martes, 17 de noviembre de 2020

LA IMAGINACIÓN EN LA LITERATURA (II)

 



Literatura fantástica en España

    En España el género literatura fantástica es menos fuerte que en Latinoamérica debido a factores sociológicos. En el siglo XIX, España vivía en el antiguo régimen; a diferencia de otros países europeos, el capitalismo aún no se desarrollaba plenamente, la clase burguesa era una minoría y las editoriales no estaban consagradas a este género. El grupo social dominante no tenía motivos para cambiar su visión del mundo y abandonar el racionalismo.

   Entre los precursores peninsulares de este género se encuentra Agustín Pérez-Zaragoza Godínez que en 1831 publicó una colección de novelas góticas llamada Galería fúnebre de espectros y sombras ensangrentadas, o sea el historiador trágico de las catástrofes del linaje humano. Tanto para Agustín como para sus contemporáneos, el terror debe ser algo que provenga del tema y no de la estructura interna del texto.

   En la segunda mitad del siglo XIX se produce literatura inspirada en el goticismo y los autores reciben influencia del realismo y naturalismo. Algunas obras de este periodo son La sombra (1870) de Benito Pérez GaldósEl monte de las ánimas (1864) de Gustavo Adolfo Bécquer o Vampiro (1901) de Emilia Pardo Bazán y Pedro Antonio de Alarcón con El amigo de la muerte (1852) y su cuento La mujer alta (1881). Algunos textos de la época realista y naturalista que figuran en el modelo de Todorov son La muerte de Capeto (Memorias de un patriota) de Vicente Blasco Ibáñez (1888) o La santa de Karnar de Emilia Pardo Bazán (1891). La característica principal de estos textos es que ante la incertidumbre responden con soluciones oníricas.


Esta novela fue escrita por el español Gustavo Adolfo Becquer, en la que narra una historia que comienza en el lugar llamado Soria, en el monte de las ánimas, el día de Todos los Santos.

   En el siglo XX surge un sentimiento de sensibilidad como respuesta a la profunda crisis en la sociedad. Se rechaza a la razón y aumenta el interés por el inconsciente, los sueños y la imaginación. La teoría de la relatividad suscita una crisis en el mundo de las ciencias exactas. Estos factores provocan un cambio en la estructura de la literatura fantástica. Una obra que caracteriza este periodo es Los caprichos de Ramón Gómez de la Serna. Las primeras décadas del siglo XX están marcadas por el realismo social, pero a partir de los años sesenta gracias a la literatura de Latinoamérica y a la traducción de obras como La metamorfosis de Kafka, el género fantástico sufre un nuevo impulso. Algunas obras de este periodo son El Hotel del Cisne de Pío Baroja e Industrias y andanzas de Alfanhuí de Rafael Sánchez Ferlosio. Otro exponente de los años sesenta fue Alfonso Sastre con Las noches lúgubres (1963) quien con su realismo crítico se acercó a la literatura fantástica. Alfonso Sastre rompe con el modelo de Todorov porque al final de sus relatos no queda incertidumbre y logra dar una explicación racional.

   En los años setenta gracias a la literatura experimentalista, a la metatextualidad y la narratividad de los textos surgen diversos textos fantásticos. En 1978, Valentino Iriart publicó una novela llamada El cuarto de atrás. En dicho texto se discute la tesis de Todorov por medio de un metarelato.

   En las últimas décadas las obras literarias cobran diversos matices, en ocasiones por la mezcla de elementos de otros géneros. Así surgen obras que van desde el relato fantástico, el cuento de terror y la fantasía épica hasta la ciencia-ficción y el ciberpunk, sin dejar de lado el creciente movimiento fandom. Como parte de esta nueva corriente de literatura fantástica destacan Laura GallegoMaría Zaragoza o Antonio Martín Morales, entre otros muchos. 

Literatura fantástica en México

   En México hay una gran tradición en este género. Las obras de Amparo DávilaSalvador ElizondoEmiliano González, ​ Álvaro Uribe, ​ Mario González SuárezPablo Soler Frost o ​ Alberto Chimal​ son sólo algunos ejemplos de la riqueza y buena salud de la que goza la literatura fantástica.

   También es importante señalar que, a pesar del olvido, desde hace una década se ha venido rescatando la obra de Francisco Tario, quien, antes de Rulfo y Arreola, fue el precursor del género fantástico en México.

Literatura fantástica en Argentina

   En Argentina existe una vasta tradición de literatura fantástica, que en la actualidad encuentra una de sus vertientes más prolíficas en el género de la épica fantástica. Liliana Bodoc, escritora santafecina, nos ofrece como exponente de este género su popular Saga de los Confines, compuesta por tres libros: Los días del venadoLos días de la sombra y Los días del fuego. ​ La saga narra hechos mágicos, fantásticos y también, colectivos, en la medida en que exceden el heroísmo individual. Su dimensión colectiva se entrama, a su vez, con una búsqueda de modificar la realidad del mundo, como plantea la literatura épica. 


Los días de la sombra (La saga de los confines 2) - Liliana Bodoc

 Cinco cosechas, cinco años del sol han transcurrido desde el triunfo de las Tierras Fértiles contra las fuerzas de Misáianes, el hijo de la Muerte. El continente aún no se recupera y una nueva flota -más numerosa y despiadada que la anterior- se aproxima. El ejército del Venado prepara la resistencia en medio de disputas y orgullos, celos y traiciones. Para oponerse a las fuerzas malignas que envía el hijo de la Muerte, sólo hay tres caminos: una flota partirá rumbo a las Tierras Antiguas, un pueblo iniciará el éxodo hacia el tiempo mágico y un ejército de guerreros se preparará para enfrentar la lucha. Las tropas de Misáianes están dispuestas a conquistar el continente. Al frente de éstas, una anciana envuelta en un manto avanza. Es la madre del Odio Eterno. La Muerte. La Sombra. Ella porta un mandato implacable.


Ejemplos de literatura fantástica

A lo largo de la historia de la literatura fantástica, se han desarrollado grandes obras pasando de lo más clásico hasta lo más actual, algunos ejemplos notables son:

La Odisea. Es una fantástica narración épica en la que se refleja el desarrollo religioso, político y cultural de Grecia, además gracias al autor de la Odisea, la épica pasa de una forma de transmisión oral a una escrita. Con este hecho, la literatura de ese tiempo tomo otro rumbo, ya que empezó a transmitirse por medio de las letras.

La Eneida. Obra maestra de la literatura latina, realizada por el poeta con la intención de glorificar a Roma, a petición del emperador Augusto. El tema fundamental de la obra es el esfuerzo, pues en la obra se nota claramente el empeño o esfuerzo que ponía cada personaje para alcanzar las metas que se habían propuesto realizar de una forma u otra.

El Señor de los Anillos. Esta obra ha influido de tal manera en toda la literatura fantástica posterior que podría considerarse la madre de todas las sagas de fantasía del siglo XX. El Señor de los Anillos no es sólo una novela con personajes y lugares de fantasía, sino un universo entero con su geografía, lenguas, razas e historias propias. Tolkien desarrolló ese mundo mucho más de lo que se deja entrever en sus novelas, estableciendo las bases para la literatura fantástica de los años venideros.

La Rueda del Tiempo. La historia de La Rueda del Tiempo está ambientada en un mundo fantástico ambientado a finales del siglo XVII. En las más de catorce novelas con las que cuenta la saga (veinte en la edición española) tienen lugar innumerables tramas diferentes y muchos personajes, que se basaron en elementos mitológicos europeos y asiáticos. 

El Pesador de Tiempo. El Pesador de Tiempo es un cuento magnífico, narrado por Luisa Mercedes Levinson junto al pintor Pérez Celis, narrador de sus imágenes. Este libro nació de un encuentro casi fortuito y de un entusiasmo colectivo. La novelista Luisa Mercedes Levinson y el editor Horacio Gaglianone, ambos de paso por París, se encuentran una noche en la casa de Pérez Celis. Todos hablan con mucho calor de transmutaciones, de formas nuevas, de literatura fantástica. La reseña de Jean Cassou sintetiza perfectamente esta obra de arte "El pesador de tiempo proviene de la misma fabulosa y fabulista argentina. Las ideas de sus figuras y las figuras de las ideas de Mercedes, se compenetran con soltura". La colaboración entre los dos artistas ha producido un verdadero momento fantástico con la sutileza imaginativa y pictórica de Don Segundo Sombra.


A perfect vacuum. Jeremy Geddes (2011)

El espacio y lo fantástico en la posmodernidad

Patricia García García es doctora en Literatura Comparada (Dublin City University) y profesora titular en Literatura Hispánica y Traducción/ Interpretación en la Universidad de Nottingham. Sus campos de investigación se centran en el relato fantástico contemporáneo, la historia comparada de lo fantástico y geocrítica. Forma parte del Grupo de Estudios de lo Fantástico (Universidad Autónoma de Barcelona), es editora de la revista académica Brumal: Revista de investigación sobre lo fantástico y colabora en el área de traducción con Ireland Literature Exchange. Entre sus publicaciones más importantes se halla el libro Space and the Postmodern Fantastic in Contemporary Literature: The Architectural Void.   

   Gracias al llamado “giro espacial” en las Humanidades y Ciencias Sociales, somos más conscientes que nunca de que el espacio no es un simple contenedor de la realidad. Nuestra capacidad espacial desempeña un papel activo en cómo percibimos la realidad. En el plano narrativo, el espacio es una dimensión que ayuda a crear verosimilitud. Así el lector puede identificar que se halla en un mundo ficcional realista. Sin embargo, ¿de qué maneras interviene el espacio en la construcción de lo fantástico?

 Partiendo de un corpus de relatos cortos españoles e hispanoamericanos contemporáneos, se determinan paralelismos entre la literatura fantástica y algunos fenómenos sociales posmodernos como los no-lugares, las privatopías y la liquefacción de lo real, para demostrar que esta forma narrativa es un importante testimonio y crítica de nuestra época.

Hacktivismo y realidad virtual en la ciencia ficción mexicana: La novela perfecta (2006) de Carmen Boullosa y Sleep Dealer (2008) de Alex Rivera.

Escena de la película “Sleep Dealer” (2008), dirigida por Alex Rivera

   Se trata de dos distopías de resistencia en las que lo político, la literatura y las nuevas tecnologías van de la mano para reflexionar sobre el futuro de la narración multimedia, y la figura del autor como un avatar postorgánico cuyas historias polisensoriales son consumidas por los lecto(usuarios) en primera persona. 

Teresa López-Pellisa es profesora de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la UAB. Doctora en Humanidades (Área de Literatura) por la Universidad Carlos III de Madrid, Licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciada en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid.  

  Sus líneas de investigación se centran en la literatura de ciencia ficción y sus relaciones con la realidad virtual, literatura y cibercultura, teatro y nuevas tecnologías y ciberfeminismo. Entre sus publicaciones cabe destacar Patologías de la realidad virtualCiencia Ficción y Cibercultura, la co-edición de Visiones de lo fantástico en la cultura española (1970-2012) y Ensayos sobre ciencia ficción y literatura fantástica, además de varios artículos en revistas especializadas.


Metamorfosis de la “Nueva Carne” en el último cine español

Gonzalo González Laiz: Profesor y crítico de cine. Lleva más de quince años ejerciendo como profesor de Lengua y Literatura en diversos institutos de la provincia de León. Ha publicado varias Guías para ver y analizar películas en la colección de las editoriales Naullibres y Octaedro.

Gynoid Angel III, Peter Gric (2013-2014)

   El concepto de Nueva Carne se refiere a una corriente o expresión artística que surgió en los años ochenta vinculada al cine, pero que tuvo ramificaciones en otros ámbitos. Videodrome (1983), de David Cronenberg, sería el punto de partida y modelo de esta radical tendencia que utilizaría el cuerpo como medio de expresión del hombre finisecular, llegando a límites extremos. ¿Hubo Nueva Carne en el cine español? Más aún, ¿cómo ha evolucionado ese concepto en el atractivo nuevo cine español del siglo XXI? Con evidentes vínculos con el cine fantástico, la ciencia ficción o el terror, algunos títulos recientes de nuestro cine nos servirán para intentar estructurar la presencia (o metamorfosis) de la Nueva Carne en el cine español actual.


Miedo, teatro y España: soluciones a una ecuación insólita

Miguel Carrera Garrido es doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Formado en el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, actualmente trabaja como Lector de la AECID en la Universidad Marie Curie-Skłodowska de Lublin (Polonia). Entre sus intereses se encuentran la literatura, el teatro y el cine españoles de los siglos XX y XXI, especialmente la producción de Juan Benet y, en los últimos años, la ficción fantástica y de terror. 


Psicofobia, espectáculo extremo

   Al calor del auge que viven los estudios sobre lo fantástico en la universidad española, Carrera Garrido se propone indagar en una zona apenas explorada: el terror en el teatro escrito y representado en nuestro país. Se incidirá, tanto desde una perspectiva histórica como teórica, en la convicción de que solo si tenemos claro a qué nos referimos cuando decimos teatro de terror, es posible pasar a contemplar casos concretos y proyectar los cimientos de una hipotética historia del género. El enfoque comparte elementos con las investigaciones sobre lo fantástico –al fin consolidadas también en el terreno del drama–, pero trasciende el ámbito de lo sobrenatural, abriéndose a todo aspecto destinado a generar una reacción de espanto en el receptor. Se nutre, en este sentido, de las aportaciones del psicoanálisis, la filosofía y la sociología, entre otras disciplinas. En cuanto al plano teatral, pretende abarcar desde los espectáculos más convencionales –sometidos a la cuarta pared– hasta aquellos que entran en diálogo directo con el espectador, exigiendo su participación activa en la representación. De todo ello veremos ejemplos elocuentes, tomados de la cartelera española de los dos últimos siglos y no limitados a los escenarios habituales; abiertos a otros espacios, así como a formatos rara vez considerados desde un prisma académico.


La imaginación en México

Alberto Chimal (Toluca, 1970) es escritor, ensayista, dramaturgo, traductor… además de coordinador de talleres literarios dedicados, especialmente, a la narración fantástica, género en el que es uno de los autores más destacados hoy en día. Desde 1993 compagina la escritura con la docencia en la Universidad Iberoamericana y la Universidad del Claustro de Sor Juana. Después de escribir más de una decena de libros de relatos, en 2009 escribe su primera novela, Los esclavos, en la que trata el tema del poder en las relaciones de pareja. Sin embargo, Chimal se dio a conocer como practicante y estudioso de la narrativa breve, la escritura con medios digitales y la literatura fantástica, para la que propuso la denominación de “literatura de imaginación”. De esta manera, se ha llegado a considerar a este autor mexicano una figura clave en el género del microrrelato, así como en diversos géneros surgidos en torno al texto electrónico. Desde internet ha escrito 83 novelas y El Viajero del Tiempo, ambas en 2011, y El gato del Viajero del Tiempo (2014). Dentro del género del cuento, sus libros más recientes son: El último explorador (2012), las aventuras de un personaje visionario en un siglo que se niega a la maravilla; La ciudad imaginada (2009), una colección de historias fantásticas sobre la idea de la ciudad que escapa de los lugares comunes de la literatura urbana, y Grey (2006), una colección de relatos alrededor de los cultos religiosos que trata su tema a partir de las claves del humor y lo grotesco. Tiene colecciones de ensayos como La Generación Z (2012) y La cámara de maravillas (2003), el manual de escritura Cómo empezar a escribir historias (2012) y los cuentos de El país de los hablistas (2001). En 2012, lo mejor de su obra breve se reunió por primera vez en la antología Siete,  publicada por la editorial española Salto de Página. Su segunda novela, La torre y el jardín, fue finalista en 2013 del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos. También ha obtenido el Premio Bellas Artes De Narrativa Colima por la obra Manda fuego (2013) y el Premio Bellas Artes de Cuento San Luis Potosí, el más prestigioso que se otorga en México a un libro de narraciones breves, por el libro Esto son dos días (2004).

   Ha sido traducido al inglés, francés, italiano, alemán, húngaro, farsi, hebreo, mixe, zapoteco, mixteco y esperanto, y actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, institución mexicana que fomenta y  patrocina el trabajo de artistas de diversas disciplinas.


Ep. 16 - Stephen Cefalo - Journey to Truth Podcast

   Un repaso de la narrativa fantástica mexicana, con énfasis en la producción actual y en la que se comienza a llamar “literatura de imaginación”, producida sin ceñirse a los subgéneros convencionales a los que suele reducirse la denominación de “lo fantástico”. Aunque está imperfectamente difundida dentro y fuera de su país de origen, y en ocasiones es menospreciada, la narrativa mexicana de imaginación es un conjunto de obras cuya lectura puede modificar la percepción de una parte importante del canon literario nacional y visibilizar una tradición distinta de las reconocidas habitualmente como representativas de la literatura mexicana. Además, las obras de imaginación fantástica se producen con una abundancia sin precedentes en la actualidad, y el hecho de que este auge suceda en el contexto de la situación de crisis y violencia actual que se padecen en el país invita a hacer preguntas sobre el papel de la literatura en su presente y las “definiciones” que una cultura acepta de sí misma. 



No hay comentarios: