viernes, 18 de septiembre de 2020

LOS SOFISTAS (LOS COACHES DE LA ANTIGÜEDAD)

 

Los Sofistas - Filosofía - Educatina - YouTube

Significado del término "sofista"

  "Sofista" es una palabra que significa "sabio", "experto en el saber". La acepción del término, por sí misma positiva, se convirtió en negativa a causa sobre todo de la toma de posición notablemente polémica de Platón y Aristóteles, cuyos "juicios" fueron aceptados sin discusión durante mucho tiempo por los historiadores de la filosofía, acerca de los sofistas. Por ello, el movimiento de los sofistas fue infravalorado y se le consideró básicamente un momento de grave decadencia del pensamiento griego.    

   Sólo en los últimos tiempos ha sido posible efectuar una sistemática revisión de aquellos juicios, con la consiguiente revalorización histórica de estos pensadores; y la conclusión a la que se ha llegado es que los sofistas constituyen un eslabón esencial en la historia del pensamiento antiguo.


Los sofistas fueron pensadores que vivieron en la antigua Grecia desde  mediados del siglo V a comienzos del siglo … | Filosofía occidental,  Filosofía, Presocraticos


Los Sofistas:

   Como decía, el término sofista viene del griego sophía, "sabiduría" y sophós, "sabio". Más tarde se atribuía a quien disponía de "inteligencia práctica". Al transcurrir el tiempo hubo diferencias en cuanto al significado de sophós: por una parte, se les denominaba así a los que dan utilidad a lo sabido, mientras por otra parte es quien conoce las cosas por naturaleza.

  En el siglo V a.C. surgen los Sofistas Gorgias y Protágoras, preocupados por el hombre y la sociedad, en la Atenas de Pericles y su siglo de oro. No fueron filósofos en sí, sino un movimiento sociocultural. Se les puede resumir en estas características:

1. Abandonaron el estudio de la physis (el cosmos o la naturaleza) y se dedicaron al estudio del hombre, sus costumbres, su organización social y sus leyes. Inauguraron, por tanto, el período llamado "humanístico" de la filosofía griega.

2. Utilizaron magistralmente el término dialéctico, para mostrar, no la verdad ni el fin de las cosas, sino las incoherencias de su adversario. La elocuencia se utilizaba para argumentar y así conseguir cualquier fin (utilitarismo). Sus enseñanzas están encaminadas al éxito social. Enseñan RETÓRICA o "arte del buen decir".

3.  Fueron los primeros "Positivistas Jurídicos" pues opinaban que ni la moral ni las leyes proceden de la naturaleza o physis sino que son puras normas o convenciones humanas.

4.  Cobraban por sus enseñanzas por lo que se les criticaba pues chocaba con la concepción de filósofo como amante de la sabiduría, desocupado de los bienes materiales. 

   La nueva orientación de los sofistas no solamente se debe a causas filosóficas -los filósofos de la naturaleza no supieron dar una respuesta resolutiva a problema del principio- sino también causas sociopolíticas: la crisis de la aristocracia y la ascensión de una nueva clase social. Los sofistas afirmaron poseer el arte de educar a los hombres y de prepararlos para la vida política, ofreciéndoles nuevas ideas y nuevos instrumentos.

   La sofística:

    a) la primera generación de los maestros (Protágoras, Gorgias, Pródico).

    b)  los eristas.

    c)  los sofistas políticos.

  d) un grupo de sofistas vinculados a los maestros de la primera generación, que constituyó la escuela "naturalista"", llamada así porque oponía la ley natural a la positiva.


 Seated Athena Fotos e Imágenes de stock - Alamy

Este friso del Partenón (conservado en el British Museum de Londres) representa a unos hombres dialogando. La sofística al reconocer el valor de la palabra, descubre el valor y los límites de la comunicación dialógica.


Período Antropológico: Los Sofistas Σοφός


         MERLI - LOS SOFISTAS 


Protagoras de Abdera, El Primer Sofista - YouTube


   Según la mayoría de los autores Protágoras nació en Abdera el año 481, aunque Burnet y Taylor retrasan su nacimiento hasta el año 500 a. c.; hacia mediados de siglo se instaló en Atenas, entablando amistad con Pericles, y allí alcanzó un elevado protagonismo. Acusado de impiedad, probablemente de ateísmo y/o blasfemia, por haber afirmado en su libro “Sobre los dioses” que no es posible saber si los dioses existen ni cuál es su forma o naturaleza, se vio obligado a abandonar Atenas refugiándose al parecer en Sicilia.

Pensamiento

   Protágoras defendía el relativismo y el convencionalismo de las normas, costumbres y creencias del hombre. Es su tesis más conocida y que queda reflejada en la frase “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son y de las que no son en cuanto que no son”, uno de los fragmentos que conservamos de su obra. Respecto al relativismo de Protágoras cabe interpretarlo de dos modos:

  a) Si concebimos que el hombre al que se refiere Protágoras es el hombre particular y concreto, el individuo, Protágoras estaría afirmando un relativismo radical, de modo que cada hombre tendría “su verdad”. Platón en el Teeteto así lo interpreta: lo que a mí me parece frío es frío, aunque no le parezca así a otro.

   b) Pero podemos interpretar que Protágoras entiende “hombre” como “ser humano”, y tendríamos que hablar entonces de un relativismo social, en el sentido de que aceptamos como verdadero lo que en nuestra sociedad es aceptado como verdadero.

   También se ha discutido si Protágoras aceptaba el relativismo ético o moral. Si Protágoras afirma que el hombre es la medida de todas las cosas parece que el relativismo se hacía extensivo a los valores éticos, (aunque Platón en su diálogo “Protágoras” mantenga que el relativismo no se extendía a los valores éticos). De tal modo, lo bueno será lo bueno “para mí”, si adoptamos la perspectiva del relativismo individual, o lo bueno “para la sociedad”, si adoptamos la perspectiva del relativismo social o cultural.

   En relación con la tesis del relativismo se desarrollará la contraposición “nómos / physis”, entre las leyes sociales y las naturales, oponiendo así la sociedad a la naturaleza. Las leyes sociales son el resultado del pacto o de la convención entre los individuos, es decir no tienen carácter natural; el determinante de la ley social no es ni el individuo, ni la naturaleza, sino el conjunto de los hombres que viven en esa sociedad. De ese modo se explica el carácter modificable de la ley, y las diferencias entre las leyes imperantes en distintos pueblos y culturas, o dentro de la misma cultura entre distintas ciudades, o en distintas épocas. Dado que no existe una ley que por naturaleza obligue a los hombres a organizarse de esta u otra manera, las leyes de la sociedad quedan sometidas al acuerdo o a la convención de todos los hombres; en este sentido será el criterio de la utilidad el que determine qué leyes se adoptarán y, una vez adoptadas, serán de obligado cumplimiento.


                                       Protágoras de Abdera, El Primer Sofista


Gorgias de Leontinos 


Gorgias (485 – 380 a.C.) fue un importante filósofo, que introduce un pensamiento nihilista, es decir de un radical escepticismo. Desmonta la teoría parmenídea, basándose en el lenguaje, el cambio y el conocimiento sensible. De esta forma, explica que nada existe, nihilismo del ser (ontológico), que aunque existiera, no la podríamos conocer, nihilismo del pensar (gnoseológico), y si pudiéramos conocer algo, no lo podríamos comunicar a los demás, nihilismo del decir.

Fue un filósofo sofista del período antropológico de la filosofía griega.  Gorgias nació en la colonia jónico-calcídica de Leontinos, en Sicilia, en torno al año 480 a. C. Fue hijo de Carmántidas. Durante su juventud fue discípulo de Empédocles, quien pudo haberle enseñado los rudimentos de su formación retórica y haberle familiarizado con el pensamiento de Parménides y de Zenón de Elea.

   En el año 427 a. C., sus conciudadanos de Leontinos le encargaron la dirección de una comisión a Atenas, para recabar apoyos militares contra los afanes expansionistas de Siracusa. Tras la pérdida de independencia de Leontinos en el 424 a. C., Gorgias se exilió en la Grecia continental. Allí, sus enseñanzas pudieron granjearle "además del favor y la protección de las familias más poderosas de Tesalia, unas ganancias que le permitieron hacerse retratar en una estatua de oro macizo que consagró como ofrenda al santuario de Delfos". Sin embargo, esto no está claro pues, según su discípulo Isócrates, ninguno de los sofistas "hizo una gran fortuna", sino que vivieron modestamente, "incluido Gorgias, que ganó más que ningún otro y estaba soltero y sin cargas familiares". Habría sido Platón quien habría intentado poner de relieve la riqueza acumulada por los sofistas.​

  Gorgias fue el más admirado maestro de retórica de la antigua sofística, y tanto es así que algunos creen, como Filóstrato, que se le debe atribuir la paternidad del arte oratorio de los sofistas.

   Como orador debe considerársele fundador de la oratoria epidíctica. Los discursos que nos han sido conservados son: un Epitafio, un Olímpico, un Pítico, un Elogio de los eleáticos, todos ellos en fragmentos. Nos queda, en cambio, el texto íntegro de los ejercicios sofísticos, el Elogio a Helena y la Apología de Palamedes. En todos ellos, Gorgias hace ostentación de su habilidad dialéctica.

   Finalmente, Gorgias fallece a los más de cien años, en el año 375 a. C..


 

Pródico

Pródico de Ceos (460 a.C – 395 a.C)

 Pródico de Ceos (ca.460 a.C – ca. 395 a.C) Nació en la isla de Ceos, Grecia. Filósofo y político griego, conocido por formar parte de la primera generación de sofistas. A lo largo de su carrera como filósofo Pródico, sobresalió convirtiéndose en una de las figuras más reconocidas de su época; tras ganar fama y respeto por sus conocimientos y discursos epidícticos accedió a cargos políticos de renombre, entre estos se destacó su labor como embajador de Ceos en Atenas, tarea por la cual ganó reconocimiento de sus pares. A Pródico se le atribuye la obra La encrucijada de Heracles, fabula que ahonda sobre la virtud y el vicio, temáticas que desarrollo en otros escritos.

  El sofista nació alrededor del año 460 a. C en la Isla de Ceos, la cual está ubicada en el archipiélago de las islas Cícladas (Mar Egeo, Grecia). Sobre la infancia y juventud del filósofo pocos detalles se conocen con certeza, aunque, ha sido conocido por ser uno de los filósofos que perteneció a la primera generación de sofistas, grupo de sabios que se dedicaron a enseñar sobre el sentido de las palabras y el manejo de las misma, en base a sus conocimientos se convirtieron en asesores de políticos, a quienes les enseñaron como exponer sus ideas y convencer al público por medio de la oratoria, motivo por el cual fueron considerados una de las figuras más influyentes de su época, aunque con el tiempo empezaron a ser vistos como mentirosos y manipuladores.

   Entre los opositores más destacados de los sofistas están Platón y Sócrates, quienes criticaron la manera en que estos usaban su conocimiento para convencer al público de sus argumentos sin importar si aquello era ético, asimismo, se les acusó de comerciar con el saber ya que cobraban por su lecciones y asesorías. Cabe mencionarse que es probable que Sócrates, fuera uno de los seguidores de Pródico, sin embargo, con el paso del tiempo empezó a oponerse a sus ideas.

TRAYECTORIA Y OBRA

   Durante el periodo en el que los sofistas eran bien vistos Pródico, sobresalió por sus habilidades en el ámbito de la oratoria, siendo reconocido y mencionado por variados filósofos, como Aristófanes, quien resaltó sus conocimientos en astrología en sus obras Las nubes y Las aves, asimismo, fue resaltado por el filósofo escéptico, Sexto Empirico, quien comentó en sus escritos los planteamientos de Pródico sobre el origen de la religión y los dioses. En los planteamientos sobre el origen de los dioses, Pródico mencionaba que estos eran creados en base a la veneración que las personas sentían por los elementos y los objetos que les eran útiles, como el Sol, la Luna, los ríos, las plantas, el fuego, entre otros; lo cual se veía reflejado en la relación que tenían los egipcios con el río Nilo. Sobre la obra del sofista solo se conserva lo que ha sido mencionado en la obra de Aristófanes, Sexto Empirico y otros filósofos de la época; se le ha atribuido la autoría de La encrucijada de Heracles, fábu la en la que trata la elección entre la vida ociosa y la vida virtuosa, ambas representadas en la figura femenina, al finalizar el relato, Pródico escoge a la encarnación de la Virtud.  También es el autor de Sobre la naturaleza, Sobre la naturaleza del hombre, Cosmogonía y Las estaciones.

   Mientras llevaba a cabo sus discursos ganó el respeto y la admiración, lo que le permitió abrirse paso en la política de la isla, destacándose rápidamente, motivo por el que fue nombrado embajador de Ceos en Atenas, en la ciudad llevó acabo sus funciones y continuó enseñando de forma privada a cambio de dinero, al mismo tiempo pronunció variados discursos epidícticos, a través de los cuales comenzó a ser considerado una de las figuras más destacadas de los sofistas de su época junto a Protágoras, Gorgias e Hipias. El destacado sofista falleció alrededor del año 395 a. C.


Sofistas


Hipias de Élide




 (460 a.C. - 400 a.C.)​ fue un sofista griego de las primeras generaciones, joven contemporáneo de Protágoras y Sócrates. Aparece en dos diálogos de Platón (Hipias menor​ e Hipias mayor​), además de en una breve intervención en el diálogo Protágoras.​ 

Como geómetra, se le atribuye el descubrimiento de la cuadratriz, empleada para buscar la solución a dos de los tres problemas clásicos de la geometría griega, la trisección del ángulo y la cuadratura del círculo (el otro es la duplicación de un cubo).

Creador de los sistemas mnemotécnicos, por lo tanto, se decía que era poseedor de una gran memoria.


Trasímaco

   Trasímaco aparece como sofista en un diálogo de la última etapa de Platón donde el pensamiento de éste ya se ha separado del de su maestro, Sócrates. Este diálogo se llama La República y versa sobre cómo debe construirse un estado justo. Trasímaco defiende en él que la justicia era sólo lo que aprovechaba el o al más fuerte y era obedecido. Sócrates muestra que, en ocasiones, la voluntad del más fuerte transformada en derecho acatado por la sociedad termina perjudicando a su autor.

  Trasímaco aparece en el Libro I, que se considera anterior a todo el resto de La República, por lo que podría tratarse de un diálogo en el que realmente hubiera estado Sócrates. El juicio de Trasímaco sobre la ley era similar al sostenido por Anacarsis el Escita.

   Trasímaco sostiene, entre otras ideas, que lo “justo” (el cumplimiento de las leyes) es en realidad una imposición de los gobernantes en vistas de su propia conveniencia. Negando una concepción trascendente de justicia, considera que ésta es el medio del que se vale el que manda para obtener provecho del que obedece. En la concepción antropológica de Trasímaco, el hombre es interpretado como un ser esencialmente egoísta, poseído por una sed de poder. Admite que hay personas justas que se someten pasivamente a intereses ajenos, pero los considera los eternos perdedores de todas las interacciones humanas.

   Según Nicolás Zavadivker, la famosa definición de la justicia dada por Trasímaco (“lo justo no es otra cosa que lo que conviene al más fuerte”) tiene en realidad un carácter metaético. Trasímaco no estaría diciendo que lo que beneficia al más fuerte es justo, sino que lo que suele considerarse “justo” no es otra cosa que lo que la autoridad instituida —es decir, el fuerte— declaró como tal, y en vistas de sus propios intereses. Esto ya no sería una definición de un valor, sino una afirmación fáctica sobre lo que socialmente suele considerarse ‘justo’.

   Aristófanes nos proporciona una referencia cronológica más precisa de la vida de Trasímaco en una obra hoy perdida pero del año 427 a. C.​ Clemente de Alejandría ofrece más referencias al ubicar a Trasímaco como contrario al macedonio Arquelao.




---------------------------------------------------

La escuela de Atenas. Rafael | La escuela de atenas, Academia de atenas,  Arte clásico

La Escuela de Atenas de Rafael Sanzio, un canto a la filosofía.




LOS SOFISTAS


No hay comentarios: