sábado, 26 de junio de 2021

LA NOUVELLE VAGUE - PRIMERA PARTE

 

La Nouvelle Vague francesa

Por AlohaCriticón


 


 Nouvelle-Vague-Truffaut-con-Godard “Une certaine tendence du cinéma française” es el título de un famoso artículo escrito a principios de 1954 por François Truffaut que fue publicado en la revista más prestigiosa de cine mundial por aquellos momentos, “Cahiers du Cinema”.

   El texto contenido en ese artículo puede considerarse como el punto de arranque de las teorías fílmicas de la conocida corriente denominada Nouvelle Vague francesa. Esta nueva ola modificó las normas narrativas y temáticas del mundo del cine y abordó críticamente la totalidad de la historia del mismo, significando en su valía la importancia de la teoría de autor.

   Años atrás al escrito de Truffaut, en 1948, el director y crítico francés Alexandre Astruc ya había concedido gran importancia en la revista “L’Ecran Français” al trabajo del realizador/autor, proclamando un nuevo estilo fílmico acuñado como “caméra-stylo” y afirmando: “Si el escritor escribe con una pluma o un bolígrafo, el director escribe con la cámara”. Lamentablemente, y a veces, este afán estilístico conlleva una rémora en el contenido plasmado en pantalla, pudiendo provocar la dictadura del estilo, otro error en la forma de proyectar un título cinematográfico.








nouvelle-vague-fotos

   Otro gran teórico del cine, André Bazin, editó junto a Jacques Doniol-Valcroze en 1947 una nueva publicación sobre el séptimo arte, llamada “Le Revue du Cinema”, que con el paso de los años se rebautizó como “Cahiérs du Cinema”, revista en la que colaboró gente como el citado Truffaut, Claude Chabrol, Jean-Luc Godard, Jacques Rivette o Eric Rohmer, personajes con un afán crítico demoledor pero constructivo. Demoledor contra el cine academicista instituido en la Francia de la época y constructivo en el asentamiento de los cimientos del cine moderno.

  Truffaut en su artículo atacaba a las producciones que sólo se ocupaban de la “qualité” y las buenas adaptaciones literarias y se olvidaban de aportar su punto de vista personal a la obra.

   Los creadores de la Nouvelle Vague se preocupaban porque el film se considerase por encima de todo como una obra de autor, significaba que el director tenía que encontrarse creativamente por encima de cualquier otro personaje envuelto en la producción de la película, la película tenía que salir de él; ni el guionista, ni el productor, ni los estudios podían inmiscuirse en la labor creativa del verdadero hacedor del film, el director y sus ideas sobre el cine y la vida. Al mismo tiempo, proclamaban una mayor libertad narrativa, ausencia de comercialidad como fin y un mayor número de filmaciones en localizaciones exteriores y naturales.


nouvelle-vague-truffaut

  Bien es cierto que con el paso del tiempo, estos propios directores, con raras excepciones, se acomodaron a un cine más comercial y su narración se ubicó en formas clásicas, pero intentando mantener sus premisas básicas sobre el modo de construcción de sus obras. Estas condiciones y características fílmicas establecieron asimismo una revisión crítica a muchos antiguos cineastas, en muchos ocasiones injusta. que ellos mismos, con el paso del tiempo, se retractaron de algunos de sus previos e influyentes comentarios.

   Lo verdaderamente importante es que la teoría de autor y sus convicciones creativas provocaron una convulsión en el mundo del celuloide, que ya había comenzado unos años antes del debut de los críticos del “Cahiers de Cinema” con las películas de Louis MalleAscensor para el cadalso” (1957) y “Los Amantes” (1958) o de Roger Vadim “…Y Dios Creó La Mujer” (1957), film en el que se presentaba en sociedad a la sex-symbol Brigitte Bardot.


nouvelle vague-Al final de la escapada

Fueron títulos de resonancia comercial notoria y bajo presupuesto que animaron a los beligerantes críticos franceses a emprender sus propios largometrajes tras debutar anteriormente haciendo cortos.

   François Truffaut obtuvo un clamoroso triunfo con “Los Cuatrocientos Golpes” (1959), pelicula dedicada a su mentor André Bazin con la que ganó el premio al mejor director en el Festival de Cannes. Asimismo, introdujo a un personaje clave en su cine, su alter ego Antoine Doinel, interpretado por Jean Pierre Léaud.

    Jean-Luc Godard asombró con “Al final De La Escapada” (1959), un film ya mítico, ideado por François Truffaut y con diseño artístico de Claude Chabrol. El propio Chabrol estrenó “El Bello Sergio” (1958), un título financiado con la cuantiosa herencia de su mujer.

   Junto a ellos, una gran cantidad de cineastas surgieron en Francia siguiendo las nuevas tendencias: Alain Resnais, Jacques Demy, Philippe De Brocca, Alain Robbe-Grillet, Agnes Vardá o Jean Rouch, entre otros muchos, fueron creadores que revolucionaron los convencionalismos establecidos, siendo imitados en muchos países por las nuevas corrientes de realizadores jóvenes con ganas de mostrar al mundo un cine más personal, independiente y liberado.


LA NOUVELLE VAGUE

CUANDO EL CINE FUE A CONTRACORRIENTE, DESDE FRANCIA.

Jean Luc Godard Nouvelle 



   Repaso a un movimiento surgido de la crítica francesa y que revolucionó el cine con su inconformismo estético y su reverencia, reelaborada, a los films de género y los autores norteamericanos.



1. ¿QUIÉNES?

 Jean-Luc Godard, François Truffaut, Éric Rohmer, Jacques Rivette y Claude Chabrol. Satélites y/o coetáneos: Alain Resnais, excrítico surgido de la Revista Positie, Agnès Varda, Louis Malle, Jacques Demy y Chris Marker. Ajeno: Roger Vadim.


2. CAHIERS INCOMBUSTIBLES



   El equipo de la crítica de cine (Truffeau, Rivette, Godard, Chabrol y Rohmer) acuñí la feroz política de los autores en Cahiers du Cinéma, revista fundada por André Bazin, Doniol-Valcroze y Lo Duca en 1951.


3. PRODIGIOS DE LA TÉCNICA

 


   ¿Qué sería de la Nouvelle Vague sin la Caméflex o la cámara portátil de 16 mm Éclair-Coutant que Néstor Almendros utilizó en las primeras películas que rodó para Rohmer (La coleccionista, La rodilla de Clara, Mi noche con Maud)?


4. CON ELLOS LLEGÓ EL ESCÁNDALO


 


   Los desnudos de les amants (Louis Malle, 1958) y Una mujer casada (Jean-Luc Godard, 1964) fueron el grito libertario y libertino de una generación de cineastas alérgicos a la censura, censura que convirtió el estreno de La religiosa (Jacques Rivette, 1966) en un asunto de Estado.

 

5. NEGRO COMO EL CARBÓN

 


   Admiradores de Alfred Hitchcock y Fritz Lang, Claude Chabrol y François Truffeaut cultivaron el noir con cierta regularidad. El primero en La mujer infiel, El carnicero o Accidente sin huella, para diseccionar las malas costumbres de la burguesía provinciana; el segundo, en títulos como La novia vestía de negro, La mujer de al lado, o Vivamente el domingo, para entender las razones del amour fou.

 

6. HÉROES A LA FUGA

 


   El largo travelling de seguimiento y la mirada a cámara de Antoine Doinel (Jean-Pierre Léaud) que clausuraron Los 400 golpes (1959) funcionan como símbolo de la huida de lo establecido que muchos de los directores de la Nouvelle Vage tomaron como propia.


7. MITOS Y CITAS

 


  Melville aparecía en Al final de la escapada (1959), Fritz Lang, en El desprecio (1963), Eddie Constantine, en Alphaville (1965), las tres de Godard, Orson Welles, en La década prodigiosa (1971), de Claud Chabrol… La Nouvelle Vague era un olimpo de dioses a los que rendir culto.


8. LA REVOLUCIÓN ERA ESTO

 

 

    El cine maoísta de Godard, que La chinoise (1967) anuncia el mayo del 68, reinventa las formas del alegato político atreviéndose a utilizar estrellas que, aunque de izquierdas, representaban la decadencia del imperialismo: Jane Fonda e Yves Montand en Todo va bien, de J.L. Godard y Jean-Pierre Gorin (1972)

 

9. DISCONTINUIDADES

 


   La Nouvelle Vague rompe con la linealidad del cine clásico. Las estructuras laberínticas (en Jacques Rivette), la relación de texto e imagen (en Godard) y la memoria como guía narrativa (en Resnais), director de Hiroshima, mon amour y El año pasado en Marienbad, anuncian que la modernidad ha llegado para quedarse.


10. MÚSICA Y LÁGRIMAS

 


   Jacque Demy materializó el amor que los miembros de la Nouvelle Vague profesaban por el musical americano en dos hermosas películas, Los paraguas de Cherburgo (1964) y Las señoritas de Rochefort (1967), con Catherine Deneuve como musa. Deneuve, también protagonista de Piel de asno (1970), del mismo Demy, rodó con Truffeau  La sirena del Mississippi (1969) y El último metro (1980).


11. ROUCH, EL PADRE ESPIRITUAL

 

 

   Los documentales de espíritu etnográfico de Jean Rouch, como su emblemático Moi un noir (1958), no sólo cargaron de sentido el término Cinéma-Verité, sino que también sirvieron como modelo ético para los chicos de la Nouvelle Vague.



Yo, un negro (Jean Rouch)

En este documental creado en 1958, los personajes se convierten en narradores de sus propias historias, retratando la realidad de miles de jóvenes sin trabajo en África, cuyos personajes actuaron su propia vida, representaron ante la cámara los problemas y angustias diarias 

DOCUMENTAL EXPOSITIVO Y REFLEXIVO a la vez. El personaje principal presenta un tipo de narración en dos niveles: describe lo que ve (su propia condición), y el diálogo con el director. 

Jean Rouch construye la memoria desde los propios actores. Los protagonistas encarnan las vicisitudes del mundo marginal y las platean de forma directa, pero sin embargo tiene cierta distorsión ya que detrás del guion están los intereses del propio director.

PETRUS RYPFF

Tribus, rituales y Jean Rouch

La filmoteca maldita

Su cine fue prohibido en Francia y en el África colonial por mostrar una realidad incómoda, habló de temas muy ácidos que durante la segunda mitad del siglo XX resultaban tabú. Como el proceso de descolonización de las naciones africanas, el racismo o el trauma que supuso en las sociedades tribales la llegada de los europeos. Aparte de realizar un cine social y antropológico muy afilado se le considera el padre del  Cinéma Verité.

Obras de las que hablaremos:

Dionysos (1986) - Jean Rouch, Francia

 L'An 01 (El año 01) (1973) - Jean Rouch, Francia

Petit à petit (1971) - Jean Rouch, Francia

Les maîtres fous (1955) - Jean Rouch, Francia

Moi un noir (1958) - Jean Rouch, Francia

Chronique d'un été (1961) - Jean Rouch, Francia

Paris vu par...  (1965) - Jean Rouch, Francia

PETRUS RYPFF

ttps://www.youtube.com/watch?v=LHAyjM28fXM


No hay comentarios: