lunes, 28 de diciembre de 2020

ORATORIO DE NAVIDAD DE J.S. BACH

 

ORATORIO DE NAVIDAD DE J.S. BACH


Este oratorio, que se escribió para la Navidad de 1734, incorpora música de composiciones anteriores, entre ellas tres cantatas seculares escritas durante 1733 y 1734, además de una cantata para iglesia, hoy perdida (BWV 248a).​ Su siguiente interpretación tuvo lugar años después, el 17 de diciembre de 1857, a cargo de la Academia de Canto de Berlín, dirigida por Eduard Grell.



Johann Sebastian Bach - Christmas Oratorio (Oratorio de Navidad) - Harnoncourt

El Oratorio de Navidad, BWV 248 (en alemán, Weihnachtsoratorium), es una obra sacra de Johann Sebastian Bach compuesta para las fiestas de Navidad.

   

    El Oratorio de Navidad de Bach es un ejemplo especialmente sofisticado de parodia musical; esto es, una reelaboración seria de otros materiales. El autor del texto es desconocido, aunque se supone que son reelaboraciones de trabajos anteriores de Christian Friedrich Henrici (Picander), específicamente textos de la cantata de Bach «Hércules en la encrucijada» 

  La obra pertenece a un grupo de tres oratorios compuestos hacia finales de la carrera de Bach, en 1734 y 1735, para fiestas importantes; los otros dos son el Oratorio de la Ascensión (BWV 11) y el Oratorio de Pascua (BWV 249). En todos ellos, interviene un tenor evangelista como narrador que reelabora composiciones anteriores.​ A pesar de estas consideraciones, el Oratorio de Navidad es la obra más compleja y extensa de las tres.

Estructura

   La obra se divide en seis partes, cada una de ellas diseñada para su interpretación en cada uno de los principales días del periodo navideño. Habitualmente, el oratorio se presenta como un todo o, si no, dividido en dos grandes partes de similar extensión. La duración total se acerca a las tres horas.

  La primera parte (para el día de Navidad) describe el nacimiento de Jesús; la segunda (para el 26 de diciembre) se centra en el anuncio del nacimiento a los pastores; la tercera (para el día 27) presenta la adoración de los pastores; la cuarta (para el día de Año Nuevo) describe la fiesta de la circuncisión y bautizo de Jesús; la quinta (para el primer domingo del nuevo año), el viaje de los Reyes Magos, y la sexta (para la Epifanía), la adoración de los magos.

   La estructura de la historia está definida con respecto a los requerimientos particulares del calendario de la iglesia para la Navidad de 1734. Bach abandonó su práctica habitual, al escribir cantatas para iglesia, de basar el contenido en la lectura del Evangelio correspondiente a ese día, con objeto de lograr una estructura narrativa coherente. Si hubiese seguido el calendario, la historia se habría desarrollado de la siguiente manera:

- Nacimiento y anuncio a los pastores

- La adoración de los pastores

- Prólogo al Evangelio según San Juan

- Circuncisión y bautismo de Jesús

- La huida a Egipto

- La llegada y adoración de los Reyes Magos

   Esto habría dado, como resultado, que la Sagrada Familia habría huido antes de la llegada de los Reyes Magos, lo cual era inadecuado para un oratorio planeado evidentemente como un todo coherente. Bach eliminó el contenido correspondiente al tercer día de Navidad (27 de diciembre), el Evangelio según San Juan, y dividió la historia de los dos grupos de visitantes -pastores y Reyes Magos- en dos partes. Esto dio como resultado una exposición de la historia de Navidad que resultaba de más fácil comprensión:

   El Nacimiento, el aviso a los pastores, la adoración de los pastores, la circuncisión y el bautismo de Jesús, el viaje de los Reyes Magos, la adoración de los Reyes Magos. La huida a Egipto se presenta después del final de la sexta parte.

   El que Bach viera las seis piezas como partes de un todo unificado es evidente tanto por el texto impreso sobreviviente como por la estructura de la música en sí misma. La edición no tiene sólo un título —Weihnachtsoratorium— relacionado íntimamente con las seis secciones, sino que las secciones también están numeradas consecutivamente.


    El Oratorio de Navidad, BWV 248, es una de las obras más populares de Bach está compuesto por seis cantatas.

   Para muchas personas dentro del ámbito cultural cristiano, el Oratorio de Navidad de Bach es parte integral de los festejos navideños, a la par que el árbol y los regalos, así como un exaltado reconocimiento de los valores familiares. Es un ancla de la tradición cristiana en un mundo secularizado pero, sin embargo, en constante búsqueda de significados y quizás sea ésta la razón por la que es una de las obras más populares de Bach.

Antecedentes

   En junio de 1722 Johann Kuhnau, Cantor de la Iglesia de Santo Tomás en Leipzig – puesto equivalente al de Director musical – falleció. Bach fue uno de los seis candidatos para la vacante, pero según la opinión del consejo elector, el candidato más destacado para esta responsabilidad era un respetado músico ya conocido en la ciudad, Georg Philipp Telemann.

   Telemann fue elegido por unanimidad por el consejo, pero para su decepción rechazó la oferta. Entonces recurrieron a su segunda opción, Christoph Graupner, un antiguo alumno de Kuhnau. Graupner fue incapaz de liberarse de su anterior trabajo y por lo tanto tuvo que retirar su candidatura.

   En su desesperación el consejo ofreció el puesto a Bach, quien en aquel momento era apenas conocido en Leipzig. Un funcionario declaró que como no estaban disponibles los mejores músicos no tenían más remedio que tomar uno de los mediocres. Y así en mayo de 1723 Bach fue nombrado Cantor de Santo Tomás, donde permaneció hasta su muerte en 1750. Fue un puesto sumamente exigente. A cambio de un salario bastante magro tenía que enseñar Latín y Música en la Escuela de Santo Tomás, tocar el órgano, entrenar al coro y componer música para las dos principales iglesias luteranas de la ciudad, además de supervisar y capacitar a los músicos de otras dos iglesias.

   Bach también era responsable de contratar a los músicos orquestales y cantantes necesarios para los servicios de la iglesia. Con una carga de trabajo tan enorme no sorprende que Bach estuviera involucrado en varios conflictos con las autoridades de la ciudad, quienes periódicamente se quejaron de su desempeño.


Composición

   A pesar de las circunstancias poco prometedoras, Bach compuso música muy importante durante este período. Hablando sólo de sus composiciones corales de la época, aparecen obras maestras como la Misa en si menor, las Pasiones según San Mateo y Juan, unas 300 cantatas y el Oratorio de Navidad.


J S Bach - St John passion (subtitulos en Español)

Hermosísimo vídeo, sublime obra musical con profunda espiritualidad, maestría artística y una energía tan maravillosa que nos transmiten los artistas y el director de la orquesta.


   Para su primer servicio del día de Navidad, Bach compuso un impresionante Sanctus, que más tarde incorporó en la Misa en si menor. El Oratorio de Navidad no fue escrito hasta 1734. Debido a la presión del trabajo, y puesto que en aquel momento había pocas oportunidades para repetir servicios con obras anteriores, Bach tomo mucho material de piezas previamente escritas, tanto sagradas como seculares. Esto era una práctica estándar para el período; las Arias y Coros de Händel, por ejemplo, suelen ser reelaboraciones de música anterior.



Bach - Mass in B  minor (Misa en si menor) - (Proms 2012)

   Bach adaptó música de su autoría al texto del Oratorio de Navidad, además de componer mucho material nuevo. El texto, que se basa en el relato de la Natividad en los evangelios según San Lucas y San Mateo fue compilado por Picander, quien había trabajado con Bach en el libreto para la Pasión según San Mateo.


Oratorio de Navidad de Bach - Estructura 

  Aunque colectivamente los movimientos del Oratorio de Navidad forman un recuento musical continuo de la historia de la Navidad, Bach no concibió el oratorio como una pieza ininterrumpida, a la manera de los oratorios de Händel, sino como seis cantatas separadas para realizarse en seis ocasiones – los tres días de Navidad (25, 26 y 27), el día de año nuevo, el domingo después de año nuevo y la fiesta de la Epifanía (6 de enero).

 El hecho de que los requisitos instrumentales para cada cantata difieren considerablemente es otro indicio de que Bach nunca pretendió agruparlas como una sola obra. Por esta razón es muy usual escuchar interpretaciones del Oratorio de Navidad compuesto por sólo una parte de toda la secuencia.

Las seis cantatas que integran el Oratorio de Navidad BWV248, de Bach (1685-1750), son parte de una obra unificada que no solo festeja la Navidad sino también el Año Nuevo y la Epifanía.

   El oratorio tiene la mezcla habitual de recitativos, coros y arias. El solista tenor (Evangelista) actúa como narrador en una serie de recitativos, con otras figuras tradicionalmente asociadas a la historia de Navidad que también hacen su aparición –los ángeles y los pastores, por ejemplo. El coro presenta la primera y tercer cantatas con un coro entusiasta y proporciona comentario en todas partes, principalmente en forma de corales. Estas melodías de tipo himno luterano, ricamente armonizados de Bach, habrían sido muy familiares para las congregaciones del siglo XVIII. Las arias, a menudo muy floridas y detalladas, son los números más extendidos en la obra y son meditaciones sobre el significado espiritual profundo de los acontecimientos. Una repetición del coro inicial de la tercer cantata conduce hacia el final de la secuencia con una nota convenientemente exultante.

-------------------------------------------


HISTORIAS DE NAVIDAD 

   Hoy, día 28 de diciembre, se celebra Los Santos Inocentes. Todos estaremos de acuerdo en que el año que pronto dirá adiós será de infausto recuerdo por lo pernicioso que está siendo desde que se desató la Pandemia coronavírica al final del invierno pasado. 

   Ya han empezado las vacunaciones en muchos países, esperemos que supongan a medio plazo la solución a tantos problemas que están poniendo en jaque la resiliencia y asertividad de tantas personas. Queda claro que ya nada va a ser igual a partir del 2021 que hará su presencia en pocos días. Hagamos entre todo que los cambios sean a mejor, no nos lo van a poner fácil.

(Petrus Rypff)



       Frases Navideñas Para Reflexionar | Bonitas Postales y Tarjetas de Navidad



Resultado de imagen de navidad imagenes originales



  Mientras todos los niños ayudaban en sus casas en los preparativos para la Nochebuena, Manuel, de 7 años de edad, trabajaba en el bazar de Don Joaquín para echar una mano en la precaria economía de su casa, su padre se había quedado en paro y su madre estaba imposibilitada por una grave enfermedad.

  Don Joaquín regentaba el bazar desde hacía años y tenía mucho dinero, pero al mismo tiempo, era un hombre sin familia, codicioso y solitario. Miraba a Manuel como un simple trabajador más, no como un niño.

  El día previo a Navidad, Manuel quería retirarse temprano del trabajo para comprar algunas cosas para la cena y ayudar a su madre. Contemplando a través de la ventada como algunos niños jugaban, Manuel escuchó un grito que le hizo temblar:

- ¡Manuel! - gritó Don Joaquín.
- Sí señor- respondió él.
- ¿Qué haces mirando por la ventana? Aún no has terminado tu trabajo.

   Manuel contestó: - ¡Hoy es nochebuena! Hoy es el cumpleaños del niño Jesús, hoy es un día muy especial.
- ¡Pues a mí no me importa! ¿Crees que hoy vas a poder escaparte más temprano de tus deberes?, ¡Trabaja mejor! - replicó.
- Pero Don Joaquín, hoy quería comprar algunas cosas para la cena de navidad- suplicó el niño.
- ¡Para la cena de Navidad! - se burló el jefe. -Tú lo único que quieres es escaparte más temprano. Hoy es un día común y corriente; mejor sigue trabajando si quieres mantener tu empleo.
- Si don Joaquín- contestó Manuel muy triste.

   El niño continuó trabajando, con lágrimas en los ojos. Su corazón estaba muy triste y angustiado y temía que Don Joaquín no lo dejase pasar la Nochebuena junto a su familia. En medio de ese aterrador pensamiento, elevó una plegaria a la Virgen María pidiéndole su intercesión para que pudiese pasar una bonita Navidad con su familia.

   Poco después, Don Joaquín, inesperadamente, gritó tan fuerte que casi se le sale el corazón a Manuel.

- ¡Manuel, Manuel, ven, apúrate! - gritaba el jefe horrorizado.
- Don Joaquín ¿qué le pasa? - preguntó.
   Don Joaquín, asustado, abrazó a Manuel y le dijo: - ¡Vi un fantasma, vi un fantasma!
   Manuel miró para todos lados en la habitación de Don Joaquín y no vio nada.
- Cálmese- dijo. -Yo no veo nada.
- ¿Me estás tratando de mentiroso? - exclamó el anciano.
- No don Joaquín, disculpe, no quise decir eso.
- ¡Sigue trabajando mejor!, fue una pesadilla, ¡sigue trabajando!

   Don Joaquín seguía atemorizado por lo que según él había visto. No queriendo permanecer ni un momento solo se le ocurrió pedirle a Manuel que se quedara con él hasta bien entrada la noche. "Por si acaso", pensó. Don Joaquín llamó al niño y le dijo:
- Manuel, necesito que hoy te quedes hasta más tarde.
- Pero señor, hoy es navidad y mi familia me está esperando.
- ¡Manuel, hoy te pago el doble!
- Pero Don Joaquín, ya tengo casi terminado mi trabajo y debo ir a casa.

   Don Joaquín no le quería confesar que estaba asustado y el niño lo sabía, pero él se resistía a quedarse porque era Navidad. Entonces, se le ocurrió una magnífica idea: "invitar a Don Juan a su casa a pasar la Navidad".

 -Don Joaquín: le invito a pasar la Navidad con nosotros para que no se quede solo.

   Don Joaquín estaba emocionado por el ofrecimiento de Manuel, ya que nadie lo invitaba a su casa. Por lo que sin pensarlo… aceptó.

   Cuando llegaron a la casa de Manuel, Don Joaquín se quedó muy impresionado porque en esa humilde casa, había mucha alegría y generosidad.

   Don Joaquín sonrió como nunca lo había hecho, se dio cuenta de que nunca había tenido una Navidad y ahora la compartía con una familia muy sencilla y amable. Sus mejillas se sonrojaron y sobre ellas rodaron muchas lágrimas de la emoción y felicidad que sentía.

   Al final de la noche, Don Joaquín se comprometió a ser más justo y considerado con el niño, y a desprenderse de sus bienes a favor de los más necesitados.

(Petrus Rypff)


No hay comentarios: