sábado, 15 de mayo de 2021

HARUKI MURAKAMI. ME ATREVO A DECIR...

 

HARUKI MURAKAMI. ME ATREVO A DECIR...


   Haruki Murakami  (Kioto, 12 de enero de 1949) es un escritor y traductor japonés, autor de novelas, relatos y ensayos. Sus libros han generado críticas positivas y obtenido numerosos premios, incluidos el Franz Kafka (2006), el Mundial de Fantasía (2006), el Jerusalén (2009) y el Hans Christian Andersen de Literatura (2016). Traducida a 50 idiomas y a veces criticada por el establishment literario japonés como no japonesa, su obra está influida por el surrealismo y se centra en temas como la soledad y la alienación. Es considerado una figura importante en la literatura posmoderna. The Guardian ha situado a Murakami "entre los mayores novelistas de la actualidad". Ha sido considerado candidato ​al Premio Nobel de literatura en repetidas ocasiones,​ sin que hasta el momento haya obtenido el galardón. ​




Biografía

   Aunque nació en Kioto, vivió la mayor parte de su juventud en Hyogo. Su padre era hijo de un sacerdote budista y su madre de un comerciante de Osaka. Ambos enseñaban literatura japonesa.

  Desde la juventud Murakami estuvo muy influenciado por la cultura occidental, en particular, por la música y la literatura. Creció leyendo numerosas obras de autores estadounidenses, como Kurt Vonnegut y Richard Brautigan. Son esas influencias occidentales las que a menudo distinguen a Murakami de otros escritores japoneses.

  Estudió literatura y teatro griegos en la Universidad de Waseda (Soudai), donde conoció a su esposa, Yoko. Aunque no iba a la universidad apenas, trabajaba en una tienda de discos en Shinjuku (tal como uno de sus personajes principales, Toru Watanabe de Norwegian Wood) y pasaba mucho tiempo en unos bares de jazz en Kabukicho, Shinjuku. Antes de terminar sus estudios, Murakami abrió el bar de jazz Peter Cat (El Gato Pedro) en Kokubunji, Tokio, que regentó junto con su esposa desde 1974 hasta 1981. La pareja decidió no tener hijos en parte porque "no tengo la confianza, que la generación de mis padres tuvo después de la guerra, de que el mundo seguiría mejorando". ​El apellido Murakami es un apellido bastante difundido en Japón, originario de varios clanes samurai, e incluso en el extranjero, donde por ejemplo Shiro Murakami fundó el café San Martín en Corrientes, Argentina, en concordancia con otros establecimientos nipones como el Café El Japonés. Por eso, pero sobre todo por Haruki Murakami, el apellido se ha vuelto conocido en todo el mundo.

   En 1986, con el enorme éxito de su novela Norwegian Wood (Tokio blues), abandonó Japón para vivir en Europa y Estados Unidos, pero regresó a Japón en 1995, tras el terremoto de Kobe y el ataque terrorista de gas sarín que la secta Aum Shinrikyo (La Verdad Suprema) perpetró en el metro de Tokio. Más tarde Murakami escribiría sobre ambos sucesos.

   La ficción de Murakami, que a menudo es tachada en Japón de literatura pop, es humorística y surrealista, y al mismo tiempo refleja la soledad y el ansia de amor en un modo que conmueve a lectores tanto orientales como occidentales. Dibuja un mundo de oscilaciones permanentes, entre lo real y lo onírico, entre el gozo y la oscuridad. Cabe destacar la influencia de los autores que ha traducido, como Raymond Carver, F. Scott Fitzgerald o John Irving, a los que considera sus maestros.

  Muchas novelas suyas tienen, además, temas y títulos referidos a una canción particular como Dance, Dance, Dance (de The Dells), Norwegian Wood (los Beatles), y South of the Border, West of the Sun (La primera parte es el título de una canción de Nat King Cole). Esta afición -la música- recorre toda su obra.


THE DELLS - Dance. Dance, Dance



Norwegian Wood (take 2) - The Beatles (Subtitulos en español)

Escuche esta versión de los Beatles hace años, cuando leí Tokio Bluee de Haruki Murakami.

PETRUS RYPFF



South of the Border - Nat King Cole's fan (Complete Stereo Version)

   Nat King Cole’s version of this song “South of the Border” appears in a Japanese novel “South of the Border, West of the Sun” which was written by Haruki Murakami. However, Nat King Cole’s version of this song actually does not exist since Nat didn’t record the song during his lifetime. As a big fan of Nat King Cole, I (Not Cole = Nat King Cole’s fan) sang this song imagining him singing it. Actually, this is my second time to record this song and make a movie from it. I recorded this song twice because I wasn’t satisfied with my first version. I hope you’ll enjoy this one better than my first trial. This time, I tried to sound like Nat King Cole’s great album “Just One of Those Things” (1957).

   Murakami es aficionado al deporte: participa en maratones y triatlón, aunque no empezó a correr hasta los 33 años. El 23 de junio de 1996 completó su primer ultramaratón, una carrera de 100 kilómetros alrededor del lago Saroma en Hokkaido, Japón. Aborda su relación con el deporte en De qué hablo cuando hablo de correr (2008), fue este mi primer acercamiento a la obra del nipón y su lectura influyó, junto con la obra de Jean Echenoz, Correr, en el hecho de que yo mismo dedicara unos años a la práctica del atletismo (12 medios maratones, múltiples triatlones, cuatro de ellos en la distancia olímpica y varias rutas cicloturistas que superaban los 120 km); todo ello me permitió bajar casi 30 kg de peso. Lo dejé cuando nació Manuel, alguien debía ocuparse de él y no me arrepiento en absoluto, hoy día es mi principal pilar, mi motor y mi "consejero".




Hace muchos años mi amigo Félix C. me recomendó este libro. Su lectura fue una aportación importante (Gracias, Félix)



  A finales del 2005 Murakami publica la colección de cuentos Tōkyō Kitanshū, traducido libremente como Misterios tokiotas. Más tarde editó una antología de relatos llamada Historias de cumpleaños, que incluye textos de escritores angloparlantes, incluyendo uno suyo, preparado especialmente para este libro.



La música de Haruki Murakami - Recomendaciones de libros y discos
Programa dedicado a dos de mis (muchas) pasiones: la música y la literatura. Y ambas se unen cuando hablamos del escritor japonés Haruki Murakami. Un gran melómano y un autor en el que la música siempre está presente en sus novelas.


Haruki Murakami Stay Home Special Playlist | Haruki Murakami's Favourite Songs from Murakami Radio


Obra

NOVELA

1973. Nen no pinbōru
1979. Escucha la canción del viento (2015, Tusquets) Traducción: Lourdes Porta.
1980. Pinball 1973 (2015, Tusquets) Tr. Lourdes Porta.
1982. Hitsuji wo meguru bōken- La caza del carnero salvaje (1992, Anagrama; 2016, Tusquets) Tr. Fernando Rodríguez-Izquierdo.
1985. Sekai no owari to hādoboirudo wandārando - El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas (2009, Tusquets) Tr. Lourdes Porta.
1987. Noruwei no mori - Tokio blues (Norwegian Wood) (2005, Tusquets) Tr. Lourdes Porta.
1994. Dance Dance Dance - Baila, baila, baila (2012, Tusquets) Tr. Gabriel Álvarez.
2000. South of the Border, West of the Sun - Al sur de la frontera, al oeste del sol (2003, Tusquets)  Tr. Lourdes Porta.
1995. Nejimaki-dori kuronikuru - Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (2001, Tusquets)  Tr. Lourdes Porta y Junichi Matsuura.
2001. Sputnik Sweetheart - Sputnik, mi amor (2002, Tusquets) Tr. Lourdes Porta y Junichi Matsuura.
2005. Kafka on the Shore - Kafka en la orilla (2006, Tusquets) Tr. Lourdes Porta.
2004. After Dark - After Dark (2008, Tusquets) Tr. Lourdes Porta.
2011. 1Q84 1Q84 (2011, Tusquets) Tr. Gabriel Álvarez.
2013. Colorless Tsukuru Tazaki and His Years of Pilgrimage - Los años de peregrinación del chico sin color (2013, Tusquets) Tr. Gabriel Álvarez.
2017. Killing Commendatore - La muerte del comendador (2018, libro 1; 2019, libro 2; Tusquets)  Tr. Yoko Ogihara y Fernando Cordobés.

Colecciones de relatos

1993. The elephant vanishes- El elefante desaparece (2016, Tusquets) 17 relatos (1980-1991) Tr. Fernando Cordobés y Yoko Ohigara.
2002. After the quake - Después del terremoto (2013, Tusquets) 6 relatos (1999-2000) Tr. Lourdes Porta.
2006. Blind Willow, Sleeping Woman - Sauce ciego, mujer dormida (2008, Tusquets) 24 relatos  (1980-2005) Tr. Lourdes Porta.
2014. Men without - Hombres sin mujeres (2015, Tusquets) 6 relatos en la edición original (2014). 7 relatos en la edición de Tusquets (incluye "Samsa enamorado", aparecido primero en la antología Koishikute: Ten Selected Love Stories, de 2013) Tr. Gabriel Álvarez Martínez.
2021. First singular - Primera persona del singular. Todavía no publicado en español.

Ensayos

Underground (1997-1998), Tusquets, 2014
Retrato en jazz (1997), no publicado en español
Retrato en jazz 2 (2001), no publicado en español
De qué hablo cuando hablo de correr (2007), Tusquets, 2010
De qué hablo cuando hablo de escribir, Novelista como profesión, 2015), Tusquets, 2017

Cuentos ilustrados

   Sueño (1990), traducido al español por Lourdes Porta e ilustrado por Kat Menschik. Publicado por Libros del Zorro Rojo en 2013.​ Relato incluido en la colección El elefante desaparece.

   La biblioteca secreta (1990), traducido al español por Lourdes Porta e ilustrado por Kat Menschik. Publicado por Libros del Zorro Rojo en 2014.8 Relato no incluido en las cuatro colecciones de cuentos publicadas por Murakami.

   Asalto a las panaderías (1990), traducido al español por Lourdes Porta e ilustrado por Kat Menschik. Publicado por Libros del Zorro Rojo en 2015.9​ Incluye dos relatos: "Asaltar la panadería" y "Nuevo ataque ala panadería". Este último está incluido en la colección El elefante desaparece.

   La chica del cumpleaños (2002), traducido al español por Lourdes Porta e ilustrado por Kat Menschik. Publicado como volumen independiente por Tusquets en 2018.  El relato fue incluido antes en el volumen Sauce ciego, mujer dormida (2008).

   Tony Takitani (1990). Traducido al español por Lourdes Porta e ilustrado por Ignasi Font. Publicado como volumen independiente por Tusquets en 2019. Relato antes incluido en Sauce ciego, mujer dormida (2008).

Diálogo

Wooku Donto Ran (Walk, Don't Run, 1981). Con Ryu Murakami.
Haruki Murakami Goes to Meet Hayao Kawai  (1996).
Música, solo música. Conversaciones con Seiji Ozawa (2011). Tusquets, 2020. Traducción de Fernando Cordobés y Yoko Ogihara.

Entrevistas

"Nosotros los japoneses" (2004). Selección de las respuestas que Murakami dio a John Wry en su entrevista para The Paris Review 182.
"Escribo cosas raras, muy raras" (2007). Por Juana Libedinsky para La Nación.
"Mis libros triunfan en el caos" (2009). Por Jesús Ruiz Mantilla para El País.
"Haruki Murakami. Corredor de fondo" (2009). Por David Morán para Rockdelux.
"Haruki Murakami" (2011). Por Martín Oehlen y Sabine Vogel para El Cultural.
"Murakami: es candidato al Nobel pero se siente un patito feo" (2014). Por Steven Poole para The Guardian.
"Murakami, el escritor que seguirá corriendo por el Nobel de Literatura" (2014). Por Xavi Ayén para Las 2 Orillas.
"Doctor Murakami, ¿me escucha?" (2015). Por Xavi Ayén para La Vanguardia.
"Me gusta planchar" (2018). Por Sarah Lyall para The New York Times.
"Soy fan de la literatura de Gabriel García Márquez" (2018). Por Gabriel Flores para El Comercio.
"El trabajo de un novelista es soñar despierto" (2019). Por Raquel Garzón para El País Semanal.









Los años de peregrinación del chico sin color” Murakami

25 JUNIO, 2017 

“Si Tsukuro no llegó a consumar el suicidio fue quizá porque su fijación con la muerte era tan pura que el modo en que podría suicidarse no se asociaba en su mente a una imagen concreta”.

   Algo largo el título. Eso es parte de lo diferente de este libro. Bueno, decidí darle una segunda oportunidad a Haruki Murakami con la novela “Los años de peregrinación del chico sin color”.

    

   Puedo decir que el título del libro fue lo primero que me llamó la atención, y por eso lo escogí del resto que tenía disponibles. Todos los libros de Murakami tienen títulos en castellano bastante peculiares, o puede ser producto de la traducción.  La gramática de ambos idiomas es tan distinta, que las traducciones literales son prácticamente imposibles.

El inicio de la novela resulta perturbador ya que Tsukuro Tazaki, personaje principal, empieza a analizar la cantidad de veces que ha estado dispuesto al suicidio.  La pregunta es ¿por qué? Tsukuro formaba parte de un grupo de cuatro amigos muy cercanos, durante la preparatoria.  Él era el único cuyo nombre no significa un color. En la cultura japonesa los nombres significan algo, y la persona se identifica, en el transcurso de su vida, con ese significado. Hace más de 16 años que terminó la preparatoria, pero un buen día, todos decidieron dejar de hablarle. Empezó sus estudios universitarios sin saber el porqué de ese distanciamiento, y la depresión por las amistades perdidas lo embargaron por mucho tiempo. Unos años después, al iniciar una relación amorosa con Sara, se cuestiona qué fue lo que sucedió en la secundaria.  Y allí inicia la peregrinación.

   La novela se centra en buscar la respuesta al alejamiento de sus amigos, y es así que Tsukuro busca el reencuentro con cada uno de ellos, y la respuesta que alcanza le resulta inesperada. la novela te va envolviendo en la historia de una amistad verdadera, del amor, de la entrega al trabajo, y, de hecho, te lleva de la mano, a la vida diaria de un japonés, solitario, pero que te permite conocer su rutina, sin los adornos de la cultura nipona.


¿Cómo leer a Haruki Murakami? 

0:00 ¿Cómo leer a Haruki Murakami?

1:27 Sputnik, mi amor

4:09 Al sur de la frontera, al oeste del sol

6:49 Sauce ciego, mujer dormida.


De qué hablo cuando hablo de escribir

 


"Leer a Murakami es una experiencia transformadora, es adentrarse en un bosque, bajar a un pozo, pasear por un sueño...para resolver conflictos internos".

  Haruki Murakami encarna el prototipo de escritor solitario y reservado; se considera extremadamente tímido y siempre ha subrayado que le incomoda hablar de sí mismo, de su vida privada y de su visión del mundo. Sin embargo, el autor ha roto ese silencio para compartir con sus lectores su experiencia como escritor y como lector. A partir de autores como Kafka, Chandler, Dostoievski o Hemingway, Murakami reflexiona en estas páginas sobre la literatura, sobre la imaginación, sobre los premios literarios y sobre la -en ocasiones controvertida- figura del escritor. Además, aporta ideas y sugerencias para todos los que se han enfrentado en alguna ocasión al reto de escribir: ¿qué narrar?, ¿cómo preparar una trama? ¿qué hábitos y rituales sigue él mismo? Pero en este texto cercano, lleno de frescura, delicioso y personalísimo, los lectores descubrirán, por encima de todo, cómo es Haruki Murakami, y tendrán  un acceso privilegiado al "taller" de uno de los escritores más prestigiosos y leídos de nuestro tiempo.


FRAGMENTO DE DE QUÉ HABLO CUANDO HABLO DE ESCRIBIR

   Mi idea era escribir una obra de no ficción sin seguir el dictado de determinados fundamentos o reglas, sino como yo entendía que debía ser. El resultado fue que pisé la cola de los tigres que vigilaban el territorio sagrado de la no ficción. Al principio estaba muy desconcertado. No sospechaba la existencia de ese ambiente, y tampoco había caído en la cuenta de que hubiera determinadas reglas para la no ficción y que tuvieran que respetarse con tanto celo.

  Cuando uno se aventura fuera de su territorio, de su especialidad, quienes se dedican profesionalmente a ello no ponen buena cara. De hecho, intentan cerrar todas las puertas y accesos como los leucocitos de la sangre cuando se afanan por eliminar cuerpos extraños. Si, a pesar de todo, uno insiste, poco a poco empezarán a perder terreno hasta permitirle tácitamente ocupar determinado lugar. A pesar de todo, las críticas de bienvenida serán implacables. Cuanto más estrecho y específico sea el campo en el que uno se aventura, el orgullo y el sentimiento de exclusividad serán mayores, lo mismo que las reticencias a las que deberá enfrentarse el recién llegado.

   En el caso contrario, cuando es un cantante, un pintor o incluso un traductor o un autor de no ficción quien se la juega en el territorio de la novela, ¿acaso el gremio de escritores torcerá el gesto ante la intromisión? En mi opinión, no. No son pocos los casos en los que las novelas escritas por ese tipo de personas han recibido una buena acogida. Nunca he oído que un escritor se enfadara por el hecho de que un amateur haya escrito una novela, y encima sin su venia. Que yo sepa, no suele suceder que un escritor critique a alguien que haga eso, que se burle de él o se dedique a ponerle la zancadilla. Más bien al contrario. Me parece que a los escritores profesionales esos recién llegados nos despiertan una curiosidad sincera, ganas de charlar con ellos sobre literatura, incluso de darles ánimos movidos por esa especie de extrañeza que nos provoca alguien llegado de fuera de nuestra especialidad.

   Habrá quien hable mal de la obra en cuestión a espaldas de su autor, pero eso es algo habitual entre los escritores y no tiene que ver con el intrusismo suscitado por un extraño. Los escritores tenemos muchos defectos, pero al parecer somos generosos y tolerantes con quienes vienen de fuera.

  Me pregunto por qué y creo que la respuesta es clara. Una novela pasatiempo, aunque este calificativo resulte un tanto hosco, puede escribirla casi cualquiera que se lo proponga. Para ser pianista o bailarín, por el contrario, se necesita pasar por un duro proceso de formación desde muy niño. Para ser pintor, otro tanto: una técnica de base, conocimientos, comprar materiales para pintar. Si uno quiere convertirse en alpinista, necesitará coraje, técnica y moldear con el tiempo un físico determinado.

  Si se trata de escribir una novela, en cambio, se puede lograr sin entrenamiento específico. Basta con saber redactar correctamente (y en el caso de los japoneses opino que la mayoría son perfectamente capaces), un bolígrafo, un cuaderno y cierta imaginación para inventar una historia. Con eso se puede crear, bien o mal, una novela. No hace falta estudiar en ninguna universidad concreta, ni se precisan unos conocimientos específicos para ello.

   Una persona con un poco de talento escribirá una buena obra al primer intento. Me da cierto reparo hablar de mi caso concreto, pero yo nunca hice ningún tipo de trabajo previo para escribir novelas. Estudié en la Facultad de Filosofía y Letras, en el Departamento de Artes Escénicas, pero por las circunstancias de la época apenas hinqué los codos y básicamente me dediqué a vagabundear por allí con mi pelo largo, la barba sin afeitar y un aspecto general más bien desaliñado. No tenía especial interés en ser escritor, no escribía nada a modo de entrenamiento y, sin embargo, un buen día me dio por escribir mi primera novela (o algo parecido), a la que titulé Escucha la canción del viento. Con ella gané un premio para autores noveles concedido por una revista literaria. Después, sin saber muy bien cómo, me convertí en escritor profesional.

   Muchas veces me pregunté si de verdad aquello era tan sencillo, porque lo cierto es que todo me resultaba demasiado fácil. Si lo cuento así, tal vez haya quien se moleste por considerar que me tomo la literatura demasiado a la ligera, pero sólo hablo de hechos, no de literatura. La novela, como género, es una forma de expresión muy amplia. En función de cada cual y de su modo de pensar, esa amplitud intrínseca se puede convertir en una de las razones fundamentales de donde nace su potencia, su vigor y, al mismo tiempo, su simplicidad.

   Desde mi punto de vista, el hecho de que cualquiera pueda escribir una novela no constituye una infamia para el género, sino más bien una alabanza. El género de la novela es, digámoslo en estos términos, una lucha libre abierta a cualquiera que quiera participar. Entre las cuerdas que definen el cuadrilátero hay suficiente espacio para todo el mundo y, además, es muy fácil acceder a él. Es un ring considerablemente amplio. El árbitro no es demasiado estricto y nadie se dedica a vigilar quién puede participar. Los luchadores en activo —en el caso que nos ocupa, los escritores— están resignados desde el principio y no se preocupan en exceso por quién puede entrar o no. Convengamos que es un lugar de fácil acceso, y que siempre está bien ventilado. En una palabra: un lugar bastante indeterminado.

   Sin embargo, a pesar de que resulta fácil subir al ring, no lo es tanto permanecer en él durante mucho tiempo. Eso es algo que los escritores saben bien. Escribir una o dos novelas buenas no es tan difícil, pero escribir novelas durante mucho tiempo, vivir de ello, sobrevivir como escritor, es extremadamente difícil.

   Me atrevo a decir que casi resulta imposible para una persona normal. No sé cómo explicarlo de forma precisa, pero para lograrlo hace falta algo especial. Obviamente se requiere talento, brío y la fortuna de tu lado, como en muchas otras facetas de la vida, pero por encima de todo se necesita determinada predisposición. Esa predisposición se tiene o no se tiene. Hay quienes nacen con ella y otros la adquieren a base de esfuerzo. 


 Después de Ti no hay nada




Y una vez que la tormenta termine, no recordarás como lo lograste, como sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura, cuando salgas de la tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta.

(Haruki Murakami)




No hay comentarios: