martes, 11 de agosto de 2020

LOLITA - ¿ACOMPLEJADA O ABUSADA?

 

Lolita (LABUTXACA): Amazon.es: Nabokov, Vladimir, Daurella i Nadal, Josep:  Libros


COMPLEJO DE LOLITA

   Representa la atracción erótica y búsqueda del placer sexual del adulto hacia niños o adolescentes prepúberes. Puede ser lo mismo homosexual que heterosexual y se da preferentemente en hombres.

   El epónimo más apropiado sería el de complejo de Humbert, porque describe la patología del adulto. Es sinónimo de pedofilia.

   Lolita es un personaje de la famosa novela de igual título de Vladimir Nabokov, escritor de origen ruso nacido en 1899, que abandonó su país tras la revolución de 1917 y residió en EE.UU.

   Su novela Lolita fue publicada en París en 1955, porque no encontró editor en Norteamérica, debido a la censura.

   El personaje central, Humbert Humbert, es un profesor cuarentón que vive obsesionado por la doceañera Lolita, hasta tal punto que se casa con su madre Charlotte Haze, viuda, para poder estar cerca de ella. Cuando Charlotte lee el diario de su nuevo marido, descubre la verdadera razón de su matrimonio que es la obsesión que tiene con su hija Lolita y el desengaño con su mujer. Ella, enfadada, huye frenéticamente de casa y muere atropellada por un coche.

   Humbert queda entonces como legítimo encargado de la joven Lolita. A partir de ese momento, viajan juntos por todo Estados Unidos, de motel en motel, dedicados a una intensa actividad sexual, hasta que ella cumple los quince años.

   Humbert queda sorprendido cuando se da cuenta de que Lolita ha descubierto los secretos del sexo en un campamento con un depravado artista, Clare Quilty. Como forma de redimirse y vengar los sufrimientos pasados de Lolita, Humbert decide asesinar a Quilty.

   Humbert morirá de una trombosis en la cárcel después de escribir su historia. Lolita también morirá al dar aluz a un niño en la Navidad de ese mismo año.

  La novela de Nabokov fue llevada al cine por el director norteamericano Stanley Kubrik.

                                                 -------------------


Lolita die Geschichte einer Leidenschaft von Vladimir Nabokov: Vladimir Nabokov

Lolita de Vladimir Nabókov 

Ambientada en los años 1940 y 1950

Publicada en Francia  en 1955. 

   Lolita es la novela más conocida del escritor de origen ruso, nacionalizado estadounidense, Vladimir Nabokov publicada por primera vez en 1955. Trata sobre una relación incestuosa de un adulto de 40 años, y su atracción sexual por su hijastra. ​

   No exenta de polémica​ es considerada por muchos críticos y académicos como una obra maestra de la literatura universal contemporánea y un clásico moderno.​

   Entre los hechos que pudieron influenciar a Nabokov en su novela está el secuestro en 1948 de Florence Sally Horner, de 11 o 12 años, por un hombre de mediana edad.

   Según el escritor Martin Amis, «Lolita no fue el primer libro en el que Nabokov escribió sobre menores corrompidas. De sus 19 ficciones, por lo menos seis se refieren a la sexualidad de niñas prepúberes».

   El libro contiene diferentes niveles de lectura, desde el relato romántico y erótico hasta el retrato de una sociedad autocomplaciente, así como temas sobre la moral y la perversión psicopatológica.

   La novela, publicada por una editorial erótica francesa, fue catalogada de pornográfica porque trata de la relación sexual entre un «depravado» y su hijastra.

   El propio Nabokov participó en la adaptación de la novela para la película homónima (1962) de Stanley Kubrick.​


Nabokov: su Lolita


                                        

Título original: Lolita

Año: 1962

País: Reino Unido

Dirección: Stanley Kubrick

Música: Nelson Riddle

Reparto: James Mason, Sue Lyon, Shelley Winters, Peter Sellers, Marianne Stone, Diana Decker, Jerry Stovin, Gary Cockrell, Suzanne Gibs, Roberta Shore, Cec Linder, Lois Maxwell, William Greene, Eric Lane, Shirley Douglas, Roland Brand, Colin Maitland, Irvin Allen.

Productora: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM).

Género: Drama. Romance

Sinopsis: Humbert Humbert, un profesor cuarentón, llega a Ramsdale (New Hampshire) y alquila una habitación en casa de la viuda Charlotte Haze que tiene una hija de once años. Humbert se enamora perdidamente de la chiquilla y concibe un perverso plan: casarse con la madre para poder estar siempre cerca de la irresistible Lolita... Adaptación de la novela homónima de Vladimir Nabokov.

Crítica: La deslumbrante novela de Nabokov tuvo una adaptación cinematográfica más que digna (era imposible igualar la perfección del texto), a cargo de otro maestro singular. La empresa era arriesgada, pero Kubrick se atrevió con la turbulenta relación de un hombre y su hijastra adolescente, creando una película bella, sugerente y desgarradora sobre el deseo y la perversa obsesión de la naturaleza humana. La polémica ya estaba servida de antemano, pero el arte acalló las voces religiosas que se levantaron contra su exhibición. Formidable.

                 Lolita (1962) escena memorable de la magnífica película de S.Kubrik



Lolita (1962) Charlotte descubre el diario de Humbert.


Que vuelva pronto, rogué, dirigiéndome a un Dios prestado. (Lolita 1962)


Lolita (1997) - Filmaffinity

Título original: Lolita

Año: 1997

País: Estados Unidos - Francia

Dirección: Adrian Lyne

Guion: Stephen Schiff (Novela: Vladimir Nabokov)

Música: Ennio Morricone

Fotografía: Howard Atherton

Reparto: Jeremy Irons, Dominique Swain, Melanie Griffith, Frank Langella, Ben Silverstone, Suzanne Shepherd, Ed Grady, Keith Reddin, Erin J. Dean, Emma Griffiths Malin, Joan Glover

Coproducción Estados Unidos-Francia; Pathé

Género: Drama. Romance | Remake


Lolita”: De la sexualización exagerada a la victimización de una niña -  Roastbrief

                                       Dominique Swain interpreta a la "angelical" Lolita

Sinopsis: Humbert es un europeo culto, brillante y atractivo que se instala en una ciudad de Nueva Inglaterra como profesor. Una vez allí, se hospeda en casa de Charlotte, una voluptuosa viuda, que ve en Humbert la encarnación de sus fantasías provincianas. Pero Humbert oculta una herida envenenada: el recuerdo de un frustrado amor de adolescencia. Por eso, Lolita, la hija de Charlotte, se le aparece a Humbert como la materialización de sus sueños.

El crimen sexual que inspiró la historia de' Lolita' - Marie Claire

Crítica: "Adrian Lyne ha conseguido su mejor película; es decir, una cosa plana, entretenida, entretenida a ratos, nunca emocionante. No es buena, tampoco mala".

Lolita O Cómo La Mente De Un Pederasta Pudo Convertirse En Una Genialidad  Literaria


                                   Lolita (1997) full movie (V.O)

                                   Esta es mi Lo. (Lolita 1997)


                 Ennio Morricone - Lolita (love theme & finale)

                            Escena en la cabaña (Lolita 1997)

                              El reencuentro y el adiós (Lolita 1997)

                                          Final Lolita (1997)


El complejo de Lolita



 Complejo Lolita

   La atracción que siente un hombre mayor hacia una muchacha joven no es una situación fuera de lo normal. Pero, si la pareja establece una relación emocional o sexual, pueden surgir problemas que afectarán a ambas partes y, al final, esos problemas terminarán muchas veces por destruir su relación.

   Desde la publicación en 1955 de la novela “Lolita” de Vladimir Nabokov, se emplea este nombre para referirse a cualquier chica adolescente que resulta atractiva para un hombre mayor. Cuando esta situación aparece, el hombre que se enamore o sienta una fuerte atracción sexual por una adolescente suele experimentar grandes sentimientos de culpabilidad. En la novela original se describía “el complejo de Lolita” con humor y sensibilidad, pero lo normal es que una relación así, sea vista con desaprobación o incluso repulsión por parte de la sociedad, lo que creará grandes dificultades para el hombre y la muchacha en cuestión.             

 ¿Por qué constituye un problema?

   Cuando una pareja está formada por una chica muy joven y un hombre mayor, la situación tiene grandes probabilidades de acabar en un fracaso. En primer lugar, si la chica es menor de edad, el hombre corre peligro de verse condenado a ir a la cárcel en caso de descubrirse su relación. Y si el asunto llega a los tribunales, la muchacha podrá sufrir un fuerte trauma emocional, aún en el caso de ver su nombre protegido de una publicidad indeseada. Es una opinión generalizada que, cuando se establece una relación así, la muchacha joven suele sufrir graves perjuicios psicológicos.

   Aparte de las barreras legales, y debido a que es una relación asimétrica (el hombre mayor poseerá lógicamente más experiencia y normalmente más dinero) el varón normalmente ejercería una posición de poder sobre la chica menor de edad. Ella se encontrará en situación de verse influenciada, quizás incluso, en contra de su voluntad, en unos momentos en los que está experimentando grandes cambios, tanto desde el punto de vista físico como emocional, lo que la hace más vulnerable. Dado que es raro que esta clase de amor se conozca en el entorno social o familiar, se encontrará con el problema adicional de no saber a quién recurrir en busca de ayuda y consejo por temor a verse criticada o porque es consciente de que, si sus padres se enteran, lo más probable es que se muestren en contra o le prohíban continuar la relación.


 chica joven

    Como éste es también un tema tabú entre los adultos, al hombre le resultará igualmente difícil hablar con amigos o parientes. Puede sentir que se trata de un tipo de amor potencialmente peligroso y no considerarse todavía capaz de hacer frente a sus propios sentimientos. Antes o después, acabará encontrando la relación poco satisfactoria, pues una chica joven no es capaz de ofrecer el amor maduro, la comprensión y la amistad que la mayoría de los hombres buscan y esperan encontrar en una relación sexual adulta.

    Es posible que casi todos los hombres heterosexuales experimenten el anhelo de “una Lolita” en un momento u otro de sus vidas. En el pasado, las chicas jóvenes eran protegidas celosamente, y acompañadas por “carabinas” cuando salían a la calle y se las mantenía alejadas del contacto con los hombres.

   Hoy en día, a las adolescentes se las considera lo suficientemente formadas como para salir y moverse por su propia cuenta y, sin embargo, demasiado jóvenes como para mantener relaciones sexuales. En esta edad “indecisa” están todavía experimentando con sus propios sentimientos sexuales, muchas veces sin saber en realidad cuáles son sus efectos sobre los hombres mayores. Dado que se concede tanta importancia al hecho de que las mujeres se vistan y maquillen para agradar a los hombres, no es sorprendente que la mayoría de éstos, encuentren atractiva y estimulante la presencia de una chica joven “muy vistosa” y comportándose con coquetería. 

¿Por qué se produce este tipo de amor?

Aunque la mayoría de los hombres desean sexualmente a una mujer mucho más joven en un momento u otro de sus vidas, los que se plantean llevar dicho deseo a la práctica, experimentan por lo general sentimientos de inadecuación sexual en lo que se refiere a las mujeres. Puede ocurrir que, debido a complicaciones en la relación con su madre, el hombre no haya sido nunca capaz de mantener relaciones sexuales satisfactorias con una mujer adulta. Si las mujeres de su edad le asustan, puede muy bien trasladar sus deseos a otra más joven, por creer que tiene más posibilidades de ser aceptado cuando le manifieste sus necesidades sexuales.

   Algunos hombres son capaces de mantener relaciones sexuales normales hasta llegar a la madurez, momento en que comienza la llamada “menopausia masculina”. Entonces, pueden atormentarse con la idea de que su capacidad sexual está disminuyendo y de que resultan cada vez menos atractivos para las mujeres. Una vez más, una muchacha tiene más probabilidades, debido a su falta de experiencia sexual, de mostrarse menos crítica en relación con el rendimiento de su compañero. Otros hombres pierden completamente el deseo de mantener relaciones sexuales adultas y descubren que sólo se excitan sexualmente mirando, estando cerca o fantaseando acerca de chicas jóvenes. Para una pequeña minoría, una relación así tendrá siempre el picante atractivo de lo oculto y prohibido. El hecho de que esas relaciones sean desaprobadas y condenadas por la sociedad les proporcionará el estímulo necesario para recuperar su disminuido apetito sexual. Y, aunque probablemente tendrán que mantener la relación en secreto, su ego se verá gratificado por la idea de que una muchacha joven les encuentre todavía atractivos.

 La joven “Lolita”

chica joven bonita

   Resulta difícil describir el tipo de chica joven que tiene probabilidades de responder positivamente a las insinuaciones de un hombre mayor. La mayoría de las adolescentes están deseosas de demostrar que resultan atractivas a los hombres. Es muy probable que, cuando un hombre mayor las hace objeto de sus atenciones, se sientan alagadas y complacidas. Y un amante de edad puede proporcionarlas el “status social” del que muchas veces se consideran injustamente privadas. Como las adolescentes suelen mantener una relación bastante tensa y difícil con sus padres, una relación amorosa, que deben mantener secreta, les proporciona algunas veces una excitación adicional, pues saben que, si se enterasen sus padres se mostrarían rotundamente en contra.

   Un hombre mayor puede ofrecer muchas veces a una chica joven una forma de vida a la que no está acostumbrada, pero que seguramente le gustará. Normalmente dispone de dinero, por lo que le podrá hacer regalos que ella nunca se podría comprar. También puede disfrutar viéndose llevada, de un lado para otro, en un coche lujoso o estando en casa de él. Todos estos son factores materiales, que no siempre importan demasiado en una relación adulta, en la que ambas partes están capacitadas para obtener sus propios ingresos.

   Puede haber también razones emocionales por las que una chica joven se sentirá complacida ante las atenciones de un hombre mayor. Aunque probablemente de manera inconsciente, puede desear herir a un padre al que considera demasiado represivo o que intenta impedir que se divierta. Y qué mejor forma de lograrlo que “liarse” con un hombre de la misma edad que él, poniéndoles así en abierta competición.

   En caso de que sus padres se hayan separado o de que el padre se mantenga alejado de los hijos, algunas muchachas pueden estar dolidas por la ausencia de una figura paterna. Un hombre mayor como amante, puede dotarla de la seguridad que, de no ser así, le habría proporcionado la figura del padre. Existe también el aspecto sexual de estas relaciones, pues, aunque puede no estar emocionalmente preparada para un amor adulto, su cuerpo es capaz de disfrutar de las sensaciones de la atracción sexual. 

La desigualdad entre los amantes

    En los casos en que el hombre y la muchacha llegan a hacer el amor, y aunque ambos puedan desearlo, normalmente no resultará una experiencia tan satisfactoria como el acto amoroso entre los adultos. Además, el secreto que inevitablemente rodea a su aventura no proporciona la atmósfera más adecuada para que la relación se fortalezca. Y existe siempre el problema de que la muchacha pueda acceder a hacer el amor sin estar segura de lo que realmente significa para ella o para su pareja mayor. Por su parte el hombre, puede albergar dudas sobre las razones de la muchacha para aceptar de entrada la relación y pensar que sólo accede a hacer el amor porque no se atreve a decir que no.

   En cualquier caso, las posibilidades de que una relación así perdure estarán limitadas desde el primer momento. Cuanto más dure, mayores serán las probabilidades de que se descubra. La vida de una muchacha es mucho más limitada que la de una mujer adulta, por lo que se plantearán todos los días problemas para poder verse, y poder pasar toda una noche juntos, será bastante complicado.

     Si el principal atractivo que siente el hombre hacia la muchacha radica en que ésta no es todavía una mujer, ¿qué ocurrirá cuando crezca? Es poco probable que esta clase de amor consiga sobrevivir a los cambios de una adolescente.

   Desde el punto de vista de la chica, un amor que haya que mantener oculto a su familia y amigos, puede ser más un problema que una fuente de alegrías. También es probable que se sienta culpable y angustiada, así como que experimente una gran inseguridad debido a que sabe que no puede ofrecer a su amante el amor maduro que él necesita. Finalmente, es posible que, a causa de su falta de experiencia en el mundo, se vea obligada a depender de su pareja para que le resuelva los problemas, con lo que se intensificará todavía más esa desigualdad entre los amantes.

   La inmensa mayoría de las relaciones entre chicas jóvenes y hombres maduros están abocadas desde el primer momento al fracaso. La vergüenza y el secreto que inevitablemente les acompañan, significa que ninguna de las dos partes será capaz de entregarse y relajarse plenamente en el amor hacia la otra. Los desequilibrios innatos derivados de la diferencia de edad y experiencia significan que una de las dos partes, el hombre, disfrutará casi siempre de demasiado poder, mientras que la otra, la chica, tendrá muy difícil proseguir con normalidad su vida escolar y familiar habitual. Si el hombre mantiene dicha relación por considerarse sexualmente inadecuado, puede no ser la persona más indicada para iniciar a la joven en los placeres del amor sexual o para colmar todo su potencial sexual.

   Según la muchacha vaya haciéndose mujer, puede descubrir que desea la compañía de jóvenes de su propia edad, ue comprendan mejor que su amante mayor, los problemas y gozos de la adolescencia. Puede empezar a sentir que se está perdiendo la oportunidad de explorar el sexo y la vida en general con personas como ella, para quienes todo es todavía nuevo, una experiencia a aprender y compartir. No es probable que un amante maduro comparta sus gustos en relación con la ropa, la música u otros aspectos del ocio y la forma de vida. Así mismo es improbable que posea la energía y el vigor propios de la juventud.

   Por tanto, una de las dos partes o ambas a la vez, se cansarán antes o después de este tipo de aventura, de la que desearán escapar, dejando a la otra incapacitada para compartir su dolor con amigos y familiares de un modo normal, lo que constituye un necesario consuelo cuando se pone fin a cualquier relación intensa o duradera.

   No obstante, es importante que la gente intente comprender y mostrarse benévola con los dos amantes involucrados en una relación “tipo Lolita”. La desaprobación y las condenas morales no conseguirán nada. De hecho, tales actitudes pueden servir únicamente para empujar más a cada amante en los brazos del otro, cuando de no ser así, podrían salir de la situación por su propia cuenta y sin ayuda de nadie. Los padres preocupados ante la posibilidad de que su hija esté manteniendo relaciones con un hombre mayor no deberían reaccionar apresuradamente, sino que pueden pedir consejo especializado a un psicólogo y tratar de ganarse la confianza de su hija, en lugar de padecer en silencio la carga adicional del secreto y los sentimientos de culpabilidad.








  

No hay comentarios: