumado de la división del país.

   En agosto de 1947, la península indostánica alumbra dos naciones, India y Pakistán, incluidas en la  Commonwealth, que antes de un mes están en guerra a causa de la región musulmana de Cachemira, primero de una larga secuencia de enfrentamientos territoriales agotadores. siempre con la violencia de indeseable compañera, la parte oriental del Pakistán se independizaba, a su vez, en 1971, adoptando el nombre de Bangladesh y completando de esa forma el itinerario de afianzamiento estatal del subcontinente, libre del imperio británico.

   Un cuarto de siglo esperanzado y convulso, las más de las ocasiones dramático y sangriento, que sirve para reflejar las principales inquietudes nacionales que en Asia o África han seguido a los procesos de descolonización. Enfrentamientos tribales y religiosos, reajustes del territorio y la etnia han dejado en el camino millones de muertos, víctimas de la intransigencia universal. De la sangría no se librará tampoco el pacífico Gandhi, asesinado en enero de 1948 por un fanático hindú, cuya secta le reprochaba su excesiva tolerancia con las posiciones musulmanas. La muerte de esta alma grande constituye un símbolo de la trágica suerte que le aguardaba a la India y a sus habitantes, que apenas pudieron disfrutar de la anhelada libertad.


Gandhi rodeado de seguidores en Bombay, en mayo de 1944

La imagen habitual de Gandhi: un anciano reposado, delgado y vestido con las blancas y exiguas ropas típicas de su país, pasea junto a las personas por cuyo destino independiente luchaba.

   

India, colonialismo británico, 'Imperio de la India', caricatura francesa de 'le Rive'. En la India, como en todas las colonia europeas, coexistían dos caras opuestas: la opulenta y poderosa de los representantes de la metrópolis y la sometida y pobre de los nativos del país.


Grupo de ingleses en una cacería de tigres. Varios miembros de la realeza británica siguieron la tradición de ser invitados por los primeros ministros de la dinastía Rana. Incluso el Archiduque Francisco Fernando, cuyo asesinato en 1914 dio comienzo a la Primera Guerra Mundial, fue de caza a Nepal invitado por el Maharajá Bir Shumsher en marzo de 1893. No obstante, la cacería más bárbara y horripilante fue la del Rey Jorge V, quien visitó Nepal tras ser coronado emperador de India en 1911. Invitado por el primer ministro Chandra Shamsher Rana, el equipo cazó 18 rinocerontes, 39 tigres y cuatro osos perezosos entre el 18 y el 28 de diciembre de 1911. El propio monarca mató ocho rinocerontes, veintiún tigres y un oso.


Mahatma Gandhi y el maestro que lo humilló | Todo llega a su tiempo | Reflexiones | Mahatma Gandhi





Biografia -  Mahatma Gandhi

Mohandas Karamchand Gandhi.  (2 de octubre de 1869 - 30 de enero de 1948) ; fue un pensador y político indio. Se le conoce con el sobrenombre de Mahatma Gandhi (la palabra mahatma significa "gran alma".

     Gandhi nació en Porbandar (actual estado de Gujarat), un pueblo costero de la India. Era el hijo del Primer Ministro local y su familia era de la casta vaisya (comerciante). Estudió Derecho en las universidades de Ahmedabad y Londres, y ejerció como abogado en Bombay (actual Mumbai). Sus primeros trabajos los realizó en Sudáfrica en 1893. Mientras trabajaba para una empresa en ese país, se interesó por la situación de los 150.000 compatriotas que residían allí, luchando contra las leyes que discriminaban a los hindúes en Sudáfrica mediante la resistencia pasiva y la desobediencia civil.






Tras los pasos de Gandhi | Documentales de RT

Mahatma Gandhi es probablemente la figura más relevante de la historia de la India. Y aunque murió en 1948, sus enseñanzas de vida siguen muy presentes en la actualidad entre muchos ciudadanos, que creen que su austeridad y su lucha por los más desfavorecidos pueden ayudar a mejorar la sociedad moderna. Su legado y su ejemplo son, para muchos, la guía que dicta su proceder en su vida cotidiana y el modo de crear un mundo basado en valores más humanos y sostenibles.




REUNIÓN "CLANDESTINA"
 

  ¿Alguien podría imaginarse una reunión “clandestina” e improvisada en cualquier ciudad del mundo, pongamos… Nairobi, en Kenia, entre tres personajes como Nelson Mandela, Martin Lüther King y Mahatma Gandhi, para departir amigablemente sobre sus cosas, su visión de la vida y del mundo, sin pretensiones de cambiar nada, sólo por el placer de disfrutar el uno de los otros y los otros del uno, a sabiendas de que no habrá descalificaciones entre ellos y reinará “el buen rollo” en sus conversaciones?

  Puestos a imaginar…imaginemos que una desconocida periodista canadiense, de paso por esa ciudad africana para hacer un reportaje sobre el Kilimanjaro, recibe una llamada de un tal Kofi Annan que, como presidente de ese ente tan importante como ineficaz que es la ONU, y que cuenta con información privilegiada sobre los aconteceres del globo terráqueo,  le pide que acuda al hotel donde está prevista esa reunión “clandestina” y grabe con cámara oculta lo que allí ocurra. Este sería el resultado, teniendo en cuenta que por cuestiones técnicas, la grabación se pone en marcha cuando las tres personas mencionadas ya llevan un rato reunidas:

MLK: “Creo que la verdad desarmada y el amor incondicional tendrán la última palabra en la realidad. Por eso el bien, derrotado temporalmente, es más fuerte que el mal triunfante”.

NM: “No soy un optimista, sino alguien que cree mucho en la esperanza”.
 
MG: “La no violencia es la mayor fuerza a disposición de la humanidad. Es más poderosa que  la más poderosa arma de destrucción creada por el ingenio humano”.

NM: “Cuando la moderación y la cortesía se suman a la fuerza, ésta se vuelve irresistible”.

MLK: “Estoy preparado para morir, pero no hay motivo por el que deba estar preparado para matar”.

MG: “No te puedo enseñar la violencia, porque yo mismo no creo en ella. Yo solo te puedo enseñar a no bajar tu cabeza ante nadie, incluso a costa de tu vida”.

MLK: “Debemos desarrollar y mantener la capacidad de perdonar. El que está desprovisto del poder de perdonar está desprovisto del poder de amar. Hay algo bueno en lo peor de nosotros y algo malo en lo mejor de nosotros. Cuando descubrimos esto, somos menos propensos a odiar a nuestros enemigos. Debemos aprender a vivir juntos como hermanos o perecer juntos como tontos”.

NM: “Hay muchas personas que sienten que es inútil continuar hablando de la paz y la no violencia en contra de un gobierno cuya única respuesta son ataques salvajes a un pueblo indefenso y desarmado”.

MG: "Podemos tropezar y caer, pero debemos levantarnos de nuevo; debería ser suficiente si no huimos de la batalla. Casi todo lo que haces no tiene ninguna importancia, pero es importante que lo hagas".

MLK: “Da el primer paso en la fe. No tienes que ver toda la escalera, sólo da el primer paso. Siempre es el momento adecuado para hacer lo correcto”.

NM: “Si yo tuviera el tiempo en mis manos haría lo mismo otra vez. Lo mismo que haría cualquier hombre que se atreva a llamarse a sí mismo un hombre”.

MLK: “Las tinieblas no pueden expulsar a las tinieblas; sólo la luz puede hacerlo. El odio no puede expulsar al odio; sólo el amor puede hacerlo”.

MG: “La intolerancia en sí misma es una forma de violencia y un obstáculo al crecimiento del verdadero espíritu democrático. El silencio se vuelve cobardía cuando la ocasión demanda decir toda la verdad y actuar en consecuencia”.

MLK: “He decidido seguir con el amor. El odio es una carga demasiado grande para soportarla. El perdón no es un acto ocasional, es una actitud permanente. La paz no es sólo una meta lejana que buscamos, sino un medio por el cual llegamos a esa meta”.

   En ese momento se abre la puerta y entra un hombre rechoncho y bigotudo, por su aspecto parece venido del futuro, aunque su atuendo es extraordinariamente sencillo. Pide perdón por la intromisión, se presenta como Pepe Mújica, expresidente de Uruguay y dice: “La paz es un compromiso de todos, no es solo el compromiso de un puñado de guerrilleros, del gobierno, de unos señores o comisiones internacionales”.

  Los tres contertulios miran con asombro al “intruso” y Mandela, erigiéndose en anfitrión del evento, le dice que es muy interesante su aportación y le invita a sentarse con ellos. Los otros dos asienten con interés y la reunión prosigue durante un par de horas más pero…misteriosamente, la cámara interrumpe su grabación. ¡Qué interesante habría resultado llegar hasta el final!, ¿verdad?

   ¡Qué diferencia con los debates de nuestros políticos actuales en cualquier sesión parlamentaria, da igual el color de su partido! Afortunadamente hay honrosísimas excepciones, pero de momento, éstas sirven de poco, el ruido de fondo, atronador, esperpéntico y furibundo ensordece los mensajes mesurados y constructivos. Y a uno le apetecería decir a tanto indocumentado: "Váyanse todos a tomar...viento" Perdón…casi se me escapa.

(Petrus Rypff)

Mahatma Gandhi

   Mohandas Karamchand Gandhi fue el dirigente más destacado del Movimiento de independencia indio contra el Raj británico, para lo que practicó la desobediencia civil no violenta, además de pacifista, político, pensador y abogado hinduista indio. Recibió de Rabindranath Tagore el nombre honorífico de Mahatma.​ Nunca llegó a recibir el Premio Nobel de la Paz, aunque fue nominado cinco veces entre 1937 y 1948.


Fecha de nacimiento: 2 de octubre de 1869, Porbandar, India
Asesinado: 30 de enero de 1948, Nueva Delhi, India
Conocido por: Figura central del movimiento de independencia indio y por abogar por la no violencia activa
Ocupación: Abogado, político, activista.

  Gandhi - Trailer (1982)








Rodéate siempre de gente sencilla, de corazón limpio, gente de alma grande, personas de gestos afables, transparentes y sinceros. Son la mejor compañía. Si hay alguien que sólo te aporta negatividad, te pone palos en las ruedas y crees que su disposición al cambio es inexistente, invítalo a que tome asiento en otra mesa, hay sitio para todos, pero un poco lejos, por favor...

(Petrus Rypff)


Gandhi con sus nietas Manu (izq.) y Abha (der.)



¿Por qué Gandhi estaba en contra del sexo por placer?

Una nueva biografía sobre el líder independentista de India revela detalles de lo que pensaba de los derechos de las mujeres, la sexualidad y el celibato

CULTURA  14/09/2018  17:15  BBC News  
   

     En diciembre de 1935, una destacada activista por el control de la natalidad y educadora sexual de Estados Unidos visitó al líder independentista de la India, Mahatma Gandhi, con quien sostuvo una cautivante conversación. Se trataba de Margaret Sanger, quien realizaba una gira por 18 ciudades de India, para hablar con médicos y activistas sobre el control de la natalidad y la liberación femenina.

   Su fascinante intercambio con Gandhi, en su ashram en el estado occidental de Maharashtra, forma parte de una nueva biografía sobre "el padre de la nación india" del historiador Ramachandra Guha. Basado en fuentes de todo el mundo nunca antes vistas, el voluminoso libro cuenta la dramática historia de la vida del más famoso pacifista desde su salida de Sudáfrica para regresar a India, en 1915, hasta su asesinato en 1948. La biografía también ofrece un vistazo a las opiniones de Gandhi sobre los derechos de la mujer, sexualidad y celibato. 

   En ese lugar de recogimiento, el eficiente secretario de Gandhi, Mahadev Desai, tomó copiosas notas de la reunión entre el líder nacionalista y la activista estadounidense. "Ambos parecieron estar de acuerdo sobre la emancipación de las mujeres, que ellas deberían ser árbitros de sus propios destinos", escribió el secretario.



Margaret Sanger,  activista estadounidense por el control de la natalidad. Luchó por los derechos de las mujeres en EE.UU. Aunque su figura no escapa a controversias.

   A principios de octubre de 1916, en un barrio densamente poblado y pobre de Brooklyn, Nueva York, circulaban panfletos en inglés, hebreo e italiano con una leyenda que no escapaba a la controversia: "¡Madres! ¿Puede permitirse el lujo de tener una familia numerosa? ¿Quieren más hijos? Si no es así, ¿por qué los tienen? No maten, no quiten la vida, sino prevengan. Se puede obtener información segura e inofensiva de enfermeras capacitadas en la calle Amboy 46, en Brooklyn. Díganles a sus amigas y vecinas. Todas las madres son bienvenidas". Lo que promocionaba este folleto era la apertura de una clínica para brindar información de control de natalidad. Pero esta clínica sólo logró estar abierta unos pocos días y terminó clausurada por no respetar las leyes estatales que criminalizaban la distribución de materiales sobre anticoncepción debido a su naturaleza obscena. Su fundadora, Margaret Sanger, una enfermera estadounidense, terminó presa. Sanger se convertiría más tarde en una referente feminista y en la fundadora de la Liga Estadounidense para el Control de la Natalidad (American Birth Control League) que, en 1942, se transformaría en Planned Parenthood Federation of America, una organización sin fines de lucro que brinda atención de salud sexual en Estados Unidos y en todo el mundo.

   Pero pronto surgieron diferencias entre los dos. Sanger, que había fundado el primer centro de planificación familiar en Nueva York en 1916, sostenía que los anticonceptivos eran la ruta más segura hacia la emancipación. Gandhi objetó diciendo que las mujeres deberían resistirse a sus maridos, al tiempo que los hombres deberían controlar la "pasión animal". Le dijo a su visitante que el sexo sólo debería ser para la procreación. Pero la señora Sanger no cedió en sus argumentos.


"Gandhi" Soundtrack Suite

Suite de 10 minutos de la Banda Sonora Original de la película "Gandhi", compuesta por George Fenton y Ravi Shankar




       




No hay comentarios: