martes, 9 de noviembre de 2021

POESÍA Y EROTISMO. LA ETERNIDAD

 


POESÍA Y EROTISMO. LA ETERNIDAD

 


   La poesía erótica es una modalidad de conjuro literario que explora el misticismo del sexo y libera al cuerpo del mandato de la reproducción, de las ataduras morales: es la confesión del deseo; un deseo cargado de tensión y angustia, que emerge a la superficie entintando las palabras, y que constituye el núcleo de un discurso amoroso que deviene del inconsciente y sus profundidades. Por ello, durante el instante en el que el poema existe en nuestras entrañas, el ser humano levanta los vetos de su sexualidad y desborda las sensaciones que se hallaban atascadas, ya que la prohibición —además de condenar— también señala la fuente del placer.



   Georges Bataille afirma que la poesía nos conduce al mismo punto que todas las formas del erotismo: la eternidad. A lo largo de la historia diversos filósofos y poetas han hablado acerca de un nexo indisoluble entre ambas, un vínculo forjado en los terrenos de la muerte, el amor, el goce y la sexualidad humana. En “La llama doble. Amor y erotismo”, Octavio Paz dice que “la relación entre erotismo y poesía es tal que puede decirse, sin afectación, que el primero es una poética corporal y que la segunda es una poética verbal”.




   El poema erótico rinde pleitesía a los sentidos y a la voluptuosidad a través de la contemplación del otro, cada línea enaltece el acto amoroso o exalta los deleites sensuales transformando a la conducta sexual en un rito solemne; los cuerpos ya no son sólo carne y vísceras: son mares que se agitan y mezclan, son lodo y arcilla donde se hunden las manos curiosas o manantiales cristalinos que se derraman; los vientres son selvas densas; las caderas, dunas; los brazos se convierten en ramas y los labios son ciruelas dulces que se muerden hasta el cansancio. De esa manera el erotismo se convierte en una experiencia transgresora, donde los amantes declaran sus pasiones y viven la exuberancia de las sensaciones de forma extraordinaria.

   A continuación, expongo algunos poemas que inequívocamente despertarán tú imaginación y estimularán tus sentidos, seamos eternos en este breve espacio de tiempo que es la vida.

 

“DÉJAME SER EL LOBO”

 

Desde el lado obscuro

de tu piel me iluminas.

Déjame ser el lobo

—sombra de sed y perro y hambre—

que entra en la noche de tu cuerpo

con pasos húmedos, titubeantes,

por tu bosque incierto

—tu olor a mar me guía hacia tu oleaje—

para tocar adentro la luna creciente de tu sonrisa.

 

Déjame conocer

—con lengua incluso—

la obscuridad más honda,

la más callada,

e invocar con movimientos repetidos,

rituales como aullidos,

la luna llena de tu cuerpo,

la que me lleva a ti

como si fuera yo, en tus manos,

agua que conviertes en marea iluminada.

 

(Alberto Ruy Sánchez)


 

 

“AMOR DE FRUTAS”

 

 Déjame que esparza manzanas en tu sexo

néctares de mango, carne de fresas;

Tu cuerpo son todas las frutas.

Te abrazo y corren las mandarinas;

te beso y todas las uvas sueltan

el vino oculto de su corazón

sobre mi boca.

 

Mi lengua siente en tus brazos

el zumo dulce de las naranjas

y en tus piernas el promegranate

esconde sus semillas incitantes.

 

Déjame que coseche los frutos de agua

que sudan en tus poros:

Mi hombre de limones y duraznos,

dame a beber fuentes de melocotones y bananos

racimos de cerezas.

 

Tu cuerpo es el paraíso perdido

del que nunca jamás ningún Dios

podrá expulsarme.

 

(Gioconda Belli)

 

 

POEMA ERÓTICO NERUDA 

Me gustas cuando tiemblas porque estas como intacta

y me adentro en tus sueños y mi voz te desborda.

Parece que penetren hormigas por tu cuerpo

y parece que el aire te quitase la ropa.


Como todas las rosas con el fuego te turbas,

te sujeta la tierra y mi aroma te agita.

Fiera conmovida, pareces una rosa

y parece que mi tacto entibia tus espinas.


Me gustas si jadeas cuando voy a besarte,

fiera contenida, así como con miedo

y sientes que me acerco y tu corazón late,

déjame derramarte en la boca un infierno.


Déjame que te amague con mi frutal saliva.

Cólera silenciosa, gemido suplicante,

en tu falda entreabierta te abrasas y tiritas,

dejemos nuestros labios húmedos acecharse.


Me gustas cuando tiemblas porque estas como intacta

y yo aumento en tus ojos y tu rostro en los míos.

Parece amordazarte el sudor del silencio

y parece tu cuello desnudar mi mordisco.


“DESNUDA”

 

Amo tu desnudez

porque desnuda me bebes con los poros,

como hace el agua cuando entre sus paredes me sumerjo.

 

Tu desnudez derriba con su calor los límites,

me abre todas las puertas para que te adivine,

me toma de la mano como a un niño perdido

que en ti dejara quieta su edad y sus preguntas.

 

Tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo

pasa a ser mi universo, el credo que se nutre;

la aromática lámpara que alzo estando ciego

cuando junto a la sombra los deseos me ladran.

 

Cuando te me desnudas con los ojos cerrados

cabes en una copa vecina de mi lengua,

cabes entre mis manos como el pan necesario,

cabes bajo mi cuerpo más cabal que su sombra.

 

El día en que te mueras te enterraré desnuda

para que limpio sea tu reparto en la tierra,

para poder besarte la piel en los caminos,

trenzarte en cada río los cabellos dispersos.

 

El día en que te mueras te enterraré desnuda,

como cuando naciste de nuevo entre mis piernas.

 

(Roque Dalton)

 

 

“MECÁNICA DE LOS CUERPOS TERRESTRES” (Fragmento)

 

Eras el vientre materno:

mi boca llena de pechos, lengua, falo,

mi tajo colmado de saliva y músculo.

 

Los cuerpos reflejaron la gravedad exacta,

la mágica proporción de tus caderas

que sin peso se posan sobre mis huesos.

 

En este centro de centros

los cuerpos se arrastran, vuelan

o acaso, se deslizan,

como cuerpos celestes sobre vía láctea

como cuerpos terrestres suspendidos

en la unión que prolonga

el espacio prenatal.

(Kyra Galván)


 

 

Rodaron mis lágrimas por tus pechos,

Despojé con mi lengua tus sabores.

Me pregunté si aquello duraría toda la vida,

Sin saber que todo ello ya era toda una vida.

 

Vislumbré tus gemidos en figuras,

Tus brazos acudían gozosos a mi espalda,

Tus muslos agarrotaban con la pasión del paraíso mi partida,

Mi cintura se dejaba llevar a lo más hondo de tu vida.

 

Exploté mis vivencias en tus versos,

Tus labios apretaron mi vida en la explosión que me lograste,

Inundé tu ser con lo que más quería,

Tu vida dentro de la mía por los siglos.

 

Te quiero imagen,

Desde siempre desaparecida

Y fantasma esparcido en mis pensamientos.

 

(Calvin Chesnut)



Francisco Céspedes - "Todavía" (Video Oficial)

TODAVÍA 

Como pasa el tiempo desde aquellos días

En que era mi vida, la tuya y la mía…

Aunque van los pasos buscando alegrías

A veces encuentran la tristeza herida

 

Lejos de tus besos intentando un sueño

Y yo no sabía que al volverte a ver

Todo aquel querer que yo te tenía

Sigue vivo en mí, sigue todavía

 

Todavía, todavía

Amo a esa mujer como no sabía

Todavía, todavía

Amo a esa mujer, todavía

 

Sobre el mar el viento viajando misterios

Y yo sin saber que al volverte a ver

Todo aquel querer que yo te tenía

Sigue vivo en mí, sigue todavía…

 

Todavía, todavía

Amo a esa mujer como no sabía

Todavía, todavía

Aunque nada puedo hacer

Porque esa mujer, vive hoy… otra vida…

Todavía… 

 

LA NOCHE

 

Viajando por la noche descubro simetrías

que a otros están vedadas, pues sólo el ciego atraviesa lo oscuro

en la impunidad de las cosas sin reflejos.

Extranjero en la luz

clasifico las tinieblas en ámbitos precisos:

Territorios del amor...Sombras ardientes.

Dominio del recuerdo...Penumbra insolente.

Señoríos del odio...Placer de la noche.

 

Aquí terminan las tierras

y el deseo se obscurece hasta lo inútil.

Acogen las sombras sacrificios

y un ángel negro dispone su último vuelo;

viene inevitable la noche,

suena música del fin del tiempo

y una agonía azul desciende lentamente.

 

Te soñaré como pediste

infatigable pregunta

como sueña la voz

poseída por el tedio.

La fiesta de mis sentidos se celebra en tu cuerpo.

 

(Petrus Rypff)



Francisco Céspedes "Por un Beso Tuyo"




Francisco Céspedes - Vida loca 



Francisco Céspedes - Se me antoja


 


Mon Laferte - Orgasmo Para Dos // #34 Ready Set Sessions 



Freischwimmer - California Dreamin 


Música Romántica,  Excitante y Sensual. De Pasión y Fuego




La poesía y el erotismo



El erotismo según Octavio Paz

Para el grandísimo escritor mexicano Octavio Paz, el erotismo y la poesía son indivisibles. Su forma de crear e imbricar ambos géneros es maravillosa por lo que, a un día de San Valentín os recupero este especial emitido el pasado año en el especial de "Momentos eróticos dos rombos", de Radio Trovador.

No hay comentarios: