sábado, 5 de diciembre de 2020

ALBERTO MONTERO, EL CÍCLICO DESENCANTO DE UN TROVADOR MEDITERRÁNEO


ALBERTO MONTERO, EL CÍCLICO DESENCANTO DE UN TROVADOR MEDITERRÁNEO




   Alberto Montero, nacido en Puerto de Sagunto, inicia su andadura musical en el año 2000 en el grupo Shake con los que, cinco años después de su formación, graba su primer álbum "Let Me Wear the Morning Sun" (Greyhead, 2005). El director del sello Juan Pedro Parras Jarque había escuchado algunos temas de la maqueta de dicho álbum en formato acústico, apenas la voz y guitarra de Alberto y le propuso grabar un disco en solitario. Para ello Alberto se dedica a recopilar tanto algunos temas antiguos como nuevas composiciones dotándolas a todas ellas de un sonido homogéneo.

   Para su elaboración se traslada a los estudios murcianos Michel con el ingeniero Eugenio García y ejerciendo de productor el mismo Juan Pedro. En el proceso de grabación cuenta con la ayuda de Ricardo Cortés al cello y Josele Castelló a la flauta, así como el bajo de Fernando Junquera, alias Negro, y el batería Marcos Junquera, componentes ambos de Balano, Salchicha, Estrategia lo Capto! y Orquesta del Caballo Ganador. Estos dos últimos gracias a que a la vez que se graba el debut de Alberto también se está trabajando en la ópera prima de Fernando en solitario: "Negro" (Greyhead, 2008). 

   "Alberto Montero" (Greyhead, 2008), como todos los de dicho sello, sale a la venta en formato vinilo, éste en concreto con una tirada limitada a quinientas copias. Su música entronca el folk con los sonidos cálidos y psicodélicos de la costa oeste estadounidense teniendo como gran referente la banda de Arthur Lee, Love. El álbum se encuentra entre los favoritos del programa de Radio3 Islas de Robinson, llegando a ser radiado también al otro lado del Atlántico, concretamente en la emisora independiente WFMU, radicada en New Jersey.

   La pequeña gira de presentación del álbum le lleva a tocar en el festival ilerdense Músiques Disperses 2010, donde comparte cartel con Annie B. Sweet o El Petit de Cal Eril, y en la primera edición del Datura Folk. Posteriormente volvió a grabar con Shake su segundo disco, pero su traslado a Barcelona hizo que la formación se disolviera. En 2010 vuelve a los estudios valencianos El Sótano para dar continuación a su carrera en solitario. Para ello contará en los mandos con Dani Cardona y, de nuevo, Juan Pedro Parras.

   Así ve la luz "Claroscuro" (Greyhead, 2011). El principal cambio nos le encontramos en el idioma compositivo, ya que Alberto ahora canta en castellano, en un álbum más ensoñador donde ejerce una gran influencia la música sudamericana. En él cuenta con la colaboración de los ya conocidos Josele Castelló y Marcos Junquera. A los que hay que sumar el bajista Juan Pablo Olavarrieta, Román Gil (Parkison D.C.) con el bandoneón, Andrés Calatayud, Olga y Sonia Beltrán en los arreglos de cuerda, Pau Rodríguez (Za!) a la trompeta y Jesse Sparhawk, componente del grupo Fern Knight.

   Jesse, al que había conocido en 2008 en un concierto en Valencia donde lo teloneó, le propone hacer una letra en castellano para una canción suya. Pero al final no tienen una sino que acaban componiendo seis temas para un mili-LP todavía inédito ya que ningún sello discográfico lo quiere lanzar. Todavía está en el aire si se quedara en el limbo o graban un par de temas para elaborar un LP.

  A inicios de 2013 hace una pequeña gira por Chile y Argentina, a su vuelta se confirma su fichaje por el sello barcelonés BCore y vuelve a los estudios de Dani Cardona para grabar su tercera referencia producida por el propio Alberto y Román Gil, que también toca la guitarra, percusiones y bandoneón en la banda de apoyo que también cuenta con Xavi Muñoz al bajo y Marcos Junquera a la batería. Una banda que gana importancia así como los arreglos de cuerda y viento en las figuras de Andrés Calatayud, Olga y Sonia Beltrán y Maya Fernández. El resultado de esas sesiones de grabación es "Puerto Príncipe" (BCore, 2013).

   Tras 2 años, en los que Alberto pudo presentar el disco en multitud de escenarios, entregó a su sello el que podría considerarse como una continuación de 'Puerto Principe ya que "Arco Mediterráneo" (BCore, 2015) sigue la línea de su trabajo anterior pero ahora las ideas brillan con mas fuerza sobre todo en momentos como 'Madera muerta' la que desde el momento de su publicación se convierte en su canción mas conocida e incluso coreada en algunos conciertos. Alberto Montero con este disco se consolida definitivamente como uno de los grandes nombres del folk nacional.



Alberto Montero - 1. Buscando un lugar donde vivir

Buscando un lugar donde vivir te alejo de casa 
De tu primer lugar, tu primer universo 
No se arreglar eso 
Solo se que el tiempo pasará y mas pronto que tarde  
Toda esa emoción será un recuerdo vago 
Y yo estaré a tu lado 
Buscando un lugar donde vivir 
Buscando un lugar donde vivir 
Buscando un lugar donde vivir 
Buscando un lugar donde vivir 
Buscando un lugar donde vivir te alejo de casa 
De tu primer lugar, tu primer universo 
No se arreglar eso 




Alberto Montero - 2. Mira

Mira, no se de que puedo hablar 
Me trago el concepto, me viene de dentro la 
Ira que no puedo controlar 
Me viene perfecto, me sale de dentro la 
Tempestad de lo que salió mal y no vi 
Mira, ya no se lo que está bien 
Estamos muy lejos de hacerlo perfecto 
Pero da igual, no lo pueden someter 
Lo que siempre supe me viene de adentro 
Y no hay que hablar, no lo puedo expresar 
Toda la vida a mi lado 
A veces salió bien, a veces salió mal 
¿Qué más da?





Alberto Montero - 3. No sé

No sé si todo está claro o va a oscurecer 
Pero no tengo prisa 
Da igual, hoy no encuentro mi centro de gravedad 
Me pasa muchos días 
No sé por qué 
Últimamente me aferro a algo que sé que no va a suceder (x2)
No se si estoy perdido o voy a florecer 
Pero me falta el aire 
Da igual, todo lo que hago me empieza a cansar 
Me pasa muchos días 
Da igual, da igual, da igual 
Me pasa muchos días
Últimamente me aferro a algo (algún día sucederá, algún día sucederá)



Alberto Montero - 4. Le Soleil





Alberto Montero - 5. El Desencanto



Alberto Montero - 6. Cuando todo caiga




Alberto Montero - 7. Contigo



Alberto Montero - 8. Mandamientos



Alberto Montero - 9. Mañana




Alberto Montero - 10. Todo es cíclico



Alberto Montero - 11. Lluvia



Alberto Montero - 12. El Monstruo



Alberto Montero - 13. Mientras Cae la Oscuridad



Alberto Montero - 14. Canción para Ariadna



Alberto Montero "Madera muerta"

Alberto Montero - Ensayo en la calle Puerto Principe. En la Ciudad de la Luz y Desciende la Mesa


Alberto Montero - En La Ciudad De La Luz


Alberto Montero - Viajeros



La Catedral Sumergida

Documental 'La Catedral Sumergida' (Teaser)

Alberto Montero tiene nuevo disco, pero no vendrá solo, le acompañará un maravilloso documental realizado por Marina Arjona y Jaume Casas de Lovemos Creative Co. Un acercamiento al universo de su nuevo álbum, a su concepción y proceso creativo, a sus referencias estéticas, literarias y musicales. Lo que iba a ser un simple registro o 'making off' se convierte en un proyecto más ambicioso, más vertiginoso, que se atreve a hacer arqueología más allá de la propia música, a proponer un lenguaje más arriesgado, un retrato en forma de collage de un músico atípico, necesario, honesto y valiente, que disimula su potencial tras una mirada serena. Aquí un pequeño teaser de lo que viene.


  Grabado entre julio y agosto de 2017, principalmente en Estudio Río Bravo, de Xirivella, por Xema Fuertes y Cayo Bellveser. Algunas pistas grabadas en Manlay Studio por Román Gil y en Casal Jove del Puerto de Sagunto por Alberto Montero.

Alberto Montero

1. La Llamada



2. Confesión



3. Poseidón



4. Oración



5. Credo



6. Intención



7. Resolución



8. Devoción



9. Transfiguración



10. Comunión



11. Te Veo Alberto



12. La Catedral Sumergida



Alberto Montero: voz, piano, guitarra

Laura Amanda Agustí: violines

Sergio Sánchez: viola

Adrián González: violoncello

Román Gil: guitarra, bandoneón, percusiones

Xavi Muñoz: bajo

Marcos Junquera: batería

Eloy Bernal: sintetizadores

 

   "Alberto pertenece a una generación de músicos peninsulares que con toda una cajonera de sastre de recursos estéticos, referenciales y técnicos decidió abandonar el cinismo para usar esa navaja suiza en pos de su propia transformación angélica. Alberto usa su música para sanarse, tanto que me sana a mí. La Catedral Sumergida es cirugía alquímica. Una piedra de oro que sale de la vesícula".

   La Catedral Sumergida no es un disco en el sentido estricto. No es del todo música. Las palabras para catalogarlo suenan obscenas. Puedo decir que envuelve, que es sedoso. Puedo decir que viajo. Me vienen Alicia y Ulises. Me viene un océano infinito dentro de un humano. Me vienen unas entrañas que son como uno de esos laberintos de espejos. Me viene la capacidad de mecerme en profundo asombro.

   Oigo “creo en lo que viene de lo oscuro”, oigo “muéstrame quién soy, ayúdame a ver quién soy, (…) hilos rotos de un viejo telar, (…) revélate, sálvame”, oigo “vivo acomodado en esta cálida mortaja, no recuerdo quien me trajo hasta este lecho ni al monstruo que me devora el pecho”. Tienen en la voz de Alberto un peso que traspasa mis costillas, que dialoga frontalmente con mis profundidades, que me devuelve la fe en mi propia epopeya. Cierro los ojos. Veo la cara de mi niño, de mi monstruo, de mi ángel, de mi absurdo. Todos están bailando en silencio."

Wences Lamas, en el insert del disco

 

"Este es el mejor disco de 2018, sin duda alguna. Estamos apenas en Abril, y lo digo de nuevo: el mejor de 2018.

   La verdad es que han sido muy, muy pocas veces en la vida que una música a primera escucha me vuelva loco de esta manera. La perfección es una imposibilidad en este mundo, pero esto aquí se acerca tremendamente, así en serio. La Infinidad ha pasado a través del cuerpo de Alberto Montero para darnos este gran regalo, "La Catedral Sumergida", una creación de belleza tan majestuosa y pura que trasciende cualquier fe, o falta de fe. Es placer y divinidad a la vez. Un nuevo clásico que existirá mucho más allá de nuestra existencia colectiva, y se compartirá de generación a generación, de cultura a cultura, de conciencia a conciencia. ES ASI DE GRANDE ESTA OBRA MAESTRA."

Dorian Wood

 

   "Con un salto estilístico y cualitativo sin precedentes ni en su historia, ni en la de la música hecha en España, el del Puerto de Sagunto destapa una obra maestra, que lejos de estar sumergida aporta una nueva visión, personal, sobre la relación del pop con la música clásica.

   No nos engañemos, a todos nos gustó tanto "Arco mediterráneo", con sus letras sencillas y sus melodías llenas de belleza psicodélica, que esperábamos con ansia una segunda parte. Y a bien seguro habrá quien se sienta decepcionado ante esta nueva y alejada obra, que poco o nada tiene que ver con el pasado de su artífice. Pero ese no es el público que necesita un creador que no conoce la comodidad y se niega a constreñirse a los dictados de nadie. Alberto Montero nos propone aquí un viaje casi imposible: confiemos, cojamos su mano y vayamos con él.

   Poco desvelaré de mis impresiones sobre el contenido del disco. Prefiero que cada uno realice su propia lectura. Sí que diré, que está orquestado de una forma unitaria, tanto por el título y concepto de las canciones, como por la forma en que están estructuradas y ejecutadas, más cercana a la música sacra medieval o a la clásica que al pop convencional (aunque ciertos tintes del mismo permanecen). Es un disco que hay que agarrar con paciencia, pero que cuando al fin queda prendado en ti, te deja pensando cómo es posible que haya un talento tan sobrehumano pisando el mismo suelo que tú.

   Lo que ha hecho aquí un músico que ya no tenía casi nada que demostrar es una progresión tan bestial, tan fuera de toda órbita, que me es muy difícil describirla con palabras. Está tan alejado de todo, que simplemente os invito a que os atreváis a disfrutar la aventura que es sumergiros a contemplar esta monumental catedral. Las palabras obra maestra se inventaron para cosas como ésta.

Juanjo Frontera, en ALQUIMIA SONORA

 

   "Como Justo Gallego, el hombre que un día comenzó a levantar su propia catedral a partir de los materiales que tenía a mano, Alberto Montero lleva una década entregado con pasión a la construcción de una obra monumental sin apenas referentes ni ayuda exterior. Cada uno de los capítulos previos (cuatro largos hasta la fecha y diversos trabajos colaborativos) ha gozado de su propia lógica interna, pero en conjunto se aprecia también un sentido que nos conduce hasta este La catedral sumergida. Se trata de un título con concomitancias a la obra de Debussy, un referente para el de Puerto Sagunto, pero que más allá de ello apunta al carácter solemne y cuasi religioso de este disco". Efectivamente hay una total conexión entre el tono del disco y las referencias al rito católico con el que se titulan las canciones: Confesión, Oración, Credo, Devoción, Transfiguración, Comunión,… Acompañado de un cuarteto de cuerda y con gran protagonismo del piano, Montero orilla las canciones a un territorio inédito hasta la fecha en su carrera. Las acerca a la música antigua dotándolas de un misticismo que de alguna forma emparenta su trabajo al de Pedro Burruezo, otro francotirador cuya obra ha germinado a orillas del Mediterráneo.

Luis J. Menéndez en ELDIARIO.ES

 

   "La forma de lograr la coherencia dentro de todos los registros del disco es otro punto importante, ya que desde la primera a la última canción vamos a encontrarnos con unas texturas muy similares, huyendo del efecto de continuidad sonora pero sí siendo capaz de enfocar todo el trabajo hacia el yo interior más voraz y expuesto a un conjunto de limitaciones bien impuestas por el entorno o por el propio individuo. Si a todo esto le unimos una ambientación que bien la podríamos localizar en un lugar aislado y remoto, obtenemos el carácter místico tan atractivo del trabajo. Los matices aportados por el piano a lo largo de las canciones, logran extender aún más la serenidad que se desprende en cada interludio, conservando una solemnidad que en ningún momento resulta forzada, sino que llega como consecuencia directa tanto del contenido como de la forma de mostrarlo. Por todo ello, podemos decir que la búsqueda interior de Alberto Montero por lograr lo más parecido a un disco conceptual resulta todo un acierto, dejándose llevar hacia unas coordenadas musicales que rara vez son revindicadas desde dentro de lo que podríamos considerar como el pop de autor.

   Alberto Montero logra con La Catedral Sumergida un trabajo propio de otra época y lugar. Enfocando los temas hacia un formato a medio camino entre la liturgia y la leyenda, el músico encuentra la expresión más solemne de lo que supone el cautiverio humano sin perder de vista en ningún momento un inspirado carácter espiritual".

Noé R. Rivas en MINDIES 

 

  "Alberto continu d’expérimenter avec beaucoup de cohérence l’harmonie et le contrepoint. Son processus de création nous amène aujourd’hui, à l’écoute de La catedral sumergida, un disque plus intime qui invite à nous recueillir. Le catalan, de manière surprenante s’éloigne du songwritting pour se rapprocher d’une pop de chambre. Sa cathédrale nous submerge par des thèmes de piano à la Debussy, d’introductions au violoncelle oniriques et donne ainsi la part belles aux cordes plus qu’à la guitare/chant comme auparavant. Ce nouveau disque est peut-être le moins calibré pop, le plus conceptuel mais les compositions sont toujours aussi subjuguantes. Alberto Montero a, comme quelques uns, trop de talent pour être célèbre".

François Llorens en MUSICOPHAGES 

 

  "Desde 2008, Alberto Montero ha venido escalando su propia discografía con álbumes cada vez mejores, hasta llegar a esta cúspide paradójicamente titulada La Catedral Sumergida, un trabajo rico en resonancias ´musicales, literarias y psicológicas. Apuesta arriesgada de un compositor superdotado en constante evolución y cantante discreto, por ahora desprovisto de la mitología de los clásicos. Pero tiempo al tiempo. Entre tanto, los flancos preternaturales que abre “La catedral sumergida”, entre la culpa y la redención, el folk ácido y el pop de cámara, son múltiples y crecen poco a poco dentro de ti, como la luz íntima que se desliza, siempre crepuscular, entre las estampas de sus imaginarias vidrieras”.

José Manuel Caturla en ROCKDELUX 

 

   “Entre temas más áridos donde la voz y la música van al unísono («Confesión»), junto a otros más centrados en las armonías, desde el minuto escaso de algunos como «Devoción» o «Intención» hasta los más de cinco minutos de «Transfiguración» y los gloriosos 250 segundos de «Te veo Alberto», discurre una aventura musical en la que es difícil destacar alguna de las paradas sobre otras. En todas ellas, el paisaje, sea grave o bucólico, agreste o aplanado, resulta acogedor y deslumbra por su belleza. No quiero olvidarme de unas letras muy personales y poéticas que contribuyen en buena parte a esa magnificencia. El cierre con el tema homónimo es un gran ejemplo de hermandad entre los sonidos del rock, el folk y la música medieval, como un regreso suave al presente después de que ese agujero negro que se abre con «La llamada» (“me adentro en la oscuridad… me sumerjo en el mar, no hay luna en el agua…la noche perfecta ritual”), tras transportarnos en el tiempo, nos devuelva a una realidad que, una vez vivida la experiencia mágica, nos resulta ajena, aburrida y simple”.

Fidel Oltra en MUZIKALIA



Alberto Montero

   Alberto Montero, nacido en Puerto de Sagunto, inicia su andadura musical en el año 2000 con el grupo Shake con quien graba su primer álbum “Let Me Wear the Morning Sun” (Greyhead, 2005).

   Su primer disco en solitario “Alberto Montero” (Greyhead, 2008), sale a la venta en formato vinilo con una tirada limitada. Folk con sonidos cálidos y psicodélicos de la costa oeste estadounidense teniendo como gran referente la banda de Arthur Lee, Love. En 2008 después de telonear a Jesse Sparhawk  (Fern Knight) en un concierto en Valencia, se proponen hacer una letra en castellano para una canción suya. Acaban componiendo seis temas para un EP. Con la disolución de Shake después de su segundo disco y su traslado a Barcelona, en 2010 Alberto vuelve al estudio El Sótano (en Valencia) para preparar su segundo disco en solitario “Claroscuro” (Greyhead, 2011), primer álbum cantado en Castellano por el artista y quizás el más sonador, añadiendo una gran influencia sudamericana y donde cuenta con la participación de amigos músicos como los ya compañeros Josele Castelló y Marcos Junquera y otros como el bajista Juan Pablo Olavarrieta, Román Gil (Parkison D.C.) con el bandoneón, Andrés Calatayud, Olga y Sonia Beltrán interpretando los arreglos de cuerda del propio Montero, Pau Rodríguez (Za!) a la trompeta y Jesse Sparhawk.

   A inicios de 2013 hace una pequeña gira por Chile y Argentina, a su vuelta se confirma su fichaje por el sello barcelonés BCore con quien graba su tercera referencia, “Puerto Príncipe” (BCore, 2013), producida por el propio Alberto y Román Gil, con Xavi Muñoz al bajo y Marcos Junquera a la batería. Su último disco “Arco Mediterráneo” (BCore, 2015) ha sido grabado en Espurna Indret, una casa de herramientas agrícolas reconvertido en estudio y situado en una huerta Valenciana de Villarreal. El álbum cuenta con sección de cuerdas compuestas por el propio Montero y grabados por el ingeniero de sonido Dani Carmona en los Estudios El Sótano y le ha llevado a tocar en festivales nacionales como FIB o Primavera Sound, además de recibir constante elogios de los medios de comunicación más importantes y estar en las listas de los mejores discos del año de Rockdelux, Notodo o Alta Fidelidad.

“El folk-pop de vuelo libre goza de un jubiloso nuevo episodio en nuestro país de manos de este saguntino en su cuarto álbum. […] Montero se consolida como un compositor e intérprete mayúsculo.  “Arco Mediterráneo”, pieza pivotal, es pura ambrosía.” (EL PAIS-BABELIA)

“Arco Mediterráneo tiene cuerpo de obra contundente, cerrada y definitiva.” (JENESAISPOP)

“Una personalidad que brota profunda e incandescente” (NEO2)

“Respira, evoca, abre caminos a diversas influencias geo temporales y logra dibujar esa belleza misteriosa que sólo se encuentra en aquello que escapa al control total o a la explicación plena.” (MONDOSONORO) 


Alberto Montero 'Cuando el aire resuena'

 










No hay comentarios: