domingo, 6 de diciembre de 2020

EL SENTIDO DE LA VIDA

 



Las Cuatro Estaciones (Four Seasons) - Vivaldi

   El hombre en busca de sentido es el estremecedor relato en el que Viktor Frankl nos narra su experiencia en los campos de concentración.

   Durante todos esos años de sufrimiento, sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda, absolutamente desprovista de todo, salvo de la existencia misma. Él, que todo lo había perdido, que padeció hambre, frío y brutalidades, que tantas veces estuvo a punto de ser ejecutado, pudo reconocer que, pese a todo, la vida es digna de ser vivida y que la libertad interior y la dignidad humana son indestructibles. En su condición de psiquiatra y prisionero, Frankl reflexiona con palabras de sorprendente esperanza sobre la capacidad humana de trascender las dificultades y descubrir una verdad profunda que nos orienta y da sentido a nuestras vidas.

   La logoterapia, método psicoterapéutico creado por el propio Frankl, se centra precisamente en el sentido de la existencia y en la búsqueda de ese sentido por parte del hombre, que asume la responsabilidad ante sí mismo, ante los demás y ante la vida. ¿Qué espera la vida de nosotros?

   El hombre en busca de sentido es mucho más que el testimonio de un psiquiatra sobre los hechos y los acontecimientos vividos en un campo de concentración, es una lección existencial. Según la Library of Congress de Washington, es uno de los diez libros de mayor influencia en Estados Unidos.

«Uno de los pocos grandes libros de la humanidad». Karl Jaspers


¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Qué hacemos aquí? ¿Por qué estamos aquí? Pero lo más importante...¿para qué estamos aquí?

   De repente, un día nacemos, crecemos y morimos. ¿Y ya está? ¿y en medio qué?aprendemos, trabajamos, amamos, reímos, lloramos, dudamos, nos equivocamos...pero...¿por qué? ¿para qué?

    Al final todos seremos un recuerdo en la mente de alguien...una foto, un vídeo, una anécdota...cientos, miles, millones de personas han estado antes aquí...¿y qué? ¿con qué fin? ¿Permitir que podamos estar más personas aquí? ¿Pero para qué? ¿Con qué finalidad? 

   ¿Nuestra función es asegurarnos de que alguien más se quede después de que nos marchemos?, ¿PARA QUÉ? para dejar a otros más y esos a otros y luego otros y así hasta cuándo? Eso lo llevamos haciendo miles de años y nada cambia ni nada sabemos.

   Evolucionamos, mejoramos o empeoramos, según se mire, vivimos más años, más cómodos o todo lo contrario...Hace cien años, sólo cien años, una carta tardaba semanas o incluso meses en llegar de una ciudad a otra, hoy en un segundo le dices a alguien de Japón, Hola...¿Es eso evolucionar?, ¿acercarnos? ¿relacionarnos?, Si es eso ¿por qué nos destruimos con tanta facilidad?

   Yo creo que la vida no tiene ningún propósito en sí misma porque el motivo de que estemos aquí es casual, y por definición algo que sucede por casualidad no es premeditado, luego no tiene ninguna finalidad u objetivo en sí mismo.

   ¿Y ya está? ¿La vida es eso? ¿Una combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar sin ningún sentido, sin ninguna finalidad?

   Quizás ahí precisamente esté la clave. La perpetuación de la especie, dicen unos, realizarse, trascender más allá de los hechos, dicen otros, evolucionar, buscar sabiduría y conocimiento. Hacer un mundo mejor, alcanzar la unión con otros, conseguir la pureza del alma. Hay gente que defiende que el propio sentido de la vida radica en tratar de encontrarlo y hay gente que dice que la vida no tiene sentido porque el mundo es un lugar horrible, agresivo y destructivo...La cuestión es que todos intentamos llamarlo de alguna manera.

   Yo creo que el sentido de la vida es algo que hemos inventado nosotros porque como humanos con razonamiento abstracto necesitamos entender, asimilar...encontrarle un sentido o finalidad para justificar nuestra existencia. Yo lo llamo así. Tú llámalo como quieras, pero lo que no va a cambiar es que lo que de verdad importa es el camino, no donde vayamos.

   Sea cual sea la finalidad, el objetivo de nuestras vidas, el sentido de la vida es que no importa el sentido de la vida. Lo que importa es crecer, mejorar, ser generosos, tratar de encontrar aquello que sabemos hacer y explotarlo al máximo, amar, pensar, divertirnos, ser críticos, sinceros, coherentes, proactivos y siempre vivir de acuerdo a nuestras posibilidades y fieles a nuestro criterio.

   Todo eso es lo que mis padres me enseñaron. Yo creo que es un muy buen comienzo.¿y tú?

-----------------------------------


   "Lo único que el hombre cumple en serio, es nacer. El niño al nacer llora, y al abrir los ojos a la luz sonríe; el soplo duro de la tierra le causa dolor y la luz que ilumina el mundo le recrea. Aquel primer vagido al aire y aquella primera sonrisa a la luz alientan toda su vida". 

(Miguel de Unamuno)



 ---------------

La invención de la bicicleta

Jordi Nadal

Resumen

   Es una condición inherente a la existencia que vivir implica aprender a navegar las aguas del cambio constante. Cuando menos lo pensamos, nuestra vida puede dar un giro súbito. En 2020, el año de la tormenta perfecta, la crisis de la covid-19 ha hecho evidente que nos enfrentamos a uno de los desafíos más graves que hemos vivido como sociedad. Ante una situación que nadie podía haber previsto, no hay más remedio que salir adelante y dar lo mejor de nosotros mismos, demostrando nuestra capacidad para encajarla, cuando no para resolverla.

   En estas claves para vivir desde la adversidad, Jordi Nadal nos invita a responder, decidir y asumir con valor los retos que nos impone el futuro, sin alarmarnos más ni menos de lo necesario, con el fin de esquivar el miedo que nos paraliza y sortear las dificultades de la mejor manera posible. La esencia de este libro es la de defender que en la vida la recompensa está en nuestras decisiones y que la mejor forma de actuar es salvaguardando la dignidad de nuestra voluntad.

----------------------------------------

  El arte de amar es una obra con la que Erich Fromm ha ayudado a varias generaciones a reflexionar sobre el amor y a responder a algunas preguntas aparentemente sencillas: ¿qué significa amar? ¿Cómo desprendernos de nosotros mismos para experimentar este sentimiento...?  

   Fromm nos dice también que el amor no es algo pasajero y mecánico, como a veces nos induce a creer la sociedad de hoy. Muy al contrario, el amor es un arte, el fruto de un aprendizaje. Por ello, si queremos aprender a amar debemos actuar como lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte, ya sea la música, la pintura, la carpintería o el arte de la medicina. O, por lo menos, no dedicar nuestra energía a lograr el éxito y el dinero, el prestigio y el poder, sino a cultivar el verdadero arte de amar.

 

UTOPÍA

   Se dice que nunca en la historia había habido tanta desigualdad entre clases, ni siquiera en épocas donde la esclavitud estaba vigente. Hoy hay otro tipo de esclavitud, menos visible si se quiere, pero más perversa, porque los victimarios no saben, las más de las veces, que su libertad es solo ficticia, su capacidad de maniobra es tan exigua, que no se atreven a plantar cara a la injusticia, no vaya a ser que se queden sin lo poco que tienen.

   En cualquier caso, voy a ponerme más positivo, al fin y al cabo, sigo siendo utópico, espero que el panorama cambie, aunque yo no alcance a verlo. Auguro que, a pesar de los “líderes” que nos gobiernan y de los que están por encima de ellos, esa cohorte invisible que tiene todo “atado y bien atado”, espero, como decía, que alguna vez, el panorama cambie y se alcance otro sistema de convivencia verdaderamente democrático y libre. De eso va la utopía, ¿no?

(Petrus Rypff)


Joan Manuel Serrat - Utopía

   Me considero, como he manifestado en otras ocasiones, un utópico posibilista, no un iluso empecinado, y en esta ardua tarea, hace tiempo que, aunque “deje sangre en el papel”, como decía el amigo Víctor Manuel, puesto que creo en las personas (las buenas personas, aunque tengan sus mentes un poco dormidas), no voy a romper todo lo que escribo, y me apunto a otras muchas iniciativas que luchan por el mismo fin, y que, sin duda, lo hacen mejor que yo.

   La Navidad está a la vuelta de la esquina, es época de convivir en familia. Vienen, a veces desde muy lejos, los hijos, los sobrinos, los tíos y el “sursum corda” y estamos obligados a regocijarnos unos con otros, siempre con buena cara y entrega absoluta. Es tiempo de aparcar diferencias y rencillas remotas atenuadas, o no, por el paso inexorable de los años. Desde mi agnosticismo, es la Navidad un tiempo de compartir, de disfrutar, de bien comer y beber (a ver si alguna vez supero la fase oral de la que hablaba Freud, jejé). Pero, hete aquí, que este año hay un invitado inesperado, el maldito COVID 19, que va a trastocar todos los planes, ya se ha llevado a muchos y ha convertido al año 2020 en el peor que casi todos recordamos y va a impedir las reuniones familiares de siempre, la vuelta de muchos desde lugares remotos, ha precarizado las economías domésticas y hasta las "macro" y ha ensanchado, como nunca, las diferencias entre todos nosotros, hasta el espacio físico entre nuestras quijadas. Ya veremos si el advenimiento de las vacunas proporciona el alivio que todos esperamos. ¿Va a tener razón, una vez más, el bueno de Chomski cuando formuló su teoría de la manipulación de la superioridad sobre los ciudadanos de a pie, creando un problema para después ofrecer una solución y hacer así que se perpetúe el cotarro? Mucho me temo que es así pero, esta vez, se han pasado.




Noam Chomsky: Las 10 Estrategias de Manipulación Mediática

La lista de Chomsky explica las 10 maneras de manipular a las masas

   El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación mediática” a través de los medios de comunicación de masas.

1. La estrategia de la distracción. El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos. 

3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez. 

4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un cortocircuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos… 

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable de su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. ¡Y, sin acción, no hay revolución! 

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

-----------------

  

   Echo de menos, como cualquier hijo de vecino, a los que ya no pueden venir a la llamada del turrón, un beso ELA. Bien es verdad que, aunque estén ocupados en su peregrinar atemporal por no se sabe dónde, están de alguna manera presentes en mi cotidianidad, y sus “guiños”, concupiscentes o castos, son incesantes. También voy a echar de menos las reuniones multitudinarias de otras veces, especialmente la de Nochevieja, por la cuestión obvia de las restricciones coronavíricas, comprensibles, sí, pero...

   Me voy despidiendo, ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS! Disfrutad a tope estos días, con belén, árbol de Navidad, turrones, villancicos, matasuegras o lo que os venga en gana, eso sí, en "grupos de a diez", manda huevos. Pasadlo lo mejor posible, que luego, la cuesta de enero, se hace muy larga.

   Saludos de vuestro “caletre insomne”, PETRUS RYPFF.





 


No hay comentarios: