lunes, 19 de octubre de 2020

KING CRIMSON - LA CORTE DEL REY CARMESÍ (10/10/1969)

 



King Crimson en 1973




ÁLBUM HISTÓRICO: IN THE COURT OF THE CRIMSON KING



King Crimson: 50 años en la corte del Rey Carmesí

Mariskal'Rock - 9 de octubre de 2019

     El 10 de octubre de 2019 se produjo un evento importante, el 50 aniversario del lanzamiento del primer álbum de la banda inglesa KING CRIMSON. In the court of the Crimson King supuso un hito en la historia del rock, ya que, podemos decir, que fue el que señaló el camino de lo que iba a ser un nuevo género: el rock progresivo.

   El disco dura 44 minutos, repartidos entre cinco temas que mezclan el rock guitarrero, improvisaciones jazzísticas con trompetas y saxofones, atmósferas bucólicas con flautas y mellotrón (una especie de teclado eléctrico muy popular en los 60's, antecedente del sampler) y épica música. A veces tranquilo y accesible, a veces desquiciado y complejo.

   Es un disco que marcó un antes y un después en el mundo del rock por el talento de los músicos que lo compusieron, su frescura y lo desafiante de su propuesta.

   El álbum se publicó el 10 de octubre de 1969 (¡Qué casualidad!). Durante la década de los 60's, los convencionalismos musicales empezaron a romperse. Los Beatles, Frank Zappa, etc. empezaron a disolverse de los corsés que implicaba el compromiso con un género. Experimentando, añadiendo y combinando lo que hasta el momento no se había hecho.

   Algunas bandas previas a King Crimson dieron pinceladas de lo que llegaría a ser el rock progresivo. Bandas como los mencionados Beatles, los Moody Blues, o Génesis añadieron al pop rock ciertos elementos vanguardistas (experimentación psicodélica, rock sinfónico...) Pero no fue hasta "In the court of de Crimson King" donde se sentaron las bases del género propiamente dicho. La historia de este grupo comienza en 1967, cuando el guitarrista Robert Fripp, alma máter y caudillo de King Crimson (único miembro permanente de la banda) contesta a un anuncio para unirse al grupo que habían formado los hermanos Peter (bajo y voces) y Michael Giles (batería), y al que posteriormente se uniría también Ian Mc Donald, un multiinstrumentista especializado en flauta, saxofón y teclados. El grupo se llamaría Giles, Giles and Fripp y sacaron un disco en 1968 llamado "The Cheerful Insanity". No tuvo mucho éxito, y provocó la salide de Peter Giles, descontento con el resultado. Para sustituir a Peter, Fripp llamó a un amigo de la infancia, Greg Lake (que formaría después el grupo Emerson, Lake and Palmer).

   Mc Donald, a su vez, llamó a un excompañero de Infinity, Peter Sinfield, que escribió todas las letras, ejerció de iluminador en los directos (aspecto al que la banda daba mucha importancia), y puso el nombre a la nueva formación haciendo referencia a uno de los muchos nombres que recibe Belcebú: el rey Carmesí, King Crimson.

   Para producir el disco, la banda contó con Tony Clarke, quien había trabajado con los Moody Blues. Pero parece ser que Clarke tuvo problemas para entender lo que los chicos de King Crimson querían hacer, así que abandonó el proyecto, asumiendo la propia banda las labores de producción.

   Barry Golberg, un amigo de Pete Sinfield, programador informático de profesión, se encargó de la icónica portada del disco. Inspirado por el sonido del grupo dibujó la cara de un hombre horrorizado, con la boca y los ojos muy abiertos y con una expresión de terror que hiela la sangre.

   El primer concierto de King Crimson tuvo lugar en julio de 1969, en Hyde Park, frente a 650.000 personas, en un concierto en el que hacían de teloneros de los Rollig Stones.



  Las cinco canciones que componen el disco son: 

   1- 21st Century Schizoid Man (7:21 m): declaración de principios del disco. Auténtica bomba musical wue combina elementos de rock y de jazz, con un larguísimo y sesudo solo de guitarra, caóticos pasjes de saxofón y batería, voces distorsionadas que hablan, crípticamente, sobre la guerra de Vietnam y el consumismo. Impresionante el final del tema.

21st Century Schizoid Man

   2- I talk to the wind (6:08 m): Contrapunto bestial a la primera canción. Tranquila y bucólica melodía, donde las flautas y la ahora dulce voz de Greg Lake nos llevan a una especie de falsa paz donde un hombre desesperado habla al viento de la confusión y desilusión que hay a su alrededor, pero el viento no escucha, el viento no puede escuchar.

King Crimson- I Talk To The Wind.

   3- Epitaph (8:52 m): Con un redoble de tambor empieza el tercer tema del disco. Precioso y épico, con una letra poética, pesimista y profética sobre el presente y el futuro: "The fate of all mankind I see is in the hands of fools". La música y la sentida voz de Lake nos arrastran, hundiéndonos en la desesperanza, con el desgarrador estribillo "Yes I fear tomorrow I'll be crying".

King Crimson - Epitaph // Sub. Español

   4- Moonchild (12:15 m): Comienza como una bonita melodía acompañada con el sonido del mellotrón y los platillos. Cuando cesa la voz, empieza el desafío para el que escucha, con una larga improvisación instrumental, donde suenan, de manera aislada, caótica y arrítmica diferente instrumentos. (Quizás esto fue lo que acabó con la paciencia de Tony Clark).

King Crimson - Moonchild - subtitulado español

   5- In the Court of de Crimson King (9:25 m): La canción que da título al disco. Arreglos sinfónicos con toques medievales combinando con arreglos de jazz y blues. Letras crípticas sobre brujas y bufones, y solos de flauta firman el perfecto final de esta extraña reliquia musical. 

the court of the crimson king

Court of the Crimson King

   El álbum tuvo bastante éxito de ventas, llegando al número 5 en Inglaterra en noviembre de 1969. En esos días, la banda, estando de gira en EEUU, empezó a fragmentarse. Giles y Mc Donald, en desacuerdo con la dirección del grupo, decidieron abandonarlo. Fripp, apenado, propuso dejar él la banda, pero le respondieron que King Crimson era su proyecto, y sería injusto que renunciara a su sueño. Y no lo hizo. King Crimson ha sacado 12 discos más, con Robert Fripp siempre dirigiendo desde su rincón en el escenario los continuos cambios en la formación del grupo y su atrevida, singular y desafiante propuesta musical.



Sello discográfico: Island
Producción: King Crimson
Dirección artística: No consta
Nacionalidad: Reino Unido
Duración: 44:01

   Vehículo para el héroe zurdo de la guitarra Robert Fripp, King Crimson es uno de los grupos más importantes del rock progresivo que ha sobrevivido a incontables cambios de personal desde su formación en Londres hace  51 años. Los demás miembros originales fueron el cantante/bajista Greg Lake, el batería Michael Giles, el letrista Peter Seinfeld e Ian McDonald, que se ocupaba de los teclados, la percusión y los vientos. Esta formación sólo grabó un LP, pero continúa siendo el trabajo más conocido del grupo.

   Desde la aterradora y gigantesca imagen de la cubierta, mejor apreciada en el vinilo, hasta las portentosas letras, In the Court of the Crimson King es un álbum sin fisuras. "21 st Century Schizoid Man" fija el tono. Se trata tal vez del primer himno alternativo, con un riff principal inmenso, un saxo chillón y visiones apocalípticas.

   Todavía más pesimista es "Epitaph", una hermosa balada de resignación apoyada en una intensa mezcla de texturas (melotrón, timbal, guitarra acústica). "Moonchild" es una canción de amor bucólica prolongada hasta una longitud épica por un interludio improvisado tipo jazz, en tanto el tema que da título al álbum combina aires árabes, el ritmo vertiginoso del timbal y flautas barrocas, con el fin de conjurar su escenario medieval.

   In The Court of the Crimson King alcanzó el número 5 en Inglaterra y el 28 en Estados Unidos. Otros hitos del grupo son la colorida continuación In the wake of Poseidon, el electrizante Larks'Tongues in Aspic, de 1973, y el funky Discipline, de 1981, influido por Talking Heads.

  La estrellas neoprogresiva contemporáneas Tool y los Mars Volta reverencian a la banda, mientras el siempre versátil Fripp ha tocado en varios discos míticos de David Bowie y Brian Eno.


ROBERT FRIPP

Robert Fripp con su guitarra favorita, la Roland G-808 Guitar Synthesizer

   En los años sesenta surgieron muchos de los grandes guitarristas de rock. La mayoría de ellos siguieron un desarrollo más o menos paralelo, basado principalmente en la música de los guitarristas de blues norteamericanos.

   Sin embargo, Robert Fripp -nacido en Wimborne, Dorset, en 1946- adoptó una dirección totalmente diferente a la de sus contemporáneos. Aunque utiliza guitarras eléctricas y acústicas para producir una gran variedad de texturas musicales, son sus poderosos solos eléctricos los que le han procurado su reputación como guitarrista.

   Su sonido, frecuentemente distorsionado y saturado , se combina con un estilo fluido, adquirido a base de años de años de estudiar las escalas, las estructuras de acordes y las armonías de muchas culturas musicales. Su trayectoria, elegida deliberadamente, le ha permitido abrir constantemente nuevos terrenos.

Su etapa en King Crimson

   Fripp empezó a atraer la atención del público como miembro fundador de King Crimson, aunque ya había grabado previamente con el grupo Giles, Giles and Fripp. El impacto de King Crimson fue inmediato y considerable. En la vanguardia del “rock progresivo”, combinaron conceptos clásicos y sinfónicos con elementos de rock. El estilo experimental de Fripp, acentuando por la insistencia de su sonido crudo y distorsionado, era uno de los puntos fuertes del grupo.

   Fripp fue el único miembro constante de King Crimson desde su origen en 1969 hasta su disolución en 1974. Agobiados por los frecuentes cambios de personalidad y por los problemas derivados de la actitud dictatorial de Fripp, los Crimson consiguieron, no obstante, dejar algunas grabaciones memorables: “In the court of the Crimson King”, “Larks’ tongues in aspic”, “Red” y “Starless and bible black”.


Larks' Tongues In Aspic (Part I)

Larks' Tongues In Aspic (Part II)

King Crimson - Red -  Full Album


   En 1973, Fripp se asoció con el músico electrónico Brian Eno para grabar el importante LP “No pussyfooting”, un álbum de solos de guitarra procesados electrónicamente.

   Tras la disolución de King Crimson en 1974, Fripp editó un álbum de recopilación titulado “A young person’s guide to King Crimson”.

Retirada de los escenarios

   A mediados de los setenta, Fripp se retiró de los ambientes musicales para “seguir una educación alternativa”. No obstante, tuvo tiempo de grabar una segunda colaboración con Brian Eno, “Evening star”, y en 1976 un álbum en solitario, “Exposure”.

FRIPP : "Exposure" (vinyl special édition)

   Volvió a trabajar con Eno al año siguiente, cuando ambos colaboraron en el álbum de David Bowie “Heroes”. La guitarra de Fripp era al elemento dominante en el single del mismo título.

   Cuando reapareció, Fripp emprendió una estrategia cuidadosamente planeada. En una serie de artículos que escribió para Musician, Player and Listener en EEUU y para Sound International en Inglaterra, expresó sus puntos de vista personales acerca de la música y la industria musical.

   Asimismo, anunció que en el futuro se proponía actuar como “una pequeña unidad móvil de inteligencia”. 

Su etapa con The league of Gentlemen y la vuelta de King Crimson

   A comienzos de los ochenta, tras haber formado una banda instrumental de vida efímera, The league of Gentlemen, Fripp formó una nueva banda que en un principio se llamó Discipline, en la que figuraban el batería Bill Bruford, el bajista Tony Levin (tocando con el fascinante Chapman Stick) y Adrian Bellew, que había tocado con Frank Zappa y los Talking Heads. Poco después cambiaron su nombre por el de King Crimson y grabaron un excelente álbum titulado “Discipline”.

   Los nuevos Crimson obtuvieron tan buena acogida como los originales, y realizaron largas giras por Europa, grabando otros dos álbumes, “Beat” y “Three of a perfect pair”, antes de disolverse de nuevo.

   Fripp considera que sus mejores trabajos como guitarrista los ha realizado a partir de 1980.

   Siempre ajeno a las demandas del mercado, Robert Fripp sigue su propio camino, ya sea como productor, guitarrista “invitado”, intérprete solista o director de banda. 

   Su notable obra como guitarrista y sus provocativas opiniones sobre la música han servido de inspiración a una nueva generación de guitarristas. Su técnica de “Frippertronics” -a la que ha dedicado varios álbumes- y su LP “Exposure” le han convertido en uno de los guitarristas más influyentes de los últimos 30 años.






El 7 de diciembre de 2016 murió de cáncer el bajista y cantante Greg Lake, el líder de la banda de rock progresivo Emerson, Lake & Palmer y miembro de King Crimson entre 1969 y 1970.

"La banda jamá tuvo promoción. Fue todo cuestión de boca oreja. ¡Los comentarios prendieron la pólvora"  (Greg Lake, 2001)


-----------------------------------------------------------


   Quiero dedicar esta entrada a dos nuevos amigos, hermanos entre sí, que me ofrecieron un magnífico día de asueto hace un par de días, junto al resto de asistentes, incluida la anfitriona, R.Celis que nos invitó al evento a M.J y a un servidor. Todo estuvo fabulosamente preparado y creo que todos lo disfrutamos. Resultó un día muy interesante y uno de los temas de conversación entre J.Lajarín, su hermano Barto y el que escribe esta reseña, fue la música, y muy especialmente se centró en el disco más brillante del mítico grupo King Crimson al que he dedicado la entrada.

    J.L. hizo que todo saliera a pedir de boca, en el aspecto culinario, ambientación, etc. Lo de Barto fue también muy especial, tuvimos una conexión fantástica desde el primer momento. Me mostró sus múltiples facetas, más serio al hablar de cuestiones profesionales, anestesista él y quizás psiquiatra "frustrado", jejé, y divertido e irónico, como a mí me gusta, al conversar sobre temas menos "serios", incluida la política (asunto éste que tal y como está el patio, hay que tomarse un poco a broma si no quieres caer en el pesimismo más absoluto por la mediocridad de la actual clase política y su nulidad a la hora de abordar la "dichosa" crisis de la COVID y sus derivadas socioeconómicas) y otros temas culturales. Tanto J.L como su hermano se empeñaron en que tenía que leer a un tal C. Castaneda, antropólogo norteamericano afincado en México, al que apenas tenía el gusto de conocer. Gracias J.L y gracias Barto por permitirme añadiros a la larga nómina de buenos amigos que me acompañan en mi senda personal. Espero veros pronto.

  

No hay comentarios: