viernes, 7 de agosto de 2020

LEYENDAS CELTAS




LEYENDAS CELTAS

 

      Mitología Celta – Mitos y Leyendas

  

“Am fear is fhaide chaidh bho'n bhaile, chual e'n ceòl bu mhilse leis nuair thill e dhachaidh”, dice un antiguo refrán celta. O sea, que “el hombre que vaga errando fuera de casa, escucha la música más dulce cuando vuelve a ella”. Y en estos tiempos que corren, terroríficamente modernos y descastados, andamos todos tan ciegos buscándonos la vida que conceptos como “raíces”“tierra” o “tradición” han sido arrinconados, en beneficio de ese caótico cosmopolitismo donde el único Dios es el dinero y la única Patria, el ego. Sin embargo, hay que tener la sangre de horchata y el alma de cartón para no sentir un pinchazo de emoción cuando se vuelve al Hogar. Y utilizo la “H” mayúscula porque, en este caso, entiendo por “Hogar” el lugar donde uno ha nacido, la tierra donde uno creció y donde se hunden profundamente sus raíces. Es lo que a Lois Landeira le ocurre con Galicia en general y con Ferrolterra en particular, por mucho tiempo que pase sin pisar su tierra mágica (“terra do meu pai”, que diría Julio Iglesias; en su caso también terra de sus abuelos, de sus tatarabuelos y, qué diablos, suya, que por algo lo parió). Para Lois, volver a Galicia es como penetrar en el interior de una inmensa mujer de verde y húmedo útero. Nada más bajar del tren, desde el instante en que sus pies pisan el suelo, nota la profunda fusión entre tierra y sangre, entre naturaleza y espíritu. Es lógico, pues salvo una pequeña veta andaluza, su sangre es celta y su alma, gallega.  

    Es por ello que se siente como pez en el agua cuando pasea por el corazón de las carballeiras, bordea los verdes acantilados o bucea en las profundidades atlánticas hasta rozar con sus dedos la fina arena donde duerme Lyr, el dios celta de los océanos y los mares. Y es por ello que, aún hoy, se le pone la carne de gallina al pronunciar en voz baja ciertas leyendas pertenecientes a la tradición celta. A continuación, Lois nos contará, si se sienta usted y acepta esta cunca de dulce y humeante queimada, unas cuantas, que todavía recuerda. Algunas, se las contó un anciano en su cabaña, cercana a cierta destilería de cerveza abandonada en las afueras de Dublín, capital de Irlanda, tierra druídica y celta por excelencia, ya que no sufrió la conquista o sometimiento de legiones extranjeras. Otras, las oyó en boca de sus abuelas (que Morrigan, diosa de la muerte, las tenga en su gloria). Y tal vez haya alguna que leyó en uno de esos viejos volúmenes que, enmohecidos por la humedad y erosionados por el tiempo, su señora madre aún guarda en el desván de su vetusta residencia ferrolana. Son, en cualquier caso, historias que cuenta de memoria, tal y como se transmitían antiguamente, y por ello pide disculpas anticipadas por las incorrecciones o variaciones que pudiera perpetrar. Si me perdona, camarada celtíbero, sus hijos y sus nietos harán lo mismo con usted cuando a su vez se las transmita, aderezadas con errores y agregados de su cosecha. Al fin y al cabo, estamos aquí reunidos, junto al fuego de esta lareira, para matar el rato contando historias. Unas historias largas y antiguas que Lois tratará de condensar al máximo. Porque, como reza una de las reglas del estricto código de conducta celta, abair ach beagan is abair gu maith. Es decir, “habla poco y habla bien”.


     7 leyendas celtas que marcaron al mundo entero - Cienci... en Taringa!

Mac Cumhaill fue un guerrero mitológico celta que logró pescar al «salmón del conocimiento», un pez en el que estaba depositada toda la sabiduría del mundo. Mientras asaba el pescado, Fionn se quemó el dedo pulgar e instintivamente se lo chupó, adquiriendo el saber contenido en el salmón. Desde entonces, Fionn Mac Cumhaill se chupaba el dedo cada vez que quería alcanzar un determinado saber. Una manera muy cómoda de aprender.


LA TORRE DE BREOGÁN

   Empecemos por una de las leyendas celtas de raigambre más galaica y, por eso mismo, muy famosa por estos lares. No en vano, Os Pinos, Himno Nacional Gallego basado en un poema de Eduardo Pondal, termina con las siguientes palabras: “Os tempos son chegados / dos bardos das edades / que as vosas vaguedades / cumprido fin terán; / pois, donde quer, xigante / a nosa voz pregoa / a redenzón da boa / nazón de Breogán”. Traduzco: “Ya ha llegado el momento de aquellos antiguos bardos, que a vuestras ilusiones cumplido fin darán: pues, donde quiere, gigante, nuestra voz pregona la redención de la buena nación de Breogán”.

   La leyenda en cuestión se recoge en el Lebor Gabála Érenn, libro de las invasiones de Irlanda y testimonio escrito más antiguo de la mitología celta, que data del siglo XI. 

   El tal Breogán (Breoghan en su idioma original) fue el caudillo celta que conquistó buena parte de España. Él y su padre, Brath, llegaron a los confines de Iberia procedentes de Egipto, acompañados por su clan de Gaels, celtas goidélicos. Decididos a establecerse en estas tierras, no dudaron en enfrentarse y someter a las tribus locales. Como Brath murió en uno de los primeros combates, fue su hijo quien, recogiendo su antorcha, pacificó el territorio a golpe de espada. Guerrero valeroso y líder de acero, Breogán venció a las tribus locales en sanguinarias batallas, hasta erigirse en rey de unos extensos territorios que incluían las actuales Galicia, Castilla, Portugal y hasta parte de Andalucía. Pero, abrumado por la belleza del noroeste, el nuevo monarca decidió retirarse a reinar desde la ciudad de Brigantia (actualmente A Coruña), donde construyó la legendaria Torre de Brigantium, cuya finalidad aún hoy no está muy clara, pese a los numerosos estudios antropológicos que existen al respecto. Unos dicen que servía para vigilar la amplia línea del horizonte, por donde solían aparecer barcos enemigos. Otros, que no era más que un faro para orientar a las curraghs, pequeñas y frágiles naves celtas construidas con pieles.

   Sea como sea, cuenta la leyenda que Ith, hijo de Breogán, divisó desde esta torre las tierras de Irlanda y, por eso, se echó a la mar para conquistarlas. Pero, al no ser tan buen guerrero como su padre, fracasó y murió en el intento. Su cuerpo fue devuelto a Brigantia, donde se enterró con honores de héroe. Pero Mil, hijo de Ith, retomó la misión con éxito, derrotando a los bravos Thuana-Dé-Dannan y haciéndose con toda la isla. Pero eso es otra historia.

 La-Torre-de-Breogan

 Hay quien sostiene que la coruñesa Torre de Hércules no es una imitación romana, sino la mismísima Torre de Breogán que ahí sigue, pétrea e imperturbable, ajena a su humillante transformación en Meca turística.


EL SECRETO DE MAÓN 


                  El secreto del rey Maón - Historia irlandesa con arpa - YouTube

"Leinster es el reino de la prosperidad y la hospitalidad, de las importaciones de ricos productos extranjeros como la seda o el vino; los hombres de Leinster son nobles en su hablar y sus mujeres son excepcionalmente hermosas". Así describe Ard Ruide, un viejo poema gaélico sobre los antiguos reinos de Irlanda, a Leinster, provincia oriental de la isla que posee mayor población y que engloba los condados de Dublín, Offaly, Kildare, Wicklow, Kilkenny, Carlow Laois, Westmeath, Longford, Meath, Louth y Wexford. 

   Según la mitología céltica, Maón, el rey de Leinster, tenía por costumbre cortarse el pelo una vez al año. El encargado de este trabajo era elegido por sorteo entre los hombres del pueblo e, inmediatamente después de terminar su labor, era ejecutado. Aunque nadie lo sabía, el motivo de este sacrificio anual era que Maón tenía las orejas tan grandes como las de un caballo y, terriblemente acomplejado por ello, no quería que nadie se enterara, así que mantenía esa parte de su cabeza siempre oculta bajo la capucha. 


                    La leyenda del rey Maón | En Clave de Niños 

   Cierto año, fue un solitario varón, hijo único de una pobre viuda, el que tuvo la desgracia de ser elegido como peluquero real. Lejos de aceptar su destino, el hombre lloró y suplicó hasta que el rey se compadeció de él: “Te perdonaré la vida si juras que jamás vas a revelar mi secreto”, le dijo. El joven aceptó y pudo regresar con su madre, agradeciendo a los dioses su buena fortuna. 

   Pero los días pasaron y el secreto del rey se convirtió en una malsana obsesión para el joven indultado, que cayó enfermo y estuvo a punto de morir. Su madre llamó a un druida para lo que atendiera y éste sentenció: “Al chico le quema el secreto que está guardando y no se curará hasta que lo suelte. Le aconsejo que se vaya a un cruce de caminos, de un giro a la derecha y le cuente el secreto al primer árbol que se encuentre. De esta forma recuperará su salud”. 

   Siguiendo las instrucciones del sabio, el joven llegó a los pies de un sauce. Acercando los labios a su corteza, le reveló el secreto del rey en voz baja y sintió como un gran peso se le quitaba de encima. A partir de entonces, se curó por completo y fue feliz. 

   La cosa habría quedado en anécdota si no fuera porque al gran arpista Craftiny se le rompió su instrumento. Incapaz de repararlo, decidió construir uno nuevo y para ello fue a buscar un árbol adecuado, queriendo el destino que escogiera el mismo sauce que había escuchado el secreto de Maón. El músico cortó el árbol, talló una nueva arpa con su madera y esa misma noche amenizó una velada del rey, a la que habían asistido numerosos invitados. El arpista empezó a tocar su instrumento, pero en lugar de un celestial sonido, se oyeron estas palabras: “Dos orejas de caballo tiene el rey Maón”. Resignado, el monarca se quitó la capucha y todo el mundo pudo ver que el arpa tenía razón. Desde entonces, ningún hombre volvió a morir por el misterio del rey Maón.  

El-secreto-de-Maoin

 Hay quien jura que esta leyenda es la culpable de que la bandera de Leinster consista en un arpa dorada sobre un fondo verde, un símbolo de armonía, pero también de tensión y sufrimiento, de formas y de fuerzas. Por representar al reino más importante de Irlanda, esta bandera se convirtió en la enseña nacional irlandesa hasta la adopción de la tricolor en el siglo XX, como gesto por la paz entre protestantes (simbolizados por la franja anaranjada) y católicos (representados por la verde). El blanco del medio es la propia paz, que no llegaría hasta bien entrado el siglo XXI.

Bandera de Irlanda - Oedim Decor



CÚ CHULAINN EN LA TIERRA DE SKATSHA

    “La guerra es la madre del nacionalismo. La guerra es la experiencia de la sangre. La guerra es nuestra madre, ella nos ha parido en la hinchada panza de las trincheras. Como una nueva raza, nosotros reconocemos con orgullo nuestro origen. Consecuentemente, nuestros valores deben ser valores heroicos, los valores de los guerreros y no el valor del tendero que quiere medir el mundo con su vara de medir telas”. Lo dijo Ernst Jünger, tal vez el último occidental que comprendió (y puso en práctica) la guerra tal y como se concebía en los mundos tradicionales, esto es, no como un mezquino negocio, sino como una vía de realización espiritual. 

   Pero un discurso como el de Jünger no habría sido necesario en la edad dorada de los celtas, donde la mayor aspiración del guerrero era convertirse en héroe. Fue el caso de Cú Chulainn“el Aquiles irlandés”, uno de los más bravos guerreros que vio la luz en el Ulster. Un joven que sólo pensaba en cómo prepararse para la guerra para así realizar todo tipo de hazañas heroicas y que protagoniza una de las leyendas más reveladoras de la tradición celta, que narraré a continuación tal y como me la contó un viejo amigo dublinés, entre los ácidos vapores etílicos desprendidos por los tanques de leann dubh. 

   Cú Chulainn había oído rumores sobre la existencia de una mítica druidesa llamada Skatsha que, en la Tierra de las Sombras, enseñaba a los jóvenes a luchar de tal manera que jamás perdían un combate. Para llegar hasta ella, el joven guerrero cruzó profundos bosques, pateó inmensos desiertos y se enfrentó a peligros tan aterradores como las bestias de Perilous Glen.                                     Cuchulain (Cu Chulainn) Rides His Chariot into Battle Giclee Print by Joseph Christian Leyendecker at AllPosters.com

        Cuchulain (Cu Chulainn) Rides His Chariot into Battle


   Por fin, llegó al legendario puente que había que cruzar para llegar a las tierras de Skatsha. Se trataba de un puente muy estrecho, situado sobre un abismo en cuyo fondo había un mar de lava donde flotaban monstruos hambrientos de carne humana. En la entrada del puente, se encontraban varios nobles irlandeses, ansiosos por estudiar con la maestra Skatsha. Entre ellos, estaba Ferdia, hijo de Daman y amigo de nuestro héroe. Cú Chulainn le pidió pistas para llegar a las tierras de Skatsha, pero Ferdia, muy serio, le explicó que ninguno de los jóvenes allí congregados había sido capaz de cruzar el puente: “Verás, lo que ocurre es que, si pisas los extremos del puente, la mitad se alza rápidamente y te devuelve al punto de partida. Y saltarlo no creo que sea buena idea, porque podrías caer en el mar de monstruos. Lo mejor es que hagas como nosotros y esperes la llegada de Skatsha, que nos enseñará cómo cruzarlo”.

 Pese a las advertencias de su amigo, al caer la noche, Cú Chulainn intentó cruzar el puente de tres formas distintas, pero las tres veces fracasó y fue catapultado al punto de partida, entre risas y burlas de sus compañeros. Inasequible al desaliento, Cú Chulainn lo intentó una cuarta vez, dando un gran salto que le hizo alcanzar la mitad del puente e, inmediatamente después, pegó otro brinco que lo dejó a los pies de la fortaleza de Skatsha. 

                           15 Best CU CHULAINN images | Irish mythology, Celtic mythology, Celtic

   Vista la proeza de Cú Chulainn, Skatsha alabó su coraje y lo admitió como alumno durante un año y un día. Concentrado, el joven aprendió fácilmente todas las enseñanzas de la mujer guerrera. La última clase versó sobre el uso de la Gae Bolg, una especie de lanza que se arrojaba con el pie y, al entrar en el cuerpo del enemigo, agrietaba todos sus músculos. Y como regalo de despedida, Skatsha le regaló a Cú Chulainn la poderosa arma, al considerar que era el primer discípulo que reunía todas las cualidades para poseerla. 

                           cuchulan 

   La leyenda de Cú Chulainn trascendió la mitología celta para llegar a la marveliana: en el Annual número 3 de Guardians of the Galaxy, los historietistas Michael Gallagher y Colleen Doran resucitaron al héroe irlandés mediante técnicas nigrománticas, lo transformaron en un musculado superhéroe al estilo Thor y lo transportaron a Dochas, una ciudad del siglo XXXI construida en las ruinas de Latveria, el antiguo reino del Doctor Muerte. Eso sí, por motivos comerciales simplificaron un poco su nombre, que se quedó en “Cuchulain”.



Top 10 Enya Songs - The Very Best Of Enya (Pt. I)

Top 10 Enya Songs - The Very Best of Enya (Pt. II)


ENYA / EL SUEÑO DE LAS HADAS

ENYA Relaxing Music Collection 2 Hours Long - Greatest Hits Full Album Of ENYA Playlist


Leyendas Celtas - 1. Magwain's Tearful Promise

Leyendas Celtas - 2. Green River Down

Leyendas Celtas - 3. The Return

Leyendas Celtas - 4. Lady Of The Lake

Leyendas Celtas - 5. Heroes and Heather

Leyendas Celtas - 6. Gwyneth's Smile


Música Celta Alegre y Épica

No hay comentarios: