sábado, 12 de febrero de 2022

LA HISTORIA DEL DÍA DE SAN VALENTÍN, EL DÍA DE LOS ENAMORADOS

 

LA HISTORIA DEL DÍA DE SAN VALENTÍN, EL DÍA DE LOS ENAMORADOS 

¿CELEBRACIÓN HISTÓRICA O CONSUMISMO?

 

Cupido, San Valentín

   El día más señalado en el calendario por parte de los enamorados (además del día del aniversario) es, sin duda, el 14 de febrero. El día de San Valentín muchas parejas de todo el mundo se declaran su amor haciéndose regalos. Pero, ¿Cuál es el origen de esta celebración? ¿Es un invento consumista o esconde una historia detrás?

    El día de San Valentín parece colocado en el calendario de manera estratégica, de manera de que nadie tenga excusa para dejar de comprar tras la Navidad, el día de Reyes y antes de los Carnavales y de Semana Santa. El día de San Valentín, también conocido como el Día de los Enamorados, el 14 de febrero, es una jornada en la que millones de parejas de todo el mundo se regalan flores y se escriben frases jurándose amor eterno. Sin embargo, su origen no está muy claro.

   A pesar de que es difícil conocer exactamente el origen de esta celebración –y de quién es realmente san Valentín y porqué es el patrón de los enamorados–, la historia se remonta a muchos siglos atrás, a unos tiempos ahora envueltos en la bruma del misterio. Algunos historiadores sitúan el origen de la fiesta de San Valentín en la antigua Roma, en la celebración de las lupercales, también llamadas lupercalia. Estas se celebraban ante diem XV Kalendas Martias, lo que equivalía al 15 de febrero. Supuestamente la palabra deriva de lupus (lobo) un animal que representaba al dios Fauno, que tomó el sobrenombre de Luperco, y de hircus, por el macho cabrío, un animal impuro. Los acólitos se reunían en una cueva sagrada y, siguiendo la tradición, el sacerdote sacrificaba una cabra y, a continuación, los niños salían a la calle para azotar a las mujeres con la piel de los animales para incentivar su fertilidad.

   Otra teoría remonta el origen de San Valentín a una fiesta romana llamada Juno Februata, en la cual era costumbre que los jóvenes varones escogieran el nombre de su pareja durante esos días extrayendo de una caja un papel con el nombre de la muchacha en cuestión. Estas uniones sexuales temporales a veces acababan en matrimonios duraderos.

 

UN SACERDOTE CONTRA EL PODER

San Valentín asociado a los enamorados. J. Smith - Redacción BBC Mundo

San Valentín está bien marcado en el calendario de algunos, sobre todo en el de los comercios de varios países del mundo. ¿Pero quién fue el santo Valentín? Y sobre todo, ¿por qué lo asociamos al romance? En base a varias leyendas, los expertos creen que el actual Día de San Valentín tiene su origen en una festividad de tres días de la Antigua Roma.

   Desde que las instalara Evandro, el rey de los arcadios según la mitología, esos días se celebraban las Fiestas Lupercales. San Valentín se celebra en muchos países. La fiesta marcaba el inicio de la primavera y celebraba la fertilidad. Era, pues, una fiesta pagana. Pero en el año 494 después de Cristo el papa Gelasio I decidió reconvertirla en una festividad católica, como ya ocurrió con otras celebraciones no religiosas a partir del siglo V d.C.

   Para ello, sin embargo, necesitaba un santo al que asociar la conmemoración. Y escogió a Valentín. Así, el 14 de febrero del año 494 fue el primer día de San Valentín, pero hoy no está claro quién fue aquél mártir.

Tres Valentines

   Según la Enciclopedia Católica, el santo cuya festividad cayó en la fecha conocida como día de San Valentín fue posiblemente uno de los tres mártires ejecutados en tiempos del Imperio Romano: un médico romano que se hizo sacerdote y al que el emperador Claudio "El Gótico" ordenó decapitar en el año 270.

   Un obispo de la ciudad de Interamna, hoy Terni, Italia. Los restos de su cuerpo se conservan en la basílica de la ciudad, cuya fiesta patronal se celebra el 14 de febrero. O un obispo también llamado Valentín de Recia que vivió en el siglo V y fue enterrado en Mais, cerca de Merano, en el Tirol italiano.

   Pero la historia más conocida es la del primero, la del médico romano que abrazó la fe cristiana y se ordenó sacerdote. Los dos santos Valentín y otras historias que desmontan los mitos del día de los enamorados. En aquel tiempo, en el año 270 antes de Cristo, el emperador Claudio II prohibió casarse a los jóvenes, porque a su juicio los solteros sin hijos eran mejores soldados. El de Valentín, un médico romano convertido en sacerdote, es la leyenda más extendida. Según cuenta esa leyenda, el sacerdote Valentín consideró injusto el decreto y desafió al emperador. Lo hizo casando en secreto a parejas jóvenes. De acuerdo al relato, las acciones del sacerdote llegaron a los oídos del emperador y lo llamó a palacio.

   La leyenda también cuenta que Valentín, un converso al cristianismo, aprovechó para hablar al emperador de su fe. Y aunque parece que en un principio al emperador le interesó lo que escuchó, fue disuadido por el gobernador de Roma y finalmente mandó decapitarlo.

   Después de que el papa Gelasio I designara el 14 de febrero de 494 el primer día oficial de San Valentín, la festividad fue incluida en el calendario litúrgico tradicional y fue celebrada por la Iglesia católica en los siguientes 15 siglos.

      Como decíamos, el origen de la historia del personaje de Valentín se sitúa en la Roma del siglo III, cuando el cristianismo comenzaba a extenderse. En esos momentos gobernaba el emperador Claudio II el Gótico, que promulgó una ley por la cual prohibía casarse a los jóvenes para que pudieran alistarse en el ejército. Al no estar de acuerdo con dicha ley, un joven sacerdote llamado Valentín decidió desafiar la prohibición del emperador y empezó a celebrar matrimonios en secreto entre jóvenes enamorados, además de lograr que muchos se convirtieran al cristianismo y asistir a los presos antes de ser torturados y ejecutados.

  Tras ser descubierto, Valentín fue arrestado y confinado en una mazmorra, donde el oficial encargado de su custodia le retó a devolverle la vista a su hija Julia que había nacido ciega. El joven sacerdote aceptó el reto y en nombre de Dios devolvió la vista a la joven, con lo cual logró que el oficial y toda su familia se convirtieran al cristianismo. A pesar del milagro, Valentín siguió preso, y el 14 de febrero del año 269 fue lapidado y decapitado. La leyenda cuenta que Valentín, enamorado de Julia, envió una nota de despedida a la muchacha en la que firmaba: "De tu Valentín", de ahí la expresión anglosajona con la que se firman las cartas de amor: "From your Valentine". Julia, agradecida, plantó un almendro que dio hermosas flores rosadas junto a la tumba de su amado, de ahí el simbolismo de este árbol para expresar el amor y la amistad duraderos.

El joven sacerdote Valentín, confinado en una mazmorra, realizó el milagro de devolver la vista a Julia, la hija de su carcelero. A pesar de ello fue condenado a muerte.

 

   Siglos después Valentín fue elevado a los altares, y en el año 494 el papa Gelasio I declaró el 14 de febrero, el día de su martirio, como el día de San Valentín. Enterrado a las afueras de Roma, en la vía Flaminia –un lugar que sería más tarde conocido como Puerta de San Valentín–, su tumba se convirtió en lugar de peregrinación durante la Edad Media.


SAN VALENTÍN Y OTRAS HISTORIAS

Valentino y Julia

   Existen varias teorías sobre la historia del Día de San Valentín. Algunos afirman que los orígenes se encuentran en San Valentín, un romano que se convirtió en mártir por negarse a renunciar a su fe cristiana, y por intentar ayudar escapar a los cristianos de las cárceles de los romanos, y que murió el día 14 de febrero, 269 A.D.


  Según otros relatos históricos, San Valentín habría servido como cura en el templo durante el reino de Claudio II cuando el Emperador decidió que los hombres jóvenes debían todos ser soldados, y prohibió el matrimonio. Valentín se dio cuenta de la injusticia del decreto y siguió dirigiendo el rito de matrimonio para parejas jóvenes en secreto hasta que fue descubierto por Claudio quién le encarceló por desafío.


Historia de San Valentn Santo patrono de los enamorados. Santo que puso en riesgo su vida para unir las parejas en matrimonio. Protector de los hogares y del amor conyugal

  Pero la historia que se considera más cercana al origen del día de San Valentín o, al menos, la que mas cuota sentimental y ternura lleva en si misma, comienza alrededor del siglo III con un tirano emperador romano, Claudio II y un humilde mártir cristiano, Valentino. El emperador Claudio había ordenado a todos los cristianos adorar a doce dioses, y había declarado que asociarse con cristianos era un crimen castigado con la pena de muerte. Valentino, que se había dedicado a los ideales de Cristo y ni siquiera las amenazas de muerte le detenían de practicar sus creencias, fue arrestado y enviado a prisión. Durante las últimas semanas de su vida, algo impresionante sucedió. El carcelero, habiendo visto que Valentino era un hombre de letras, pidió permiso para traer a su hija, Julia, a recibir lecciones de Valentino. Julia, quien había sido ciega desde su nacimiento, era una joven extraordinariamente hermosa y de mente muy ágil. Valentino le leyó cuentos de la historia romana, le enseñó aritmética y le habló de Dios. Ella vio el mundo a través de los ojos de Valentino, confió en su sabiduría y encontró apoyo en su tranquila fortaleza.

   Julia le preguntó un día, -« ¿Valentino, es verdad que Dios escucha nuestras oraciones?»

   -«Si, mi niña. Él escucha todas y cada una de nuestra oraciones», le respondió Valentino.

    -« ¿Sabes lo que le pido a Dios cada noche y cada mañana? Yo rezo porque pueda ver con mis propios ojos algún día. ¡Tengo grandes deseos de ver todo lo que me has contado!»

   -«Dios siempre hace lo mejor para nosotros, si creemos en Él», respondió Valentino.

   -«Oh, Valentino, yo si creo en Dios», dijo Julia con mucha intensidad. «Yo creo». Ella se arrodilló y apretó la mano de Valentino. Se sentaron juntos, cada uno en oración. De pronto, una luz brillante iluminó la celda de la prisión. Radiante, Julia exclamó, «Valentino, puedo ver… ¡puedo ver!»

-"¡Gloria a Dios!" exclamó Valentino.


Historia de San Valentín, Santo patrono de los enamorados

   En la víspera de su muerte, Valentino le escribió una última carta a Julia pidiéndole que se mantuviera cerca de Dios y la firmó "De Tu Valentino". Valentino fue ejecutado el día siguiente, el 14 de febrero del año 270, cerca de una puerta que más tarde fuera nombrada Puerta de Valentino para honrar su memoria. En el 496, el Papa Gelasio I nombró a ese día como el de San Valentín. Fue enterrado en la que es hoy la Iglesia de Práxedes, en Roma. Cuenta la leyenda que Julia plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol de almendras es un símbolo de amor y amistad duraderos.

   Otra historia relata que San Valentín fue sacrificado porque se dedicó a casar parejas aun cuando el emperador lo había prohibido. Al parecer, el dirigente romano tenía la creencia de que los soldados casados no eran tan buenos y eficientes como los solteros.

   Todo lo anterior podría ser el origen del mito, pero para saber cuándo empezó a celebrarse el 14 de febrero como Día de los Enamorados son varias las teorías que han ido apareciendo a lo largo de los años. Una de ellas es la del erudito filólogo y medievalista Martí de Riquer, que apuntó en su artículo «La canción de san Valentín del poeta Pardo», publicado en 1955 en la Revista de Filología Española, que la primera datación de la fiesta de san Valentín como Día de los Enamorados podría tener origen catalán. Martí de Riquer en su artículo se refiere al poema amoroso «Leyaltat vol», que escribió el noble valenciano de origen aragonés Pedro Aznar Pardo de la Casta, que se crio en el palacio de Pere el Ceremoniós, quien en 1382 lo nombró gobernador y «batlle general» del Reino de Valencia.

   Siguiendo la moda de aquel tiempo, Pardo empleó el occitano para escribir unos versos en los que se menciona el 14 de febrero como el día en que se aparean los pájaros, una creencia que va unida a la de los poderes amorosos del santo. De hecho, el apareamiento de los pájaros, que podría empezar con una incipiente primavera el 14 de febrero, se consideraba en aquella época un símbolo del amor.

   Según Martí de Riquer, los versos de Pardo constituyen una de las más antiguas manifestaciones de la fiesta de los enamorados dedicada a san Valentín en las tierras de la Corona catalano-aragonesa. Los versos son anteriores a 1492, cuando se descubrió el continente americano, lo que permitió afirmar a Martí de Riquer que festejar san Valentín el 14 de febrero no era un invento norteamericano, sino que podría tratarse de una antigua tradición catalana.

   Sin embargo, hay otras teorías. Una de ellas remonta los orígenes de la celebración al poeta inglés Geoffrey Chaucer, que escribió The parlement of Foules (El parlamento de los pájaros) en 1383, en conmemoración del primer aniversario de la boda entre el rey Ricardo II y Ana de Bohemia, contraído el 22 de enero de 1382. La Biblioteca de Catalunya, a partir de sus propios fondos, constata que san Valentín se empezó a celebrar para conmemorar el amor, al menos, a partir del siglo XV en Inglaterra y en Escocia, donde se hacía coincidir con el inicio de la primavera.

   Desde mediados del siglo XVIII, la fiesta está documentada en Francia, Suiza y Estados Unidos, donde se celebraba pese a la oposición de los eclesiásticos, que la tildaban de pagana. En Inglaterra, a partir del siglo XIX, la festividad empezó a comercializarse con la venta de tarjetas que incluían mensajes amorosos, una práctica que se extendió a Estados Unidos, y desde ahí a gran parte del mundo.

   Fue en 1969, bajo el pontificado de Pablo VI y después del Concilio Vaticano II, cuando la festividad fue eliminada del calendario litúrgico. Así pasó a ser una fecha con santo pero sin celebración. La Iglesia católica no lo considera ya una fiesta. Aunque ya era tarde. El festejo había echado raíces en varias sociedades y en el siglo XX se convirtió en un gran negocio, con la producción en cadena de tarjetas de felicitación, uno de los regalos más frecuentes del día de San Valentín. Los estadounidenses, por ejemplo, se gastan en tarjetas y otros detalles para ese día más de 18.900 millones de dólares, según la Federación Nacional de Comercio de EEUU. Así, la festividad de la fertilidad de la Antigua Roma que se convirtió después en el día para conmemorar a un mártir acabó transformándose en un gran negocio global.

   Desde hace varias décadas, al margen de los regalos entre enamorados, las parejas celebran cenas especiales, los restaurantes agotan sus reservas como si esta fuera una muestra de amor sin igual. ¿Cinismo, paripé, negocio, compromiso? Un poco de todo.

Petrus Rypff



Quién fue San Valentín - El santo del amor


 


No hay comentarios: