jueves, 4 de noviembre de 2021

LA ESTACIÓN ESPACIAL INTERNACIONAL Y TIANHE DE CHINA

 

La Estación Espacial Internacional y Tianhe de

China


Amir Cohen / Reuters. 8 mayo 2021

   A medida que se acerca el solsticio de verano, el 20 de junio, las horas nocturnas se acortan y un satélite en una órbita terrestre baja, como ambas estaciones espaciales, puede permanecer iluminado por el sol durante toda la noche

  Los aficionados a la astronomía pudieron observar a mediados de mayo pasado, en el cielo nocturno, la Estación Espacial Internacional (EEI) y el módulo central de la estación espacial china, que lleva el nombre de Tianhe, lanzado el pasado 29 de abril. 


Módulo central de la estación espacial china

El módulo Tianhe despegó del centro de lanzamiento espacial Wenchang.

Decenas de personas observan desde una playa cómo el cohete Long March-5B Y2 despega del centro de lanzamiento espacial de Wenchang, en Hainan, China. 29 de abril de 2021.

China lanzó un módulo fundamental para la nueva estación especial permanente que planea poner en órbita, lo último en el crecientemente ambicioso programa espacial del gigante asiático. El módulo Tianhe, que contiene habitaciones para los miembros de la tripulación, despegó este jueves desde el centro de lanzamiento espacial Wenchang acoplado a un cohete Long March-5B. China aspira a que la nueva estación esté operativa en 2022.

   Desde el 11 de mayo hasta el 20 de junio los norteamericanos tuvieron la oportunidad de ver la EEI sobrevolando sus hogares, debido a una circunstancia estacional. A medida que se acerca el solsticio de verano, las horas nocturnas se acortan y un satélite en una órbita terrestre baja puede permanecer iluminado por el sol durante toda la noche, informó el portal Live Science.

 

Un aficionado a la fotografía espacial inmortaliza el vuelo de la EEI con el Sol de fondo

Para captar esa impresionante imagen el fotógrafo alemán Mehmet Ergun tuvo que prepararse durante tres semanas y usar, además de una cámara, datos de satélite, telescopio y un rastreadores de estrellas.

   Como esta estación gira alrededor de la Tierra cada 90 minutos de media, es posible verla no solo durante una sola vuelta, sino durante varias veces consecutivas. La EEI es el objeto artificial más grande y más brillante de todos los que orbitan la Tierra. Al girar alrededor de nuestro planeta a una altitud media de 420 kilómetros y a una velocidad de 28.200 kilómetros por hora, puede parecer que se mueve tan rápido como un avión de pasajeros de alto vuelo, tardando a veces hasta 6 o 7 minutos en cruzar el cielo. Aunque la EEI parece a simple vista una estrella blanca muy brillante con un ligero tinte amarillo en movimiento, las personas que utilicen un telescopio, serán capaces de detectar su forma de 'T' mientras pasa a toda velocidad por su campo de visión.

   Mientras, la estación espacial china, que es más pequeña que la EEI, orbita la Tierra a una altitud media de 368 kilómetros. Al igual que la Estación Espacial Internacional, Tianhe es lo suficientemente grande como para ser vista a simple vista, aunque al ser más pequeña no es tan brillante.

   Según describió Tom Pennino, astrónomo aficionado de Commack, Nueva York, quien pudo observarla de madrugada, Tianhe apareció debajo de Arcturus –la tercera estrella más brillante del cielo nocturno– en el oeste y "se elevó lentamente". "No tan brillante como Arcturus cuando pasó, Tianhe se iluminó rápidamente al acercarse al cenit. Se movió justo a través del triángulo de verano de Vega, Altair y Deneb", añadió. Además, explicó que el objeto "tenía un tinte rojizo o naranja".



La nave espacial Shenzhou-9 (Shenzhou IX) está siendo levantada antes de ser instalada en un cohete portador Long March 2F (CZ-2F) en la planta de ensamblaje final en el Centro de Lanzamiento de Satélites Jiuquan cerca de la ciudad de Jiuquan, al noroeste de la provincia de Chinas Gansu, 7 de junio de 2012 — Foto de ChinaImages
 

   Nueve años antes, el 17/05/2012, la noticia aparece en todos los periódicos. China, en un auténtico golpe de efecto, ha enviado al espacio la nave Shenzhou IX para acoplar un nuevo módulo a su futura estación espacial Palacio del Cielo (Tianhe), que estará lista en 2020. Pocas horas después, el mismo día, el país asiático sumerge la cápsula Jiaplong a 6.671 metros de profundidad; quiere dejar claro que se propone conquistar el cielo y el fondo del mar. No contentos con eso los chinos presentan otra primicia: en la nave espacial viajará la primera mujer taikonauta, la médico Liu Yang, encargada de los experimentos científicos de la misión. “La mujer sujeta la mitad del cielo” decía Mao Ze dong. Hoy parece que ese pensamiento se ha hecho realidad.

   Con los exploradores del cosmos, sean de donde sean, han regresado los superhombres, los héroes olímpicos que aúnan en su ser el poder físico con el vasto y multidisciplinar conocimiento.

   Los astronautas son la mejor versión del ser humano y sin duda guardan la pálida y menguante esperanza de las fuerzas vivas de perdurar y extenderse a otros mundos. Los autores quieren, en el plano de lo anecdótico, señalar los paralelismos existentes entre los médicos de los vehículos espaciales y los que integraban las tripulaciones de los buques a partir del boom ilustrado. En ambas ocasiones el médico se convierte en mucho más que el mero cuidador; adquiere el papel del jefe científico de la expedición extendiendo su actividad a todas las ramas científicas; esta circunstancia hace recaer todo el peso de la responsabilidad en el investigador que protagoniza todos los descubrimientos que la expedición depare. Hallazgos que entroncan los avances en las luchas contra el escorbuto y el paludismo con los estudios pioneros sobre el efecto de los viajes espaciales sobre el cuerpo humano.

   Amelkina, Galina Vasilyevna (RFSA): alemana, nacida en Berlín Este el 22 de mayo de 1954; médico y cosmonauta de 1980-1983. En 1993 dejó la Agencia Espacial Federal Rusa (RFSA) por motivos médicos y se unió al Instituto de Estomatología de Moscú.

   Arzamazov, Gherman Semyonovich RFSA): ruso, nacido el 9 de mayo de 1946 en Shubino. Médico y cosmonauta de 1978 a 1995. Hizo las veces de sustituto de Polyakov en sus misiones.

   Auñó, Serena María (NASA): estadounidense nacida el 9 de abril de 1976 en Indianápolis, Indiana. Ingeniera, médico y astronauta de la NASA desde 2011. Sigue en activo. Elegida por la NASA como cirujano de vuelo y como médico de apoyo a las operaciones de la Estación Espacial Internacional EEI (ISS en inglés). Es la suplente elegida para las operaciones médicas de la misión Orión.

   Baker, Ellen Loise Shulman (NASA): estadounidense nacida el 27 de abril de 1953. Médico y astronauta de la NASA. En 1981, siguiendo la estela de sus padres, Baker se unió a la Nasa como oficial médico en el Centro Espacial Johnson. Se convirtió en astronauta en 1985. Desde entonces ha desempeñado gran variedad de trabajos en apoyo del programa de transbordadores. Sirvió como especialista en las misiones STS-34, 50 y 71, llegando a sumar 686 horas en el espacio.

   Bondar, Roberta (NASA): canadiense nacida el 4 de diciembre de 1945. Se trata de la primera mujer canadiense en convertirse en astronauta y la primera neuróloga en viajar al espacio. Durante una década ha liderado las iniciativas de medicina espacial de la NASA. Tras su carrera Bondar se convirtió en conferenciante y consultora de comunidades científico-médicas.

   Brow, David McDowell (NASA): estadounidense, nacido el 16 de abril de 1956 y fallecido el 1 de febrero de 2003. Fue capitán de la Marina de EE.UU, y astronauta de la NASA. Falleció en su primer vuelo espacial cuando el tranbordador espacial Columbia (STS-107) se desintegr´´o durante la reentrada en la atmósfera.

   Fisher, Anna Lee tingle (NASA): estadounidense, nacida en Nueva York el 24 de agosto de 1949. Química y médico, además de astronauta de la NASA. Fue especialista de misión en la STS-51ª, enviada al espacio en 1984. Como anécdota cabe decir que se convirtió en la primera madre que viajó al espacio. Además de numerosas misiones para la NASA llevó a cabo las investigaciones del desastre del Challenger.

   Furukawa, Satoshi (JAXA): japonés, nacido en Jokohama en 1984. Cirujano y astronauta de la JAXA. Seleccionado en 1999 por la NASDA, agencia espacial nipona. En 2007 se sumergió como aquanauta durante la misión NEEMO 13, en el laboratorio Aquarius. En 2011 viajó a la EEI a bordo de la Soyuz TMA-02M, donde sirvió como ingeniero de vuelo.

   Haignaré, duane Edgar (CNES): francés, nacido en París en 1948. Oficial de la Fuerza Aérea Francesa y astronauta de Center National d’Études Spatiales (CNES). Comenzó su carrera como médico y piloto de pruebas. Tomó parte en dos misiones en la Estación Espacial MIR en 1993 y 1999. La misión de 1993 incluyó un EVA o paseo espacial (salida al exterior). Tras retirarse Hainaré cofundó con Laurent Gathier la iniciativa europea de promoción del turismo espacial Astronaute Club Européen.

   Jemison, Mae Carol (NASA): estadounidense, nacida en 1956. Con formación en Medicina, Ciencias, Ingeniería, Letras y Humanidades. Conocida por ser la primera mujer negra en viajar al espacio, cosa que hizo a bordo del transbordador espacial Endeavour el 12 de septiembre de 1992. Hizo de actriz en un episodio de Star Trek: the next generation. Es además bailarina profesional.

   Kuipers, André (ESA): holandés, nacido en Ámsterdam en 1958. Segundo ciudadano holandés lanzado al espacio en el Soyuz TMA-4, regresó a la Tierra en el Soyuz TMA-3 el 30 de abril de 2004. Durante la misión Kuipers llevó a cabo 21 experimentos sobre medicina, microbiología, fisiología, tecnología y observación de la Tierra. Permaneció seis meses seguidos en 2012 a bordo de la EEI donde ejerció de médico astronauta.

   Merchez, Marianne (ESA): nacida en Uccle, Bélgica en 1960. Es doctora en Medicina por la Universidad Católica de Lovaina y astronauta de la ESA. Tiene estudios de especialidad en Medicina Aeroespacial y además es piloto profesional. A Merchez se le suele consultar sobre el factor humano, entendido como relaciones interpersonales en los viajes espaciales. Está casada con otro astronauta, Maurizio Cheli.

   Mukai, Chiaki (JAXA, al principio llamada NASDA): japonesa nacida en Tatebayashi, Gunma, en 1952. Se convirtió en la primera mujer japonesa en salir al espacio y la primera persona de su país en llevar a cabo dos vuelos fuera de la atmósfera, los dos a bordo de transbordadores, el Columbia y el Discovery respectivamente.

   Parazynski, Scott Edward (NASA): estadounidense nacido en 1961 en Little Rock, Arkansas. Médico y biólogo. Astronauta veterano de cinco vuelos espaciales y siete paseos. En su última misión la STS-100 saltó a los medios de comunicación debido al dramático e improvisado EVA que el médico tuvo que llevar a cabo para reparar un panel solar de vital importancia. Es la única persona viva que ha salido al espacio y ascendido al monte Everest.

   Son muchos más los médicos que podrían añadirse a la lista de cosmonautas, cada uno de ellos con grandes misiones científicas, amén de las tareas sanitarias realizadas por su capacitación médico-quirúrgica, pero no quiero extender demasiado esta entrada.

 

¿Qué hace un médico espacial?

   La Medicina Espacial es la especialidad médica que se ocupa del estudio de la fisiología y la patología de los problemas derivados de la exposición del hombre a la altitud y los que son consecuencia de los condicionantes impuestos por las aeronaves.

   El especialista en Medicina Espacial debe tener amplios conocimientos en Medicina Preventiva y Ocupacional, también acerca de la fisiopatología del hombre expuesto directamente al espacio atmosférico o a través de un habitáculo artificial como es la aeronave. Además, estará capacitado para la utilización, interpretación y valoración de los medios diagnósticos necesarios y administrar las medidas terapéuticas adecuadas. Por otra parte, debe ser capaz de interpretar datos experimentales y epidemiológicos, y colaborar en aspectos de Medicina Preventiva, docencia e investigación, relacionado con la Medicina Aeroespacial.

 

Primer caso de riesgo médico desconocido tratado en el espacio por la NASA

 03 ene 2020

   La astronauta de la NASA y médico Serena Auñón-Chancellor ha reportado un riesgo no reconocido previamente del vuelo espacial descubierto en un estudio de tripulantes de la Estación Espacial. El documento detalla un caso de flujo sanguíneo estancado que resulta en un coágulo en la vena yugular interna de un astronauta estacionado en el complejo orbital. Es el primer caso de riesgo médico desconocido que ha sido tratado en el espacio, y se publica en New England Journal of Medicine.

   "Estos nuevos hallazgos demuestran que el cuerpo humano todavía nos sorprende en el espacio", señala Auñón-Chancellor, quien también ha sido certificada por la junta en medicina interna y aeroespacial. "Todavía no hemos aprendido todo sobre Medicina aeroespacial o fisiología espacial". 

   Once astronautas participaron en el estudio vascular, que buscó ayudar a cerrar lagunas en el conocimiento sobre la fisiología circulatoria que no sólo beneficiará a los pacientes en la Tierra, sino que podría ser crítico para la salud de los astronautas durante futuras misiones de exploración espacial a la luna y Marte.

   El estudio midió la estructura y la función de la vena yugular interna en los vuelos espaciales de larga duración donde los astronautas están expuestos a cambios sostenidos de sangre y fluidos tisulares. Los exámenes de ultrasonido de las venas yugulares internas de los astronautas se realizaron a horas programadas en diferentes posiciones durante la misión. Los resultados de la ecografía realizada aproximadamente dos meses después de la misión revelaron una sospecha de trombosis venosa yugular interna obstructiva izquierda (coágulo de sangre) en un astronauta. El astronauta, guiado en tiempo real e interpretado por dos radiólogos independientes en la Tierra, realizó un ultrasonido de seguimiento, que confirmó la sospecha.

   Dado que la NASA no había encontrado esta condición en el espacio antes, múltiples discusiones de especialidades sopesaron los riesgos desconocidos del coágulo que viaja y bloquea un vaso contra la terapia de anticoagulación en microgravedad. La farmacia de la estación espacial tenía 20 viales que contenían 300 mg de enoxaparina inyectable (un anticoagulante similar a la heparina), pero ningún fármaco de reversión de anticoagulación. Las inyecciones plantearon sus propios desafíos: las jeringas son un producto limitado, y extraer líquidos de los viales es un desafío importante debido a los efectos de la tensión superficial. 

   El astronauta comenzó el tratamiento con enoxaparina, inicialmente a una dosis más alta que se redujo después de 33 días para que dure hasta que llegue un anticoagulante oral (apixaban) a través de una nave espacial de suministro. También se enviaron agentes anticoagulantes. Aunque el tamaño del coágulo se redujo progresivamente y el flujo sanguíneo a través del segmento yugular interno afectado podría inducirse en el día 47, el flujo sanguíneo espontáneo seguía ausente después de 90 días de tratamiento anticoagulante. El astronauta tomó apixaban hasta cuatro días antes del regreso a la Tierra. Al aterrizar, una ecografía mostró que el coágulo restante se aplanó contra las paredes de los vasos sin necesidad de más anticoagulación. Estuvo presente durante 24 horas después del aterrizaje y desapareció 10 días después. Seis meses después de regresar a la Tierra, el astronauta permaneció asintomático. El astronauta no tenía antecedentes personales o familiares de coágulos sanguíneos y no había experimentado dolores de cabeza o la tez florida común en condiciones de ingravidez. Los cambios en la organización y el flujo sanguíneo, junto con el riesgo protrombótico descubierto en el estudio muestran la necesidad de más investigación.


De la Tierra a la Luna / Julio Verne

De la Tierra a la Luna es una novela de ciencia ficción escrita por Julio Verne. Se publicó en 1865 siendo la primera entrega de la primera trilogía presentada por el autor. La segunda parte lleva el título Alrededor de la Luna (1870) y la última entrega, El secreto de Maston (1889). 

La obra comienza como una sátira del estereotipo estadounidense de la época. Intenta describir con minuciosidad científica los problemas que deberían resolverse para conseguir mandar un objeto a la Luna, tal es el proyecto de los integrantes del Gun-Club. Auxiliados por el cañón Columbiad, construirán una auténtica nave espacial, convirtiendo en realidad en el siglo XIX el sueño de atravesar el espacio y descubrir un nuevo mundo. El título original de la novela incluye los cálculos de Julio Verne respecto a la duración del trayecto (cuatro días y una hora). Un siglo y cuatro años más tarde, la NASA realizó el primer viaje tripulado a la Luna, con la misma duración: sorprenden la cantidad de anticipaciones que realizara Verne, como lo son el lugar de lanzamiento (muy cercano a Cabo Cañaveral), el número de tripulantes, etc.

A partir de esta novela comienza a ser evidente el interés de Verne por colocar un francés en sus trabajos, o al menos en la mayoría de ellos: La vuelta al mundo en 80 días, Héctor Servadac, La invasión del mar, Claudio Bombarnac, Miguel Strogoff, El pueblo aéreo, etc.


VERNE: ¿Qué predicciones acertó del viaje a la Luna?

Hoy nos adentramos en el fabuloso Julio Verne y su obra clásica "De la Tierra a la Luna". ¿Qué predicciones acertó? ¿Falló en mucho o no fue tanta diferencia con la realidad?



Mecano - Laika (Homenaje)


A medida que avanza la ciencia y se revelan aspectos ocultos de la historia salen verdades que son difíciles de aceptar pero que en realidad sucedieron. Cuando hablamos de la conquista espacial de inmediato se nos viene a la mente la imagen de un astronauta pisando la Luna, entonces asimilamos la idea de que fue el hombre quien conquistó el espacio desde un inicio y no pensamos en todo lo que pudo haber ocurrido antes. Es por eso que debemos cambiar esta percepción, sepamos que quien inició la era espacial a pesar de su muerte, fue una humilde y sencilla perrita llamada LAIKA.



M-CLAN - LLAMANDO A LA TIERRA . "He visto una Luz". "No hay señal de vida humana"...

Imagenes Increibles del espacio exterior......

He visto la luz
hace tiempo Venus se apagó
he visto morir una estrella
en el cielo de Orión
No hay señal, no hay señal de vida humana
y yo perdido en el tiempo
perdido en otra dimensión.

Soy el capitán de la nave tengo el control
llamando a la Tierra
esperando contestación
Soy un cowboy del espacio azul eléctrico
a dos mil millones de años luz de mi casa estoy.

Quisiera volver
no termina nunca esta misión
Me acuerdo de ti
como un cuento de ciencia-ficción
no estoy tan mal
juego al póker con mi ordenador
se pasan los días
no hay noticias desde la estación.

Somos los creadores de nuestro propio destino no dejemos que nadie nos joda, con sus religiones, sus mentiras y cuentos para niños. Porque nada sabe mejor que la primera copa tras exámenes, porque nadie nos podrá robar el mes de abril y porque no hay jefes idiotas sino polvos y copas de menos ¡Salud Hermanos!

Petrus Rypff



No hay comentarios: