viernes, 22 de mayo de 2020

CHARLES LAUGHTON, EL GRAN AMBIGUO




  •      Esta tierra es mía - Charles Laughton (1943) - Dirigida por Jean Renoir


    "Creo que tiene la humanidad y la veracidad de las mejores películas de Renoir. Y Laughton, como siempre, está genial".

    SinopsisAlbert Lory (Charles Laughton) es un profesor de escuela en una ciudad de un país indeterminado ocupado por el ejército Nazi durante la II Guerra Mundial. Enamorado de su compañera de trabajo y vecina, la también profesora Louise Martin (Maureen O’Hara), Albert se siente frustrado al ser incapaz de declararse por su carácter acobardado. Esta cobardía es también motivo de burla de sus propios alumnos. Para colmo, Louise mantiene una relación con un hombre llamado George Lambert (George Sanders). Cuando una serie de acontecimientos provocan que Albert sea detenido por los soldados alemanes, el Comandante Alemán, Mayor Erich von Keller (Walter Slezak), le propondrá un acuerdo. Pero el carácter de Albert podría haber cambiado debido a los últimos acontecimientos y parece que incluso podría demostrar una sorprendente valentía frente al enemigo invasor.

       Charles Laughton (Scarborough, 1 de julio de 1899 – Los Ángeles, 15 de diciembre de 1962) fue un actor y director de cine y teatro británico nacionalizado estadounidense en 1950.   Laughton era conocido por su intensa implicación en el trabajo, que él consideraba, más que una profesión, un arte creativo a la altura de las creaciones musicales, pictóricas o literarias. James Mason, comentando la revolución en el arte de la actuación que supuso la irrupción de Laughton, lo definió como «un actor del método sin sus tonterías». El mismo Laughton dijo respecto al Actors Studio: «Un actor del método te ofrece una fotografía: yo prefiero hacer una pintura al óleo».



    Biografía


    Inicios

       Charles Laughton nació el 1 de julio de 1899 en Scarborough. Sus padres eran hosteleros y planeaban que Charles, el primogénito de sus tres hijos, los sucediera en el negocio familiar. Pero Laughton se sintió atraído por el mundo del espectáculo desde temprana edad.

       La madre de Laughton era de familia irlandesa y católica, y envió a sus hijos a estudiar al Stonyhurst College, en Lancashire, una escuela privada jesuita. En 1915, Laughton dejó sus estudios, y sus padres lo enviaron a aprender el negocio hotelero en Londres, donde trabajó en el hotel Claridges, y donde tuvo la ocasión de disfrutar de los espectáculos teatrales de la capital.

       En 1917, es llamado a filas y lucha en el frente occidental​ durante la Primera Guerra Mundial, donde sufre los efectos del gas mostaza. De vuelta a la vida civil, trabaja en el negocio familiar mientras participa en producciones teatrales amateurs, hecho que su familia no ve con buenos ojos, hasta que en 1925 (y después de no pocas fricciones con su conservadora familia, debidas a su afición a la escena), llegó a un acuerdo con sus padres y hermanos y se inscribió en la Royal Academy of Dramatic Art (RADA), en Londres, donde tuvo profesores como Claude Rains y Theodore Komisarjevsky.

       Rellenito y de rostro no demasiado agraciado —según el canon establecido—, Laughton teme no tener posibilidades como actor; por suerte, sus profesores le saben transmitir que lo que cuenta es el talento y la pasión por el trabajo; bajo su guía, Laughton trabajará incansablemente y con entusiasmo en su aprendizaje. En 1926 obtuvo la Bancroft Medal como mejor estudiante, y seguidamente comenzó su carrera profesional bajo la guía de Komissarjevski, quien lo dirigió en su debut en el pequeño Barnes Theatre, en las afueras de Londres, con la obra The Government Inspector, de Nikolái Gógol, en el papel de Osip. También trabajó en dos de las escenificaciones de obras de Antón Chejov con las que Komisarjevsky popularizó a este autor en Inglaterra, que desde entonces se convirtió en el autor extranjero más representado en la escena británica. Laughton representó a Epidohof en El jardín de los cerezos y al capitán Solyoni en Las tres hermanas. Otra vez con Komisarjevsky, interpretó el papel de Ficsur, el ladrón, en Liliom, con el que atrajo la atención de crítica y público.

       Estas obras son seguidas por multitud de papeles de importancia creciente con los cuales el joven Laughton adquirió confianza y versatilidad: el tiránico y flemático gobernador militar ruso, en The Greater Love; Cantavalle, un protopaparazzi caradura en Vestire gli ignudi; un marido excesivamente celoso, en The Happy Husband; el maquiavélico conde Pahlen, en Paul I, y su primer papel como protagonista en Mr. Prohack, de Arnold Bennett, que interpreta con éxito y donde trabaja con la actriz Elsa Lanchester, quien se convertiría en su esposa en 1929. Durante este tiempo, comenzó a trabajar en cine. Participó en cortometrajes experimentales con guion de H. G. Wells, protagonizados por su compañera sentimental y dirigidos por Ivor Montagu: BluebottlesThe Tonic y Daydreams. También trabajó en filmes de cuota (apresuradas producciones para cubrir la cuota de filmes ingleses establecida por el gobierno británico), como CometsWolves o Down River y, más notablemente, apareció brevemente como cliente impertinente de un club nocturno en Piccadilly, de Ewald Andrea Dupondt.

       Mientras tanto, continuó su ascendente carrera escénica con el papel de Mr. Crispin en A Man With Red Hair, y fue el primer actor en interpretar a Hércules Poirot en Alibi, la primera adaptación teatral de una obra de Agatha Christie. Hizo el papel de Mr. Pickwick en una producción de la obra de Charles Dickens e interpretó a un sensible astrónomo en Beauty. Seguidamente, representó a Harry Heegan, un futbolista mutilado en la Gran Guerra, en el estreno mundial de la obra de Sean O'Casey, The Silver Tassie, polémica por su tratamiento nada sentimental del conflicto y su innovador y estilizado segundo acto. Seguidamente, interpretó a un cómico general de brigada en French Leave y su poderosa interpretación del gánster Toni Perelli, en On the Spot, de Edgar Wallace, convirtió la obra en un éxito. Luego interpretó a un contable de banco y asesino circunstancial en Payment Deferred. En esta obra, su esposa Elsa Lanchester interpretó el papel de su hija. Por su éxito en este papel, el empresario Gilbert Miller lo convocó para repetir su rol en Broadway.




    Dos fotogramas de Laughton (1936), en Rebelión a bordo


    El éxito cinematográfico

       Su paso por los escenarios de Nueva York y Chicago llamó la atención de los cazadores de talentos de Hollywood, y Laughton firmó un contrato con la Paramount para interpretar a un capitán de submarino enloquecido por los celos en Entre la espada y la pared, aunque antes hizo una película para la Universal, The Old Dark House, como uno de los viajeros atrapados por el mal tiempo en una decrépita mansión. Interpretó un afeminado y decadente Nerón en The Sign of the Cross, un amoral doctor Moreau en Island of Lost Souls (la adaptación de la obra de H.G. Wells La isla del doctor Moreau), y un oficinista favorecido por el azar en el episodio dirigido por Ernst Lubitsch (el más corto, aunque, a decir de muchos, el mejor de la película) en If I Had A Million. Para la Metro-Goldwyn-Mayer recreó su papel escénico en Payment Deferred, producida por Irving Thalberg, quien luego se convirtió en un buen amigo del actor.

        Laughton regresó a Londres con la intención de volver a hacer teatro, pero un joven cineasta húngaro, Alexander Korda, lo convenció para hacer una película, La vida privada de Enrique VIII (The Private Life of Henry VIII), la primera película británica en tener un gran éxito en los Estados Unidos, y que marcó el comienzo de la colaboración entre el actor y el productor. Laughton recibió un Óscar al mejor actor por su interpretación del rey Enrique y Korda consiguió con esta película ser el productor cinematográfico más importante de Inglaterra. 




    Laughton representa al rey Enrique VIII y Elsa Lanchester a Ana de Cléveris (febrero de 1939).


    Charles Laughton as King Henry VIII - Chicken Eating Scene


       Mientras La vida privada de Enrique VIII se exhibía con gran éxito en todo el mundo, Laughton volvió momentáneamente a Hollywood para interpretar al dueño de una plantación de caucho en Malasia en White Woman.

                               Charles Laughton en White Woman

       Aunque sus servicios eran muy demandados en Hollywood, regresó a Inglaterra para actuar durante la temporada 1933 - 1934 en el Old Vic bajo la dirección del escocés Tyrone Guthrie, con un sueldo notablemente inferior al que habría cobrado haciendo películas en América. Durante esta trabajó en obras de William Shakespeare, Oscar Wilde, Antón Chéjov y William Congreve. Interpretó al reverendo Chasuble en La importancia de llamarse Ernesto y al rey Enrique en Enrique VIII. Sus interpretaciones de Macbeth y Próspero (en La tempestad) fueron discutidas por la crítica, pero su Angelo en Medida por medida se consideró una de las mejores interpretaciones de este personaje; y también fueron bien recibidas sus Lopakhin (El huerto de los cerezos) y Tattle (Love for Love).

       La temporada del Old Vic fue una experiencia que mejoró su voz y su rendimiento como actor. Volvió a Estados Unidos para trabajar de nuevo con Irving Thalberg en The Barretts of Wimpole Street, interpretando al padre de la poeta Elizabeth Barrett Browning. Para la Paramount interpretó a un mayordomo inglés trasplantado en el salvaje Oeste en la comedia Nobleza obliga y al inflexible inspector Javert en Los miserables (basada en la novela homónima de Victor Hugo), para la 20th Century Fox. De nuevo producido por Thalberg, interpretó al capitán Bligh en Rebelión a bordo (Mutiny On the Bounty), según la novela de Nordhoff y Hall sobre el histórico motín del Bounty. Todas estas interpretaciones fueron exitosas entre el público y la crítica.

       De regreso en Inglaterra, Korda le propuso una serie de ideas para películas que no se acaban de materializar. Durante este período trabajó con la Comédie Française en París en El médico a palos, de Molière interpretando (en francés) a Sganarelle. Después de descartar una adaptación de Cyrano de Bergerac de Edmond Rostand, Korda se decidió finalmente por una biografía del pintor Rembrandt, de quien Laughton, un gran amante de la pintura, hizo un retrato sutil y sensible. Su mujer Elsa Lanchester interpretó a Hendricke Stoffels, la amante del pintor. En este mismo año, el matrimonio volvió al teatro en una producción navideña de Peter Pan, con Lanchester en el papel de Peter y Laughton como el capitán Hook.

       El siguiente proyecto de Korda fue una adaptación de la novela de Robert Graves Yo, Claudio. El rodaje se canceló cuando la coprotagonista Merle Oberon sufrió un accidente de tráfico. Pero esa razón fue una excusa de Korda para clausurar un rodaje que, a su parecer, era demasiado tenso y problemático, y de paso cobrar la indemnización de la Prudential, la compañía que aseguraba el rodaje. El director Joseph Sternberg escribió en sus memorias que todo fue culpa de Laughton y su errático comportamiento, pero un documental hecho en 1966 por la BBC, que incluye varias escenas acabadas de la película, demuestra en ellas que Laughton, pese a su inseguridad, ofrecía una actuación soberbia. Asimismo, varios participantes en el rodaje declararon en el documental que la falta de empatía y apoyo de Sternberg respecto al actor (que afrontaba un trabajo delicado) era total y, por lo tanto, el director también tuvo una buena parte de la responsabilidad en la no finalización del film.



    Foto publicitaria de Charles Laughton.


    Mayflower pictures

       Yo, Claudio supone el final de sus obligaciones profesionales con Korda, y Laughton se plantea establecerse por su cuenta. El actor tenía planes para crear una productora con su amigo Irving Thalberg, quien quería dejar la Metro-Goldwyn-Mayer y convertirse en productor independiente, pero la prematura muerte de Thalberg lo impide. Entonces aparece en Londres el productor Eric Pommer (exiliado de la Alemania Nazi) y junto con Laughton crean la Mayflower Pictures con la intención de hacer películas en Inglaterra que resulten atractivas también para los americanos, pero que no sean exclusivamente comerciales, sino que tengan calidad artística.

          La compañía produce Vessel of Wrath a partir de una historia de Somerset Maugham, donde Laughton interpreta a un vago autoexiliado en los trópicos redimido por una reprimida misionera (Elsa Lanchester). En St. Martin's Lane, según un guion de Clemence Dane, Laughton es un artista de calle que descubre a una ladronzuela (Vivien Leigh) con talento para la danza. Y posteriormente interpreta la adaptación de la novela de Daphne Du Maurier Jamaica Inn (dirigida por Alfred Hitchcock) sobre contrabandistas en Cornualles, el guion de la cual tuvo que ser modificado, porque la censura no admitía que un capellán fuese líder de la banda, y este personaje (el que tenía que interpretar Laughton) fue transformado en un terrateniente. Esta última película descubrió a una jovencísima Maureen O'Hara.


       Las películas de la Mayflower, a pesar de tener sus puntos de interés y buenas interpretaciones por parte de Laughton y los otros actores, no acaban de ser exitosas y no funcionan en taquilla. La productora de Laughton y Pommer está en quiebra: forzosamente, la RKO ofrece a ambos socios un contrato a cambio de subsanar las deudas de Mayflower. Además, ofrecen a Laughton un papel irresistible: Quasimodo en un espectacular remake del éxito del cine mudo The Hunchback of Notre Dame y que se llamará Esmeralda la Zíngara (sobre la novela de Victor Hugo Nuestra Señora de París). Su interpretación del papel resulta memorable.


    Laughton a los 41 años. Fotografía (1940) de Carl Van Vechten.


       La guerra estalla durante el rodaje de Esmeralda la zíngara donde participa la actriz-promesa descubierta por él, Maureen O'Hara en el papel de Esmeralda, y definitivamente acaba con los planes de Laughton y Pommer de continuar produciendo películas por su cuenta, aunque los dos socios todavía harán una película juntos para la RKO They Knew What They Wanted. Laughton es «prestado» por la RKO a otras productoras, que sin productores con el genio de Thalberg, a menudo desaprovechaban el talento de Laughton en películas mediocres. Así mismo, y pesar de esto, Laughton ofrecerá interpretaciones notables y más todavía cuando se encuentra con un guion decente y buenos directores. Como en el caso de Esta tierra es mía, un drama dirigido en 1943 por Jean Renoir sobre la resistencia contra los nazis, donde Laughton ofrece un excelente retrato psicológico de un intelectual cobarde que se ve forzado a tomar parte ante la ocupación alemana. En The Suspect (El sospechoso), un thriller de Robert Siodmak ambientado en el Londres victoriano, Laughton borda el papel de un resignado marido que se convierte en criminal de una manera inesperada.





    Dos fotogramas de la película El sospechoso (1945)


       Otros roles del período incluyen dos comedias musicales con Deanna Durbin, quien se convertirá en una buena amiga del actor: en It started with Eve hace de millonario viejo y un poco trapacero, y en Because of him interpreta, con un punto de autoparodia, un vanidoso actor-productor teatral. En uno de los episodios de Tales of Manhattan interpreta a un compositor que por fin tiene la oportunidad de estrenar una obra suya en una sala de conciertos, pero debe aparecer en público con un frac despedazado. En The Canterville Ghost interpreta al fantasma creado por Oscar Wilde. Y también hace un breve cameo en Forever and A Day una película con objetivos benéficos que hacen los británicos que trabajan en California, que no cobrarán sus salarios para atraer las simpatías de los americanos hacia Gran Bretaña. En Captain Kidd retrata sin piedad al pirata como un arribista social.

       Aparte del cine, Laughton se dedica a leer en voz alta clásicos de la literatura tanto para los amigos como para soldados convalecientes en los hospitales. También trabaja en muchos programas dramáticos de radio. Su trabajo más notable en este medio es el que realiza para Norman Corwin. Laughton había colaborado por primera vez con Corwin en dos adaptaciones literarias en el programa de Corwin The Pursuit of Happiness: durante la década de los 40 ambos trabajarán juntos en diversas ocasiones, muy notablemente en American trilogy, tres programas sobre la obra de los poetas Walt Whitman y Carl Sandberg y el novelista Thomas Wolfe, con textos adaptados por Corwin, recitados por Laughton y musicados por Bernard Hermann.


       Durante la guerra, conoce al dramaturgo Bertolt Brecht (exiliado de la Alemania nazi) y ambos consideran la posibilidad de trabajar juntos. Después de considerar, por ejemplo, Schweick en la Segunda Guerra Mundial, deciden trabajar en una adaptación al inglés de Vida de Galileo que se estrenará en 1947 en Los Ángeles, y más tarde en Nueva York, con Laughton en el papel principal. La paranoia anticomunista posterior a la Segunda Guerra Mundial provoca que Brecht vuelva a Alemania, de modo que Galileo es una colaboración única e irrepetible en el teatro norteamericano. Durante el período de Galileo, Laughton trabaja además en diversas películas, no siempre de calidad, con tal de poder permitirse tomar parte en un proyecto teatralmente ambicioso, pero arriesgado comercialmente.



    La era Gregory y La noche del cazador

      Laughton entra en contacto con un grupo de jóvenes actores interesados en escenificar clásicos del teatro, y este será el origen de su actividad como profesor de arte dramático. A su clase asisten actores como William Cottrell, Shelley Winters, William Phipps, Belita o Richard Lupino. Aunque los respectivos compromisos profesionales de maestro y alumnos dejan poco tiempo para actividades extras, encuentran tiempo para organizar representaciones teatrales, como la producción de El jardín de los cerezos, representada en 1950 en Los Ángeles con Eugenie Leontovich como Madame Ranewsky.

       La carrera de Laughton vuelve a tomar impulso cuando un emprendedor agente, Paul Gregory, huele el potencial escénico de las veladas literarias que Laughton ha hecho hasta el momento de manera desinteresada para amigos o para convalecientes en los hospitales, y le propone hacer una gira de lecturas por América del Norte. El éxito de esta iniciativa es tal, que Gregory anima a Laughton para emprender proyectos más ambiciosos.

       Así, Laughton dirige Don Juan In Hell, una «lectura a cuatro voces»: en realidad, una representación sobria en elementos escénicos, pero hábilmente dramatizada del tercer acto de la obra de George Bernard Shaw Man and Superman, en la que Don Juan se encuentra en los infiernos filosofando con el Diablo, Doña Anna y el Comendador. Este acto no se acostumbraba a representar en el teatro a causa de su extensión e independencia respecto de la trama principal de la obra. Laughton como actor y director, en compañía de Agnes Moorehead, Charles Boyer y Cedric Hardwicke convierten la representación en un gran éxito. De una manera similar, Laughton dirige a Raymond Massey, Tyrone Power y Judith Anderson en una dramatización del poema «John Brown's body», que tiene una muy buena acogida. También resulta un éxito su adaptación teatral de The Caine Mutiny Court Martial, novela de Hermann Wouk, que fue adaptada más tarde al cine.

       Durante este tiempo, el trabajo en el cine de Laughton pasó a un plano secundario, y a veces, como en The Strange Door actuó de modo deliberadamente histriónico.
      
       Repitió su rol como Enrique VIII en Young Bess y fue el rey Herodes en una versión muy sui generis de la Historia Sagrada en Salomé, con Rita Hayworth. En algunos filmes, su actuación es breve pero notable: en The Blue veil ofrece un matizado retrato de un amable viudo que se quiere casar con la cuidadora del su hijo (Jane Wyman) y en O. Henry's Full House lo vemos como un mendigo que al llegar el frío se dedica a hacer todo tipo de fechorías para pasar el invierno en una calentita celda de la prisión (Marilyn Monroe aparece con Laughton en un breve cameo).

       Vuelve a Inglaterra donde se le propone trabajar en la película El déspota (Hobson's Choice), dirigido por David Lean. Laughton había interpretado en sus días como amateur, el personaje de Willie Mossop y, en esta ocasión, interpreta a Hobson, un zapatero viudo con afición al porrón que domina con mano de hierro a sus tres hijas.

       Charles Laughton decide ponerse, a los 55 años, detrás de la cámara. Él y Paul Gregory escogen la novela de Davis Grubb The Night of The Hunter (La noche del cazador). Laughton trabaja febrilmente en los preliminares con el novelista, los hermanos Sanders (directores de la segunda unidad) y el diseñador de escenarios Hillyard Brown, potenciando, como hará después en el rodaje, una atmósfera altamente participativa, creativa y democrática con actores y técnicos. Cuenta con otros colaboradores de altura, como el fotógrafo Stanley Cortez o el músico Walter Schumann. El equipo de actores tiene gente de estilos tan diversos como Robert Mitchum, Shelley Winters o Lillian Gish, y todos producen interpretaciones excelentes. La película tiene un lenguaje propio y bebe tanto de las fuentes de Griffith como de las del expresionismo alemán.


       El film no es comprendido por la crítica y fracasa en taquilla. Laughton no vuelve a dirigir ninguna película más y el fracaso de La noche del cazador supone el fin del tándem Laughton-Gregory. La adaptación de The Naked and the Death, en la que Laughton ya había comenzado a trabajar con Norman Mailer, será finalmente producida por Paul Gregory en solitario y dirigida por Raoul Walsh.

    Cerca del final

       Desde La noche del cazador hasta su muerte, Laughton sólo hizo cuatro películas, y esto suele dar la idea equivocada de que estuvo relativamente inactivo en este período. Nada más alejado de la realidad: Laughton continuó con sus giras de lecturas a lo largo de toda la geografía norteamericana; trabajó en televisión tanto en programas dramáticos como presentador (fue él, sustituyendo a un enfermo Ed Sullivan, quien presentó a Elvis Presley por primera vez en la televisión); colaboró en diversos proyectos, a menudo desinteresadamente, como, por ejemplo, en representaciones shakesperianas dirigidas por el innovador Paul Baker en la Baylor University, entre otros. Además, preparó dos antologías literarias a partir de textos que leía en sus giras, y grabó el doble disco The Storyteller, una recreación de sus veladas literarias que fue también una especie de testamento vital.

       Todo esto, compaginado con sus actividades más conocidas en los escenarios y platós. El 1956 dirige una adaptación de la obra de Shaw Major Barbara, donde interpreta el papel de Undershaft, el fabricante de armas. En la obra participa su amigo Burgess Meredith. En 1957 trabaja con Billy Wilder en la adaptación de la obra de Agatha Christie Testigo de cargo, por la que es nominado al Óscar por su interpretación de un viejo abogado enfermo y gruñón dispuesto a defender a su cliente a conciencia. En la película, su mujer Elsa Lanchester, interpretó a su enfermera, cosa que le valió también una nominación. Seguidamente, interpreta al astuto y ligeramente corrupto senador plebeyo Gracchus en la película de Stanley Kubrick Espartaco.

       Laughton se dedica durante este tiempo a preparar un papel que le obsesionó desde joven, el rey Lear, que finalmente interpretó en Stratford en 1959. Laughton, a quien ya le comenzaba a pesar la edad, ofrece una interpretación poco ortodoxa del personaje. Aunque la crítica inglesa le es declaradamente hostil (y por algunas razones claramente extrateatrales), testimonios de la interpretación declararon que, si bien esta sufría de irregularidades, ofrecía de todos modos momentos teatrales extraordinarios. En la misma temporada interpretó a Bottom en El sueño de una noche de verano.

       Después de hacer la película Sotto Dieci bandiere, un trabajo rutinario en Italia, pero económicamente necesario para compensar los meses de trabajo no remunerado en la preparación de El rey Lear, Laughton trabaja en el drama político de Otto Preminger Advise and Consent (Tempestad sobre Washington), haciendo el papel de un conservador, intrigante y pícaro senador del sur. Laughton debía hacer el rol de Moustache en la película de Billy Wilder Irma La Douce, pero se le diagnosticó cáncer de huesos. Wilder, que consideraba a Laughton el mejor actor con quien nunca había trabajado, retardó el rodaje para mantenerle la ilusión, y recordó conmovido cuando visitó a Laughton, poco antes de su muerte y este le «actuó» su buen estado de salud, diciéndole que estaba fuerte y era capaz de hacerse cargo del papel. Laughton murió poco después, con el bigote que se estaba dejando para interpretar a Moustache.


    Breves notas sobre su vida privada

       Años después de la muerte de Laughton su viuda, Elsa Lanchester, escribió en sus memorias que él era homosexual, hecho del que ella se enteró después de un año de matrimonio (más un año de vida en común anterior a la boda). Ambos optaron por continuar casados: en esa época la actitud de la sociedad hacia los homosexuales era muy hostil, y consecuentemente, su preferencia sexual no fue de dominio público en vida, aunque era un hecho conocido por amigos de confianza y algunos colegas.

       Laughton y Lanchester se entendían en muchos aspectos y tenían aficiones en común más allá de la vida conyugal. Su relación les daba protección ante el escrutinio público y libertad personal de puertas adentro. Su entendimiento desde el punto de vista profesional era excelente y se nota en el trabajo que hicieron juntos en filmes como La vida privada de Enrique VIII, Rembrandt, Bandera amarilla, Seis destinos o Testigo de cargo.

       Lanchester adoptó una actitud protectora para con su marido, aunque en ocasiones fue también muy posesiva y hostil hacia los que ella consideraba «intrusos» entre los dos.

    El terror de los directores

       Algunos historiadores cinematográficos han clasificado a Laughton como un actor caprichoso y difícil para trabajar. Estas afirmaciones se basan en los testimonios de Joseph Sternberg y Alfred Hitchcock, que lo dirigieron en Yo, Claudio y en Jamaica Inn, respectivamente. Sin embargo, otros directores como Ernst Lubitsch, Jean Renoir, James Whale, Leo McCarey, Robert Siodmak, Billy Wilder y Otto Preminger quedaron muy satisfechos de su trabajo con Laughton y que, en muchos casos su colaboración dio paso a una gran amistad.

      Alfred Hitchcock manifestó: «Nunca se te ocurra hacer una película con animales, ni con niños, ni con Charles Laughton».

       Durante el rodaje de La noche del cazador, Laughton trató a los actores y a los miembros del equipo técnico con respeto y buscó potenciar su creatividad.

       Desde sus memorias, Lanchester dio la idea de que el rodaje de La noche del cazador fue problemático y que Laughton odiaba dirigir a los niños que salían en la película (hasta el punto de que, según ella, los niños fueron dirigidos por Robert Mitchum) y que odiaba a los niños en general.  Laughton fue un padre frustrado, ya que, según explica la misma Lanchester, al descubrir ella su doble vida, se negó a tener hijos con él. Muchos amigos de Laughton, entre ellos Maureen O'Hara o el fotógrafo Stanley Cortez, testimoniaron su deseo de ser padre.

       La reciente publicación de Heaven and Hell to Play with y el documental de Robert Gitt desmontan esta afirmación con evidencia fílmica y la voz de diversos testimonios presenciales dan a entender que durante el rodaje se respiraba un ambiente cordial y creativo.




    Charles Laughton en Young Bess (La reina virgen) Dir. George Sidney (1953)



    Filmografía
    Películas:
    Bluebottles, The Tonic, Daydreams (1928) Dir.: Ivor Montagu.
    Piccadilly (1929) Dir.: Ewald Andrea Dupont.
    Wolves (1930).
    Down River (1931) Dir. Peter Godfrey.
    El caserón de las sombras (The Old Dark House, 1932) Dir. James Whale.
    Entre la espada y la pared (The Devil and the Deep, 1932) Dir. Marion Gering.
    Justicia divina/El asesino de Mr. Medland (Payment Deferred, 1932) Dir. Lothar Mendes.
    El signo de la cruz (The Sign of the Cross, 1932) Dir. Cecil B. De Mille.
    Si yo tuviera un millón (If I Had a Million, 1932) Dirs. Ernst Lubitsch, Norman Taurog, Stephen Roberts, Norman McLeod, James Cruse, William A. Seiter y H. Bruce Humberstone.
    La isla de las almas perdidas (Island of Lost Souls, 1932) Dir. Erle C. Kenton.
    La vida privada de Enrique VIII (The Private Life of Henry VIII, 1933) Dir. Alexander Korda.
    White Woman (1933) Dir. Stuart Walker.
    The Barretts of Wimpole Street (1934) Dir. Sidney Franklin.
    Nobleza obliga (Ruggles of Red Gap, 1935) Dir. Leo McCarey.
    Los miserables (Les Misérables, 1935) Dir. Richard Boleslawsky.
    Rebelión a bordo (Mutiny on the Bounty, 1935) Dir. Frank Lloyd.
    Rembrandt (Rembrandt, 1936) Dir. Alexander Korda.


                                  Rembrandt film con Charles Laughton en castellano

    Yo, Claudio (I, Claudius, 1937) Dir. Joseph von Sternberg (inacabada).
    Bandera amarilla (Vessel of Wrath, 1938) Dir. Eric Pommer (Laughton es actor y coproductor de esta película).
    Las calles de Londres (St. Martin's Lane, 1938) Dir. Tim Whelan (Laughton es actor y coproductor de esta película).
    La posada de Jamaica (Jamaica Inn, 1939) Dir. Alfred Hitchcock (Laughton es actor y coproductor de esta película).  https://www.youtube.com/watch?v=o5I4sI4D4So
    Esmeralda, la zíngara (The Hunchback of Notre Dame, 1939) Dir. William Dieterle. 
    They Knew What They Wanted (1940) Dir. Garson Kanin.
    Casi un ángel (It Started with Eve, 1941) Dir. Henry Koster.
    Se acabó la gasolina (The Tuttles of Tahiti, 1942) Dir. Charles Vidor.
    Seis destinos (Tales of Manhattan, 1942) Dir. Julien Duvivier.
    Stand by for Action (1943) Dir. Robert Z. Leonard.
    Forever and a Day (1943) Dirs. René Clair, Edmund Goulding, Cedric Hardwicke, Frank Lloyd, Victor Saville, Robert Stevenson y Herbert Wilcox.
    Esta tierra es mía (This Land Is Mine, 1943) Dir. Jean Renoir.

                                         Esta tierra es mia, 1943, Jan Renoir - Trailer.

    The Man from Down Under (1943) Dir. Robert Z. Leonard.
    The Canterville Ghost (1944) Dir. Jules Dassin.
    El sospechoso (The Suspect, 1944) Dir. Robert Siodmak.

                                                                El Sospechoso

    El capitán Kidd (Captain Kidd, 1945) Dir. Rowland V. Lee.

                            El capitan Kidd (1945) con Charles Laughton - Barbara Britton

    Su primera noche (Because of Him, 1946) Dir. Richard Wallace.
    Arco de triunfo (Arch of Triumph, 1947) Dir. Lewis Milestone.
    El reloj asesino (The Big Clock, 1947) Dir. John Farrow.
    El proceso Paradine (The Paradine Case, 1948) Dir. Alfred Hitchcock.
    On our Merry way/A Miracle can Happen (1948) Dirs. King Vidor, Leslie Fenton, John Huston, George Stevens (El episodio donde aparece Laughton fue eliminado del montaje final, aunque se ha añadido en algunas versiones publicadas en DVD).
    The Girl from Manhattan (1948) Alfred E. Green
    Soborno (The Bribe, 1949) Dir. Robert Z. Leonard
    El hombre de la torre Eiffel (The Man on the Eiffel Tower, 1949) Dir. Burgess Meredith (codirectores no acreditados: Charles Laughton y Franchot Tone).

     
           EL HOMBRE DE LA TORRE EIFFEL (The Man On The Eiffel Tower, 1950)

    No estoy sola (The Blue Veil, 1951) Dir. Curtis Bernhardt
    The Strange Door (1951) Dir. Joseph Pevney
    Cuatro páginas de la vida (O. Henry's Full House, 1952) Dir. Henry Koster

                      Charles Laughton, Marilyn Monroe - O. Henry's Full House (1952)

    Abbott and Costello Meet Captain Kidd (1952) Dir. Charles Lamont
    Salomé (Salome, 1953) Dir. William Dieterle.
    La reina virgen (Young Bess, 1953) Dir. George Sidney.
    El déspota (Hobson's Choice, 1954) Dir. David Lean.
    La noche del cazador (The Night of the Hunter, 1954) Dir. Charles Laughton (no aparece como actor en la película).

                                       La noche del cazador | Charles Laughton | 1955

    Testigo de cargo (Witness for the Prosecution, 1957) Dir. Billy Wilder.

                                            Testigo de cargo (1957) de Billy Wilder 

    Bajo diez banderas (Sotto dieci bandiere, 1960) Dir. Diulio Colletti.
    Espartaco (Spartacus, 1960) Dir, Stanley Kubrick.

                                                 Espartaco tráiler en castellano

    Tempestad sobre Washington (Advise and Consent, 1962) Dir. Otto Preminger. 


    Documentales

    The Epic That Never Was (1965). Dirigido por Bill Duncalf y presentado por Dirk Bogarde. Documental de la BBC sobre el rodaje de I, Claudius con diversas escenas acabadas. (VHS, DVD).
    Callow's Laughton (1987). Documental de la Yorkshire TV-ITV dirigido por Nick Gray y presentado por Simon Callow sobre Charles Laughton.
    Charles Laughton Directs The Night of the Hunter (2002). Documental dirigido por Robert Gitt a partir de tomas descartadas de la película.


  •  

Laughton en la película Ellos sabían lo que querían (1940), con Carole Lombard y Frank Fay.





Laughton en Capitán Kidd (1945).




Resumen y opinión personal

  Actor británico. Rotundo, exuberante y vehemente, Charles Laughton fue un brillantísimo actor con un amplio abanico de registros: encarnó a personajes sádicos y bondadosos, a asesinos y a abogados, a artistas y a hombres corrientes, y a todos con el mismo poder de convicción. Aunque sus mejores interpretaciones las realizó en películas británicas, en particular en La vida privada de Enrique VIII (1933), por la que ganó un Oscar, y Rembrandt (1936), la mayoría de sus filmes se rodaron en Estados Unidos. En 1955 dirigió La noche del cazador, una producción que contiene planos sorprendentes e innovadores y mantiene la tensión de principio a fin; para no pocos sectores de la crítica, es una obra maestra. El filme prometía una excelente carrera como director, pero Laughton no llegó a rodar ninguna otra película.

   Tras estudiar en un colegio religioso de Londres, el estallido de la Primera Guerra Mundial provocó su movilización por parte del ejército británico. Los sangrientos combates en el frente dejaron en él una total repugnancia hacia la guerra y un problema físico de insuficiencia traqueal del que, como fue habitual a lo largo de su carrera, supo extraer el lado positivo: la nasalidad de la voz como medio de expresar emociones. Dicha enfermedad posibilitaría, además, antes de que concluyera el conflicto, su retorno a casa, donde trabajó en el negocio hotelero de la familia.

   Finalizada la contienda, Charles Laughton decidió ingresar en la prestigiosa Royal Academy of Dramatics Arts, uno de los mejores centros de formación interpretativa, del que habían salido varios de los actores más famosos del momento. Su pasión por el teatro le llevó igualmente a frecuentar las salas alternativas donde las corrientes de vanguardia se encontraban en su apogeo; en ellas conocería a su futura mujer, Elsa Lanchester. Juntos formaron un dúo que pronto saltó a la fama en el teatro, aunque su carrera cinematográfica parecía en cambio limitada a papeles secundarios y de tintes desagradables, como el representado por Laughton en Piccadilly (1928).

   Aprovechando una gira teatral por los Estados Unidos, el director británico James Whale ofreció al matrimonio sus primeras oportunidades de importancia en el mundo del cine: Charles Laughton la tuvo en El caserón de las sombras (1932) y Elsa Lanchester en La novia de Frankenstein (1935). Sin embargo, la película que acabó lanzando al actor hacia la popularidad fue El signo de la cruz (1932), firmada por el mítico director de superproducciones Cecil B. De Mille, donde encarnó a Nerón. Inauguraba así una larga lista de interpretaciones de reyes, emperadores o figuras históricas que le convirtieron en uno de los grandes especialistas por su capacidad para incorporar al personaje aspectos repulsivos y al mismo tiempo fascinantes para el espectador, como muestran dos películas ejecutadas por Alexander Korda: La vida privada de Enrique VIII (1933), por la que obtuvo un Oscar, y Rembrandt (1936), biografía fílmica del pintor holandés Rembrandt van Rijn.

   Su físico también le posibilitó encarnar personajes próximos al universo gótico, abriéndole de paso un vasto campo interpretativo que le permitió pulsar sus múltiples registros. En esa línea, cintas como La isla de las almas perdidas (1933), que protagonizó con Bela Lugosi, o Esmeralda, la zíngara (1939), donde daba vida al desolado personaje de Quasimodo, le hicieron conectar con un público al que le entusiasmaban esas interpretaciones que exigían un enorme esfuerzo para mostrar la múltiple personalidad que se esconde detrás de cualquier individuo.

   Pese a sus repetidos éxitos, Charles Laughton nunca mostró demasiado aprecio hacia su trayectoria en el mundo del cine; por contraposición, juzgaba que en el teatro el actor era más libre y podía construir su personaje de forma más elaborada. Por eso mismo, desde mediados de los años cincuenta, tras su magnífica interpretación en El déspota (1954), de David Lean, empezó a rechazar cualquier papel secundario que pudieran ofrecerle para concentrarse en el mundo teatral, y en todo caso aproximarse al cine como medio bien pagado de ganarse la vida.

   Ahora bien, en la estela de los mejores profesionales británicos, como Laurence Olivier, tuvo tentaciones de dar el salto a la dirección, lo cual hizo una sola vez y con un título de escaso éxito popular en su día, aunque verdaderamente mítico en la actualidad: La noche del cazador (1955). Las dificultades para poner en marcha el proyecto no le arredraron, entusiasmado como estaba con una historia cercana a los cuentos infantiles, mezcla de sordidez y poesía, y que narró mediante una iluminación de violentos claroscuros. El papel protagonista, que recayó en Robert Mitchum, era similar en cualquier caso a los que él mismo había interpretado a lo largo de su carrera, capaces de conjugar amor y odio: un farsante que bajo la apariencia de predicador esconde a un presidiario huido en busca de dinero. 

   El fracaso del filme terminó alejando a Laughton de la industria cinematográfica, a la que sólo volvió en contadas ocasiones y para interpretar papeles de cierta relevancia en un puñado de películas memorables. Así, aceptó el ofrecimiento de Billy Wilder de encarnar al abogado de Testigo de cargo (1957), una excelente adaptación de la obra teatral homónima de Agatha Christie en la que compartió reparto con Tyrone Power y Marlene Dietrich. También formó parte del elenco estelar (Kirk Douglas, Laurence Olivier, Peter Ustinov y Tony Curtis, entre otros) de una de las obras maestras de Stanley Kubrick, Espartaco (1960), y tuvo un destacado papel en Tempestad sobre Washington (1962), de Otto Preminger, que puso un inmejorable broche a su trayectoria.


   Para muchas generaciones de buenos aficionados al cine, Charles Laughton ha representado el ejemplo evidente de cómo pueden superarse las notorias limitaciones físicas de partida mediante una magnífica técnica interpretativa. Muy lejos del prototipo de galán dada su gordura, sus rasgos exagerados y su voz peculiar, supo rebasar la barrera de actor secundario a la que parecía condenado e incluso convertirse en presencia ineludible y estelar del cine de Hollywood, especializándose particularmente en papeles de acusada ambigüedad. Su particular método de acercarse al personaje lograba dotarlo de un fondo de dudosa moral que, escondida en su interior, podía brotar y evidenciarse según la circunstancia hasta revelar su verdadera condición de canalla autoritario o de cruel tirano, como muchos de los personajes que incorporó a lo largo de su prolongada trayectoria.




No hay comentarios: