lunes, 2 de mayo de 2022

HONORÉ DE BALZAC, FUNDADOR DE LA NOVELA MODERNA

 

HONORÉ DE BALZAC, FUNDADOR DE LA NOVELA MODERNA

Honoré de Balzac, nacido en el seno de una familia burguesa, fue el mejor retratista de la sociedad francesa de su época. Tras unos primeros tropiezos, Balzac se convertiría en el principal representante de la novela realista gracias a obras como su monumental "La comedia humana".


Balzac Parte 1 (TV)

Título original: Balzac: A Life of Passion

Año: 1999 - Duración: 190 min.

País: Francia 

Dirección: Josée Dayan

Guion: Didier Decoin

Música: Bruno Coulais - Fotografía: Willy Stassen

Reparto: Gérard Depardieu, Jeanne Moreau, Fanny Ardant, Virna Lisi, Katja Riemann, Gert Voss, Katja Studt, Sergio Rubini, Marianne Denicourt, Gottfried John, François Marthouret

Género: Drama | Biográfico. Drama de época. Siglo XIX. Telefilm

Sinopsis: Biografía del escritor francés Honoré de Balzac (1799-1850), centrada, sobre todo, en su relación con las mujeres. A pesar de sus rudos modales, ajenos a cualquier sofisticación, y de su poco agraciado aspecto físico, Balzac ejerció una irresistible fascinación sobre ellas. No obstante, sólo dos mujeres fueron realmente importantes en su vida: su madre Charlotte, una mujer fría, manipuladora y autoritaria, que nunca le dio el amor que necesitaba; y la bella y encantadora Eva Hanska, a la que Balzac siguió por Suiza, Alemania y Rusia en una cruzada sin tregua para ganar su corazón. 

(FILMAFFINITY)


Balzac Parte 2 (TV)

Balzac, novelista  francés, del siglo XIX , de familia acomodada, empresario fracasado. Esta es la historia de Honoré de Balzac, el genial escritor que creó su monumental obra literaria a partir de los dramas y aventuras de su propia vida; una vida que él mismo envolvió bajo un ardiente manto de pasión. 


Honoré de Balzac

La fábula de Honoré Balzac, “La obra maestra desconocida” apareció en 1831, en la revista Làrtiste, y fue subtitulada entre paréntesis como “ Cuento fantástico” a la manera de los relatos de Hoffmann. La quinta y última versión salió catorce años después, incluyéndose en el conjunto de cuentas Le provincial à Paris y su lectura nos asoma a la historia del anciano pintor Frenhofer y su lucha frente a lo inefable a través de la fantasía y el amor; amor a una mujer, a lo creado por las propias manos, o a ambas cosas a la vez.

Sus obras tratan de proporcionar un contraste entre las actitudes propias del funcionalismo corriente de la sociedad, y aquellas otras actitudes que franquean las fronteras de lo establecido. Es por eso que Balzac en ocasiones suele atribuir tareas inhumanas a personajes que en su acontecer encarnan el perfil del genio melancólico.


HONORÉ DE BALZAC, EL CREADOR DEL REALISMO LITERARIO

   

J. M. Sadurní

"La historia de mi vida es la historia de mi trabajo". Con estas palabras, el propio Honoré de Balzac define perfectamente su trayectoria vital. El famoso escritor francés nació el 20 de mayo de 1799 en Tours, una de las principales ciudades del Valle del Loira. Nacido como Honoré Balssa, tomó después el nombre de Honoré de Balzac, y a día de hoy se le considera el creador de la novela moderna, de la que es ejemplo una de sus obras más conocidas, La comedia humana, donde el escritor hace un incisivo retrato de la sociedad francesa de su época desde la caída de Napoleón hasta la restauración de la monarquía.


UN EXTRAÑO PARA SUS PADRES

   La infancia de Balzac fue muy compleja. La carencia de amor por parte de sus padres marcaría para siempre al muchacho, que se relacionaría con mujeres mayores que él buscando el amor que su madre no supo darle. Nada más nacer, Honoré fue confiado a una nodriza con la que pasaría los primeros cuatro años de vida. Como si fuera un extraño, el niño solo veía a sus padres dos domingos al mes, y cuando por fin pudo regresar al hogar paterno, la distancia y la frialdad que le mostraron sus progenitores se reflejaron en su vida diaria, hasta el punto de que al niño no se le permitía ninguna distracción ni juego. A los ocho años Honoré ingresó en un internado de la localidad de Vendôme, donde pasaría los siguientes siete años de su vida.

   

Una de las plazas más importantes de Tours, ciudad natal de Balzac, con las típicas viviendas de la época medieval. Foto: Istock

   El 1814, y tras padecer una enfermedad de la que se tienen pocos datos (en palabras del propio Balzac se trató de una "congestión intelectual"), su familia se trasladó a París donde el joven empezó a estudiar leyes, una carrera que su familia consideraba la adecuada para todo hijo de buen burgués. Esa sería otra etapa de infelicidad en la vida de Balzac. Tanta era la presión que sentía el joven por parte de su madre, que insistía en que debía encontrar su lugar en la vida, que el propio escritor confesaría más tarde haber intentado suicidarse lanzándose desde un puente. Al final, tras licenciarse sin conseguir muy buenas notas, Balzac empezó a compaginar su trabajo como pasante con el de profesor de literatura en la Universidad de la Sorbona. En 1820, Balzac se inició en la poesía con la tragedia en verso Cromwell que junto con otros poemas trágicos que también llegó a publicar apenas pasó sin pena ni gloria. Gracias a su cuñado, Balzac pudo mostrar su obra a un profesor de la Escuela Politécnica de París, el cual, de manera muy educada, le aconsejó que dejara la poesía y se dedicara a la prosa.


UN DESASTRE PARA LOS NEGOCIOS

   Desanimado, en 1821 Balzac conoció a otro aspirante a escritor como él llamado Auguste Lepoitevin. Este enseguida supo apreciar su gran capacidad de trabajo y le propuso que se asociaran: Balzac se encargaría de escribir novelas cortas y Lepoitevin de venderlas a los editores. Balzac llegó a escribir tres novelas bajo seudónimo, pero la asociación con Lepoitevin duraría menos de un año. A partir de entonces, Balzac decidió ir por libre. Su idea era enriquecerse en el menor tiempo posible para poder dedicarse plenamente a lo que él consideraba literatura con mayúsculas. Balzac trabajó en todo tipo de encargos, y entre 1821 y 1829 escribió multitud de obras de cuestionable calidad bajo distintos seudónimos; el escritor llegó a autorizar incluso que estas novelas fueran firmadas por otros.

   Por aquel entonces Balzac empezó a llevar una vida bastante desenfrenada, algo que le acarreaba muchos gastos (derrochaba el dinero antes de haber cobrado los encargos). Varios fracasos editoriales, como editar en un solo volumen las obras completas de Moliére y de La Fontaine, y una desastrosa gestión en la dirección de una imprenta, una fundición de tipos de imprenta y un periódico obligaron al abogado de la familia a aconsejar a Balzac la liquidación de los tres negocios para, por lo menos, salvar el buen nombre de su familia. En abril de 1828, la deuda que había alcanzado el escritor ascendía a cincuenta mil francos (y su principal acreedor era ni más ni menos que su propia madre). Al final, sorprendentemente, tras dos años de un saneamiento a fondo, tanto la imprenta como la fundición de tipos resultarían negocios económicamente viables.


Ilustración que acompañaba la publicación de La piel de zapa (en francés, La peau du chagrin), una obra de Honoré Balzac de 1831.


UN ESCRITOR "DESENFRENADO"

   Balzac decidió entonces enfundarse de nuevo la bata blanca con la que siempre se vestía para escribir, y armado con una pluma de ganso retomó la actividad que más le gustaba. El escritor francés se sometía a interminables sesiones de trabajo diarias, incluso de dieciséis horas, escribiendo siempre en compañía de su inseparable amigo: el café. En 1829 publicó Los chuanes, una crónica ambientada en la Revolución Francesa y que por primera vez firmó con su auténtico nombre. Parecía que por fin el éxito llamaba a su puerta. Balzac empezó a ser invitado a los eventos que organizaba la alta sociedad parisina, adonde acudía vestido con estrafalarios atuendos. El autor se inspiró en algunos de los asistentes a las fiestas a las que era invitado para crear muchos de los personajes de sus obras. En 1831 publicó una novela semifantástica titulada La peau de chagrin (La piel de zapa), que apareció en la revista literaria la Revue de Paris.

   En 1832, Balzac publicó sin parar y tocado por la inspiración concibió la idea de crear una serie de novelas relacionadas entre ellas que retratasen a la sociedad parisina de su tiempo. Integradas en la obra Scènes de la vie privée (escenas de la vida privada) culminarán en la gran obra de Balzac titulada La comédie humaine (La comedia humana). En ella se incluyen algunas de las grandes novelas de la década como Eugénie Grandet (1833), que será su primer gran éxito de ventas, y Le père Goriot (1835), una de sus novelas más famosas. A pesar de la fama, Balzac pronto volvió a tener problemas de liquidez como consecuencia de algunas malas inversiones. El autor viajó a Cerdeña, donde decidió comprar unas antiguas minas romanas pensando que este iba a ser un buen negocio. Pero cuando regresó a París, tras haberlas visitado in situ, se dio cuenta de que aquello era un timo y que había sido estafado.

Portada de la edición ilustrada de La comedia humana de 1851. 

   En 1843, Balzac viajó a San Petersburgo para encontrarse con la condesa Ewelina (Eva) Hańska, con la que desde 1833 mantenía una apasionada correspondencia. Con ella, su hija y el prometido de esta viajaría por toda Europa. Al final, se casó con la condesa el 14 de marzo de 1850 y la pareja se instalaría en una lujosa mansión en París. Pero la felicidad duró poco, y el genial escritor, cuya salud se había ido deteriorando, falleció de gangrena cinco meses después, el 18 de agosto.


UN OBSERVADOR EMPÁTICO

   Los peculiares métodos de trabajo que empleaba Balzac consistían en el desarrollo de un breve borrador sobre el tema de que iba a tratar su novela, y poco a poco iba incorporando nuevas ideas. A veces tantas que la historia final sufría constantes cambios que volvían locos a los impresores. Al final del laborioso trabajo, la obra podía llegar a alcanzar proporciones colosales, aunque también ruinosas debido a los continuos cambios a los que se veía sometida durante la preimpresión. Balzac era un escritor tan detallista y perfeccionista en todo lo tocante a su trabajo que a menudo introducía muchas variaciones sobre el texto inicial, lo que resultaba en una nueva edición al poco tiempo.

   Balzac no tenía rival en el dominio del lenguaje, cosa que se reflejaba claramente en sus diálogos. Su mordaz estilo evitaba que las historias más oscuras y tenebrosas acabasen siendo absolutamente pesimistas al darles su propio toque de humor. Considerado como el creador del realismo novelesco, a Balzac también se le reconoce el mérito de haber creado un tipo de novela en la que los acontecimientos que tienen lugar son vistos desde el punto de vista de un tercero: un observador que todo lo ve. De hecho Balzac era un gran observador y poseía asimismo una memoria fotográfica, pero el autor tenía también una gran empatía para comprender las actitudes, los sentimientos y las motivaciones que movían a las personas. Su ambición era retratar a la gente sin importar ni su clase social ni su trabajo. Al final, su obra dejaría una huella indeleble, tanto que durante su funeral, otro grande de la pluma, Victor Hugo, pronunciaría las siguientes palabras: "A partir de ahora los ojos de los hombres se volverán a mirar los rostros, no de aquellos que han gobernado, sino de aquellos que han pensado".

Honoré de Balzac historia de una infancia infeliz

   Honoré de Balzac tuvo una infancia  difícil, marcada por el desapego emocional de sus padres, principalmente su madre, esta falta de amor familiar marcó la vida de Honoré. La primera infancia  de Balzac transcurre con su nodriza, hasta la edad de cuatro años. 

   Cuando pasó a residir en casa de sus padres, perdió su infancia, rodeado de frialdad afectiva y separado de los juegos infantiles. Cuando cumplió ocho años fue enviado a un internado en el que permaneció hasta los 15 años.  Sin apenas tener contacto con su madre y sin recibir dinero, fue objeto de duros ataques de sus compañeros. La vida de Balzac en el internado, abandonado por sus progenitores, fue dura y esto marcó que fuera un estudiante pésimo, sometido y marcado por los continuos castigos.

   Tras caer enfermo en 1814 Honoré de Balzac deja el  internado, pero la tranquilidad desaparece pronto, al año siguiente su familia se traslada a París y Balzac ingresa en el internado Georges Lepître.

   La caída del Imperio Napoleónico supone la desgracia de su padre, que deja de vivir como burgués y entra en una época de empobrecimiento. En 1816, su madre decide que Honoré entre en la carrera de la abogacía, por lo que lo envían a estudiar a la Sorbona donde Balzac asiste a los cursos de Victor Cousin sobre filosofía. En ésta época se despierta en Honoré de Balzac su afición por la lectura y la literatura, por lo que decide dedicarse profesionalmente a escribir, ante la negativa familiar, que consigue que entre en el despacho de un abogado amigo de la familia. En 1819 Balzac no resiste más el peso del despacho de abogados y decide afincarse definitivamente en París para ser escritor.

    En los siguientes años Balzac escribe varias obras de encargos, su meta era hacerse rico escribiendo obras de encargo para después dedicarse a escribir sobre lo que realmente le gustaba. Ganó mucho dinero en ésta época, pero si bien era un buen escritor también fue un pésimo hombre de negocios, su otra afición, por lo que arruinaba en pobres emprendimientos todo lo que obtenía escribiendo.

   En 1850, tras una serie de problemas económicos, problemas de salud y la prohibición expresa del zar ruso, Balzac contrae matrimonio en Wierzchownia (Ucrania) con la condesa Hanska, con la cual se traslada a vivir a una espléndida residencia a las afueras de París. El viaje de regreso empeora la delicada salud de Balzac, que padecerá graves problemas de salud hasta su muerte cinco meses después.

Obras

Novelas 

Los chuanes, 1829

Mujeres lo bastante ricas 1830

Tratado de la vida elegante 1830

Gobseck 1830

La piel de zapa, 1831

El coronel Chabert, 1832

Louis Lambert, 1832

El médico rural, 1833

Eugenia Grandet, 1834

Un Libro una hora 60: Eugenia Grandet | Balzac

Honoré de Balzac (Tours, 1799- París, 1850) es uno de los novelistas más relevantes de la primera mitad del siglo XIX. Publicó 'Eugenia Grandet' en 1834, y es la novela del avaro, por excelencia.

La búsqueda del absoluto, 1834

Papá Goriot, 1834

La muchacha de los ojos de oro, 1835

La duquesa de Langeais, 1836

El lirio en el valle, 1836

César Birotteau, 1837

Las ilusiones perdidas (I, 1837; II, 1839; III, 1843)

Un asunto tenebroso, 1841

Esplendores y miserias de las cortesanas, 1838-1847

Ursule Mirouët, 1842

La prima Bette, 1846

El primo Pons, 1847

El reverso de la historia contemporánea, 1848

Cuentos 

La bolsa - La paz del hogar - El mensaje - La señora Firmiani - La Grenadière

La mujer abandonada - La misa del ateo -El ilustre Gaudissart - Facino Cane

Sarrasine - Pierre Grassou - Un hombre de negocios - Un príncipe de la bohemia

Gaudissart II - Un episodio bajo el Terror - Z. Marcas - Una pasión en el desierto

Jesucristo en Flandes - Melmoth reconciliado - La obra maestra desconocida

Adiós - El recluta - El verdugo - Un drama a la orilla del mar - La Posada Roja

El elixir de larga vida - Los proscritos

Ensayos (selección)

Pequeñas miserias de la vida conyugal (1830-1846)

Tratado sobre la vida elegante (1830)


Frases de Honoré de Balzac sobre el amor, el dolor, el trabajo y la sociedad

   Honoré de Balzac, infatigable, invencible, inquieto y escrutador escritor de la realidad. Escritor francés que compitió con el registro civil, como él bien dijo, para hacer un retrato exhaustivo sobre la sociedad francesa de su época con su gran obra La comedia humana.

   El desapego que tuvieron sus padres con él influenció en su desarrollo profesional y vital; en la Universidad de la Sorbona de París conoció al magnífico filósofo, de tendencias místicas, Emanuel Swedenborg, y en ese momento emprendió su viaje literario combatiendo los obstáculos de su familia. Decidió dejar su trabajo de despacho para dedicarse plenamente a su arte, no sin primero pasar por vivir en la pobreza y más adelante trabajar sin descanso, haciendo cuentos de baja calidad y llegando a endeudarse como editor.

   En 1831, empieza a recibir sus primeros éxitos literarios con La piel de Zapa, elogiado por el anciano Goethe. En 1832, ya concibe la idea de realizar una serie de novelas relacionadas que retraten la sociedad de París. Es en esta serie donde se encuentra una de sus mejores obras: Eugénie Grandet, una historia cargada de humildad, esperanza y fidelidad desde el punto de vista de la protagonista, una amante fiel y honesta de un caballero vividor y despreocupado. Juntos crean una pareja desigual que nos hace pensar en la misma vida personal de Balzac, donde un gran hombre o una gran mujer podrían estar tiranizados por su contrario más débil.

   Veamos algunas de sus frases para conocer más su pensamiento formado por su conocimiento incesante, su falta de amor en la infancia y, en la edad adulta, sus experiencias con los negocios muchas veces desoladoras. Pese a todo, en su vida no faltó pasión por las humanidades, la vida y las personas, que tan bien supo analizar y poetizar.



“Al lado de la necesidad de definir, se encuentra el peligro de embrollarse”.

“Ceder a un vicio cuesta más que mantener una familia”.

“¡Cuantas tonterías humanas se encierran en ese recipiente que lleva como rótulo libertad!”


“El amor aborrece todo lo que no es amor”.

“El amor es la poesía de los sentidos”.



“El amor es un poema eternamente personal”.

“El amor verdadero, como es sabio, es implacable”.

“El arte nace en el cerebro y no en el corazón”.

“El bruto se cubre, el rico se adorna, el fatuo se disfraza, el elegante se viste”.


“El matrimonio debe combatir sin tregua un monstruo que todo lo devora: la costumbre”.

“El primer impulso es la voz de la naturaleza; el segundo, la voz de la sociedad”.



“En la venganza, el más débil es siempre más feroz”.







Insuperables Citas de Honoré de Balzac que Impactan con su Veracidad

 Honoré de Balzac (1799 - 1850) fue un artista literario francés que produjo una gran cantidad de novelas y cuentos llamados colectivamente La Comédie humaine (La comedia humana). Ayudó a establecer la forma tradicional de la novela y generalmente se le considera uno de los más grandes novelistas de todos los tiempos. En esta recopilación podrás encontrar las citas y aforismos más importantes e inigualables de este gran artista, que destaca por la precisión y autenticidad de sus palabras en cada una de ellas.






"No hay nada más poderoso que una idea a la que ha llegado su momento"





Honoré de Balzac El gigante

Páginas escogidas del prolífico escritor francés Honoré de Balzac: En casa del señor Grandet, Una conversación de amigos, y haciendo una fortuna.


No hay comentarios: