miércoles, 31 de marzo de 2021

LA BIBLIOTECA DE ALEJANDRÍA

 


La Biblioteca de Alejandría


  Alejandría fue fundada cerca del delta del Nilo por Alejandro el Grande (356-323 a. C.) en el año 332 a. C. La conocida por el sobrenombre de "novia del Mediterráneo", se encuentra 220 km al noroeste de El Cairo, capital de República Árabe de Egipto. El lugar elegido fue un poblado de pescadores llamado Rakotis que se encontraba frente a una isla llamada Faro por los griegos, donde se construyó el Faro de Alejandría a fines del siglo III a. C.

Agora BSO - 10. Two Hundred Thousand Books

   «Una isla hay luego en el proceloso mar delante de Egipto: Faros la llaman», le dijo en sueños un sabio de blancos cabellos a Alejandro. Fue, según supone el historiador griego Plutarco, la manera elegida por el poeta Homero de recordarle al estratega macedonio unos versos de "La Odisea" y de indicarle el lugar donde debía situarse la capital de su imperio. Así, mediante un hecho lleno de magia, se narra la fundación de la primera y la más célebre de las urbes que llevarían el nombre de Alejandría, la situada en la desembocadura del Nilo, en un enclave especialmente propicio por su posición estratégica.

   En el Muyâm al-buldân (Diccionario de las comarcas) del historiador Yaqut Abd Allah al-Hamaui ar-Rumi (1179-1229), griego del Asia Menor que adoptó el islam, se menciona que Alejandro el Macedonio fundó trece ciudades a las cuales puso su nombre, aunque posteriormente sólo lo conservaba (en el siglo XIII d. C.) la gran ciudad egipcia.

Alejandría documental historia


   La belleza de la ciudad no pudo ser disfrutada por Alejandro. Su muerte prematura le impidió ver la construcción del magnífico urbanismo diseñado por el arquitecto y urbanista Dinócrates de Rodas que, inspirándose en ciudades griegas del siglo V a. C., ideó un trazado en manzanas que sorprende por su modernidad. Según su Plan hipodámico, vías secundarias de número indeterminado cruzaban los ejes principales constituidos por la Vía Canópica (de este a oeste) y la Avenida de Soma (de norte a sur): una verdadera cuadrícula o ciudad en damero. Alejandría se convertiría en el centro de la cultura y del refinamiento del mundo antiguo durante la época de la dinastía de los Ptolomeos (305-30 a. C.)


 La fundación de la Biblioteca-madre

   Ptolomeo I (367-283 a. C.), llamado Soter (el 'Salvador'), que había sido uno de los mejores generales de Alejandro, inició en Egipto a fines del siglo IV a. C. una dinastía de sangre griega de la cual la famosa Cleopatra sería el último soberano. El primer soberano ptolemaico reinó entre 305-285 a. C.

   Según manifiesta el obispo griego san Ireneo (130-208), Ptolomeo fundó en Alejandría la "Biblioteca-Madre", en el Bruchión (distrito real), cerca del puerto, que sería conocida como la Primera Biblioteca, y ordenó la construcción del Faro, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. A partir de entonces, Alejandría representará el nuevo espíritu del mundo helenista, en reemplazo de Atenas.


   La Biblioteca alejandrina se estableció en el año 297 a. C. y fue por iniciativa del filósofo peripatético Demetrio de Falero, discípulo de Teofrasto de Lesbos quien fue su primer bibliotecario. Para diferenciarla de la posterior, surgida unos 50 años después, será identificada por los especialistas como la Biblioteca-madre.

   Ptolomeo II (308-246 a. C.), llamado Filadelfo ('el que ama a su hermana'), llevó a cabo el proyecto de su padre construyendo el Faro y el Museo ("institución de las musas"), este último considerado como la primera universidad del mundo en su sentido moderno, y además compró las bibliotecas de Aristóteles y Teofrasto.

   Por entonces los manuscritos se escribían sobre láminas de papiro, un vegetal muy abundante en Egipto, que crece en las adyacencias del Nilo. Según nos informa Plinio el Viejo (23-79 d. C.) en su Historia Natural, había una gran rivalidad entre la Biblioteca de Pérgamo con la Biblioteca de Alejandría. La de Pérgamo fue creada por Eumenes II que reinó entre 197-160 a. C. La palabra griega "bibliotheke" identificaba cualquier estante, anaquel, armario o nicho en la pared que pudiera ser usado para almacenar rollos. Incluso los rollos de papiros se guardaban en cestos y vasijas.

   Ptolomeo Filadelfo prohibió la exportación de papiro; en consecuencia, en Pérgamo se inventó el pergamino; éste se conseguía preparando la piel de cordero, de asno, de potro y de becerro, y cuando más lisa y suave fuera la piel que se utilizaba, más se la apreciaba. El pergamino era más resistente que la hoja de papiro y además ofrecía la ventaja que se podía escribir sobre ambos lados.

   Por entonces, esta primera biblioteca poseía trece salas de conferencias que podían albergar a cinco mil estudiantes lo que habla de las dimensiones del complejo. La Biblioteca de Pérgamo fue fundada por el rey Atálo I de Tíos (de 241 a 197 a. C.). Su sucesor, Eumenes II, soberano entre 197-160 a. C., enriqueció esa biblioteca, imitando los parámetros del complejo alejandrino.


La fundación de la Biblioteca-hija

   Ptolomeo III (ca. 282-222 a. C.), llamado Everguétis (el 'Benefactor') será el fundador de la "Biblioteca-hija" en el Serapeum (templo dedicado a Serapis, una divinidad que era una combinación de Osiris y Apis), en la Acrópolis de la colina de Rakotis, que sumará 700.000 volúmenes según el escritor latino Aulio Gelio (123-165 d. C.), el autor de las Noches Aticas. Aunque hay que tener sumo cuidado a la hora de interpretar este número. Cuando los helenos hablan de volúmenes se referían a rollos de papiros, y cada uno de ellos equivalía a unas 64 páginas actuales, así que se necesitaban muchos para formar un libro. Difícilmente una obra cabía en un solo rollo.

   Se sabe que desde el principio la Biblioteca-madre fue un apartado al servicio del Museo. Pero más tarde, cuando esta entidad adquirió gran importancia y volumen, hubo necesidad de crear un anexo cercano. Se cree que esta segunda biblioteca fue creada en la colina del barrio de Rakotis (hoy llamada Karmuz), en el lugar de Alejandría más alejado del mar; cerca del perímetro sur de la urbe, concretamente, en el antiguo templo erigido por los primeros Ptolomeos a Serapis, llamado el Serapeo, considerado como uno de los edificios más bellos de la Antigüedad.

   Cuando Ptolomeo Soter decidió crear la Biblioteca de Alejandría, eligió como modelo la Biblioteca ateniense de Aristóteles de Estagira (384-322 a. C.), el gran filósofo y preceptor de Alejandro el Grande. La idea de los primeros alejandrinos fue que la biblioteca contara con una copia de todas las obras escritas en griego, pero pronto se pensó que era mejor adquirir una copia de toda obra de interés escrita en cualquier idioma; por último, se abandonó el concepto mismo de «obra de interés» para tratar de alcanzar a la universalidad toda, o sea, conseguir un ejemplar de toda obra existente. Así, la Biblioteca-madre y la Biblioteca-hija engrandecieron su caudal principalmente con la confiscación de cuanto manuscrito se encontrara a bordo de todo navío fondeado en el puerto de Alejandría, devolviéndose tan sólo una copia del mismo. Estos detalles fueron explicados por el célebre médico Claudio Galeno en el siglo II d. C.

 

La primera biblioteca universal de la historia

   La biblioteca de Alejandría llegó a ser primera biblioteca universal de la historia. El primer inventario realizado que estuvo a cargo de Demetrio de Falero, arrojó la existencia de aproximadamente cuatrocientos mil rollos, que sucesivamente aumentaron a quinientos mil, y en tiempos del gramático y poeta Calímaco de Cirene (310-240 a. C.), que enseñó en Alejandría y trabajó en la biblioteca, de la que seguramente fue director a principios del siglo III a. C., la cifra subía a setecientos mil.

   Calímaco habla de rollos symmigeîs (¿compuestos?) y amigeîs (¿simples?) según lo asevera el filólogo bizantino Juan Tzetzés (1110-1180), Se ignora el significado preciso de las palabras symmigeîs y amigeîs con las cuales se dividía físicamente la colección. 

   Con el mecenazgo inicial de Ptolomeo Filadelfo, precisamente en el Museo, entre principios del siglo III a. C. hasta finales del siglo II a. C. se realizó la traducción al griego de la Biblia hebrea, tarea que fue encomendada y llevada a cabo por setenta y dos jajamim (en hebreo, "sabios") de Egipto; versión que conocemos con el nombre de Septuaginta o traducción de los setenta. Este hecho es sumamente significativo, pues esclarece sobre el profundo conocimiento que poseían los griegos de los judíos antes del nacimiento de Jesús, el hijo de María.

   Los seis primeros bibliotecarios encargados de la Biblioteca de Alejandría, puesto de gran responsabilidad y sumamente honorífico, fueron (entre paréntesis, la duración en el cargo): 1. Zenódoto de Éfeso (285-270 a. C.), realizador de numerosas clasificaciones de poetas épicos, un diccionario homérico y la primera edición científica de la Ilíada y la Odisea; 2. Apolonio de Rodas (270-245 a. C.); 3. Eratóstenes de Cirene (276-194 a. C.) matemático, astrónomo y geógrafo que calculó el tamaño de la Tierra con mucha precisión; 4. Aristófanes de Bizancio (201-189), lingüista por excelencia, escribió comentarios a Eurípides y a Aristófanes de Atenas, a él se le debe, asimismo, la división de las obras de Platón en trilogías y, como lexicógrafo, explicó las diversas acepciones de palabras en autores antiguos conforme a los dialectos; 5. Apolonio Pantógrafo (189-175 a. C.); y 6. Aristarco de Samotracia (175-145 a. C.), que fue uno de los primeros escoliastas (del griego, sjólion, comentario; es decir, comentarista) de la historia, llevando a cabo una tarea que conocemos como «ediciones comentadas», habiendo redactado cerca de ocho cientos volúmenes, asimismo se considera a este erudito como el fundador de la investigación científica en estudios clásicos y formador de un importante grupo de discípulos, entre ellos Calístrato, Herminio (autor de un manual de mitología, una Etimología, etc.), Ammonio, Dionisio de Tracia, Tiranio y Dídimo. 

Los sabios de Alejandría en la Biblioteca

  Los sabios e investigadores más destacados de la época helenística vivieron y trabajaron en la Biblioteca de Alejandría, aprovechando sus inestimables tesoros para fundamentar sus propios trabajos o descubrimientos y suscitando a su vez un movimiento intelectual y cultural que abarcaba todos los ámbitos del saber de aquella ecumene.

    Entre ellos debemos mencionar a Aristarco de Samos (310 a. C.- 230 a. C.), el primer científico que se conozca, que propone el modelo heliocéntrico del Sistema Solar, colocando el Sol, y no la Tierra, en el centro del universo conocido; a Euclides (325- 265 a. C.), el gran matemático que sentó las bases de la geometría de los siguientes 23 siglos; a Hiparco de Nicea (190-120 a. C.), junto a Claudio Ptolomeo, el astrónomo más importante de la antigüedad que fue además director de la biblioteca; a Herón el Viejo (10-70 d. C.), que escribió varios libros de mecánica, fue creador de numerosos inventos e ingenios como la dioptra, el odómetro y la eolípila, la primera máquina térmica de la historia, precursora de la máquina de vapor; a Claudio Ptolomeo (90-168 d. C.), que fundó la cartografía, impulsó la astronomía y escribió obras como Almagesto, geografía, Gran Sintaxis, etc.; y a Claudio Galeno de Pérgamo (131-201 d. C.), el celebérrimo erudito que escribió los primeros tratados de medicina, facultativo de gladiadores en su ciudad natal; hacia el año 157, su obra, heredera de las teorías de Hipócrates y Aristóteles, perduró como fuente del saber médico hasta mediados del siglo XVII, y su nombre quedó como sinónimo de médico.

El incendio de la biblioteca durante la invasión romana

   Entre los años 88 y 44 a. C., Roma, la orgullosa república del Tíber, se encuentra sumida en guerras civiles. Las más furiosas batallas se sucedieron entre 49-46 a. C. entre los partidarios de los triunviros Cneo Pompeyo (106-48 a .C.) y Julio César (100-44 a. C.). Mientras tanto en Egipto, la dinastía ptolemaica había caído en la degradación total. Hacia el año 51 a. C., el trono estaba ocupado por una reina de sólo 17 años, Cleopatra VII (69-30 a. C.), apodada Filopátor ("Amiga de su padre"), hija de Ptolomeo XII (117-51 a. C.), llamado Auletes (el "Flautista"), y de Cleopatra V, llamada Trifena ("delicadeza").

   Cuando César llegó a Alejandría con 4 mil hombres en persecución de Pompeyo en octubre del año 48 a. C. (éste ya había sido arteramente asesinado por orden de la infantil familia ptolemaica para congraciarse con el dictador romano), fue sitiado durante el invierno boreal por los alejandrinos hasta que fue rescatado en marzo del año 47 a. C. por dos legiones procedentes del Asia Menor y el ejército de su aliado Mitrídates I, rey del Bósforo.

   A pesar de que César era «el amo del mundo» y la propia Cleopatra y sus hermanos lo favorecían, después de que el hechizo de su llegada se desvaneciera, los alejandrinos, conscientes de que el general latino se había adelantado a sus legiones y disponía de escasas fuerzas, iniciaron una resistencia desesperada conducidos por el general Aquilas, que disponía de un ejército de veinte mil soldados, intentando aniquilarlo antes de que llegasen refuerzos.

   Atacado César por todos sus flancos, se atrincheró en el palacio de Cleopatra resuelto a combatir hasta las últimas consecuencias. La insurrección alejandrina contra los invasores romanos tuvo cinco etapas: 1. El asedio del palacio; 2. Primer combate naval; 3. Segundo combate naval y pérdida de la isla de Faro; 4. Batalla del dique; 5. Batalla junto al Nilo.

   Durante la primera etapa se produciría la primera destrucción de la Biblioteca de Alejandría, es decir de la llamada Biblioteca-madre. El escritor británico Edward Morgan Forster (1879-1970), en su pormenorizado estudio sobre la ciudad fundada por el Gran Alejandro, puntualiza: «El asedio estaba triunfando en tierra, pero fracasando en el mar cuando César bajó inesperadamente por los muelles del Puerto Oriental e incendió la flota alejandrina (72 naves). Las llamas se extendieron al Museion y la Biblioteca fue destruida por el fuego; ... las llamas que se extendieron de la flota surta en el Gran Puerto a los muelles y edificios portuarios destruyeron gran número de libros que se conservaban allí, ya fuese en espera de su entrega a la Biblioteca o de su exportación a ultramar». Más de cuarenta mil rollos de la biblioteca se perdieron para siempre en el incendio causado por la táctica militar cesariana. El escritor, filósofo y político romano de origen hispánico Lucio Anneo Séneca el Joven (4 a. C.-65 d. C.) en su obra De tranquillitate animi (Acerca de la tranquilidad del ánimo), en el Capítulo IX del Libro Tercero, afirma: «Cuarenta mil cuerpos de libros se abrasaron en la ciudad de Alejandría»

   Por su parte, el historiador griego Plutarco (46-120 d. C.), autor de "Vidas Paralelas" asevera: «César, amenazado de verse interceptado por la flota, se vio obligado a rechazar el peligro mediante el fuego, que, al propagarse desde los arsenales, destruyó la gran biblioteca». Parece ser que tras estos graves sucesos la biblioteca siguió funcionando. Estrabón describe el Museo en la época de Augusto y no informa de ninguna anormalidad.

   La hoguera cesariana consumió parcialmente la Biblioteca, lo que hace que se pueda considerar a Julio César como el primer biblioclasta de Alejandría.

 

La biblioteca durante los primeros tres siglos de la era occidental

   La biblioteca siguió siendo todavía muy importante durante el período de la administración colonial romana. Sin embargo, este aserto no se ratifica a través del relato del historiador romanizado de origen judío Flavio Josefo (37-100 d. C.), quien omite referirse a cómo era la Biblioteca en su tiempo.

   Durante los siglo I y II d. C. la intelectualidad alejandrina pudo desarrollarse y continuar sus actividades a través de sus prestigiosas instituciones. Pero sería en el siglo III d. C. cuando la crisis inevitable que comenzó a resquebrajar los cimientos del imperio proyectó su funesta sombra sobre la hasta entonces apacible vida alejandrina. En 215, Caracalla (188-217), emperador entre 211-217), un feroz asesino durante su corta existencia, mandó reprimir una rebelión matando a miles de jóvenes en las calles de Alejandría y destruyendo parcialmente el emblemático Museo.

   En 272, tras la ocupación de Alejandría por Zenobia, la reina de Palmira (antigua ciudad de Siria, situada en un oasis, entre Damasco y el Éufrates, a 140 km de Homs), Aureliano, emperador entre 270-275, destruyó completamente el Bruchión, donde se produjo una masacre. Hacia el final de ese siglo, otra rebelión fue sofocada a sangre y fuego entre diciembre de 297 y marzo de 298 por Diocleciano, emperador entre 284-311, y muchos alejandrinos fueron brutalmente eliminados. Después de esta depredación romana, el material salvado de la Biblioteca-madre sería trasladado al edificio del Serapeum, en el sur de la ciudad, e integrado a la Biblioteca-hija.

 La biblioteca alejandrina y su trágico final

   Durante el siglo IV d. C., después de la proclamación del cristianismo como la religión oficial del imperio romano, la seguridad de los santuarios griegos comenzó a ser amenazada. Los viejos cristianos de la Tebaida, y los prosélitos, odiaban la Biblioteca porque ésta era, a sus ojos, la ciudadela de la incredulidad, el último reducto de las ciencias paganas. Por esa época parecía impensable que un siglo antes allí hubiera estudiado y formado cientos de discípulos un filósofo racional, y al mismo tiempo muy espiritual, como Plotino (205-270), fundador del neoplatonismo.

   La situación se tornó particularmente crítica durante el reinado de Teodosio I en Oriente entre 379-392, el emperador que no aceptó tomar el título de pontífice máximo y que trató de acabar con las antiguas creencias. Por orden de Teófilo, obispo monofisita de Alejandría, que había pedido y conseguido un decreto imperial, el Serapeum, el complejo que contenía la preciosa biblioteca y otras dependencias fue destruido y saqueado.

   Pablo de Jevenois, el director del área de creación del Instituto Ramón Llul (Cataluña e Islas Baleares, España), nos dice: «Tras el edicto del emperador Teodosio I en el año 391, mandando cerrar los templos paganos, esta magnífica Biblioteca-Hija pereció a manos de los cristianos en el 391, fecha de la violenta destrucción e incendio del Serapeum alejandrino; las llamas arrasaron allí la última y fabulosa biblioteca de la Antigüedad. Según las Crónicas Alejandrinas, un manuscrito del siglo V, fue el Patriarca monofisita de Alejandría, Teófilo (385-412), conocido por su fanático fervor en la demolición de templos paganos, el destructor violento del Serapeum».




La muerte de Hipatia de Alejandría

En este video recordamos la vida de Hipatia, la filosofa muerta en Alejandría a manos de una turba de cristianos.



Agora - Hypatia's Death

Hypatia's Death episode from film "Agora" (2009).
Música en este vídeo: Canción: Kyrie
Artista: Matthew Vine, Harry van Berne, Harry van der Kamp, William Purefoy
Álbum: ANW1093 - Medieval, Historical, Choral

   "Ágora" (2009), la película del cineasta hispano-chileno Alejandro Amenábar, basada en la biografía de la filósofa y científica alejandrina Hipatia (370-415), hija del matemático Theón Alexandricus, ilustra con realismo y veracidad los momentos en que la Biblioteca-hija es destruida por los fanáticos monofisitas dirigidos por los fundamentalistas parabolanos que respondían a Teófilo y a su sobrino Cirilo; este último, sería el instigador del asesinato de Hipatia.

   Según el renombrado historiador y teólogo visigodo Paulo Orosio, discípulo de san Agustín de Hipona, en su Historia contra los paganos (escrita entre 416 y 417), certifica que la Biblioteca alejandrina no existía en 415 d. C.: «sus armarios vacíos de libros... fueron saqueados por hombres de nuestro tiempo».

   El profesor Miguel Castillo Didier después de señalar taxativamente que «... la biblioteca del Serapion fue destruida el año 391 por el patriarca Teófilo», brinda esta información que completa y certifica nuestras aseveraciones: «...hay que tomar en cuenta que no pocos monumentos habían sido dañados o destruidos por cristianos, incluso antes del edicto de Teodosio, el año 391. Y los que sobrevivieron aún hasta el siglo VII, hasta poco antes de la conquista árabe, fueron demolidos por orden del patriarca jacobita Andrónico hacia el año 620».

   La desaparición significó la pérdida de aproximadamente el 80% de la ciencia y la civilización greco-helenística, además de legados importantísimos de culturas asiáticas y africanas, lo cual se tradujo en el estancamiento del progreso científico durante más de cuatrocientos años, hasta que felizmente sería reactivado durante la Edad de Oro del islam (siglos IX-XII) por sabios de la talla de ar-Razi, al-Battani, al-Farabi, Avicena, al-Biruni, al-Haytham, Averroes y tantos otros.

   Por otra parte, la otrora capital de los Ptolomeos, que en su momento de mayor apogeo llegó a contar con más de un millón de habitantes, cayó en una franca decadencia debido a las tropelías narradas anteriormente.

 

La Alejandría musulmana

   A partir de la llegada de los musulmanes, la urbe de Alejandro será paulatinamente remozada alcanzando un gran apogeo en la época de los mamelucos (siglos XIII-XVI d C.). El 17 de septiembre de 642, cuando los musulmanes liderados por Amr Ibn al-Ás ash-Shami la conquistaron tras un largo asedio, Alejandría era la capital del Egipto bizantino. A pesar de la admiración que despertó en ellos, no la mantuvieron como tal y fue sustituida por Misr al-Fustat ('Campamento de la tienda'), la ciudad que fundaron como la primera capital del Egipto islámico. La palabra Misr quedó como sinónimo de Egipto y más tarde reemplazó el término griego Aegyptos (los antiguos egipcios llamaban a su país Kemi, "negro"). Sobre el trazado original de Alejandría se asentaron numerosas tribus árabes, con el consiguiente aumento de la actividad constructora y la edificación de mezquitas.

   En la época abbasí, para proteger las zonas pobladas de la ciudad, sobre las ruinas de la muralla antigua, se edificó un nuevo recinto con cuatro puertas que se situaron en los mismos ejes estructurales que las anteriores: al este, la Puerta de Rosetta (Rashíd); al oeste, la Puerta del Loto (Bab Sidra), en la que moría el camino del Magreb; al sur, la Puerta Verde, que no se abría sino el viernes y por ella salían los habitantes a visitar los cementerios; y al norte, la Bab al-Bahr o Puerta del Mar.

   Hacia 825-827, unos quince mil musulmanes andalusíes que habían huido de la persecución del emir cordobés al-Hákam I (reinante entre 796-822), tomaron Alejandría y luego se adueñaron en su puerto de unos navíos con los que conquistaron a los bizantinos la isla de Creta. Allí fundarían un emirato que perduraría hasta el año 961.

   Alejandría recuperó su antiguo florecimiento en la época fatimí (969-1171), período durante el cual resplandeció y participó en muchos de los acontecimientos políticos de Egipto, pues era sede de la flota del califato fatimí. En el año 1013, por orden de Al-Hakim bi-Amr Allah (985-1021), se llevó a cabo el drenaje de su canal para facilitar la navegación entre la ciudad y el Nilo, lo que contribuyó a conectar a Alejandría con el resto de las provincias del país. Entre las mezquitas más famosas de esta época se encuentra la mezquita al-Attarin.

   Las fuentes históricas señalan que cuando el sultán Salahuddín al-Ayyubi (1137-1193), el Saladino de los europeos, visitó Alejandría, se interesó por sus defensas y la renovación de su flota, y participó personalmente en la restauración de sus murallas en 1176.

El mayor puerto del Islam

   Desde la época ayyubí (1171-1250), Alejandría se convirtió en centro del comercio mundial donde se descargaban productos orientales, entre los cuales eran muy apreciados los perfumes y las especias. El viajero andalusí Ibn Yubayr al-Balansi (1145-1217) menciona en su Rihla (Libro de viajes) veintiocho ciudades o países que tenían relaciones comerciales con Alejandría, donde cada uno disponía de un funduq (fonda, hospedería) para el alojamiento de sus representantes y el depósito de sus mercancías. Ibn Yubayr reconoce: «En primer lugar destaca el hermoso sitio de la ciudad y la vasta extensión de sus construcciones, hasta tal punto que nosotros no hemos visto una ciudad de tan amplias vías, ni de más altos edificios, ni más excelente, ni de mayores multitudes que ésta».

   Alejandría vivió su etapa islámica de mayor prosperidad y alcanzó el apogeo de su actividad en la época de los mamelucos (1250-1517), cuando se convirtió en el puerto marítimo más importante de Egipto y en el mayor centro comercial del mundo islámico de aquel tiempo. Estos hechos coincidieron con la pérdida de importancia de la ciudad de Damietta, al este del delta, por una parte, a los continuos ataques de los cruzados (entre 1217 y 1250), y por otra, a la imposibilidad de navegar por el río, cuya desembocadura se había obstruido, provocando el abandono de esta ruta por los comerciantes.

   A pesar de los enormes problemas que amenazaban a su gobierno (invasiones de cruzados y mongoles, subversión ismailí, etc.), Baybars al-Bunduqdari (sultán entre 1260-1277) está considerado el primer soberano mameluco que dedicó especial atención al puerto de Alejandría. Ordenó restaurar sus murallas y construir el puerto de Rosetta, que sería un puesto de observación para controlar el mar. Se preocupó de renovar la flota; ordenó que se la dotase con navíos de guerra y que se talasen los árboles para su construcción.

   El sultán an-Nasir Muhammad (que reinó durante tres períodos, entre 1293 y 1340), ordenó que se volviese a excavar y se ensanchase el canal de Alejandría que tenía su origen frente a la ciudad de Fuwa, en el punto donde el Nilo desvía su trayectoria. Este hecho tuvo una gran influencia en el auge del comercio en la época mameluca. Asimismo, ordenó reconstruir el Faro de Alejandría, seriamente dañado por un terremoto en 1303.

   Tras el ataque destructor de los cruzados franco-chipriotas acaecido en el año 1365, los sultanes mamelucos reforzaron las fortificaciones de Alejandría para intentar disuadir de sus ambiciones a los invasores europeos. El historiador y geógrafo Abu-l-Fida (latinizado Abulfeda), nacido en 1273 y muerto en 1331, escribió alrededor del año 1300 que Arbuna (Narbona, en el Bajo Languedoc, Francia) fue un importante centro comercial bajo los musulmanes. Por entonces los barcos podían remontar el curso del Aude hasta la ciudad, e incluso llegar más arriba. De ahí partían navíos hacia Alejandría, el mayor puerto del Oriente musulmán, cargados de cobre y estaño procedentes de Toulouse, donde previamente habían descendido la mercancía que traían de Inglaterra, pasando por Burdeos y el Garona.

 El comentario de Ibn Battuta

   Para el gran viajero marroquí Ibn Battuta, que la visitó en tres oportunidades, en 1326, 1347 y 1349, Alejandría era uno de los puertos más importantes del mundo, pero, sobre todo, una ciudad maravillosa: «En ella hay cuanto quisieras, tanto de hermoso como de inexpugnable, de monumentos píos como profanos. [...] Esta ciudad es una perla resplandeciente y luminosa, una doncella fulgurante con sus aderezos, cuya belleza alumbra el Magreb. Acopia las más variadas hermosuras por su situación intermedia entre Levante y Poniente. Toda maravilla en ella se muestra, al par que reúne cualquier cosa notable. [...] La ciudad posee un puerto grandioso y nunca vi en todos los del mundo otro como él».

Las construcciones de los mamelucos

   Los mamelucos controlaron durante largo tiempo todo el Mediterráneo oriental con una armada que tenía como base el puerto de Alejandría. El sultán al-Ashraf Saifuddín Barsbay (que reinó entre 1422-1438), apodado «la Pantera», con esta poderosa flota lanzó una expedición contra Chipre en 1425 que finalizó con la captura del rey isleño, Jano (1398-1432), cuyo hijo Juan II (1432-1458) se declaró vasallo del sultán.

  Entre las numerosas construcciones realizadas en el período de los mamelucos, sobresale la llamada Ciudadela de Alejandría, o Ciudadela de Qatbay en la rada del puerto, que como su nombre indica, fue erigida por el sultán mameluco Qaitbay, que asumió el poder en el año 1467. Cuando visitó Alejandría y las ruinas del antiguo faro en el año 1477, ordenó construir sobre sus cimientos una bury ('torre') a favor de la cual constituyó importantes habices ('donaciones'). Esta Torre de la Ciudadela de Alejandría es similar a la de la Ciudadela de Qaitbay en Rosetta y a la de Ra's al-Nahr en Trípoli, Líbano, construidas todas por el sultán Qaitbay en los mismos años.

   Los trabajos duraron dos años, y se gastó más de cien mil dinares para su construcción. El historiador Muhammad Ibn Iyas (1448-1523), en su obra Bada'i az-Zuhur fi UaqaIad-Duhur [Las hermosas flores acerca de los hechos de los tiempos], que es una Historia sobre Egipto en 6 tomos que finaliza hacia el año 1522, nos indica que la ciudadela estaba dotada de una mezquita comunitaria, una tahona, un horno y un depósito de armas. La ciudadela se edificó sobre una superficie superior a dos faddams (más de 8.400 m2), y para la elevación de los muros se utilizaron enormes bloques de piedra que le dieron su presencia de bella construcción maciza, acorde con su aspecto de fortaleza inexpugnable.

   Tras la muerte del sultán al-Ashraf Saifuddín Qaitbay en el año 1496, que coincidió con el descubrimiento por parte de los portugueses de la ruta del Cabo de Buena Esperanza y su consiguiente dominio del comercio con Oriente y ataques a las flotas musulmanas, Alejandría empezó a decaer. Todo ello causó la paralización del comercio, la decadencia de la economía egipcia y, posteriormente, la caída de los mamelucos. De la época otomana en Alejandría se conservan unos pocos vestigios, algunos pequeños edificios como la mezquita de Ibrahim Tarbana, construida en 1685, y la mezquita de Abd al-Baqi Yurbagui, erigida en 1758.

Renacimiento cultural árabe

  Tras el período napoleónico (1798-1801) y las invasiones inglesas (1801-1807), Muhammad Ali (1769-1848), el virrey que entre 1805-1848 logró emancipar a Egipto del Imperio Otomano, que se compara con el período de la Revolución Meiji en Japón debido a su tendencia a adoptar la modernización sin menospreciar la tradición. Este gobernante musulmán de origen albanés, construyó el canal de Mahmudiya, abierto en 1847, que unió de nuevo a la urbe alejandrina con el Nilo.

  Con el advenimiento del llamado Renacimiento (an-Nahda) cultural árabe, a mediados del siglo XIX, Alejandría se convirtió nuevamente en un centro de florecimiento de la literatura, las artes y las ideas. Incluso, su colectividad griega experimentó un renacer con las letras neohelénicas. Uno de los principales poetas fue Constantino Cavafis (1863-1933), nacido y muerto en Alejandría, una de las figuras literarias más importantes del siglo XX y uno de los mayores exponentes del renacimiento de la lengua griega moderna.

 

La nueva Biblioteca de Alejandría

   Hoy día, la ciudad de Alejandro, de Cleopatra, de su famoso Faro, de los logros intelectuales de los Ptolomeos y las construcciones de los Mamelucos, sigue destilando su profunda magia como legendaria ciudad de la memoria. La reconstrucción de la antigua gran Biblioteca, fundada por iniciativa de Demetrio de Falero a fines del siglo III a. C., le devuelve su histórica importancia.

   Inaugurada el 31 de diciembre de 1996, tiene una superficie de 36.770 metros cuadrados con una altura de 33 metros. Consta de once niveles, de los cuales cuatro se hallan por debajo del nivel de la calle. Se ha calculado que el número posible de libros puede llegar a los veinte millones; de momento dispone de unos 200.000; la mayoría de ellos son donaciones. Hay 50.000 mapas, 10.000 manuscritos, 50.000 libros únicos y además ejemplares del mundo moderno, con 10.000 multimedia de audio y 50.000 multimedia visuales. Todo esto lo rigen y supervisan unos 600 funcionarios.

El primer inventor de la leyenda

   Abdul Latif al-Bagdadi (1160-1231) fue un personaje muy contradictorio en la historia islámica. Aunque buen alquimista y médico, donde hizo agua fue como historiador. Parece ser que se traumatizó con la antigua historia de Egipto y él fue el inventor del mito del incendio de la Biblioteca de Alejandría por los musulmanes. Hacia 597 y 598 AH (1201/1202) escribió el Kitab al-ifada wa al-i'tibar fi al-umur al mushahada ua al-hawadiz al-mu'ayana bi-ard Misr (Tratado de la utilidad y la consideración sobre los asuntos testimoniados y los acontecimientos observados en la tierra de Egipto), que combina elementos de alquimia y botánica con datos históricos, geográficos y culturales. En esta obra, Abdul Latif sin esgrimir prueba alguna, hace responsable a Omar Bin Al-Jattab por la supuesta acción de Amr Ibn al-Ás. Para ser que este autor iraquí estuvo embargado por el fanatismo ismailí y una tendencia a endilgarle al califa Omar todos los males del mundo.

   El profesor Mustafá El-Abbadi, doctorado en la Universidad de Cambridge y director de la Nueva Biblioteca de Alejandría, es el especialista que ha analizado concienzudamente los pormenores de la invención, esclareciendo acabadamente sobre los personajes y móviles que la fraguaron: «En el año 642, el general árabe Amr conquistó Egipto y ocupó Alejandría. Los acontecimientos del comienzo de la conquista árabe han sido relatados por historiadores de ambos bandos, tantos árabes como coptos y bizantinos. Sin embargo, durante más de cinco siglos después de la conquista no se puede encontrar ninguna referencia a una biblioteca de Alejandría bajo la dominación árabe. De repente, a principios del siglo XIII, encontramos un relato en el que se describe cómo Amr había quemado los libros de la antigua biblioteca de Alejandría. Los primeros informes de tal acontecimiento están registrados por dos escritores árabes: Abdul Latif de Bagdad e Ibn Al-Qifti. El mencionado en primer término fue un distinguido médico que residió en Siria y Egipto hacia el 1200 (565 de la Hégira). A raíz de su visita a Alejandría cuenta en un texto confuso que vio el gran pilar (normalmente llamado el Pilar de Pompeyo), alrededor del cual se encontraban otras columnas. Entonces añade una opinión personal: "Creo —dice- que se trataba del emplazamiento del pórtico donde Aristóteles y sus sucesores impartían sus enseñanzas; era el centro de estudio creado por Alejandro cuando fundó la ciudad; ahí se encontraba el almacén de libros que fue incendiado por Amr, por orden del califa Omar [Viaje a Egipto, Ifada wa I'tibar]. Es evidente que lo que Abdul Latif dice a propósito de Aristóteles y Alejandro es incorrecto; el resto de sus afirmaciones acerca del incendio del depósito de libros no está documentado y por lo tanto no tiene valor histórico».

   La versión de que Aristóteles enseñaba en el ágora de Alejandría es un disparate mayúsculo y habla por sí sola sobre que Abdul Latif no es un historiador confiable. El Estagirita nunca salió de Grecia y murió en el 322 a. C. Alejandría que había sido fundada por Alejandro diez años antes, en 332, estaba en construcción y ni el ágora ni la biblioteca existían. Por otro lado, Alejandro no vería ningún edificio pues partió rápidamente hacia el oasis de Siwa para luego continuar con su expedición al Asia Central y la India.

El primer transmisor de la leyenda

   La clave de esta fábula es, sin embargo, Abu-l-Hasan Ali Yusuf Ibn al-Qifti (1172-1248), originario de la pequeña población de al-Qift, la antigua Coptos, al norte de Luxor, en el Alto Egipto. De su principal trabajo, Ijbar ul-Ulamá (Información de los Sabios), Muhammad Ibn Ali al-Zauzani, bajo el título de Tarij ul-Hukamá (Historia de los Entendidos), realizó un extracto en 1249 donde aparece la leyenda de al-Qifti. Éste cita a un sacerdote copto alejandrino llamado Juan Filopón, también conocido como Juan el Gramático, que pidió permiso para leer los libros de la Biblioteca de Alejandría a un general árabe llamado Amr, quien no quiso concedérselo sin consultar al califa Omar. Ésta fue su respuesta: «Si los libros contienen la misma doctrina que el Corán, no sirven de nada porque repiten; si no están de acuerdo con la doctrina del Corán, no tiene sentido conservarlos». Según atestigua al-Qifti, por orden del califa, "los rollos se habrían quemado a lo largo de seis meses para calentar los baños públicos".

   Ibn al-Qifti comete una acronía al ubicar a Juan el Gramático a mediados del siglo VII. Éste, también llamado Juan Filopón (Philoponos), había sido un filósofo y gramático griego cristiano que vivió entre 490 y 566 y que jamás pudo estar con vida en Alejandría en 642.

   El profesor El-Abbadi igualmente refuta fácilmente esta serie de absurdos: «Ibn Al-Qifti identifica a Juan el Gramático con Juan Filopón, quien escribió contra el credo nestoriano bajo Justiniano, alrededor de 540; por lo tanto, hubiera sido imposible que pudiera sobrevivir y estar activo cien años después en el tiempo de la conquista árabe. Desde el siglo IV los libros fueron habitualmente escritos sobre pergamino, el cual no es apropiado para quemar. El método económico de quemar los libros para calentar baños públicos, pone en evidencia la naturaleza ficticia de toda la historieta».

   Analicemos hasta qué punto son absurdos los argumentos de esta leyenda. Ibn al-Qifti en su versión pretende que el número de los baños que fueron calentados por los volúmenes de la biblioteca eran cuatro mil. Por consiguiente, si se hubieran destruido veinte volúmenes solamente por baño y por día, el total luego de seis meses sería de 14 millones cuatrocientos mil volúmenes. Ahora bien, si los baños de Oriente tenían piscinas de agua caliente a sesenta grados, es totalmente imposible que veinte volúmenes puedan dar el número necesario de calorías; y si tenemos que multiplicar por cinco, como ejemplo, el número de volúmenes de cada baño, se pasará al límite del desatino. Tengamos presente que el número mayor de volúmenes (en realidad de rollos) que albergó la biblioteca alejandrina fue de setecientos mil, y es probable que ésa sea incluso una cifra un poco exagerada.

   Ahora veamos el resto de la investigación del profesor El-Abbadi sobre Ibn al-Qifti que nos conducirá a una insospechada conclusión: «Primeramente, el pasaje relativo a Juan el Gramático esta extraído casi literalmente de la obra de Ibn Nadim [que vivió en Bagdad entre 936-y 995/998, autor del famoso Kitab al-Fihrist, 'El Libro de los índices']... Es significativo que Al-Nadim hubiera consignado todos los detalles tomados por Al-Qifti sobre la vida de Juan el Gramático, incluyendo su relación con Amr; pero no menciona la conversación sobre la biblioteca... en cuanto al pasaje relativo al divertido intercambio de mensajes entre Amr y el califa, y el modo tan utilitario de emplear los libros para calentar los baños, no se encuentra en ninguna fuente más antigua. Esto muestra que, hasta el siglo XII, los escritores árabes y bizantinos se interesaban por la Biblioteca de Alejandría y su historia, pero ninguno de ellos tenía constancia de que hubiera sobrevivido hasta la conquista árabe. Es, por lo tanto, razonable pensar que sólo el tercer pasaje, el que se refiere a los libros arrojados al fuego por Amr, es una invención correspondiente al siglo XII (siglo VII de la Hégira)».

   Después de Ibn Al-Qifti, otros autores árabes, cristianos y musulmanes, repitieron estas imposturas, a veces en su versión completa, a veces de forma abreviada. Para redondear, dice el profesor El Abbadi: «A partir del siglo IV los libros solían ir escritos sobre pergamino, que no arde. El móvil del uso económico, consistente en quemar los libros para calentar los baños públicos, revela el carácter ficticio de toda la historia».

El segundo transmisor de la leyenda

   La versión de Ibn Al-Qifti fue reivindicada por otro impostor que aportó su propia versión de los hechos. Se trata de Iuhanna Abu al-Faray Ibn al-Ibri (12261289), latinizado Abulfaragius Bar Hebraeus ('el hijo del hebreo'). Éste fue hijo de un médico judío, Aarón de Malatia (hoy Turquía), que se hizo cristiano. En 1264 fue nombrado mafrián, arzobispo de los jacobitas orientales. Su asiento estaba en Mosul (Irak), sin embargo, habitaba las ciudades iranias de Tabriz y Maragha, donde residían los Ilhanes mogoles. Bar Hebraeus es autor de una voluminosa obra de la Historia de Siria, país donde residió largo tiempo, y otra conocida en Occidente como "Historias o Compendio de Dinastías de los Árabes". Su obra, incongruente y contradictoria, no es para nada confiable.

   Los historiadores europeos de los siglos XVII y XVIII especializados en temas árabes e islámicos como Gibbon, Ocley, Gagnier, Boulainvilliers o Niebuhr sólo tomaron en cuenta sus descripciones geográficas y culturales, obviando sus comentarios sobre los hechos políticos, por lo general insubstanciales e indocumentados.

   Los modernos investigadores señalan a este conspicuo representante monofisita como uno de los propagadores principales del mito de la quema de la biblioteca alejandrina por los musulmanes, que sirvió durante cierto tiempo para echar una columna de humo sobre la identidad del verdadero responsable, su correligionario Teófilo del siglo IV.  El hecho es que se trata de una invención tardía, con fines de desprestigio político, tejida en el siglo XIII, 600 años más tarde de la conquista musulmana de Egipto y en plenas Cruzadas. Su súbita aparición coincide con la breve conquista de Alejandría y Egipto por San Luis IX (1249-50), en la VII Cruzada, lo que despertaría el interés por la ciudad legendaria y reavivaría la memoria de la pavorosa destrucción por los cristianos monofisitas de la Biblioteca-Hija de Alejandría, la última gran biblioteca de la Antigüedad. El mismo siglo XIII que vio además a los últimos cruzados abandonar el Medio Oriente, tras el fracaso de las séptima y octava Cruzadas y las victorias de Ruknuddín Baibars al-Bunduqdari, sultán mameluco de Egipto y Siria (1260-1277).

   Ibn al-Ibri inserta su 'Specimen Historiae Arabum', dentro de su obra más famosa, Chronicon Syriacum, que es una historia universal desde Adán hasta su tiempo, escrita en siríaco, con un resumen en árabe. El relato finaliza acusando al general Amr de haber quemado entonces los miles de libros de la famosa Biblioteca de Alejandría por orden del califa Omar, "haciéndole a él y a su pueblo responsable ante la Historia de semejante hecatombe cultural". Así nació la versión imposible de la leyenda, a fines del medievo, en el siglo XIII. [...] Esta singular afirmación de Abulfaragius es un hapax legomenon, apareciendo una sola vez en todo el medievo. Incluso única en su género, provocaría la difusión en Occidente de la famosa leyenda atribuyendo el incendio de la Gran Biblioteca a sus más encarnizados enemigos de la época, a la religión rival monoteísta que llegaba triunfante del fondo del desierto arábigo. Tal afirmación jamás pudo salir de escritores medievales árabes, conscientes de su papel fundamental en la transmisión de los textos clásicos a Occidente, que ya se estudiaban gracias a ellos en Chartres, Bolonia, Oxford y París. La misma contrasta con el absoluto silencio de más de quinientos años de los autores que antes de Abulfaragius hablaron de la conquista árabe de Alejandría, tanto árabes, como coptos y bizantinos».

La refutación de los investigadores

   El primero de los investigadores que demostrará la falsedad de las aseveraciones de Ibn al-Ibri fue el teólogo y orientalista francés Eusèbe Renaudot (1646-1720) en 1713 al traducir al latín la "Historia de los Patriarcas de Alejandría", una obra de la Iglesia Ortodoxa Copta compilada por varios autores entre los siglos X y XII. Edward Gibbon (1737-1794), el famoso historiador británico, en su obra por excelencia coincide con lo antes expuesto y nos brinda este testimonio: «Como las Dinastías de Abulfarach han cundido en una traducción latina, se ha ido repitiendo la patraña, y todos los eruditos están llorando airadamente aquel malogro y naufragio literario de los tesoros de la antigüedad [...] El fallo tremendo de Omar se contrapone al precepto castizo y fundamental de los moralistas Musulmanes quienes pregonan expresamente que los libros religiosos de Judíos y Cristianos, deparados por el derecho de guerra, jamás deben arrojarse a las llamas, y que los libros profanos de historiadores o poetas, de médicos y filósofos, pueden ser provechosamente valorados por los fieles».

   Gustavo Le Bon (1841-1931), el orientalista francés, añade que «Amru se mostró indulgente con los habitantes de la gran ciudad, y no sólo les evitó todo acto de violencia, sino que procuró ganarse su voluntad, escuchando todas sus reclamaciones y procurando satisfacerlas. En cuanto al pretendido incendio de la biblioteca de Alejandría, semejante vandalismo eran tan impropio de las costumbres de los árabes, que cabe preguntarse cómo tan disparatada leyenda ha podido hallar crédito durante tanto tiempo entre muchos escritores formales [... ] Ha sido facilísimo demostrar por medio de citas muy claras, que muchos antes de los árabes, los cristianos habían destruido los libros paganos de Alejandría con el mismo tesón con que habían destruido las estatuas, y por consiguiente que Amru no quemó ni halló libros que quemar». 

   Alfred Joshua Butler (1850-1936), historiador británico de Oxford especializado en el Egipto copto, brinda este testimonio en su trabajo sobre la Conquista árabe del país del Nilo publicado por primera vez en 1902: «Tomemos un caso particular. Ya he contado la visita de Juan Mosco y su amigo Sofronio a Egipto, no muchos años antes de la conquista árabe, y he demostrado el gran interés intelectual de los dos eruditos y su afición por todo aquello que tuviese la forma de un libro: pero, aunque ambos fueron escritores muy prolíficos, y viajaron y residieron mucho tiempo en Egipto, en sus páginas se buscará en vano cualquier alusión en el país a otra cosa que no fueran bibliotecas privadas. Dos siglos de silencio, terminando en el silencio de Juan Mosco y Sofronio, torna inverosímil que pueda haber existido una gran biblioteca pública cuando los árabes entraron en Alejandría».

   El bibliotecario español Hipólito Escolar Sobrino (1919-2009) esgrime esta hipótesis: «La leyenda muy bien pudo nacer de la necesidad de explicar la desaparición de la biblioteca, cuya existencia se conoció más tarde en el mundo musulmán cuando se tradujeron las obras de los grandes filósofos y científicos griegos al árabe». «La leyenda, sesgada y falsa, ignora completamente la afirmación del obispo de Constancia y padre de la Iglesia, Epiphanios (315-403), en su 'Patrología Graeca', quien afirmaba que "... el lugar de Alejandría donde una vez estuvo la Biblioteca, ahora es un páramo". [...] Por tanto, la leyenda es, efectivamente, una fábula inventada, un engaño imposible que no resiste ni un somero análisis crítico. Los árabes nunca incendiaron la Gran Biblioteca de Alejandría; sencillamente porque, cuando llegaron en el siglo VII, ya hacía cientos de años que no existía».

   El conocido arabista, islamólogo y turcólogo británico judío Bernard Lewis (nacido en 1916) redactó especialmente un artículo donde señala este hecho crucial: «Para aceptar la historia de la destrucción árabe de la biblioteca de Alejandría, hay que explicar cómo es posible que un evento tan dramático no fuese mencionado y pasase inadvertido, no sólo en la rica literatura histórica del Islam medieval, sino incluso en las literaturas de los coptos y otras iglesias cristianas, de los bizantinos, de los judíos, o cualquier otra persona que podría haber pensado que la destrucción de una gran biblioteca es digna de comentario. Que la historia aún sobreviva, y se repita, a pesar de todas estas objeciones, es testimonio del poder perdurable de un mito».

   Asimismo, Mostafa El-Abbadi en una nueva obra llamada ¿Qué le sucedió a la antigua biblioteca de Alejandría? cita los nombres de diversos especialistas que desde principios del siglo XX refutaron el mito del incendio de la biblioteca alejandrina por los árabes. Entre ellos, menciona a Victor Chauvin (1844-1913), un profesor de árabe y hebreo de la Universidad de Lieja que en su estudio "El libro en el mundo árabe" hace una demolición del mito del incendio de la biblioteca de Alejandría por los musulmanes.

   Por último, cabe citar al historiador copto Juan de Nikiu, obispo de Nikiu Pashati en el Delta del Nilo, y que fue administrador de monasterios en el Alto Egipto hacia 696. Fue autor de una historia universal desde Adán hasta el fin de la conquista musulmana de Egipto. Juan, que por cierto no puede decirse que simpatizaba con los musulmanes, no menciona absolutamente nada sobre destrucciones hechas por éstos en Egipto ni en ninguna otra parte. Existen claros testimonios de que tanto Juan como el pontífice copto de Alejandría, Benjamín I (590-661), mantuvieron buenas relaciones con el conquistador Amr Ibn-al-Ás. De esto da buena fe el historiador británico Hugh Kennedy (arabista e islamólogo de Cambridge) que comenta sobre el particular: «Ya hemos visto el modo en que el biógrafo de Benjamín describe las buenas relaciones entre Amr y su héroe, pero el veredicto de Juan de Nikiu es aún más sorprendente. Juan no era un admirador del gobierno musulmán y fue ardiente en su denuncia de lo que consideraba opresión y abuso. No obstante, he aquí lo que dice a propósito de Amr: "Exigía el pago de los impuestos que habían sido acordados, pero no se apoderó de ninguna de las propiedades de las iglesias, y no cometió ningún expolio o saqueo, y las preservó durante todos sus días".

Los musulmanes fueron y son bibliófilos por tradición

   Es sabido entre los hombres de ciencia y erudición que los musulmanes siempre han mostrado por los libros el mayor de los respetos y los cuidados. Siempre estuvieron más orgullosos de sus bibliotecas y librerías que de sus armas, palacios y jardines. Durante el siglo X, en la Alta Edad Media, cuando los castillos de los príncipes cristianos tenían bibliotecas de diez volúmenes, mientras no excedían de treinta a cuarenta las de los monasterios más famosos por su ciencia, como Cluny o Canterbury, la de los califas de Córdoba alcanzaban los cuatrocientos mil.

   Cuando los árabes, inspirados por las enseñanzas de Mahoma, salieron del desierto en el siglo VII, no tenían literatura excepto el Corán. En el curso de trescientos años, las bibliotecas musulmanas se extendieron desde España hasta la India por tierras que habían sido parte de los imperios romano, bizantino y persa. Contrariamente a muchos pueblos conquistadores, los árabes tenían gran respeto por las civilizaciones que conquistaban. Consideraban fuente de inspiración el conocimiento de los griegos, los persas y los judíos. Cuando el poeta al-Mutannabi proclamó que "el asiento más honorable de este mundo es la montura de un caballo ", agregó que "el mejor compañero siempre será un libro". Influenciados por las antiguas tradiciones literarias de Bizancio y Persia, “los árabes estudiaron las ciencias filosóficas: medicina, astronomía, geometría y filosofía. Al principio traducían trabajos antiguos, pero los musulmanes, que poseían el conocimiento sagrado, pronto contribuyeron prolíficamente a la literatura científica. A través de sus trabajos la Europa cristiana recibió la inspiración para su Renacimiento».

   Igualmente, el enciclopedista Abu al-Hasan Ali Al-Mas'udi (896-956), llamado el Herodoto árabe, hacia 947 afirma en su obra cumbre: «La historia cautiva el oído del sabio y el del ignorante; el simple y el inteligente se encantan con sus relatos y los solicitan. La historia comprende toda clases de temas. Su superioridad sobre las otras ciencias es evidente, y todos los ingenios le conceden la supremacía. Con razón dicen los sabios que el amigo más seguro es un libro».

------------------------------------------

EL SUEÑO DE ALEJANDRIA

   Terenci Moix construye una nueva y subyugante novela histórica partiendo de personajes poco divulgados: así, el rey Juba II de Mauritania (actual Marruecos) y la princesa Cleopatra Selene, hija de Antonio y Cleopatra. Los destinos de uno y otro, tan insólitos como fascinantes, sirven al autor para trazar un original fresco de las tierras marroquíes durante la Era de Augusto.

   Pero el principal personaje de la novela es un humilde jardinero, Fedro, empeñado en una intensa búsqueda espiritual que sólo puede realizarse en el sorprendente final de la novela y en Alejandría, ciudad que se erige como la personificación última del ideal soñado. Así, la novela incide en el tema, tan caro al autor, de la búsqueda iniciática.

  El sueño de Alejandría es una sorprendente historia que arranca de algunos personajes de la anterior novela de Terenci Moix No digas que fue un sueño, que al poco tiempo de su aparición se convirtió en uno de los mayores éxitos de la literatura española, sobrepasando la cifra del millón de ejemplares vendidos. Pero El sueño de Alejandría no es una simple segunda parte de un éxito establecido. Se trata, por el contrario, de una narración autónoma, que se desarrolla a partir de las jornadas que siguieron a la muerte de Antonio y Cleopatra y la caída de Alejandría en manos de las tropas romanas.

   El choque de destinos, la turbulencia de las pasiones, la sorprendente franqueza con que están descritas, la búsqueda iniciática del protagonista, todo ello unido a la cuidadosa descripción de ambientes hacen de El sueño de Alejandría una novela de apasionante lectura que atrae la atención del lector por la constante tensión de su temática y la originalidad y vigor de su planteamiento, poco habitual en la novela histórica. 

 

Esta es la Biblioteca de Alejandría (un recorrido virtual por la capital del conocimiento)

Paola Gerez Levy   - marzo de 2020

Alejandría recuperó su biblioteca, famosa por albergar todo el conocimiento del mundo.

   Alejandría es el punto de encuentro de tres continentes, primero fue griega, después romana, más tarde cristiana y por último y hasta la actualidad se conserva musulmana. Se encuentra en el delta del Nilo, un oasis exuberante que está rodeado por del desierto norafricano. Una urbe que se fundó hace dos mil trescientos años y que en un momento albergó una biblioteca que pretendía reunir el conocimiento de cuanto sabio habitara la Tierra, en este sitio estaban resguardados al menos medio millón de piezas.

 El epicentro del conocimiento

   Cuando Alejandro Magno llegó a la costa egipcia del Mediterráneo estableció una única misión: construir un imperio de conocimiento. Comenzó con la construcción de la biblioteca, pero murió al poco tiempo. Más tarde su sucesor fue Ptolomeo I que logró juntar pergaminos de los estudiosos más notables. Ubicado en el barrio real, este recinto, lleno de columnas helénicas y decoración egipcia, sirvió como refugio de los grandes eruditos de la época (en particular los griegos). Esta ciudad, que ya de por sí era famosa por su importancia mercantil marina y por su imponente faro, se volvió por un instante la capital cultural del mundo occidental.

 

Biblioteca de Alejandría. Ilustración de cómo pudo haber lucido la biblioteca.

 

   Fue tal la obsesión de los alejandrinos por poseer la sabiduría global, que hubo un periodo en el siglo III a.C. en el que los barcos que atracaban ahí eran detenidos para que entregaran a un escribano los libros que llevaban a bordo. Estos ejemplares se copiaban tal cual, y después la réplica era entregada a la tripulación de los navíos, en tanto que el original se quedaba en la biblioteca.

   Pareciera que el destino esperó a que la librería viviera sus mejores años hasta que llegara un momento de declive y eventual desaparición. Después de más de tres siglos en servicio (500 mil pergaminos y un catálogo de 120 volúmenes que se clasificaban en: historia, tragedia o medicina) la biblioteca de Alejandría fue, en teoría, un daño colateral de un ataque bélico. Y es que en el año 48 a.C., Julio César invadió el puerto con intención de sitiarlo y bombardear los barcos mercantiles, pero el fuego llegó hasta este santuario y consumió gran parte de su acervo.

 

Alejandría. La biblioteca de Alejandría se desvaneció por completo poco tiempo después del incendio.

 

Dos mil años más tarde… una nueva biblioteca de Alejandría

   Las letras, ideas y teorías contenidas en este antiguo inmueble vivieron en el imaginario egipcio durante dos milenios, hasta que en 1989 inició la edificación, financiada por la ONU, de la nueva Bibliotheca Alexandrina. Después de 12 años de obra, en 2001 se inauguró este nuevo espacio de 80 mil metros cuadrados, de los cuales 20 mil corresponden a la sala de lectura, la más extensa del mundo. 

   Esto no sólo revivió la esencia de la ciudad, caracterizada por su Corniche, un malecón que mide más de 15 kilómetros que termina (o inicia) a los pies del Palacio de Montazah. Además, mejoró las relaciones de la urbe con el mundo, ya que se invitó a diversos países a contribuir con la causa. Gracias a esto, la biblioteca albergaría no sólo cuatro millones de libros, sino un conjunto de antigüedades traídas de Grecia, un museo de ciencias, patrocinado por Francia, equipo de cómputo estadounidense y la creación de un centro de investigación liderado por un grupo de expertos de Italia y Egipto, que durante este tiempo se han empeñado en restaurar manuscritos de 500 años de antigüedad.

 

Alejandría. El Palacio de Montazah, de estilo turco, se edificó durante los años 30.


Biblioteca de Alejandría. La sala de lectura.

   Una visita a la Bibliotheca Alexandrina es toda una experiencia en sí misma. Además de una inmensa sala de consulta, el recinto cuenta con seis colecciones especializadas, un planetario, cuatro museos (de Antigüedades, Manuscritos, Historia de la Ciencia y del presidente Sadat), 12 centros de investigación académica y cuatro galerías. Los visitantes también pueden ver algunas de las 15 exposiciones permanentes que tiene, por sólo mencionar algunas están la Colección Mohamed Ibrahim, de caligrafía árabe; Bulaq, la primera prensa egipcia cuya impresión inaugural fue un diccionario italiano-árabe en 1822 y una muestra esculturas de Egipto.

La arquitectura como medio para proteger el patrimonio

   La arquitectura de la biblioteca es una joya de la humanidad. Para construirla, el despacho noruego Snøhetta ideó una estructura redonda que, además de ser a prueba de fuego, está recubierta por paneles que permiten el ingreso de la luz solar de forma indirecta, una característica que protege el estado de los ejemplares, sobre todo de los libros raros y manuscritos antiguos.


   Además, en la fachada de piedra uno puede notar grandes inscripciones alfabéticas de diversas civilizaciones del mundo. Estas fueron cuidadosamente realizadas con el artista Jorunn Sannes que utilizó para labrar las rocas las mismas técnicas ancestrales que los antiguos egipcios.

 


La biblioteca de Alejandría



Alejandría. La puerta del mundo | José Ramón Pérez-Accino (ciclo "Historiografía, mito y arqueología") 


   La ciudad de Alejandría, situada en el extremo occidental del Delta del Nilo, se presenta ante los ojos de la historia con un papel complejo. Está situada en Egipto, pero es una ciudad extranjera. Recibe la denominación de Alexandria ad Aegyptum, esto es, Alejandría “junto” a Egipto pero sin formar parte de él. 

   A pesar de ocupar ante los ojos de la cultura occidental un papel destacado en el imaginario colectivo, como la ciudad de Alejandro Magno, de Cleopatra, de Hipatia y de Kavafis, para los propios egipcios Alejandría era la puerta de acceso a un mundo exterior, complejo y altamente diferenciado que para los habitantes del valle del Nilo significaba fundamentalmente algo extraño y poco deseable. Como puerta que es, la ciudad se configura como el marco de la llegada de extranjeros a Egipto, pero también el de la exportación de mucho de la cultura de ese propio Egipto al que da la espalda y del que es extraña. La propia ciudad asume un papel de guía de la ciencia y del conocimiento al final de la Antigüedad como si se tratase de uno de sus monumentos más señalados, el faro.



Ágora - Trailer

2009. 126 min. Drama
Dirigida por Alejandro Amenábar

Interpretada por Rachel Weisz, Max Minghella, Óscar Isaac, Ashraf Barhom, Michael Lonsdale, Rupert Evans, Homayoun Ershadi, Sami Samir, Richard Durden, Omar Mostafa, Oshri Cohen, Yousef Sweid

Siglo IV. Egipto bajo el Imperio Romano. Las violentas revueltas religiosas en las calles de Alejandría alcanzan su legendaria Biblioteca. Atrapada tras sus muros, la brillante astrónoma Hipatia lucha por salvar la sabiduría del mundo antiguo, sin percibir que su joven esclavo, Davo, se debate entre el amor que le profesa en secreto y la libertad que podría alcanzar uniéndose al imparable ascenso de los cristianos.



Agora (2009) Official HD Trailer



La historia de Hipatia - Jordi Mata nos habla sobre la vida de Hipatia, la filósofa más importante de Alejandría.




La historia de Hipatia de Alejandría contada por Carl Sagan en "Cosmos"

En el contexto de la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, Carl Sagan cuenta la historia de Hipatia, una mujer extraordinaria para su tiempo. Esta es la secuencia con la que Alejandro Amenábar se inspiró, como él mismo ha contado en varias ocasiones, para realizar "Ágora".



Conferencia: Hipatia, la transcendental filósofa de Alejandría

Conferencia realizada en el marco del  Festival del Libro de Primavera, Pasión por la Lectura, impartida por la Dra. Mariela A. Gutiérrez, Profesora de la División de Profesional del Tecnológico de Monterrey en Cuernavaca.



10 ERRORES HISTÓRICOS EN ÁGORA



Errores Históricos: ÁGORA (Errores, crítica, reseña y resumen)




Agora - Hypathie et Davus

Une vidéo sur le film Agora, sur la relation entre Hypathie et Davus. Ni le film ni la musique ne m'appartiennent.

La dificultad de vivir la belleza y la inteligencia femenina se ve a diario, serenamente, sobre el planeta...pero progresamos  gracias a todos los prisioneros de la Historia.

PETRUS RYPFF

No hay comentarios: