viernes, 10 de julio de 2020

CARLOS RUIZ ZAFÓN - OTRO QUE SE FUE



Prematuro adiós a un seductor dragón literario 

MIGUEL LORENCI

 PLANETA

El escritor vendió casi 30 millones de ejemplares de «La sombra del viento»

   «La literatura es una amante cruel, pero conmigo ha sido bondadosa». Lo agradecía Carlos Ruiz Zafón, el escritor español más leído en las últimas décadas, un seductor dragón de las letras fallecido ayer con 55 años en su casa de Los Ángeles. Con mucha carrera por delante, un cáncer diagnosticado en 2018 segó la vida del narrador barcelonés, el autor de La sombra del viento, primera novela de una fabulosa tetralogía de aromas góticos a la que dedicó quince años y que vendió casi 30 millones de ejemplares.





















                 ------------------------------------------

NOS HACEMOS MAYORES

   He leído por ahí que hay múltiples señales que indican que te vas haciendo mayor, una de ellas es cuando compruebas que el presidente del gobierno de tu país es menor que tú, el caso de España es un ejemplo, joven y apuesto, aunque para muchos su incapacidad no le viene por la inexperiencia de la edad sino por sus rasgos narcisistas y psicopáticos de personalidad. Otro signo de "alarma" es que van muriendo a tu alrededor más personas de las que entran en tu vida, ya sea en el entorno familiar o social más cercano o entre las personas que te han servido de referente en distintos campos: literario, musical, cinematográfico o incluso político.

  Una paciente mayor, pero no anciana, se quejaba hace poco en la consulta del hecho de estar quedándose sola y aislada, en poco tiempo se le "han ido" varios hermanos/as y sus mejores amigas. "Ya sólo me entretengo con mis nietos, cuando mis hijos pueden traérmelos a casa, es que están muy ocupados, ya sabe, el trabajo, las obligaciones, las amistades. ¡Como ya no me necesitan...!, y con el confinamiento la cosa ha empeorado, mi hija me trae algo de comida sin apenas entrar en casa, y no trae a sus hijos porque soy persona de riesgo, y yo me pregunto": "¿riesgo de qué?, ¿de morirme si me contagio del virus ese? Pero si yo ya no quiero vivir, con mis dolencias apenas puedo moverme y la vista ya no me permite leer, que era mi pasión. A duras penas puedo cocinarme algo con lo que me traen, pongo la olla, siempre con lo mismo, y no es raro que se queme la comida porque me distraigo haciendo otras cosas, cosas que no sirven para nada, se me pierde todo, estoy algo despistada pero sobre todo estoy sola y lloro mucho, cuando nadie me ve, no quiero preocupar a mis hijos. Me dice mi vecina que les haga ver que los necesito, que pasen más rato conmigo, pero, me da vergüenza, ellos tienen que hacer su vida, yo lo comprendo…Si las piernas me respondieran iría como antes a la gimnasia esa, me venía bien para mis torpes articulaciones y hablaba con otras abuelas, pero ya no puedo ir y me he enterado que a Isabel, mi compañera de los últimos años la acaban de ingresar en una residencia, pobrecita, y Carmen, mi vecina, que venía de vez en cuando a casa a tomar una manzanilla se ha muerto de un infarto, aunque yo creo que ha sido de soledad, ¿quién sabe?, la última vez me dijo que se iba a dejar morir, que su Antonio la estaba esperando allá arriba. Yo sospecho que se le fue la mano con las pastillas del corazón.

   En pocas semanas han fallecido varias personas muy conocidas que a lo largo de los años me han aportado muy buenas vivencias, el primero Pau Donés, el vocalista y líder de Jarabe de Palo, con sólo 53 años perdió la batalla contra el cáncer, recuerdo que le vi en un concierto cuando debutaron en la plaza de toros de la capital. Intuí que le iría bien al grupo porque tenían fuerza y calidad. Después le tocó a Carlos Ruiz Zafón, hace apenas 2 semanas, también por un cáncer de colon, como Pau, tenía sólo 55 años, me encantaron los libros de la saga del cementerio de los libros olvidados y también Marina, su novela fantástica más imaginativa y su preferida, según comentó en una de las pocas entrevistas que concedió a lo largo de su vida. Hace apenas una semana partió para siempre Ennio Morricone, gran compositor músical, especializado en Bandas Sonoras, le recordaré siempre por la de La Misión, la he escuchado tantas veces...Le dedicaré una entrada en breve, hoy haré una reseña, a modo de homenaje, de mi admirado escritor autor de La sombra del viento.
(Petrus Rypff)

                                  RESEÑA: MARINA DE CARLOS RUIZ ZAFÓN - Describiendo Mundos  
“La vida nos concede a cada uno de nosotros unos escasos momentos de pura felicidad. A veces son sólo días o semanas. A veces, años. Todo depende de nuestra fortuna. El recuerdo de esos momentos nos acompaña para siempre y se transforma en un país de la memoria al que tratamos de regresar durante el resto de nuestra vida sin conseguirlo.”


La sombra del viento

Muere el escritor Carlos Ruiz Zafón a los 55 años

El autor de «La sombra del viento» ha fallecido en Los Ángeles


https://www.youtube.com/watch?v=tK7gcESam9w

01 - La sombra del viento




03 - El cementerio de los libros olvidados






Diabolus in Musica - El Juego del Ángel




Lucifer - El Juego del Ángel




Bea y Daniel - El prisionero del cielo





 Cuento de navidad - El prisionero del cielo 


   El escritor Carlos Ruiz Zafón ha fallecido en Los Ángeles a los 55 años. El escritor de La sombra del viento sufría un cáncer de colón desde hace tiempo, según confirma la editorial Planeta en un comunicado. «Hoy es un día muy triste para todo el equipo de Planeta que le conoció y trabajó con él durante veinte años, en los que se ha forjado una amistad que trasciende lo profesional», ha expresado la editorial. Ha ensalzado que Zafón es uno de los mejores novelistas contemporáneos: «Pero seguirá muy vivo entre todos nosotros a través de sus libros». Según Planeta, Ruiz Zafón es uno de los más reconocidos de la literatura internacional, ya que es el escritor español más leído en todo el mundo después de Miguel de Cervantes con El Quijote.

   El escritor Carlos Ruiz Zafón ha sido uno de los escritores españoles más exitosos en España y en todo el mundo con su obra cumbre traducida a más de 50 idiomas y con más de 10 millones de ejemplares vendidos La sombra del viento, ganadora de premios, reconocimientos e inicio de la tetralogía El cementerio de los libros olvidados. Nacido el 25 de septiembre de 1964 en Barcelona, Zafón estudió Ciencias de la Información y se decantó después por la publicidad, llegando a ser director creativo hasta que en 1992 decidió consagrarse a la literatura. Publicó su primera novela juvenil en el año 1993 bajo el título El príncipe de la niebla, con la que ganó el premio Edebé. Con este galardón viajó a Los Ángeles (Estados Unidos), donde se afincó. Desde allí escribió guiones y otras novelas también dedicadas al público juvenil: El palacio de la medianoche (1994) y Las luces de septiembre (1995) -que conformaron la trilogía de la niebla agrupadas después en un único volumen-. También publicó Marina, que el autor ha considerado siempre la obra más personal de todas sus novelas.

Ruiz Zafón, en una imagen del 2016 cedida por la editorial Planeta

Foto de César Casal González
 Libros que respiran- La Voz de Galicia


    Pero fue la novela para adultos lo que le lanzó al estrellato, concretamente la novela La sombra del viento, con la que quedó finalista del premio Fernando Lara en el año 2000, pero Planeta la publicó por insistencia de Terenci Moix, integrante del jurado de aquel premio. y su última novela publicada hasta la fecha es El laberinto de los espíritus, en 2016, con la que cerraba la saga de cuatro novelas titulada El cementerio de los libros olvidados. Antes publicó El juego del ángel, en 2008 y El prisionero del cielo, en 2011.

Booktráiler "El Laberinto de los Espíritus" de Carlos Ruiz Zafón

    En 2018 publicó El príncipe de Parnaso, de literatura juvenil. Coincidiendo con esta publicación comenzó a sentir los primeros síntomas de la enfermedad, concretamente en un viaje a Londres, y comenzó un tratamiento que finalmente no ha logrado frenar el avance del cáncer.

   Ruiz Zafón vivía en Los Ángeles, donde trabajaba para la industria de Hollywood. La sombra del viento fue seleccionada en la lista confeccionada en el 2007 por 81 escritores y críticos latinoamericanos y españoles con los mejores 100 libros en lengua española de los últimos 25 años. Zafón rechazó llevar al cine La sombra del viento. Creía que «sería una traición». «No habrá película de La sombra del viento porque no hace ninguna falta. No es obligatorio. No voy a perder la energía y el tiempo en adaptar su texto a otro medio. Nada cuenta una historia con la intensidad de una novela si está bien hecha», explicaba en el año 2016 tras numerosas especulaciones. 


    FERRAN NADEU: «Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él». La Sombra del Viento. Hoy ha fallecido Carlos Ruiz Zafón, en Los Ángeles, a causa de un cáncer. Seguiremos soñando con cada palabra que escribió, escribían en su perfil oficial de Twitter. 



Las frases más subrayadas en Kindle de la saga de Ruiz Zafón 'La ...


Reseña de La Sombra del Viento Carlos Ruiz Zafón - La Hora del ...


Club de Lectura IES Vega del Guadalete: mayo 2009
Casa de Pedralbes que aparece repetidas veces en las novelas de la saga del cementerio de los libros olvidados




    Carlos Ruiz Zafón en "El libro como universo"



           
Viajar a Barcelona - Situación Tour "La Sombra del Viento" - Mapa ...



Volando Entre Páginas: Reseña: La sombra del viento - Carlos Ruiz ...
                         


Leyendas del Barrio Gótico en Barcelona - Otros - Ocio


La sombra del viento o el peligro de leer – Nuestro Rincón de Lectura
                                    
La Sombra del Viento de Carlos Ruiz Zafón – Taturro lector
“Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espiritu crece y se hace fuerte”. (pág. 16)

Carlos Ruiz Zafón, un escritor en Los Ángeles

Entre las colinas de la ciudad californiana escribió sus dos últimas novelas, inspirándose con la música de Jazz y los filmes de sus vecinos Jack Nicholson y Warren Beatty

   Carlos Ruiz Zafón era una sensación literaria, pero también era un experto conocedor del cine. Le gustaba tanto Orson Welles como Woody Allen, o como la saga de «La Guerra de las Galaxias» de George Lucas, director a quien admiraba y que terminó siendo gran amigo suyo.

   Zafón fue guionista y periodista en una vida anterior al éxito literario, un hombre que dividía su tiempo entre Barcelona y Los Ángeles, dos grandes urbes que se repartían su atención por partes iguales. Seis meses en su tierra natal y seis en la costa californiana, para que no se enfadaran. En realidad, vivía enamorado de la capital del cine donde se aislaba a escribir. «El cine es un universo de historias que nos ayudan a descubrir cosas de nosotros mismos», repetía Carlos cuando se le preguntaba por el séptimo arte. Sin embargo, era reacio a permitir que sus libros, celebrados en todo el planeta, fueran adaptados a la pantalla grande o a la chica. «La buena película siempre está en la cabeza del lector y eso no lo puede cambiar nadie», decía para mantener su negativa.

   Carlos nunca fue dado a asistir a eventos o fiestas, o a los típicos almuerzos de españoles que se organizan en Los Ángeles, sólo en una ocasión vino a casa a ver la ceremonia de los Oscar y me impresionó su adoración, su infinito conocimiento de guionistas, directores, actores, productores y la historia de los premios. Una vez mandó callar a los que no prestaban atención, la fiesta se dividió en dos grupos, los que veíamos la ceremonia (Carlos y yo) y los que charlaban fuera. Quedé maravillada de su silencio estoico ante el ruido. Nos acompañamos aquella tarde y se despidió cariñoso.

   Sin duda, Carlos era un tipo silencioso, introvertido, que adoraba la ciudad de Los Ángeles y preguntaba constantemente por la película que había despuntado en tal o cual festival. «Mi trabajo como guionista ha influido en mi ficción. Escribir guiones te obliga a tomar en consideración ciertos elementos de la estructura y esa herramienta es muy útil a la hora de elevar las complejas demandas de una novela», admitía en entrevistas. La producción literaria de Zafón tiene como forma de inspiración el mundo del cine donde bebe para traspasarlo a la literatura.

   En Los Ángeles trabó amistad con muchos grandes, entre ellos su adorado George Lucas. «Siempre tuve esta imagen infantil en el fondo de mi mente de este fantástico lugar de donde procedían todas las cosas que me gustaban: Orson Welles, el jazz, todas esas cosas», dijo al diario inglés «The Independent».

   Apasionado de los dragones, llamó a su residencia Dragonland, una mansión en las montañas entre Mulholland Drive y Beverly Hills, y a su compañía de producción Dragonworks Studios. Entre las colinas de Los Ángeles escribió sus dos últimas novelas, inspirándose con la música de Jazz y los filmes de sus vecinos Jack Nicholson y Warren Beatty. En silencio, nos ha dejado un hombre que mantuvo en secreto su enfermedad durante 2 años refugiándose en tardes de películas, un escritor que, sin lugar a dudas, nos enseñó a soñar leyendo. Hoy, la ciudad de Los Ángeles amanece turbia, sin sol, abandonada por uno de sus más grandes admiradores mientras nosotros, los zafonmaniacos, abrimos sus libros por enésima vez.


Muere Carlos Ruiz Zafón a los 55 años

El escritor barcelonés, autor de «La sombra del viento», ha 

fallecido víctima de una larga enfermedad

   El escritor barcelonés Carlos Ruiz Zafón, autor de «La sombra del viento» ha fallecido este viernes a los 55 años, según ha confirmado la editorial Planeta. El escritor, enfermo desde hace años, ha muerto en su casa de Malibú, en Los Ángeles, después de una larguísima batalla con el cáncer. «A veces me parece que es mejor no hablar demasiado de los planes que uno tiene o de lo que tiene entre manos en cada momento porque luego uno cambia de idea y termina haciendo algo muy diferente a lo que los lectores esperaban», explicaba en una entrevista de 2016, coincidiendo con el décimo aniversario de la publicación de «La sombra del viento».

   Por aquel entonces, el escritor estaba a punto de concluir su gran proyecto literario: una tetralogía que arrancó con «La sombra del viento» y concluyó en noviembre de 2016 con «El laberinto de los espíritus». Atrás quedaban Daniel Sempere, el Cementerio de los Libros Olvidados y los perfiles góticos y siniestros de una Barcelona en la que sólo cabían diferentes variaciones del gris de posguerra. Atrás quedaba también un éxito sin precedentes y una aventura literaria con la que Zafón pergeñó su particular homenaje a la imaginación y a la fabulación.

«La ficción es lo que nos permite entender la realidad»
Carlos Ruiz Zafón
«Al terminarlo me queda la sensación del trabajo hecho. No he tenido que renunciar a nada y al final ha sido aquello que había soñado», dijo entonces en lo alto del Tibidabo mientras se despedía de esa ciudad de leyenda a la que había retratado en unas novelas que superaron lo puramente literario. No en vano, y tal y como recordaba este viernes su editor, Emili Rosales, de Zafón se decía que era el segundo autor español más leído. ¿El primero? Un tal Miguel de Cervantes.

 Autor juvenil
   Todo empezó, está claro, con «La sombra del viento», pero para cuando el éxito llamó a su puerta, Zafón ya llevaba años bregando con la literatura juvenil y firmando títulos que, como «El príncipe de la niebla», «El palacio de la medianoche» y «Marina», el tiempo y la fama acabarían convirtiendo en piezas de culto. No había más que ver cómo se le iluminaba la cara cuando, durante alguna de las maratonianas sesiones de firmas que protagonizaba en Sant Jordi, aparecía algún ejemplar de «Marina» entre cientos y cientos de copias de «La sombra del viento», «El juego del ángel» o «El prisionero del cielo».
                      Zafón, un melómano que componía para dar alma musical a sus novelas
     El Zafón pianista, durante una de sus actuaciones - Efe
Zafón, un melómano que componía para dar alma musical a sus novelas

El escritor barcelonés Carlos Ruiz Zafón era un melómano confeso, hasta el punto de que componía con su teclado para dar alma musical a sus novelas o incluso para ayudarse en pleno proceso creativo. Parafraseando a su admirado Orson Welles, decía Zafón que "la atmósfera es siempre lo más importante", y por eso con "La sombra del viento" comenzó a componer esa banda sonora imaginaria de su novela
"Escribo música sin pretensiones, como diversión y también como válvula de escape cuando estoy inmerso en la creación de una novela; y en ambas tareas busco los recursos más eficaces para crear la atmósfera que necesita la obra", señaló en 2014 poco antes de estrenar la suite "La sombra del viento" en el Palau de la Música.


   Durante esa etapa «juvenil» llegó a vender, ahí es nada, hasta 300.000 ejemplares por lo que, en cuanto su primera novela para adultos empezó a cargarse lectores a la espalda, primero a puñados y luego a carretadas, a Zafón le sorprendió, como dijo, que a casi todo el mundo le pareciese que acababa de caerse de «un árbol». «Es inquietante ver cómo todavía funcionan estas cosas por aquí», decía cuando regresaba a Barcelona a cumplir con alguno de sus compromisos promocionales. Será que, aquí y allá, nada podía compararse a lo que estaba por llegar. A saber: un centenar de ediciones, 15 millones de ejemplares de «La sombra del viento» y medio mundo barruntando si el Cementerio de los Libros Olvidados era en realidad la hoy desaparecida librería Canuda.

La tecla adecuada

Fogueado en la publicidad y con un vasto universo referencial en el que cabían el cine, la literatura de folletín, la música -llegó a componer las bandas sonoras de sus propios libros- y la fotografía -cómo olvidar esa devoción por Català-Roca-, Zafón dio con la tecla exacta y reinventó los códigos del best-seller a fuerza de encajar a Charles Dickens en Stephen King, centrifugar todos los géneros populares, y transformar Barcelona en un vistoso escenario de ficción.

   Tan descomunal fue el éxito que ni él mismo logró repetirlo: las sucesivas entregas de la serie, todas esas páginas con la que Zafón armó su monumental carta de amor al poder de la ficción y que agrupó bajo el título genérico de «El cementerio de los libros olvidados», se quedaron lejos en cuanto a números, aunque cada nueva publicación barría en las listas de los más vendidos.

«Tenía un plan clarísimo. Así que los libros que quería hacer ya los ha hecho»

Emili Rosales, Editor

   Fue precisamente ese éxito sostenido el que, entre otras cosas, le permitió dar largas a todos los intentos de convertir «La sombra del viento» en película o serie televisiva. ««Los libros son un homenaje a la literatura, así que adaptarlos a otro formato sería traicionar su propio espíritu. Para mí no tiene ningún tipo de interés adaptar a otro medio una obra que para mí ya está acabada», dejó dicho. Toda una paradoja viniendo de alguien que se instaló en Los Ángeles junto a su mujer a mediados de los noventa persiguiendo precisamente el sueño de convertirse en guionista.

   De vuelta a la literatura, la llamada de Barcelona y el encanto magnético de Daniel Sempere se encargaron del resto. «La ficción es lo que nos permite entender la realidad, lo que nos sirve para comprender cosas que la literalidad no nos permite», sentenció Zafón tras cerrar en 2016 un ciclo novelesco al que, según su editor, Emili Rosales, es poco probable que se acabe uniendo un nuevo título o un manuscrito guardado en algún cajón. «Sus proyectos los tenía muy claros: el cuarteto de 'La sombra del viento' me lo explicó de cabo a rabo en el año 2000, y estuvo 16 años para terminarlo. Tenía un plan clarísimo. Así que los libros que quería hacer ya los ha hecho», ha explicado el editor en declaraciones a Rac1.

   El mundo del libro y España, en general, ha recibido un mazazo muy duro esta mañana de viernes con la muerte de Carlos Ruiz Zafón, el popular escritor que con «La sombra del viento» se convirtiera en uno de los autores más leídos del panorama literario español con éxito internacional.

   En las redes, rápidamente, se han sucedido los homenajes a este escritor que a sus 55 años ya era un gigante de la literatura popular española, uno de esos elegidos que logra miles de ventas con sus obras.

EL PAÍS

‘La sombra del viento’: un inesperado e imparable ‘boom’

 internacional

                                  https://www.youtube.com/watch?v=2aa1M6p8NXU
                     AudioLibro: La sombra del viento - Carlos Ruiz Zafón - Parte 1/64

Una serie de golpes de azar expusieron el potencial de la 

novela de Carlos Ruiz Zafón ante lectores de todo el mundo. 

LAURA FERNÁNDEZ
Barcelona - 19 JUN 2020 

   Un best seller internacional. Un clásico moderno. Así definen muchos a La sombra del viento hoy, 19 años después de que iniciara, casi por azar, su andadura. Porque La sombra del viento pudo no llegar a publicarse nunca. Carlos Ruiz Zafón, fallecido hoy viernes a los 55 años, entonces contaba con 37 y una pequeña pero exitosa carrera como escritor de novela juvenil a sus espaldas. Había presentado su primera obra “para adultos” al Premio Fernando Lara. No lo ganó. Pero, en el jurado, un Terenci Moix entusiasmado por la visión renovadora de Barcelona, ese gótico fantástico que bebía del cine clásico que tanto le gustaba, defendió su publicación. La editorial se lo pensó. Al final, accedió. El libro, sin embargo, salió pasado Sant Jordi porque, recuerda el periodista Sergi Doria, “no se confiaba en su éxito”. Después de todo, era la obra de un debutante. Y había sido descartada para un premio. Si no hubiera sido por la insistencia de Moix, tal vez el mundo no sabría hoy quién es Daniel Sempere. 

   En cualquier caso, la novela, de la que se han vendido más de 10 millones de ejemplares en todo el mundo, se publicó, recuerda Doria, el primero en alabarla, y amigo de su esquivo y solitario autor desde entonces, “por esta época del año”, pasada incluso la Feria del Libro de Madrid, el gran escaparate, junto a Sant Jordi, de cualquier obra que aspirase a lo que La sombra del viento no sabía que podía aspirar entonces: a vender cientos de miles de ejemplares. “Recuerdo que lo primero que me llamó la atención fue la cubierta, la fotografía de Francesc Català Roca”, dice Doria. Le había llegado a la redacción, y se la llevó a casa para echarle un vistazo. No pudo dejarla. Aquel mismo fin de semana, escribió una elogiosa reseña en ABC. A los pocos días, se encontró con otro periodista apasionado por la literatura y la ciudad, Sergio Vila-Sanjuan, que hizo lo propio en La Vanguardia. Empezaron a venderse los primeros ejemplares.

   La mecha no prendió de golpe. Fue cosa del boca a boca, que creó incluso un tipo de lector, pues son inexplicables éxitos posteriores como el de La catedral del mar (2006), de Ildefonso Falcones, o El código Da Vinci (2003), de Dan Brown, sin el precedente que sentó Zafón. Podría decirse que La sombra del viento situó a Barcelona en un mapa en el que no había estado nunca: el del superventas internacional que entonces monopolizaban títulos de Ken Follett y Noah Gordon, y permitió, por un lado, que la ciudad se convirtiese en centro de interés literario para una historia de alcance global —como la de Falcones— y, por otro, que lo sobrenatural jugase con lo histórico —guante que recogería Dan Brown—. Sea cual sea el caso, apenas un año después, y solo en España, había vendido 300.000 copias. La firma de Zafón era la más buscada en Sant Jordi. Se compraron los derechos en catalán. El mercado internacional empezó a interesarse por él. En 2003 llegó a Alemania, y allí empezó la verdadera fiebre.

   La Feria de Fráncfort de ese año marcó un antes y un después. Allí se iniciaron los tratos para las traducciones en hasta 50 idiomas que llegarían a cerrarse en los años venideros. De ahí que cuando se refiriesen a ella la considerasen “la novela española de más éxito desde El Quijote”. O que Penguin Classics, al escoger 26 clásicos de la historia de la literatura universal para una colección conmemorativa en 2014, la incluyese, situando a Zafón entre Charles Dickens, Jane Austen, Marcel Proust y James Joyce. Un apunte: poco antes del fenómeno ese año en Fráncfort, el entonces ministro de Exteriores alemán, Joschka Fischer, la elogió desmedidamente ante la prensa, algo que, para Doria, buen conocedor de la historia del libro, fue clave, pues en ese momento el conocido político de Los Verdes gozaba de una considerable popularidad. “En dos meses se vendieron 200.000 ejemplares después de aquella declaración”, recuerda. Pero aún quedaba por conquistar el mercado anglosajón.

   La novela se publicó en inglés en 2004, e inició una tímida conquista que se precipitó cuando Stephen King la encumbró en un artículo para Entertainment Weekly. Decía King que “si alguien pensaba que la novela gótica había muerto en el XIX”, el libro de Zafón le haría “cambiar de idea”. Defendía que cada escena parecía salida “de uno de los primeros filmes de Orson Welles”. “Hay que ser un romántico de verdad para llegar a apreciar todo su valor, pero si uno lo es, su lectura es deslumbrante”, concluía. “Carlos había crecido leyendo y admirando a Stephen King, aquella reseña hizo que todo hubiera valido la pena”, recuerda Doria, que dice que le escribió emocionado en cuanto la leyó. “Era un hombre muy reservado, con una enorme vida interior, que se apartó de todo para escribir y tocar el piano. Le abrumaba la dimensión que había tomado su carrera a partir de La sombra del viento”, dice el periodista, para quien la novela siempre será, para todos los que la leyeran, “como un primer amor”.

  La fórmula mágica con la que la elaboró Zafón tiene tres ingredientes. El más importante es su visión de Barcelona desde lejos, lo que le permitió ficcionarla como no se había hecho desde Juan Marsé. Un día me dijo: "Es como este vaso. Desde lejos puedes describirlo perfectamente, pero si estás dentro, ¿qué es lo que ves? Así era yo tratando de escribir sobre Barcelona cuando vivía en Barcelona. Tuve que irme fuera para que esa otra dimensión de la Barcelona del recuerdo se alzase y me permitiese contarla de la manera que siempre supe que quería hacerlo", relata Doria. El otro es su amor por el cine clásico, clave en la construcción de las escenas. El tercero es el aspecto gótico por el que se dejó llevar. “Siempre le gustaron los cómics y los dragones, lo fantástico. Consiguió hacer la novela que quería con todo lo que le gustaba”, dice el periodista. Y quizá por eso quiso que nunca fuese otra cosa que una novela y se negó una y otra vez a que el cine la adaptase.

Ruiz Zafón: así son los escenarios de sus novelas:
La plaza de Sant Felip Neri, el Barrio Gótico, el cementerio del Poble Nou, el barrio de la Barceloneta o la avenida Tibidabo son los escenarios de las novelas de Carlos Ruiz Zafón, fallecido el viernes 19 de junio de 2020.



Ruta literaria por Barcelona: "La Sombra del Viento"



No hay comentarios: