sábado, 2 de mayo de 2020

CANCIONES PARA DESPUES DE UNA GUERRA



Vídeo: Calles semivacías en el primer día laborable tras el ...
Avenidas y calles durante el confinamiento


                        
Niños en la calles, de nuevo: así transcurre el primer día de ...
Avenida de cualquier ciudad en el primer día que se autariza la salida de niños a la calle


   La pandemia provocada por el COVID-19 está colocando a cada uno en su sitio. No me voy a pronunciar sobre quién lo está haciendo bien, mal o regular, pero me resulta bochornoso cómo, desde cada posición, unos y otros siguen sembrando el odio, los insultos y las descalificaciones como forma encarar la crisis y de afianzar o recuperar voluntades de cara a próximas elecciones. Creo que todos deberían remar en la misma dirección para salir cuanto antes de esta pesadilla y volver a la senda de prosperidad y bienestar que la mayoría deseamos.

   Cuando amanezca el día en que ya no haya infectados, muertos, ni parados o subsidiarios de ERTES, como consecuencia de la crisis económica generada por esta horrible pandemia, espero que cada uno desde su atalaya se haga consciente de que un mundo mejor es posible. Abogo desde hace tiempo por una tercera España que se olvide de antiguos rencores y mire el presente y el futuro desde otra perspectiva, optimista y respetuosa con el medio ambiente, solidaria con el vecino y con el que viene de lejos buscando otras oportunidades para vivir. 

   En política todas las opciones son válidas, salvo las que abogan por regímenes totalitarios. Las controversias y las distintas visiones de como se debe organizar la sociedad, son enriquecedoras y en ello consiste el juego democrático pero, creo que a nuestros políticos actuales les falta talla, los debates en los medios de comunicación y sedes oficiales carecen de capacidad oratoria, salvo honrosísimas excepciones, se ha hecho de la descalificación y el insulto, constante moneda de cambio, la autocrítica y propósito de enmienda está ausente casi siempre y ésto, opino, debería cambiarse.

   Todos estamos ansiosos por salir de nuestro confinamiento, volver a abrazar a familiares y amigos, disfrutar del aire libre de parques y espacios naturales, disfrutar de las terrazas, bares, restaurantes, lugares de ocio, recintos deportivos donde practicar la actividad física tan saludable como divertida y donde asistir a partidos o competiciones que tanto echamos de menos.

    Me temo que para recuperar todo eso falta aún mucho tiempo, no ya porque las autoridades nos lo permitan o no, sino porque el golpe dado a la confianza en el otro, en el que no es de nuestra familia nuclear, tardará en superarse. Espero equivocarme.


Lo leí por ahí y me gustó..."En tiempos de 

crisis, los inteligentes buscan soluciones

y los inútiles culpables".

Que nadie se dé por aludido, por favor.

              ------------------------------------------------------


Y ahora un poco de historia:



         Canciones para después de una guerra (1971) - Basilio Martín Patino




Canciones para después de una guerra es una película documental del director Basilio Martín Patino, basada en la España de posguerra. Se realizó de forma clandestina en 1971 y no fue estrenada hasta 1976, después de la muerte del dictador Francisco Franco.

     La película consiste en una serie de imágenes de archivo, todas ellas previamente aprobadas por la censura, sobre las que se superponen canciones populares de la época con el fin de dar un segundo significado, a menudo satírico, a lo que se muestra en pantalla. ​ El propio Basilio Martín Patino comentaría más adelante:

En la guerra había una época, un entusiasmo, una entrega que era estimulante. En la posguerra hubo resignación, cabreo y la esperanza de que todo aquello cambiara. Sin duda, fue más dura la posguerra [...] En las revistas se pueden ver los contrastes de la posguerra. En ellas se aprecia la forma de vestir de la gente, la forma de comportarse y, cuando se pone la lupa encima, se pueden ver los detalles, se descubren las caras terribles, de luto, de miedo, de terror. Lo que más me impresionó fueron las caras, las mujeres de luto, los niños, siempre los niños. Era terrible. Cuando terminé Canciones para después de una guerra me di cuenta de que había llenado la película de niños solitarios. Fue una mezcla de sorpresa, asombro y espanto ante lo que la posguerra significó de sufrimiento, miedo, padecimiento, compasión y solidaridad. Madrid había sido la ciudad libre, la ciudad del antifascismo y seguía conservando el espíritu rebelde que en esa época estaba callado, resignado, pero que afloraba en el momento en que escarbabas..

La herencia empresarial del franquismo

https://www.ideal.es/culturas/herencia-empresarial-franquismo-20191204001623-nt.html

                            La herencia empresarial del franquismo | Ideal
                  El periodista Antonio Maestre, en Granada.


   El periodista Antonio Maestre presenta en Granada su libro "Franquismo S. A." donde traza la genealogía de las grandes corporaciones empresariales que se lucraron con la Dictadura

JORGE PASTOR - miércoles, 4 diciembre 2019

   La llegada de la democracia a España, tras la muerte de Franco, aparece en los libros de Historia como la transición de un régimen dictatorial hacia otro de libertades. Un tránsito donde aún quedan puertas que cerrar. De ello habla el libro 'Franquismo S. A.' del periodista Antonio Maestre, presentado en Granada. Concretamente aborda la necesidad de reparar también la memoria económica y empresarial del franquismo y que la sociedad reciba todo aquello que le «expoliaron». No sería algo inédito. En Alemania, por ejemplo, ya se llevó a cabo un proceso de resarcimiento de bienes por parte de la oligarquía que se lucró durante el nazismo. Según Maestre, ahora, tras la exhumación de los restos de Franco y con la previsible formación de un Gobierno sensible en esta materia, se están dando las condiciones propicias para ir dando pasos en esta dirección.

   Pasos que aparecen descritos en "Franquismo S. A." y de los que se habló de forma profusa en el salón de actos del Complejo Administrativo Triunfo, que se llenó en una charla donde intervinieron, además de Maestre, la médica forense y concejala Elisa Cabrerizo y Miguel Ángel del Arco, director del Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Granada. Pero ¿cuál sería ese primer paso para la reparación? A juicio de Maestre, lo primero que habría que hacer es que se fijara en los currículos académicos una disciplina que abordara la memoria, la conciencia y la consecución de derechos. Y lo segundo empezar por la restitución de toda la riqueza que atesoraron los Franco para continuar con otros patrimonios obtenidos de manera «ilegítima» tanto durante la Guerra Civil como posteriormente en los años de la represión y la Dictadura.


Patrimonio vastísimo
    Un patrimonio que, según Maestre, resulta imposible de cuantificar, pero que obviamente es vastísimo. Y refirió el caso de grandes compañías españolas que, siguiendo su trazabilidad, provienen de entes empresariales que crecieron y se hicieron grandes por su colaboracionismo y por estar al servicio del Régimen. Maestre cita a Iberdrola, Acciona, Fenosa (Naturgy) y ACS, entre otras. En el caso de Andalucía, dedica parte de 'Franquismo S. A.' a las fortunas que manaron de los lazos de sangre de los caballistas negros de la burguesía de la región.

   Maestre comentó que "Franquismo S. A.", ilustrado en portada con una fábrica humeante que emerge sobre un nicho de calaveras, «nace de la inquietud propia y de haber leído mucho sobre procesos de reparación en países como Alemania». «He recogido todo lo que se había hecho sobre el tema de forma diseminada y lo planteo a modo de reportaje de investigación periodística, poniendo el foco en las empresas que se lucraron por la corrupción, el crimen, el tráfico de influencias o las relaciones de parentesco», comenta Antonio Maestre, quien agrega que a lo largo de las 288 páginas traza su tesis y defiende que ha llegado el momento de abordar este asunto, «acometiendo los cambios legislativos que sean necesarios» para darle a sus dueños, los ciudadanos, todo lo que les usurparon. 'Franquismo S. A.' (editorial Akal) se comenzó a vender a finales de noviembre, apenas una semana después de que los restos de Franco fueran sacados del Valle de los Caídos, acabando de esta forma con uno de los grandes símbolos del Franquismo.

   «En la Guerra Civil –explica Maestre– se produjo un cambio de guardia empresarial, de tal forma que los afines escalaron para hacer negocio». Esto conllevó, al mismo tiempo, un cambio productivo que alimentaba un modelo autárquico centrado en sectores como el de la construcción o el hidroeléctrico. Aunque también se benefició a otras actividades como las navieras o la banca, «que siempre gana», ironizó Maestre.

  Antonio Maestre es diplomado en Documentación por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. Después de varios años realizando trabajos en marketing, prensa, documentación, jardinería, hostelería y logística, se recicló como periodista, profesión que ejerce en diversos medios. Escribe de forma habitual en La Marea, una ocupación que compagina con una columna semanal en 'eldiario.es'.




Akal on Twitter: "#francisfrancoesp Franquismo S.A. ...




FRANQUISMO S.A.: empresas y grandes familias empresariales ...

FRANQUISMO S.A.: empresas y grandes familias empresariales enriquecidas con la represión franquista







FRANQUISMO S.A.: empresas y grandes familias empresariales nriquecidas con la represión franquista









1 comentario:

Thomas Verdhell dijo...

Aún, las oligarquías franquistas siguen ejerciendo presión sobre
la sociedad a la que sigue vapuleando(rescate bancario: 60.000 millones de euros) a cargo de la ciudadanía.
La amoral y normalidad de la herrumbre política, sigue
alimentando la barbarie y especulación,
Sólo un cambio de paradigma (coyuntura propicia)
puede propiciar la revolución y restitución social
postcovid19