sábado, 7 de agosto de 2021

MARK TWAIN. PRÍNCIPE Y MENDIGO

 

MARK TWAIN. PRÍNCIPE Y MENDIGO


(Samuel Langhorne Clemens; Florida, EE UU, 1835 - Redding, Florida, 1910) 


   Mark Twain. Escritor estadounidense. Aventurero incansable, encontró en su propia vida la inspiración para sus obras literarias. Creció en Hannibal, pequeño pueblo ribereño del Mississippi. A los doce años quedó huérfano de padre, abandonó los estudios y entró como aprendiz de tipógrafo en una editorial, a la vez que comenzó a escribir sus primeros artículos periodísticos en redacciones de Filadelfia y Saint Louis.

  Con dieciocho años decidió abandonar su hogar e iniciar sus viajes en busca de aventuras y, sobre todo, de fortuna. Trabajó como tipógrafo durante un tiempo en su región, para después dirigirse a Nueva Orleans; de camino se enroló como aprendiz de piloto de un vapor fluvial, profesión que le entusiasmaba y que desempeñó durante un tiempo, hasta que la guerra de Secesión de 1861 interrumpió el tráfico fluvial, poniendo fin a su carrera de piloto.

   Posteriormente se dirigió hacia el oeste, a las montañas de Nevada, donde trabajó en los primitivos campos de mineros. Su deseo de hacer fortuna lo llevó a buscar oro, sin mucho éxito, por lo que se vio obligado a trabajar como periodista, escribiendo artículos que enseguida cobraron un estilo personal. Su primer éxito literario le llegó en 1865, con el cuento corto La famosa rana saltarina de Calaveras, que apareció en un periódico firmado ya con el seudónimo de Mark Twain, nombre técnico de los pilotos que significa «marca dos sondas».

   Como periodista, viajó a San Francisco, donde conoció al escritor Bret Harte, quien le animó a proseguir su carrera literaria. Empezó entonces una etapa de continuos viajes, como periodista y conferenciante, que le llevaron a Polinesia y Europa, y cuyas experiencias relató en el libro de viajes Los inocentes en el extranjero (1869), al que siguió A la brega (1872), en el que recrea sus aventuras por el Oeste.

   Tras contraer matrimonio en 1870 con Olivia Langdon, se estableció en Connecticut. Seis años más tarde publicó la primera novela que le daría fama, Las aventuras de Tom Sawyer, basada en su infancia a orillas del Mississippi. Antes había escrito una novela en colaboración con C. D. Warner, La edad dorada (1873), considerada bastante mediocre.

   Sin embargo, su talento literario se desplegó plenamente con Las aventuras de Huckleberry Finn (1882), obra ambientada también a orillas del Mississipi, aunque no tan autobiográfica como Tom Sawyer, y que es sin duda su obra maestra, e incluso una de las más destacadas de la literatura estadounidense, por la que ha sido considerado el Dickens norteamericano. Cabe destacar también Vida en el Mississippi (1883), obra que, más que una novela, es una espléndida evocación del Sur, no exenta de crítica, a raíz de su trabajo como piloto.

   Con un estilo popular, lleno de humor, Mark Twain contrapone en estas obras el mundo idealizado de la infancia, inocente y a la vez pícaro, con una concepción desencantada del hombre adulto, el hombre de la era industrial, de la "edad dorada" que siguió a la guerra civil, engañado por la moralidad y la civilización. En sus obras posteriores, sin embargo, el sentido del humor y la frescura del mundo infantil evocado dejan paso a un pesimismo y a una amargura cada vez más patente, aunque expresada con ironía y sarcasmo.

   Una serie de desgracias personales, entre ellas la muerte de una de sus hijas y de su esposa, así como un grave quebranto económico, ensombrecieron los últimos años de su vida. En una de sus últimas obras, El forastero misterioso, manifestaba que se sentía como un visitante sobrenatural, llegado con el cometa Halley, y que había de abandonar la Tierra con la siguiente reaparición del cometa, tal como efectivamente sucedió.





   Mark Twain (1835-1910) es el pseudónimo con el que se conocía al popular escritor, orador y humorista estadounidense Samuel Langhorne Clemens. Su ingenio y sátira recibieron alabanzas de la crítica de la época, e hizo amistad con varios presidentes estadounidenses, artistas, industriales poderosos e incluso la realeza europea. Escribió obras de gran éxito como El príncipe y el mendigo o Un yanqui en la corte del Rey Arturo, pero es conocido sobre todo por su novela Las aventuras de Tom Sawyer y su secuela Las aventuras de Huckleberry Finn. 

 

Citas célebres Mark Twain


        

·        

      Es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados. 

·        Empezar, es el secreto de salir adelante. 

·        El valor es resistencia al miedo, el dominio del miedo, no ausencia del miedo. 

·        La bondad es el lenguaje que los sordos pueden oír y los ciegos pueden ver. 

·        El cielo se gana por favores. Si fuera por méritos, usted se quedaría afuera y su perro entraría. 

·        El nombre del mayor de todos los inventores: Accidente.


·      

·        Nunca permití que la escuela entorpeciese mi educación. 

·        El banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover.

  La edad es una interpretación de la mente sobre la materia. Si no te importa, no importa. 

·        El miedo a la muerte sigue al miedo a la vida. Un hombre que vive plenamente está dispuesto a morir en cualquier momento. 

·        Un hombre no puede estar cómodo sin su propia aprobación. 

·        Nadie se desembaraza de un hábito o de un vicio tirándolo de una vez por la ventana; hay que sacarlo por la escalera, peldaño a peldaño.

  Si no lees el periódico, estás mal informado. Si lees el periódico, estás mal informado. 

·           Nunca le digas la verdad a la gente que no es digna de ella. 

·        La gratitud es una deuda que normalmente se va acumulando, como sucede con los chantajes: más pagas y más te piden. 

·        Todo lo que necesitas en esta vida es ignorancia y confianza; entonces el éxito está asegurado. 

·            Mantente alejado de las personas que intentan disminuir tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero la gente realmente grande que se sienta como tú, que también puedes llegar a ser grande. 

·          Si tomas un perro hambriento y lo haces próspero, no te morderá. Esta es la principal diferencia entre un perro y el hombre. 

·      Siempre haz lo que es correcto. Gratificarás a la mitad de la humanidad y sorprenderás a la otra.

·            Consigue los hechos primero, y luego los podrás distorsionar tanto como quieras. 

·        Todo el mundo es como la luna, tiene un lado oscuro que nunca muestra a nadie.

·        He vivido algunas cosas terribles en mi vida, muchas de las cuales nunca ocurrieron en realidad.

    No puedes confiar en tus ojos cuando tu imaginación está fuera de foco. 

·          La peor soledad es no estar a gusto con uno mismo. 

·        El problema no está en morir por un amigo, sino en la búsqueda de un amigo por el que valga la pena morir. 

·        Es mejor mantener la boca cerrada y parecer estúpido, que abrirla y confirmarlo. 

·        Yo no asistí a tu funeral, pero envié una bonita carta diciendo que lo apruebo. 

·        Dios creó a la guerra para que los estadounidenses aprendieran geografía. 

·        Pocas cosas son más difíciles de soportar que la molestia de un buen ejemplo. 


        La mejor manera de animarte a ti mismo es tratar de animar a alguien más. 

·        Fue gratificante ser capaz de responder con prontitud, y lo hice. Le dije que no sabía. 

·        Para obtener el valor total de la alegría debes tener a alguien con quien compartirla. 

·        La diferencia entre la palabra adecuada y la palabra casi correcta, es la diferencia entre el relámpago y una luciérnaga. 

·        La lealtad al país siempre. La lealtad al gobierno, cuando lo merece.

·        Las arrugas se limitan a indicar dónde ha habido sonrisas. 

·        La verdad es más extraña que la ficción, pero es porque la ficción está obligada a atenerse a las posibilidades; La verdad no.

·        De todos los animales, el hombre es el único que es cruel. Él es el único que inflige dolor por el placer de hacerlo. 

·        No temo a la muerte. Ha existido durante miles de millones de años antes de que yo naciera, y no había tenido el más mínimo inconveniente.

·        Los libros son para las personas que deseen estar en otro lugar. 

·        ¿Qué harían los hombres sin las mujeres? poco, señor…

·        La información más interesante proviene de los niños, porque ellos dicen todo lo que saben, y luego se detienen. 

·        La cordura y la felicidad son una combinación imposible. 

·        La ropa hace al hombre. La gente desnuda tiene poca o ninguna influencia en la sociedad.

·        No te desprendas de tus ilusiones. Cuando se han ido todavía pueden existir, pero has dejado de vivir. 

·        Una conciencia clara es la señal segura de una mala memoria.

·        El perdón es la fragancia que la violeta vierte en el talón de quien la ha machacado. 

·        El hombre es el único animal que se ruboriza, o que necesita hacerlo. 

·        El jabón y la educación no son tan efectivos como una masacre, pero son más letales a largo plazo. 

·        La raza humana tiene sólo un arma realmente eficaz, la risa.

·        No tengo tiempo para escribir una carta corta, así que escribí una larga en su lugar.         

·   Actúa siempre con acierto. Esto tranquilizará a algunas personas y asombrará al resto. 

·        Cualquier emoción, si es sincera, es involuntaria.

·        La ira es un ácido que puede hacer más daño al recipiente en el que se almacena, que a cualquier cosa sobre la que se vierta. 

·        He descubierto que no hay forma más segura de saber si te gusta la gente o los odias que viajar con ellos. 

·        Mil excusas y ni una buena razón. 


·                  Para sacar todo el jugo a una alegría, hay que tener con quien compartirla. 

·        De todas las criaturas de Dios, sólo hay uno que no puede hacerse esclavo de la correa. Ese es el gato. Si el hombre pudiera cruzarse con el gato, mejoraría el hombre, pero se deterioraría el gato. 

·         Hoy he visto una cosa realmente increíble: una persona con las manos en sus propios bolsillos. 

·        Hay un encanto sobre lo prohibido que lo hace indeciblemente deseable.

·        Existen dos ocasiones en que el hombre no debería apostar: cuando no tiene dinero y cuando lo tiene.

    La realidad puede ser golpeada con la suficiente imaginación. 

·        Dejar de fumar es lo más fácil del mundo. Lo sé porque lo he hecho miles de veces. 

·        Mis libros son agua; las de los grandes genios son el vino. Todo el mundo bebe agua. 

·        Un banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando llueve. 

·        Una media verdad es la más cobarde de las mentiras


      ¿Por qué Mark Twain es considerado un escritor realista? 

       Considerado uno de los grandes  escritores realistas estadounidenses , Mark Twain no solo es célebre por las historias que cuenta, sino también por la forma en que las cuenta, con un oído inigualable para el idioma inglés y una sensibilidad para la dicción del hombre común. Para desarrollar sus historias, Twain también se basó en gran medida en sus experiencias personales, sobre todo en su trabajo como capitán de un barco fluvial en el Mississippi, y nunca rehuyó describir los problemas cotidianos en términos francamente honestos. 

     Dialectos muertos

          Twain era un maestro en transmitir la lengua vernácula local en sus escritos. Lea "Las aventuras de Huckleberry Finn", por ejemplo, e inmediatamente "escuchará" el dialecto sureño distintivo de esa región. Por ejemplo, cuando Huck Finn intenta ayudar a Jim, un buscador de la libertad, a escapar a un lugar seguro remando en una canoa por el Mississippi, Jim le agradece profusamente a Huck: "Huck, eres de bes 'fren' que Jim ha tenido: en you's de  only  fren 'olde Jim tiene ahora". Más adelante en la historia, en el capítulo 19, Huck se esconde mientras es testigo de la violencia mortal entre dos familias enfrentadas: 

     "Me quedé en el árbol hasta que empezó a oscurecer, temiendo bajar. A veces oía disparos en el bosque; y dos veces vi pequeñas bandas de hombres galopando junto a la tienda de troncos con armas de fuego; así que calculé que el problema todavía estaba sucediendo".

     Por otro lado, el lenguaje en el cuento de Twain "La famosa rana saltarina del condado de Calaveras" refleja tanto las raíces exclusivas de la costa este del narrador como la lengua vernácula local de su sujeto de la entrevista, Simon Wheeler. Aquí, el narrador describe su encuentro inicial con Wheeler:

       "Encontré a Simon Wheeler dormitando cómodamente junto a la estufa del bar de la vieja y destartalada taberna en el antiguo campamento minero de Angel's, y noté que era gordo y calvo, y tenía una expresión de ganada dulzura y sencillez en su rostro. semblante tranquilo. Se levantó y me dio los buenos días".

         Y aquí está Wheeler describiendo a un perro local famoso por su espíritu de lucha:

        "Y él tenía un pequeño cachorro de toro, que al mirarlo uno pensaría que quiere un centavo, pero para quedarse y lucir malhumorado, y esperar la oportunidad de robar algo. Pero tan pronto como el dinero se acabó él, era un perro diferente; su mandíbula comenzaría a sobresalir como el castillo de un barco de vapor, y sus dientes se destaparon y brillarían salvajemente como los hornos".

     Un río corre a través de él   

       Twain se convirtió en un "cachorro" de un barco fluvial —o aprendiz— en 1857, cuando todavía era conocido como Samuel Clemens. Dos años más tarde, obtuvo su licencia de piloto completa. Cuando aprendió a navegar por el Mississippi, Twain se familiarizó con el idioma del río. De hecho, adoptó su famoso seudónimo de su experiencia en el río. " Mark Twain ", que significa "dos brazas", era un término de navegación utilizado en el Mississippi. Todas las aventuras, y hubo muchas, que Tom Sawyer y Huckleberry Finn vivieron en el Mighty Mississippi, se relacionan directamente con las propias experiencias de Twain.

     Cuentos de abuso

    Y aunque Twain es famoso por su humor, también fue inquebrantable en su interpretación de los abusos de poder. Por ejemplo, A Connecticut Yankee in King Arthur's Court,  aunque absurdo, sigue siendo un mordaz comentario político. Y a pesar de todo su valor, Huckleberry Finn sigue siendo un niño de 13 años maltratado y abandonado, cuyo padre es un borracho malvado. Vemos este mundo desde el punto de vista de Huck mientras intenta lidiar con su entorno y con las circunstancias en las que se ve arrojado. En el camino, Twain explota las convenciones sociales y describe la hipocresía de la sociedad "civilizada".  Sin duda, Twain tenía una gran habilidad para la construcción de historias. Pero fueron sus personajes de carne y hueso, la forma en que hablaban, la forma en que interactuaban con su entorno y las descripciones honestas de sus experiencias, lo que le daba vida a sus historias.


     Las aventuras de Huckleberry Finn



Mark Twain destacó por su crítica irónica de la hipocresía y la injusticia vista a través de los ojos inocentes de la niñez


      Como muchos de los títulos que se hallan en la sección de "clásicos de la literatura infantil" de las librerías, Las aventuras de Huckelberry Finn no es un libro infantil tal como se entiende el término en nuestros días, y no es sorprendente que las adaptaciones que se han hecho para niños de la obra de Twain hayan sufrido drásticos recortes. Tiene en común con Tom Sawyer (1876) el vívido retrato de la vida de un pequeño pueblo del Mississippi, con un desfile de personajes variopintos, supersticiones, , habla dialectal y jerga. Sin embargo, estas aventuras tienen un carácter distinto, un contraste que se evidencia desde el principio, cuando vemos que el sangriento juego de niños de los bandoleros y el rescate que Tom organizaba tiene su eco en la huida de Huck de su padre violento y borracho. Para evitar ser perseguido, Huck simula su propia muerte. Al principio de su huida, se junta con el esclavo fugitivo Jim y juntos viajan a lo largo del Mississippi. Por el camino conocen a muchas personas de los pueblos de las riberas del río, gentes buenas y malas, y se unen a un par de convictos. Muchas de las aventuras poseen un aire de comicidad y el autor utiliza la ingenuidad de Huck al narrarlas para darle un efecto humorístico. No obstante, la sinceridad con la que Huck cuenta sus vivencias permite que el relato pase inesperadamente del absurdo a un terreno mucho más oscuro, como cuando presenciamos la muerte de un muchacho de su edad en una contienda absurda y sin sentido con otra familia.

         Son precisamente estos cambios bruscos y los contrastes que crean los que hacen de esta obra algo más que una mera novela de aventuras. Huck no es necesariamente inocente, pero al contar su historia, se cree de veras la moralidad convencional y las relaciones sociales y, al hacerlo, les confiere una gravedad moral que desenmascara la hipocresía, la injusticia, la falsedad y la crueldad de una forma más sutil y mordaz de lo que podría hacerlo una sátira más directa.



   La primera edición de Huckleberry Finn apareció en 1885, con ilustraciones de Edward Kemble, quién creó una imagen inolvidable del joven héroe.

   Una mirada a «Las aventuras de Huckleberry Finn» 130 años después de su primera edición

Ilustración de E. W. Kemble, 1884.

   En el 2014 se cumplieron 130 años de la aparición de un clásico de las letras de Estados Unidos: Las aventuras de Huckleberry Finn, de Mark Twain (seudónimo del periodista y narrador Samuel L. Clemens). La primera edición fue realizada en Inglaterra, en 1884; un año más tarde, se publicó en Estados Unidos. Ambas ediciones incluyeron ilustraciones del dibujante E. W. Kemble.

  A pesar del tiempo transcurrido, la novela de Twain conserva una asombrosa lozanía y una gran capacidad para generar disímiles lecturas y hasta encendidas polémicas (sobre todo entre los paladines de lo políticamente correcto). Los críticos continúan acercándose a este libro inagotable, que a lo largo del tiempo ha recibido elogios de creadores como Ernest Hemingway y Norman Mailer, y hallándole nuevas aristas e interpretaciones. Una muestra de ello es el estudio La voz del vagabundo: Huckleberry Finn o el viaje del héroe secundario, del escritor e investigador literario mexicano Adolfo Córdova.

Ilustración de E. W. Kemble, 1884.

   “Una obra no es una isla. Un personaje no habla sin escuchar el eco de otros en su voz. El río de Huck y Tom desemboca en el mar de Ulises y Simbad. Sus andanzas recuerdan las de El Quijote y Sancho Panza. En sus páginas habitan las palabras de Shakespeare. Tom y Huck. Huck y Jim. Mil y una noches navegando río abajo, explorando en islas como Robinson y Viernes, buscando un hogar… en la literatura”, señala Córdova en su novedoso acercamiento a los personajes, conflictos y escenarios de Las aventuras de Huckleberry Finn.

"Dormido en la balsa.' El Arte por E. W. Kemble de 'Las Aventuras de Huckleberry Finn" de Mark Twain (1885). Primera edición estadounidense.


Es increible como determinados libros están presentes en nuestra vida, siempre.

    Desde mis siete-ocho años, no recuerdo bien, en los que cayeron en mis manos las dos novelas de Mark Twain: Tom Sawyer y Huckleberry Finn, como regalo de comunión, allí estuvieron Huck y  Tom en un mismo libro. Alegraron mis noches de aquel verano maravilloso. ¡Qué tiempos! De Twain pasé después a J.Verne...y hasta ahora. Ha pasado mucho tiempo, muchos autores, muchas cosas, aventuras y desventuras, por supuesto me quedo con las primeras, con los recuerdos positivos de vivencias increíbles. El gusanillo de la lectura nunca me ha abandonado. El de la música vino después; entre los dos gusanillos, y otros, la vida es más fácil y, sobre todo, divertida.

El año pasado se me ocurrió releerlos, en otro formato porque aquel libro se extravió, a saber en qué mudanza y, aunque mi mirada de lector ya no era infantil, o sí..., encontré en esas historias una riqueza inigualable. La misma frescura y el mismo encanto de la primera vez. Al leer nuevamente a Huck se descubren entre líneas, otros temas.

(Petrus Rypff)



TODO ESTÁ EN LOS LIBROS

¡Qué forma más bella de decir lo importantes que son los libros... leer... soñar...!

PETRUS RYPFF

      

No hay comentarios: