lunes, 20 de julio de 2020

HIPNOS Y TÁNATOS




Hipnos y Nix
                                 "Nyx e Hypnos", de Evelyn de Morgan

  Para los antiguos griegos, Hipnos era la personificación del sueño. Esta divinidad era hijo de Nix, la noche, quien le dio la vida ella sola, aunque algunas versiones dicen que el padre habría sido Érebo. Hipnos tenía un hermano gemelo (o hermanastro) de nombre Tánatos, que representa a la muerte no violenta. 
 Hipnos vivía con Tánatos en un lugar donde crecían abundantes amapolas y otras plantas relacionadas con sus capacidades hipnóticas. Este sitio difiere según las versiones: algunos dicen que era un palacio subterráneo cerca del de su madre Nix; o aseguran que era una cueva subterránea debajo de una isla por donde fluían las aguas de río Leteo, el río del olvido.

  A lo largo de la historia, Hipnos fue representado habitualmente como un joven desnudo, con alas en los hombros o en las sienes. Algunas veces aparece barbado como su hermano Tánatos; otras, como un hombre dormido sobre un lecho de plumas y rodeado de negras cortinas. Sus principales atributos son un cuerno de opio que le sirve para inducir de sueño, un tallo de amapola, una rama de la que gotea el rocío del río Leteo y una antorcha invertida.

         "Sueño y su hermanastro Muerte", J. W. Waterhouse   
               "Hipnos y su hermano gemelo Tánatos", de Jhon William Waterhouse

   Una de sus leyendas cuenta que la diosa Hera le pidió a Hipnos que durmiera a su esposo Zeus y a cambio le prometió a Hipnos la mano de una Pasítea, una de las gracias. Hipnos aceptó, pero Zeus despertó furioso y estuvo a punto de castigar a Hipnos hasta que su madre Nix intervino, salvándolo. Recordemos que Nix es una diosa primigenia y tenía gran poder sobre los dioses.

   Hipnos finalmente se casó con Pasítea y tuvieron mil hijos, llamados Oniros, entre quienes estaban Fantaso, Iquelo y el popular Morfeo, que aparecían en los sueños de los reyes y poderosos. Morfeo se ocupaba del contenido animado de los sueños de los seres humanos, mientras que los objetos inanimados en los sueños eran producto de los demás Oniros. Otras versiones descartan el matrimonio con Pasítea y atribuyen la maternidad de los Oniros a Nix.

  Hipnos también cumplió funciones como heraldo, cuando Hera le pidió que tomara la forma de Ceix, rey de Traquis en Tesalia, y se le presentara en sueños a su esposa Alcíone para informarle de su muerte, pues la mujer aún esperaba el regreso de su esposo, quien ya había fallecido hacia tiempo. Asimismo, Hipnos le concedió al pastor Endimion la habilidad de dormir con los ojos abiertos para poder admirar a su amada Selene, la diosa de la luna.

                    EL MITO DE SELENE Y ENDIMIÓN
 El pastor Endimión estaba enamorado de Selene y le pidió al dios Hipnos el poder de dormir con los ojos abiertos para poder admirarla cuando esta cruzaba el cielo nocturno. Hipnos, que estaba enamorado del pastor, le otorgó el don para poder contemplar a Selene durante la noche.


  Aunque su hijo y ayudante Morfeo parece haberse llevado la mayor popularidad, Hipnos es una divinidad muchas veces representada en el arte occidental y a quien inevitablemente se la relaciona estrechamente con su hermano Tánatos pues, para los griegos, el acto de dormir estaba muy próximo a la muerte.
  
                                     -----------------------------------

   Hipnos es la personificación del Sueño. Hijo de Érebo, las Tinieblas de los Infiernos, y de Nicte o Nix, la diosa de la Noche, y hermano gemelo de Tánatos, la personificación de la Muerte.

   Es el padre de los sueños y amigo íntimo de Apolo y de las Musas. A diferencia de su hermano gemelo, es bondadoso y amigo de los hombres. Posee congénitamente un cierto sabor de muerte, envuelve a su víctima y la priva de su atención al mismo tiempo que de su vista. Según Hesíodo, el Sueño es tranquilo y dulce para los hombres y la Muerte es de corazón de hierro y alma de bronce.

   Vivía en una cueva en la isla de Lemnos, cerca del Océano. Era un lugar oscuro y nebuloso, con las aguas de Leteo, el río del olvido, recorriendo la cueva e invitando con su murmullo al reposo. No hay puertas ni guardianes y el dios reposa tendido en un lecho de ébano.
Hipnos es representado a menudo como un ser alado, que tiene en la mano un cuerno invertido, de donde mana el agua del olvido. Recorre velozmente la tierra y el mar, con afecto hacia los mortales y duerme a los demás seres.

   Ovidio da una detallada descripción de su palacio encantado, donde todo duerme, en el reino de los Infiernos. Hipnos tuvo muchos hijos a los que se conocía como Oniros o “sueños” y entre ellos estaban Ikelos, Fobetor y Fantasos. Los oniros formaban los sueños comunes, mientras que los tres anteriores visitaban a los reyes y los jefes principales. Para algunos autores, los sueños son hijos de Hipnos y de la Noche.

   Los sueños estaban dotados de grandes alas negras, los sueños verídicos salían de una puerta de cuerno y los falsos, de una de marfil. Fobetor representa las pesadillas, su nombre significa el que espanta, porque tomaba la semejanza de animales salvajes que inspiraban terror. Fantasos representa los sueños falaces y los de Morfeo correspondían siempre a la verdad. Fantasos se transformaba en tierra, en rocas, en río y en todo lo que es inanimado. Se refiere que esta divinidad engañosa, rodeada de una multitud de Mentiras aladas, esparce de día y de noche un licor sutil en los ojos de aquellos a quienes quiere alucinar.

   El más importante de ellos era Morfeo, el primero de los sueños y el único que anuncia la verdad, su nombre significa “creador de formas” e indica su función: está encargado de adoptar la forma de seres humanos y mostrarse a las personas dormidas, en sueños. Dio origen a la conocida expresión “estar en brazos de Morfeo” cuando estamos profundamente dormidos.

   Hera llamaba a Hipnos a menudo cuando quería hacer algo en que lo supiese Zeus. Por ejemplo, cuando ella emprendía alguna venganza contra Heracles (Hércules), el que detestaba. Como cuando ordenó a Bóreas que levantase una tormenta que obligase a Heracles a desviar su rumbo hacia la isla de Cos. Cuando Zeus despertó y descubrió lo ocurrido se enfureció con Hipnos, pero ni siquiera Zeus se atrevía a disgustar a su madre, la Noche.

   En otra ocasión, a petición de Hera durmió a Zeus para permitir que Poseidón interviniese en favor de los griegos durante la guerra de Troya. Pero como Hipnos estaba reticente para ayudarla le tuvo que ofrecer una de las Gracias o Cariátides como esposa.

  Los griegos despojaron a Sarpedón de su armadura, pero Apolo rescató el cadáver que preparó para el entierro, por orden de Zeus, después Hipnos (el Sueño) con su hermano Tánatos (la Muerte) llevó hasta Licia el cuerpo del valeroso Sarpedón, muerto al pie de las murallas de la ciudad de Troya.

  En la Eneida, Hipnos arrebata el control de su nave al piloto Palinuro, golpeando sus sienes con una rama mojada en el agua del río Leteo.

  Por último, concedió a Endimión, de quien se había enamorado, el don de dormir con los ojos abiertos para que pudiese mirar eternamente los de su amante.

                    
                                                       Selene y Endimión.


Endimión duerme observado por Selene. Pintura de Sebastiano Ricci.


   Endimión era un hermoso pastor de Asia Menor. Era tan hermoso que Selene, la diosa de la luna, pidió a Zeus (o a Hipnos) que le concediese vida eterna para que nunca la dejase. Alternativamente, Selene confió y amó tanto a Endimión que él tomó la decisión de vivir para siempre durmiendo. De cualquier manera, Zeus lo bendijo otorgándole un sueño eterno. Cada noche, Selene lo visitaba donde estaba enterrado en el monte Latmo cerca de Heraclea de Caria, en Asia Menor. Selene y Endimión tuvieron cincuenta hijas, entre ellas Naxos.
  Hay una tradición que señala que su tumba se encontraba en el estadio de Olimpia en el lugar de salida de los corredores,​ aunque los habitantes de Heraclea de Caria dicen que se encuentra en el Monte Latmo donde hay un santuario dedicado a Endimión.​

   Plinio el Viejo menciona a Endimión como el primer ser humano que observó los movimientos de la Luna, que (según Plinio) consideró el amor de Endimión.


LUNA DE INVIERNO
   Hasta hoy no he sabido que la Luna de INVIERNO era especial, nunca había reparado en ello pero, hace dos noches de casualidad la vi justo enfrente de mí, estaba solo, en un parque, dando un pequeño paseo, tropecé con un banco de madera y me senté. No podía apartar la mirada de Selene, así la llamaban los antiguos griegos, la contemplé durante no menos de media hora, abstraído, no sabía qué tenía de especial pero su luz era diferente a la de otras veces, grande, hermosa, espectacular. Una chica se sentó a mi lado en el banco, noté sin mirarla que se acercaba con ternura, sin decir nada me abrazó y me dio un beso en la mejilla. Pasaron unos minutos, yo no podía hablar, sólo sentía la presencia de dos entes muy especiales, una allá arriba, deslumbrante y bella, otra, pequeña, cercana, pero igualmente encantadora. No me dijo su nombre, me cogió de la mano y me invitó a dar un paseo. El suelo estaba algo mojado por el rocío y el frío intentaba colarse en lo más hondo de los dos, lo evitaba la energía de nuestro contacto cuasi místico.
    Apenas intercambiamos unas palabras, eso sí, cargadas de una ternura indescriptible, nuestras miradas se cruzaron en un par de ocasiones. El resto del tiempo mis ojos y los suyos no podían hacer otra cosa que contemplar la belleza de la Luna de Invierno, allá en lo alto, poderosa, resplandeciente, enorme, insinuante, como si nos quisiera decir algo...
(PETRUS RYPFF)


                                         https://youtu.be/OwGG5fX7bxY
                                         Mecano - Hijo de la Luna (Videoclip)


 
     En la mitología griega, Selene  era una antigua diosa lunar, hija de los titanes Hiperión y Tea. Su equivalente en la mitología romana era la diosa Luna. Su nombre está conectado con selas, «luz». Selene terminó siendo suplantada  por Artemisa, de forma que los escritores posteriores la describían como una hija de Zeus o de Palas. 

   En la genealogía divina tradicional, Helios, el sol, es su hermano: después de que éste termine su viaje a través del cielo, Selene comienza el suyo cuando la noche cae sobre la tierra. 



                                         https://youtu.be/XOhLF1-bZ70
                                         Victor Manuel - Luna 


Repercusión de HIPNOS en psiquiatría:
   
   Las alucinaciones hipnagógicas son de tipo onírico y ocurren al inicio del sueño. Las alucinaciones hipnopómpicas son también de tipo onírico y ocurren al despertar.

   Hipnagogo es perteneciente o relativo a la somnolencia. La Hipnalgia es el dolor que aparece durante el sueño. El Hipnoanálisis es el método de psicoterapia en el que se emplean conjuntamente el psicoanálisis y la hipnosis. La hipnología es el estudio científico del sueño o de la hipnosis. Un hipnótico (de  Hipnos) o somnífero (de Somnus) es un fármaco que induce el sueño y está indicado en el tratamiento a corto plazo del insomio del adulto.

   El hipnotismo consiste en la inducción de hipnosis y el hipnotizador es el individuo que induce la hipnosis. La hipnoterapia es la utilización de la hipnosis para el tratamiento de las enfermedades.

  La hipnosis es una alteración de la consciencia, generalmente inducida artificialmente, que se caracteriza por una fijación de la atención, una intensa respuesta a las sugerencias y órdenes, la supresión de la incredulidad asociada a una reducción del juicio crítico, la posibilidad de experimentar alteraciones en la percepción, el control motor o la memoria como respuesta a la sugestión y la experiencia subjetiva de responder involuntariamente.

                        Alma llevada al cielo (1878) - William-Adolphe Bouguereau - pintor francés  de retratos de aspecto fotográfico, obras religiosas hábiles y sentimentales y desnudos tímidamente eróticos,1 Bouguereau fue Poseedor de un dibujo virtuoso y preciso. Conocedor genial de la anatomía humana. Pintor por un gusto tonal cercano al decadentismo y la melancolía, excepto en sus obras más violentas que versan sobre el infierno y el odio entre los hombres, como la obra Dante y Virgilio en el infierno, de 185...
                        Alma llevada al cielo (1878) - William-Adolphe Bouguereau

   De Somnus tenemos la somnofilia o “síndrome de la Bella Durmiente” donde el objeto erótico preferido es una mujer dormida en su cama. El sujeto se introduce furtivamente en un dormitorio extraño, despierta a la durmiente con caricias y luego realiza sexo oral o genital, pero sin que medie violencia.

  

No hay comentarios: