viernes, 7 de enero de 2022

PERSEGUIR LOS SUEÑOS VERSUS CAMBIAR EL RUMBO

 


CUÁNDO HAY QUE PERSEGUIR LOS SUEÑOS Y CUÁNDO ES MEJOR CAMBIAR EL RUMBO


Si bien éste es un mundo que han construido los soñadores de todos los tiempos, es un mundo poco benigno con los que sueñan.

La gente que entiende la vida como una oportunidad de cumplir un Sueño no es buena o mala, tampoco mejor o peor que nadie, es simplemente gente extraordinaria. Y no lo es sólo por creer que la vida es más que un molde al que todos deben ajustarse, lo es principalmente porque paga estoicamente el costo que representa ser “un soñador” en estos tiempos.    Para el convencionalismo social, que tanto se precia de sí mismo, no tiene igual valor la persona que denomina “exitosa” y aquél que percibe como un “soñador”.

   Así como el entendimiento profano asocia el éxito con el oro, así asocia al hombre que persigue un sueño con el ser indolente, iluso, divorciado de la realidad, irresponsable hasta cierto punto, perdedor y fracasado. La sociedad cambia sus juicios cuando algunas de estas personas alcanzan su sueño. Sólo entonces las convierten en representación ideal de sus aspiraciones subconscientes y las incorporan entre el número selecto de quienes considera “exitosas”. Así funciona el mundo.



OZZY OSBOURNE - Dreamer (Official Video) Subtitulada Español



Todas las personas tienen sueños y metas por cumplir. Trabajar a diario para cumplirlos es una forma de perseguir y a fin de cuentas obtener felicidad.
Incluso en los momentos difíciles se debe mantener la motivación.


La psicoterapeuta María Ibáñez Goicoechea y el psicólogo Jesús Jiménez Cascallana argumentan porqué centrarse en aprender del viaje es más productivo que seguir las metas a toda costa

    Se ha difundido mucho la idea de que uno debe perseguir sus sueños, y que la clave para convertirlos en realidad es perseverar, es decir, empeñarse sistemáticamente y sin desfallecer hasta conseguirlo. De esto se deduce que si no se han logrado es porque uno no se ha esforzado lo suficiente.




   Esta corriente toma forma en consejos del tipo visualiza tu sueño, conviértelo en un deseo ardiente, si quieres puedes, mantente motivado, revisa tu progreso, no debes desistir, haz los sacrificios necesarios... a los que se añade que disfrutes del viaje. Pero, ¿cómo?, imposible disfrutar con tanto esfuerzo y exigencia.

  Todas estas directrices vienen a decir que no hagas caso de tus emociones ni de las circunstancias que te rodean, te cueste lo que te cueste, empéñate hasta que consigas tu objetivo, vive para conseguir las metas…, y ya serás feliz al final. Pero con este planteamiento es imposible alcanzar el bienestar o la felicidad, ni aun consiguiendo los objetivos perseguidos, pues esta forma de proceder deteriora emocionalmente y tiene efectos psicológicos perjudiciales.

 

Gustavo Bueno. La vuelta a la caverna - Documental COMPLETO    

Ni empeñarse ni resignarse, aprender es la clave 

     Después de tantos mensajes positivos para lograr la felicidad, muchas personas están frustradas por tratar de ser feliz todo el tiempo por seguir consejos ineficaces, basados en la autoexigencia y el tesón. Como reacción, está comenzando a tomar forma una corriente opuesta que aboga por abandonar estas aspiraciones "para poder estar tranquilo", alegando que el ser humano no está capacitado para ser feliz, con argumentos superficiales y poco elaborados. Esto también es un error.

   Cuando un ser humano se aferra a sus metas y sueños, e intenta que sus aspiraciones prevalezcan sobre la realidad, acaba sufriendo, pues no se puede lograr bienestar fuera de la realidad. Por tanto, la mejor manera de encaminarse hacia la felicidad, o de encontrar un medio de vida que te permita obtener lo que necesitas, o de hacer una actividad que te satisfaga y desarrollar tus cualidades, no es ponerse un objetivo y luchar por conseguirlo a cualquier precio. ¿Quiere decir esto que es mejor resignarse? En absoluto, nunca debe uno resignarse, pues la propia resignación implica malestar y pesadumbre. Pero la forma correcta, a mi juicio, de que a uno le vaya bien en la vida no es empeñándose, sino ir aprendiendo de lo que va aconteciendo y comprender los errores, para así tomar las mejores decisiones. Unas veces será perseverar, otras será cambiar de rumbo.

   Para que los sueños no se conviertan en pesadillas es necesario, además, revisar los sueños que se persiguen, para descubrir si realmente son el mejor camino o hay otra manera de alcanzar el bienestar, la felicidad o la satisfacción personal.

    Muchas veces los sueños son, en realidad, ilusiones que nacen de un temor. Por ejemplo, alguien que sueña con ser famoso suele tener este anhelo por miedo a no ser reconocido socialmente, a que no le presten atención suficiente, o a no obtener los recursos que necesita... Entonces, una persona cuyo objetivo es ser famosa, escapando del temor, puede acabar desequilibrándose, tanto si consigue ser famosa como si no, pues no es posible estar bien escapando del miedo.

    Por otro lado, si alguien sueña con encontrar trabajo, o con un determinado empleo, y tiene miedo a no lograrlo, irá a las entrevistas de trabajo mucho más nervioso e inseguro, e inevitablemente lo hará peor que si estuviera tranquilo. Así, es necesario identificar los miedos y aprender a resolverlos, pues van a distorsionar y obstaculizar el camino. No “vencer” los miedos, no “gestionarlos”, sino aprender a resolverlos.

   Cuando uno no está empeñado en el resultado, en el futuro, sino en ir comprendiendo las circunstancias en el presente, es más fácil que no caiga en errores o frustración ante un obstáculo, y es más fácil que encuentre alternativas.

   La magia llegó a la vida de José Luis Izquierdo, más conocido como Mago More, de la mano de un profesor de matemáticas que le explicaba los problemas con divertidos trucos. Fue en aquellos momentos, cuando decidió que lucharía por convertirse algún día en mago. More cumplió su sueño, y hoy, es además un popular humorista, guionista, actor y conferenciante de éxito. El nacimiento de uno de sus hijos con parálisis cerebral y el diagnóstico de una enfermedad crónica (una artritis psoriásica) que le llevó a estar prácticamente inmovilizado, han sido dos acontecimientos claves en su vida. 

   En el siguiente vídeo, More insiste en la importancia de perseguir los sueños y no rendirse nunca ante cualquier situación. 

Nunca te arrepentirás de perseguir tus sueños

Mago More


“Nunca te arrepentirás de perseguir tus sueños”. Mago More, conferenciante y humorista

   Su libro "Superpoderes del éxito para gente normal", recoge una mirada práctica sobre los aprendizajes de vida que le he han ayudado a superar estas dificultades hasta convertirse en una persona polifacética, creativa e inconformista. Perseguir los sueños, no tener miedo a fracasar ni rendirse nunca ante las adversidades son algunos de los motores de vida de este cómico. En sus palabras: “Hay que tener sueños para tres vidas y para eso hay que tener fuerza de voluntad y cambiar nuestros hábitos”.

   Ser ordenado es bueno, una mente ordenada intenta y consigue poner orden en su entorno, esto le facilita la tarea, tiene mejor acceso a las cosas importantes, le hace ganar tiempo para conseguir sus metas. Una persona obsesiva da demasiada importancia al orden, fruto de su inseguridad y se pierde en una búsqueda infructuosa, lo que le genera frustración y sufrimiento, nunca llega a tiempo y no disfruta de las pequeñas cosas, está más pendiente de la forma que del fondo, no sabe proyectarse y pierde el control de sus pensamientos y de la tarea a realizar. Es por ello que la culpa toma el mando, por no poder alcanzar ningún objetivo importante, claudica en su intento de poner orden en lo que le rodea, cuando lo que falla es su mente, preso de su ansiedad y de su falta de insight, es incapaz de sincronizar su yo con sus semejantes a los que empieza a considerar enemigos por obstaculizar la consecución de sus logros. 

Petrus Rypff


La mejor manera de vivir

   Lo eficaz, por tanto, no es ir tras una meta fija, externa, sino caminar en una dirección, e ir aprendiendo según se desarrollen los acontecimientos, día a día. Hay que estar dispuesto a variar ese rumbo si es necesario, y siempre seguir aprendiendo. 


¿POR QUÉ PERSEGUIR LOS SUEÑOS?

Esta es la pregunta que me hice cuando elegí dedicarme a escribir, como afición. Cuando empecé veía el futuro confuso, como un camino en la niebla y conseguir mi sueño, una tarea imposible. Todo parecía muy lejano. Sentía miedo. Pero en ese momento decidí que esta emoción podría ser buena. Significaba que estaba en el buen camino.

¿Sabes que le pasa a quién apunta a las estrellas? Exacto, que como mínimo alcanza la luna. En cambio, algunos no apuntan ni al tejado de su casa…

Petrus Rypff 

 Cuando se emprende un camino personal, o una profesión, y se comprende lo que va ocurriendo, eso puede conducir a reinventarse y variar los planes iniciales, en algunas o en muchas ocasiones. Pero ese aprendizaje conducirá inevitablemente a buen puerto. 

   En último término, el objetivo de cualquier sueño es ser feliz, que en realidad es la motivación principal de todo ser humano. Pero para ser feliz es imprescindible aprender a resolver lo que dificulta esa felicidad. Y si de momento no se consigue, no creer que es porque uno no se ha esforzado lo suficiente, o por que el ser humano no está diseñado para ser feliz, o que no es posible, sino que aún no ha comprendido lo suficiente para resolver lo que hace sufrir. 

 María Ibáñez Goicoechea y Jesús Jiménez Cascallana son comunicadores especialistas en psicología, escritores, conferenciantes y autores de la página web introspeccion.com. También han escrito el libro "Aprende a resolver lo que te hace sufrir".



Origen y Esencia - Jesús Adrián Romero - Concierto Completo


Por qué los consejos para ser feliz no siempre funcionan (y cuál es el verdadero camino a la felicidad)

La psicoterapeuta María Ibáñez Goicoechea y el psicólogo Jesús Jiménez Cascallana exponen por qué proponerse cambiar no es suficiente para conseguirlo

   Muchos de los consejos psicológicos actuales más divulgados son ineficaces, incluidos los de los considerados expertos en psicología. Un ejemplo son las claves para la felicidad que difunde la Universidad de Harvard con el profesor Tal Ben Sahar y su cátedra de la felicidad. Algunos tan llamativos como "llevar un calzado cómodo". No hay duda de que la elección del calzado es importante, pero que dé la felicidad es una idea que raya en lo absurdo. El resto de sus consejos tampoco se salvan, pues dan por cierto que uno puede tener ciertas cualidades por el hecho de decidir tenerlas. "Ser agradecido" o "tener empatía con los demás" son algunos ejemplos de las recetas ineficaces de Ben-Shahar y otros expertos.

   Su problema es que dan por sentado que uno puede adquirir ciertas cualidades por el mero hecho de decidir que así será, pero si ser feliz fuera tan simple, con decidir serlo estaría todo resuelto. Y no es así. Por eso muchas personas están hartas de frases motivadoras y de consejos fáciles para alcanzar la felicidad, que tan comunes son actualmente, en realidad son ineficaces.

   Estos consejos proponen cosas como "ser fuerte", o convencerse de que uno puede con lo que se proponga, aunque no entienda los motivos que le hacen sentir débil o que le impiden avanzar. Es como si se anima a una persona con un esguince en el tobillo a caminar con firmeza: se trata de un remedio obviamente contraproducente, pues está claro que primero tiene que sanar la lesión, y que sólo entonces caminará sin dificultad. Algo similar sucede al decirle a una persona tímida que tiene que ser más empático, o a una persona deprimida que tiene que estar más activa, o a unos padres con una hija que se autolesiona que se alejen de las personas tóxicas… es completamente ineficaz, contraproducente y produce frustración.

   Uno no puede cambiar su realidad psicológica por el mero empeño o la fuerza de voluntad, ni va a resolver sus problemas sólo con cambiar su comportamiento. Hay que entender las causas, las verdaderas causas del malestar. Decidir que te vas a mostrar al mundo como una persona segura y capaz de todo no hará que lo seas, ni que consigas todo lo que te propongas. El camino es otro.

¿Cómo saber si un enfoque psicológico va a funcionar?

   La única manera de aumentar la felicidad es resolver los conflictos psicológicos que hacen sufrir. Y para resolver estos conflictos hay que comprender su origen, racional y emocionalmente. Y, aunque los motivos externos son importantes e influyen, aspectos como el comportamiento de las otras personas, las circunstancias de la vida y la genética… no son las verdaderas causas. Las raíces del malestar que hay que comprender son las internas, las conclusiones erróneas, la ira, la inseguridad, la competitividad, el miedo a tomar decisiones, al futuro, al rechazo, a la soledad, a la enfermedad, a la muertea sufrir. Y es necesario entender que problemas como la ansiedad, la depresión o el déficit de atención, son efectos, y para solucionarlos hay que entender y resolver sus causas.

   Otro error común en la solución de los conflictos es conformarse con tomar psicofármacos. Si a una persona le duele mucho la espalda y quiere tomar analgésicos, está bien porque le ayuda a no sufrir, pero conformarse sólo con los medicamentos no va a resolver la afección de la espalda. El dolor es el efecto, "avisa" de que algo anda mal en el cuerpo. De la misma manera, el sufrimiento, como la ansiedad o la depresión, son efectos que "avisan" de un problema en la mente, algo que hay que aprender a resolver. Por eso tomar psicofármacos para paliar los síntomas puede ayudar, pero esto no va a solucionar de manera definitiva el problema.

La verdadera clave está en comprender

   Cuando se entiende cómo funciona la psique humana se puede uno ahorrar muchos rodeos innecesarios. Simplificando el proceso, basta entender que los conflictos psicológicos de las personas se manifiestan en tres ámbitos: el comportamiento, las emociones (parte afectiva) y el pensamiento (parte cognitiva).

   El comportamiento es el resultado de los otros dos, de lo que uno piensa y de lo que siente, de ahí que la resolución del problema pase por poner en orden el pensamiento y las emociones. Consejos como "muéstrate seguro y serás seguro" denotan una gran ignorancia de la mente y su contenido; para ser seguro hay que resolver la inseguridad, y no volverse un farsante. Así, cualquier abordaje que se base sólo en cambiar el comportamiento puede tener algún resultado práctico, pero en el plano psicológico no será eficaz, especialmente a medio y largo plazo.

   Respecto a las emociones y sentimientos (los aspectos afectivos), hay que aprender a abordarlos correctamente. Esto no lo hace ninguna corriente actual, ni siquiera la que más podría haberse acercado, la llamada inteligencia emocional. El error está en que se aborda la emoción razonando, que es como querer aprender a nadar sin meterse en el agua. Por mucha teoría que uno sepa sobre las emociones, si no se aprende a explorarlas y perderles el miedo, sintiéndolas en el cuerpo, no se avanzará mucho en la resolución del conflicto. Consejos como siente amor y sé afectuoso no sirven más que para confundir más aún la mente. El amor, el afecto, la empatía, la alegría, la serenidad, la bondad, la generosidad, la resiliencia, son emociones que van surgiendo como consecuencia de ir comprendido y resolviendo los conflictos, no se pueden producir sin más, eso sería un autoengaño.

En resumen, los consejos para alcanzar la felicidad, los intentos para solucionar un conflicto o una terapia aplicada para resolver un trastorno psicológico, serán eficaces si se centran en comprender y resolver las causas del malestar, resolviendo los errores cognitivos y afrontando adecuadamente las emociones. Y tomando el comportamiento como medida de los cambios.

María Ibáñez Goicoechea y Jesús Jiménez Cascallana son comunicadores especialistas en psicología, escritores y conferenciantes. Son los autores del libro "Aprende a resolver lo que te hace sufrir".

----------------

10 Formas de Ser más feliz y sentirte bien 


V. Completa. “Ser feliz no consiste en sonreír siempre y pensar en positivo”. Laurie Santos

Desde la aparición del hombre en el mundo la búsqueda de la felicidad ha sido el denominador común entre culturas y civilizaciones. Sin embargo, cada vez parece más difícil ser feliz. En este vídeo, la profesora de Psicología Laurie Santos desmitifica falsas creencias y modas sobre el bienestar emocional y descubre qué hacen realmente las "personas felices".

   La psicóloga Laurie Santos es directora del Laboratorio de Cognición Comparativa de Yale y del Laboratorio de Cognición Canina de Yale, donde participa en estudios científicos sobre bienestar emocional, psicología positiva y comportamiento. Afirma que “la cultura del yo” no nos ha hecho más felices, sino que nos ha alejado de ese objetivo. 

   Compararnos con los demás, no ser objetivos al valorar lo que tenemos y perder valores tradicionales que sí tenían nuestros antecesores nos hace más infelices que ellos. Sin embargo, no todo está perdido. “Reconociendo que vivimos bien y que necesitamos únicamente cambiar actitudes, podemos obtener esa felicidad y esa resiliencia necesarias para resolver nuestros problemas. Una receta universal para encontrar la felicidad se resumiría en tomar tiempo para pensar en los demás y en el aquí y el ahora, añadir un poco de ejercicio y horas de sueño”, concluye la experta. 

Tania Sanz 

   Ser feliz es una meta a la que todos queremos llegar, pero tenemos diferentes ideas sobre cómo conseguirla. Es fácil pensar en la felicidad como un resultado, pero aprender a sentirnos bien a pesar de las circunstancias es clave para mantener un estilo de vida saludable.

   Es verdad que a veces las circunstancias pueden no ser las más favorables para sentirte bien, sin embargo hay ciertas acciones que sí podemos poner en práctica para mejoran nuestra actitud ante la vida.

"Me gusta ser feliz, es simplemente más divertido vivir así "

Una vez me regalaron una tarjeta de felicitación que tenía la siguiente frase:

«La felicidad es como una mariposa: cuanto más la persigues, más se alejará, pero si prestas atención a otras cosas, vendrá y se posará en tu hombro»

Después de leerla, me surgieron muchas preguntas:
  • ¿Por qué tenemos que esperar a que la felicidad toque a nuestra puerta?
  • ¿Cómo sabemos que ya está ahí? 
  • ¿Y si nunca aparece?
   De hecho, ¿sabes cuál es el porcentaje de personas que son realmente felices? No de esas personas que dicen: «oh, yo me siento bien (sólo por fuera)»…No, me refiero a las personas que sienten que sus vidas son plenas y significativas. ¡Sólo el 17%! Es decir que 1 de cada 5 personas, se sienten plenamente felices.

   La pregunta obligada es: ¿Cómo puedo convertirme en una de esas personas felices?

   Hay muchas acciones que dependen sólo de ti y que puedes hacer HOY para mejorar tu actitud y satisfacción ante la vida. De hecho, esa es la clave.

No tenemos que vivir tratando de «cazar» a la felicidad, tampoco creo que es útil pensar en ella cómo un merecido destino después de un arduo caminar.

 Cuanto más te enfocas en que «tienes que ser feliz» menos lo eres (porque te das cuenta de que algo te falta).


¿Qué es la felicidad?

   La felicidad es una palabra compleja y difícil de definir, sobre todo porque el camino a la felicidad es diferente para cada uno de nosotros.  Es verdad que algunos de los factores que afectan  a la felicidad pueden estar fuera de nuestro control (como la genética o determinadas circunstancias). Pero siempre hay acciones que podemos tomar a partir de este momento para amplificar nuestros buenos sentimientos.

La psicóloga experta en felicidad Mónica López comenta que la felicidad consiste en ir tomando día a día pequeñas decisiones, que se traducen en acciones para vivir más feliz.

Ser feliz es sentirte bien, funcionar bien y hacer el bien

Actuar de forma coherente con nuestro valores y metas personales, nos permite tomar estas pequeñas acciones respecto a nuestra felicidad y, de esta forma tener una combinación de emociones más positivas que negativas.

   Las personas felices se dan cuenta de que la felicidad se convierte en un hábito. No son víctimas de las circunstancias. Tampoco persiguen esa “felicidad” en alguna persona o un bien material. Es cierto que algunos días puedes sentirte mejor que otros (tal vez te afecte el clima o alguna fecha en particular) pero si en el cómputo total de días del año decides sentirte bien y feliz, estas en el buen camino.



La felicidad es una decisión de todos los días...Aunque suene imposible, tú puedes tomar el control para sonreír más veces al día y estar más satisfecho con la vida.

   Estas pequeñas acciones se dividen en dos partes: Hay pequeñas acciones que mejoran nuestra percepción y relación con el mundo exterior y también hay pequeñas acciones que provienen de dentro de nosotros que mejoran nuestra actitud ante la vida

Acciones para ser feliz de afuera hacia adentro

1.- Ponte en contacto con la naturaleza

   Está comprobado que vivir cerca de espacios verdes o tener contacto con la naturaleza, se asocia con una mejor salud mental. Simplemente porque la conexión con otros seres vivos tiene un impacto positivo en tu sensación de bienestarEs tan fuerte el estímulo, que el solo mirar algunas imágenes de naturaleza, puede estimular partes del cerebro que se asocian con la felicidad.

   Además, pasar tiempo en el aire libre nos expone a la luz solar, lo que ayuda que absorbamos mejor la vitamina D. Se ha visto que los bajos niveles de esta vitamina  se relaciona con mayor depresión.

Lo que puedes hacer hoy: Bájate dos paradas antes del metro o estaciona el coche más lejos para que pases más tiempo al aire libre. Organiza una excursión al campo y convive con la naturaleza, notarás la diferencia enseguida.

2.- Cuida tu cuerpo haciendo ejercicio

   Se ha comprobado que el hábito del ejercicio promueve la felicidad a largo plazo. Además la actividad física tiene múltiples beneficios para tu salud en general y para tu salud mental. Esto son sólo algunas maravillas que el ejercicio proporciona: Nadie está muy contento cuando se enferma. Por eso, el ejercicio ayuda a nuestros cuerpos a producir anticuerpos y proteínas que combaten las enfermedades.

 Libera ciertas sustancias químicas, llamadas “endorfinas”, que mejoran tu estado de ánimo y promueven sentimientos de euforia. Combate la depresión y el estrés.

Lo que puedes hacer hoyEs válido combinar las 2 estrategias: naturaleza+ejercicio ¡camina en el parque algunos minutos! Si ya haces ejercicio, prueba con algún deporte nuevo, una clase de yoga, de zumba o de alguna arte marcial, verás que tu actitud mejora.

3.- Haz algo bueno por alguien


   Hacer algo por los demás es una poderosa manera de aumentar nuestra propia felicidad y también dejar un granito de arena en el estado de ánimo de los demás. Esto no significa sólo dar dinero a alguien que lo está pidiendo en la calle. Dar algo a los demás puede ser tan simple como una palabra amable (un buenos días antes de pedir un café, un gracias al chofer del autobús). También puede ser una simple atención como recoger el correo del vecino o ceder el asiento en el metro.

Los estudios científicos demuestran que ayudar a los demás  aumenta la satisfacción con la vida, proporciona un sentido de significado, aumenta los sentimientos de competencia, mejora el estado de ánimo y reduce el estrés.

   Se ha comprobado que regalar un poco de tu tiempo libre para hacer voluntariado, también aumenta tu percepción de bienestar.

Lo que puedes hacer hoy: Proponte cumplir con una pequeña acción buena cada día para ayudar a alguien. Si tienes la posibilidad y un poco de tiempo, participa en algún programa de voluntariado. Puede ser en una perrera, un orfanato, plantando árboles, etc. Hay miles de instituciones que necesitan de tu ayuda.

4.- Aprende o prueba algo nuevo

   Si recuerdas tu infancia, sabes que de niño aprendes cada día, puede no ser algo significativo e importante. Pero siempre hay algo por descubrir.

  El aprendizaje afecta a nuestro bienestar en muchas maneras positivas. Nos expone a nuevas ideas y nos ayuda a mantener nuestra mente curiosa. Además nos da un sentido de logro y ayuda a aumentar nuestra confianza. Aprender algo nuevo y ser felices es un camino de dos vías: aprender algo mejora tu percepción de bienestar, y esta percepción te ayuda a aprender más cosas.

   Aprender una nueva habilidad, aunque sea pequeña, como una técnica de primeros auxilios o una palabra en otro idioma, mejora tu capacidad intelectual y tu motivación diaria. Aprender, también significa descubrir o probar cosas nuevas. No tienen por qué ser cosas muy grandes y ambiciosas (aunque podrían serlo), el objetivo es reinventar tu rutina haciendo espacio para cosas nuevas.

Lo que puedes hacer hoy (algunas ideas):
  • Toma una ruta diferente al trabajo
  • Lee un periódico distinto o un libro nuevo
  • Visita una tienda que no conozcas (aunque no compres nada)
  • Se turista en tu propia ciudad
  • Prueba una comida de otro país o cocina una receta nueva
  • Práctica un juego que no conocías (incluso esa popular app del móvil cuenta)

5.- Conversa más y cultiva relaciones

    Reservar más tiempo para la gente que te importa y aumentar tus conexiones sociales, genera una sensación de satisfacción y bienestar.
 
   Por alguna razón cuando entramos en modo «rutina» llámese: trabajo, escuela, hijos, obligaciones, deberes… nos olvidamos de hacer aquellas cosas que nos hacen felices. Como esas charlas profundas con tus amigos de toda la vida. Nuestras relaciones con otras personas son clave para nuestra felicidad. La conexión social forma parte de un estilo de vida saludable. Porque estas estrechas relaciones con los amigos y la familia proporcionan amor, propósito de cambio y aumentan nuestros sentimientos de autoestima.

   Conversar con las personas a nuestro alrededor (escuchar  y ser escuchados) nos conduce a una mayor sensación de bienestar, relaciones más fuertes y a una mejor experiencia con nuestro entorno.

   Múltiples estudios demuestran que las personas con relaciones fuertes y conversaciones significativas son más felices, saludables e incluso viven más tiempo. Si tienes a personas de confianza cerca de ti, como tu familia o amigos, no hables sólo del clima o del marcador del último partido de fútbol, mejor trata de conversar profundamente y desarrollar un espacio en el que puedas hablar de tus opiniones, pensamientos y emociones.

   Nada se compara como conversar con alguien en persona, pero si esto se complica, actualmente tenemos al alcance muchas formas de comunicarnos y la mayoría de estos medios son ¡gratis!.

   Así que no hay pretextos para no decirle: «hola, ¿cómo estás? » a esa persona especial.

Lo que puedes hacer hoy:
  • Saluda con una sonrisa a tus vecinos
  • Atrévete a conocer gente nueva
  • Llama por teléfono a tus padres y abuelos
  • Visita a tu familia (aunque no sea navidad)
  • Haz un esfuerzo y reserva una tarde con tus amigos
Ahora ya sabes como ser más feliz y sentirte mejor con tu entorno, pero además, necesitas construir hábitos que te permitan mejorar la percepción a la inversa.


Acciones para ser feliz de adentro hacia afuera

6.- Duerme mejor

   Sabemos que el sueño ayuda al cuerpo a recuperarse del día y a repararse. Además nos ayuda a comer mejor y a ser más productivos. Pero, resulta que también es importante para nuestra felicidad. Cuando estamos cansados, reaccionamos peor ante cualquier situación y, nos volvemos mucho más sensibles a las emociones negativas. Lo vemos todo de forma más pesimista y, en nuestra mente sólo aparecen recuerdos grises.

   Esto pasa porque los estímulos negativos se procesan en una parte del cerebro que se llama amígdala. Mientras que los recuerdos positivos o neutrales son procesados por otra zona que se llama hipocampo. La falta de sueño impacta el hipocampo de forma más dura que a la amígdala. El resultado es que las personas con falta de sueño no logran recordar gratos recuerdos, pero si recuerdan los negativos.

   En un experimento, los participantes privados de sueño trataron de memorizar una lista de palabras. Ellos podían recordar el 80% de las palabras con una connotación negativa, como «cáncer» o “enfermedad”. Pero sólo podían recordar menos del 30% de las palabras con una connotación positiva o neutral, como «sol» “sonrisa” o «árbol».

   Además cuando no duermes lo suficiente, aumentan los niveles de cortisol, conocida por su relación con el estrés. El tiempo y lo profundo que duermas afectará tu estado de ánimo cuando despiertes, lo que puede hacer una gran diferencia en tu día.

Lo que puedes hacer hoy:
  • Haz un esfuerzo por ir a la cama una hora antes de lo que acostumbras
  • Lee este artículo con los pasos para crear un ritual que te ayude a dormir mejor y despertar de buen humor a partir de esta noche.

7.- Proponte y planea tus metas

   Se ha demostrado científicamente que el sentirse bien con el futuro es importante para nuestra felicidad. La elección de objetivos ambiciosos son una brújula que te dan dirección. Además traen un sentido de logro y satisfacción cuando los alcanzamos. Todos necesitamos metas para motivarnos y estas deben ser lo suficientemente retadoras para emocionarnos, pero al mismo, tiempo tus metas deben de ser alcanzables.

 Si tratamos de planear algo alejado de nuestra realidad en este momento, sólo sentiremos ansiedad y estrés innecesario, además si no lo logramos en el tiempo planeado sentiremos una especie de derrota que no contribuye a fortalecer nuestra autoestima. Cuando pensamos en el futuro todos estamos adivinando hasta cierto punto, por eso, es importante mantener los pies en el suelo. Una perspectiva demasiado optimista puede ser inútil e incluso contraproducente.

  Tener expectativas poco realistas puede conducir a la decepción, una sensación de fracaso y una visión más pesimista del futuro. Pero si tomamos una visión realista pero al mismo tiempo optimista de los resultados, aumentara la probabilidad de tener éxito.

  Planear y tener objetivos más realistas y alcanzables pueden contribuir a la felicidad de varias maneras. La investigación científica muestra que el simple hecho de planear estos objetivos genera un sentimiento de positivismo en el día a día, por ejemplo el planear unas vacaciones a futuro.

   En otro estudio, se demostró que el simple hecho de pensar una experiencia gratificante próxima (como ver una película que te gusta, o pasar la tarde con los amigos) eleva tus niveles de endorfinas en un 27% y reduce tus niveles de estrés. Las endorfinas son sustancias de tu cerebro responsables del sentimiento de euforia y alegría. 

  Por lo tanto, tener metas alcanzables  y planearlo de forma realista es una forma de ser feliz en el tiempo presente. Las metas pueden ser a largo plazo, a corto plazo o incluso día a día.

   Por ejemplo: Un objetivo a largo plazo podría ser convertirse en un médico o ganar una competición. Un objetivo a corto plazo podría ser organizar una fiesta o unirse a un partido de fútbol el fin de semana.

   En cambio una meta a muy corto plazo puede ser cocinar algo diferente o quedar con un viejo amigo esta tarde.

Lo que puedes hacer hoy (algunas ideas):
  • Escribe tus metas a largo plazo ¿Cómo te ves en unos cuantos años?
  • Planea un viaje para el futuro (aunque aún no tengas una fecha concreta)
  • Busca los próximos estrenos de algunas películas y programa una escapada al cine.
  • Planifica con antelación tu próximo fin de semana, ¿Qué te gustaría hacer?
  • Invierte tu dinero en experiencias y no en cosas materiales, pues se ha visto que contribuye más a tu felicidad a corto y largo plazo.

8.- Agradece las pequeñas cosas

   Esta es una estrategia aparentemente simple y puede proporcionar una gran mejora en tu sensación de felicidad diaria. Tal vez nos dejamos llevar por las circunstancias del momento, o tal vez anhelamos cada vez más cosas y exigimos al cielo y a la vida tenerlas lo antes posible.

   Algo así como: -“Cuando tenga una casa con piscina seré feliz” o -“Cuando logre terminar mi carrera y tener mejor trabajo, estaré plenamente satisfecho”. Y entonces… tienes la casa y el trabajo y aún no eres feliz.

   Detenernos y observar todo lo que ya tenemos y agradecerlo es una de las mejores formas para valorar nuestro presente y sentirnos más satisfechos con lo que somos y lo que tenemos.

   En un experimento los participantes escribieron cada día sobre aquello que los hacía sentirse agradecidos, sus estados de ánimo mejoraron en los primeros días con esta simple práctica. Los resultados sugieren que un enfoque consciente de agradecer puede tener beneficios emocionales e interpersonales. En otro estudio se demostró que el estar agradecido o no estarlo, afecta directamente tu percepción de felicidad. Los participantes que escribieron cartas de agradecimiento disminuyeron los síntomas depresivos. 

Lo que puedes hacer hoyAntes de dormir piensa o escribe 3 cosas por las que estás agradecido. Pueden ser cosas muy importantes como tu familia, amigos o un bebé en camino, pero, también pueden ser cosas bastante comunes como, comer tu helado favorito, tu cama, las monedas en tu alcancía o el simple hecho de tener aire en tus pulmones.

9.- Recuerda algo y sonríe

¿Alguna vez te reíste solo por recordar algo gracioso?

   Esto pasa porque nuestros pensamientos definen nuestro estado de ánimo del momento. De tal forma que, una imagen o un recuerdo agradable, desencadena una sensación positiva. Una vez que los músculos sonrientes se contraen, comienza un circuito de retro-alimentación positiva que refuerza nuestro sentimiento de alegría.

   Por eso, es importante sonreír todos los días. Incluso durante esas situaciones en las que no podemos hacer nada (pero nos afectan). Sonreír puede hacernos sentir mejor, pero este efecto es más eficaz cuando lo respaldamos con pensamientos positivos.

   Un nuevo estudio sugiere que una falsa sonrisa puede empeorar tu estado de ánimo. Se examinaron los efectos de una sonrisa falsa y una sonrisa como resultado de recuerdos agradables o de una mejor percepción de la situación actual. Los participantes, que sonrieron como resultado de cultivar pensamientos positivos profundos (como unas vacaciones tropicales o la graduación de un hijo)  tendieron a mejorar su estado de ánimo de forma impactante.

   En pocas palabras: nuestro cerebro se siente bien y nos dice que hay que sonreír, sonreímos y decimos a nuestro cerebro que se sienta bien y así sucesivamente.

Lo que puedes hacer hoy:
  • Piensa en algo bonito, recuerda algún chiste, o alguna situación graciosa que estimule tu sonrisa.
  • Piensa en la mejor situación del día o de los días anteriores  ¿Qué te hizo sentir bien?
  • Escucha música con la intención de sentirte bien. Las investigaciones muestran que escuchar música con el objetivo y el deseo de ser más feliz en realidad puede conducir a una mayor felicidad que simplemente escuchar música por el bien de escuchar.


10.- Aprende a controlar tus pensamientos

  Aprender a controlar tus pensamientos es una habilidad para mejorar tu felicidad interior. Una forma efectiva de entrenar este súper poder es meditando.

  La meditación es a menudo considerada como un hábito importante para mejorar la concentración y disminuir el estrés, pero, resulta que también es útil para mejorar tu felicidad: Nuevas investigaciones en neurociencia han descubierto que aquellas personas que meditan de forma habitual, modifican literalmente su estructura cerebral.

  En un estudio, se examinaron las radiografías cerebrales de 16 personas antes y después de un curso de ocho semanas de meditación y  atención plena. Las partes de los cerebros asociadas con la compasión, la conciencia de sí mismo y la felicidad crecieron, y las partes asociadas con el estrés disminuyeron su tamaño.

   Se puede comenzar a meditar con el simple objetivo de relajarse (y no hacer nada mientras tanto). Es una forma de darle un respiro a la mente. A veces el simple hecho de sobre-pensar lo que tenemos que hacer, nos genera una sensación negativa anticipada. Por eso, relajar tu mente unos cuantos minutos al día es una excelente estrategia para calmar la ansiedad y evitar sentimientos negativos, durante el día.

   Meditar requiere de práctica, pero es una actividad muy poderosa. Borra literalmente tu mente y te tranquiliza, ha demostrado ser una forma eficaz de ser feliz y sentirte mejor. Dedicar unos minutos para meditar, es en realidad una inversión de vida. Llevo algunos meses practicando y he notado resultados increíbles. Y tú también puedes experimentarlos.

Lo que puedes hacer hoyTómate unos minutos para cerrar tus ojos, relajarte y respirar profundamente.



Versión completa: Tal Ben-Shahar, La ciencia de la felicidad

   Tal Ben-Shahar es el científico de la felicidad del siglo XXI. En este vídeo nos habla sobre la necesidad de enseñar con emociones positivas para aumentar la felicidad y la creatividad de los estudiantes. Doctor en psicología y filosofía, El curso de Psicología Positiva de Tal Ben-Shahar en Harvard posee el récord de la asignatura con mayor número de alumnos de la historia (1400 por semestre) de la Universidad de Harvard ganándose el sobrenombre de “profesor de la felicidad”.  Ben-Shahar es autor de libros como "Elige la vida que quieres” o "Practicar la felicidad”, entre otros, en los que nos habla sobre las emociones que mejoran el aprendizaje, la creatividad, la capacidad de innovación, y en definitiva, la vida diaria de las personas.



¿Qué es la felicidad?
 Borja Vilaseca nos ofrece su definición de la felicidad, que muchas veces confundimos con sucedáneos de la felicidad como el placer o la euforia.



IZARO - La Felicidad. 

Vídeo musical de La Felicidad, canción del segundo disco de IZARO llamado "Eason". Grabado en Bedia en mayo de 2018. Dirigido por Sara Fantova. 

 Letra de la canción:

Tengo una pregunta que me invade,
me invade la curiosidad.
Tengo una pregunta que me invade,
me invade la curiosidad.

¿Quién será, ai, quién será, quién será la felicidad?
¿Cómo será, ai, cómo será, cómo será la felicidad?

Huele a tormenta de verano, seguro.
Ojos color azul oscuro, seguro, seguro, seguro, seguro.

Hace un par de días la vi por la calle,
por la calle la vi pasar.
Hace un par de días la vi por la calle,
por la calle la vi pasar.

¿Dónde irá, ai, dónde irá, dónde irá la felicidad?
¿Qué buscará, ai, qué buscará, qué buscará la felicidad?

Huele a tormenta de verano, seguro.
Ojos color azul oscuro, seguro, seguro, seguro, seguro.

Se giró y se me quedó mirando, lo juro.
Me guiñó un ojo seguro, lo juro, lo juro, lo juro.

La felicidad, la felicidad, la felicidad, la felicidad.
La felicidad, la felicidad, la felicidad, la felicidad.



La Cabra Mecánica - Felicidad (Video Clip)


LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD. Tráiler oficial  (nov 2018)

Escrita y dirigida por Dominic Savage  y protagonizada por Gemma Arterton y Dominic Cooper. Se trata del retrato íntimo de una mujer que aparentemente lo tiene todo en la vida pero es infeliz y tiene otros anhelos.

Sinopsis: Tara ama profundamente a sus hijos y para todos los que la rodean, su vida es aparentemente perfecta. Pero en realidad se siente atrapada. Le falta algo. Algo no cumplido y desconocido que le genera un enorme vacío interior. Mientras su familia y amigos no comprenden la profundidad de su desesperación, sus ideas y sentimientos son tan abrumadores que tiene que huir para encontrar un lugar donde poder volver a ser ella misma. Emprende entonces un viaje íntimo y personal dejando atrás a su familia. A través de una serie de encuentros descubre la mujer que realmente es, lo que realmente siente y la vida que realmente quiere.



La Felicidad Humana - Este discurso no será olvidado, nov 2012

Caray, cómo nos hacen falta miles de Josés Mújica. En todo el mundo, en los EU, en China, en Europa...que caminan con paso firme por la vía neoliberal. Estamos a punto de ser esclavos todos de unas cuantas familias y ni cuenta nos damos. Viva la filosofía que expresa José Mújica.

Petrus Rypff




No hay comentarios: