lunes, 21 de diciembre de 2020

¿NOS HA PILLADO DIOS CONFESADOS?

 


¿NOS HA PILLADO DIOS CONFESADOS?

   Que pase este amargo cáliz que nos castiga con saña. Que terminen cuanto antes este terrible año y la pandemia global, con la lección aprendida de que no somos infalibles. Como dice el viejo proverbio "Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado y el último pez atrapado, nos daremos cuenta que el dinero no se puede comer". Con esta y otras sabias frases calmamos nuestras ansiedades en el laberinto de las inseguridades de salud y economía, principalmente, de estos interminables meses, en los cuales hemos asistido atónitos a las miserias y grandezas de políticos y la "fauna" científica o intelectual, que en su mayoría han salvado los muebles, los propios y los de casi todos. Una constante controversia que ha desenmascarado a muchos pseudoprofetas que, a la hora de la verdad, se han escondido como ratas.

   Quiero, desde aquí, hacer un reconocimiento a un médico que, en circunstancias personales nada fáciles, está haciendo una labor de valor incalculable en la gestión de la crisis desde su puesto de Consejero de Sanidad en nuestra Comunidad Autónoma de Murcia. Dr. Villegas, gracias, en mi nombre, en el nombre del colectivo médico y si me lo permiten, de todos los murcianos.



   Ni los que voluntariamente iniciaron la pandemia podían medir el alcance del daño provocado, tanto en vidas humanas como en un coste económico tan brutal que ha traído cierres, ERTES, ERES, paro, incremento de las desigualdades y hambre.

   Mientras, otros han reafirmado su leyenda dando la cara y sumando grandes dosis de optimismo y esperanza para que todo vuelva a la normalidad dentro del apasionante, aportador y divertido circo de la cultura, en general, y de la música, en particular, tan importante para un servidor. El sector sigue en lucha por sus derechos bajo la consigna de "alerta roja". Cuanto he echado de menos los conciertos en directo, en concreto uno que se iba a celebrar en Copenhague, la ciudad de la Sirenita, con la actuación estelar de uno de mis guitarristas favoritos, Sir Eric Clapton, "Mano Lenta", para el que tenía la entrada reservada desde meses antes de desatarse la crisis coronavírica. La industria musical y la ingente cantidad de personas que viven alrededor de su mundo, han tenido que reinventarse para aguantar el tirón y aguardan con ansiedad a que todo esto acabe. Esperemos que las aguas, y los lodos, vuelvan a su cauce, aunque tal como va "progresando" la situación, mucho me temo que ya nada será igual. La huella que la COVID 19 está dejando va a perdurar mucho tiempo en el inconsciente colectivo y me temo igualmente, que las medidas de seguridad van a perdurar muchos años, por el bien de todos, me río yo de los peces de colores...


Eric Clapton - Tears In Heaven (lyrics y subtitulos en español)

   Y en esas seguimos, peleando contra "el bicho" y apoyando la causa, no nos queda otra que remar todos juntos para echar a ese ser ultramicroscópico de nuestras vidas y de nuestro entorno. Ni los que provocaron la pandemia podían medir el alcance del daño provocado, tanto en vidas humanas como en un coste económico tan brutal que ha traído cierres, ERTES, ERES, paro, incremento de las desigualdades y hambre. ¿O sí estaba todo calculado? Sospecho que nunca lo sabremos. 

   Volviendo a las rogatorias y los deseos, que todo vaya bien para todos. Celebremos las fiestas navideñas con precaución, no debemos olvidar a tantos muertos, yo me acuerdo a menudo de la tía Maruja, la última hermana de ELA. Es tiempo de reflexionar y no caer en el abatimiento.



Los niños, sin duda alguna, los que mejor han llevado, a pesar de los pesares, la maldita pandemia, y eso que no se lo estamos poniendo fácil. Valorando, eso sí, y en su justa medida, la labor de padres y docentes que tampoco lo están teniendo nada fácil.

   De esta saldremos todos juntos y esperemos seguir siendo testigos de tantos encuentros y festejos que quedaron pendientes en este puto 2020 que pronto despediremos, hagámoslo con una simbólica “peineta”…guardando las distancias, claro, y cantemos y bailemos, que el agua, esta vez, no nos llegará al cuello, o eso espero. Desde que se desató la crisis coronavírica, allá por marzo, muchos artistas han compuesto muchos temas alusivos a la repercusión de la pandemia en la gente de a pie, me quedo con perdón a los demás, con la canción de Diego Cantero, Funambulista, por aquello de la paisanía y por que es un artistazo.



Funambulista - A un Par de Metros de Ti (Lyric Video)

         "Este es el tiempo de tender el paso y salir hacia el mar, hendiendo el aire. Hombres, levad los hombros sonoramente, bajo el sol que nace". 

Blas de Otero.

 


No hay comentarios: