martes, 29 de septiembre de 2020

ANATOMÍA DEL AMOR - PRIMERA PARTE

 


Majnún, enamorado de Layla, está obsesionado con su belleza, a pesar de que a los demás no les resulte bella. “Para ver su belleza”, dice Majnún, “debéis tomar mis ojos prestados”

Céline Dion - The Power Of Love (Español)

AMOR Y BELLEZA

   Es sabido que, a través de una persona bella, es como mejor se puede evocar el sentimiento del amor. A lo largo de la historia, desde los tiempos de Platón, la belleza se ha descrito como el camino hacia el amor. Dante se enamora de Beatriz porque la considera bella y desea ver qué esconde en su físico. Krishnaroba la mente” con su belleza y Majnún, enamorado de Layla, está obsesionado con su belleza, a pesar de que a los demás no les resulte bella. “Para ver su belleza”, dice Majnún, “debéis tomar mis ojos prestados”. La belleza y el amor en sí mismos nunca están separados del deseo erótico, puesto que el amor más intenso está fuertemente unido al deseo sexual y, ambas facultades comparten áreas comunes en el cerebro. Por tanto, no debe sorprendernos que una cara o un cuerpo atractivos por un lado y la excitación sexual creada por estímulos visuales por el otro, activen la corteza órbito-frontal, del mismo modo que lo hace la belleza. Esta región común del cerebro tampoco es la única que participa en los dos aspectos del amor romántico. Ver la cara de una persona a la que amamos hacen que se activen la ínsula y el cuerpo calloso anterior, al igual que los estímulos visuales que provocan la excitación sexual. Del mismo modo que ver la cara de la persona a la que amamos, los rostros atractivos desactivan no sólo la corteza frontal, sino también la amígdala, situada en la punta de los lóbulos frontales que se desactiva cuando observamos la cara de la persona amada, lo que sugiere no sólo que nuestra forma de juzgar es menos severa cuando miramos a una persona que amamos o deseamos, sino que anula la aprensión estudiada con la que a menudo analizamos las caras en busca de signos desconcertantes. Además, la corteza orbitaria frontal está conectada con la amígdala y con otras áreas corticales y subcorticales como la corteza cingular anterior, el putamen y el núcleo caudado y que se activan durante la experiencia del amor romántico. Por tanto, es probable que la fuerte conexión que se experimenta entre el amor y la belleza refleje la estrecha interrelación anatómica que existe entre los centros implicados en estas dos experiencias. Esta conexión anatómica debe ser tan íntima que resulta difícil separar las propias experiencias.

   Las conexiones anatómicas referidas anteriormente derivan sobre todo del mono, pero es lógico suponer que se encontrarán vínculos muy similares, si no idénticos, en el cerebro humano, cuando los estudios anatómicos de este último avancen lo suficiente. En este aspecto existe otra limitación que hay que destacar. Las áreas como la corteza orbitaria frontal y la corteza cingular son regiones corticales de gran tamaño y, en la situación actual en la que se encuentran los estudios anatómicos, es difícil saber cuáles son las subdivisiones de cada circuito en otras partes y cuáles son equivalentes en el ser humano y en el mono desde el punto de vista funcional. Debatir estos estudios sería especular más allá de lo que nos permiten las pruebas. En su lugar, la prueba de que debe existir un vínculo neural sólido proviene del estudio de la literatura amorosa, que es otro motivo más por el que la neurobiología debería utilizar pruebas procedentes del estudio del cerebro.


Acción de los neurotransmisores en estado de amor. | Psicobiología,  Neurotransmisores, Neuroanatomia

---------------------------

Anatomía del amor. Historia natural de la monogamia, el adulterio y el divorcio

Helen E. Fisher

   Más de un cincuenta por ciento de las mujeres casadas, cifra muy similar a la de los hombres, comete adulterio, y la mayoría sin el menor asomo de culpabilidad. ¿Se dirán a sí mismas que está demostrado que la necesidad o el impulso de ser infieles están inscritos en nuestros genes? Según la autora de esta aguda e inteligente disección del amor, es una de las explicaciones más probables para un fenómeno que se ha observado en las culturas más dispares y en diversos períodos de la historia. Pero no es solamente hacia el adulterio adonde Helen E. Fisher apunta las armas de su aparato crítico. Con esta obra hace un vasto estudio comparativo sobre el apareamiento tal como se practica en diferentes especies animales y en diversas culturas del pasado y del presente. Y es así como la relación entre los hombres y las mujeres, y entre los hombres, las mujeres y el poder, adquiere nuevos significados. «Fisher desembrolla la muy antigua y complicada saga del amor con un brío y un ingenio notables» (Kate Saunders, The Sunday Times); «Utilizando todas las armas de la biología y la antropología, Fisher nos ofrece una novedosa y convincente explicación sobre los orígenes y la necesidad del matrimonio y el amor» (E. O. Wilson).

 Neuroanatomía de la intimidad - Wikipedia, la enciclopedia libre


"21 Minutos, Helen Fisher - ¿POR QUÉ AMAMOS?


Whitesnake - Is This Love (subtitulado)



No hay comentarios: