martes, 7 de abril de 2020

LA MAGIA DE LA RADIO





                                                    
                                              Alfonsina y el Mar (MERCEDES SOSA)

    Hoy, volviendo a casa desde el trabajo, he puesto la emisora de radio que me acompañó durante muchos años en mis desplazamientos a Lorca, la Ciudad del Sol. ¡Cuánto tiempo sin oírla!

   La locutora de Radio2 Clásica anunciaba el tema musical que iba a poner, no era otro que el inimitable Nat King Cole. Cuando ha terminado la canción, preciosa, por cierto, ha leído un poema de Mario Benedetti, con una voz melodiosamente encantadora. Terminada la lectura del poema, como por arte de magia, ha empezado a sonar una canción de Mercedes Sosa, la cantora de América, una de las preferidas de mi amigo Calvin, se llama Alfonsina y el mar, no he podido quitar la llave del contacto hasta que ha sonado el último compás, habría sido un pecado mortal.

                      Smile - Nat King Cole || sub español • lyrics || Joker trailer song

                                  Mario Benedetti - No te rindas

   No he seguido escuchando el programa porque he llegado a casa en un santiamén, quizás por el escasísimo tráfico que he encontrado en el trayecto, por aquello del confinamiento (“Bendito” seas). He pensado, sobre la marcha, que esos tres elementos, las dos canciones y el poema, harían sonreír a mi amigo Calvin, que últimamente anda un poco cabizbajo, serio y dubitativo, por razones que no viene al caso desvelar aquí.

   Los dos últimos días me ha enviado sendos escritos, uno de hace casi dieciocho años, otro, muy reciente. Empecemos por el último: 

   “Es tu estilo, dice mi amigo Petrus.  Del corazón me mana cuando le escribo. Abro puertas, regalo abrazos, suelto jaurías desdentadas. Aplacadas luego por la humanidad que recibo y me redime. Es mi historia, nunca cambiará, pero sólo moriré cuando me toque. De Troya a Heidelberg, a un paso. Mi destino, desafiar la autoridad, sólo obedeceré al Dios que me dedique la muerte cuando lo quiera”.


Ahí va el segundo:


   “Hola: Te invito a un paseo por París, no es virtual. ¡Me conoces! No es más que un paseo, no conozco sus calles, sólo sé admirar su luz. Desde arriba no parecen estrellas, es la vida de noche que se abre camino. Esa calle mojada son recuerdos y adoquines que nunca fueron pisados. Esas caras, esas mesas, ese acordeón... sólo fueron sueños; El Sena los besa, ¡hola y adiós! Un café en 1939....siempre nos quedará un sorbito, Ilsa. Un banco, sentados frente a un icono ¡una libreria! 1968. ¡Vaya perspectiva! ¡A veces patinamos! París…es sólo una pista".

   "No tengo palabras, la luz de los dioses nos atrapa con su naturaleza, admirarla me da vida. Madrid no sería Paris, es sólo Paris. Desde arriba quiero descender para volver al Sena y entender la paz que nos procura. ¿Es posible sentir tanta luz desde donde Cuasimodo nos mira? Desde esquinas que se deban doblar ante los arcos de sus derrotas, desde miedos y torretas, desde artes y promesas. Caballitos en la noche, solos, en la penumbra de un jarrón y el beso de un paseo. ¡Paris, no sé admirarte desde arriba!"  (Calvin Chestnut, 8-7-2002. 3,40h.)


                         
1. “Ahora que estamos tan lejos, ya no te hablo con las palabras que solo han servido para no entendernos”.

2. “Como no sabías disimular me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos”.

3. “Creo que todos tenemos un poco de esa bella locura que nos mantiene andando cuando todo alrededor es tan insanamente cuerdo”.
4. “Era el sufrimiento gozoso, como la picazón bien rascada, sangra, pero te gusta a la vez”.

5. “Fui una letra de tango para tu indiferente melodía”.

6. “La vida, como un comentario de otra cosa que no alcanzamos, y que está ahí al alcance del salto que no damos”.

7. “Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma”.

8. “Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo”.

9. “Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo. Lo que me gusta de tu sexo es la boca. Lo que me gusta de tu boca es la lengua. Lo que me gusta de tu lengua es la palabra”.

10. “Me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado”.

11.“No estarás para nada, no serás ni recuerdo, y cuando piense en ti pensaré un pensamiento que oscuramente trate de acordarse de ti”.

12. “Mi conducta de lector, tanto en mi juventud como en la actualidad, es profundamente humilde. Es decir, te va a parecer quizá ingenuo y tonto, pero cuando yo abro un libro lo abro como puedo abrir una pastilla de chocolate, o entrar en el cine, o llegar por primera vez a la cama de una mujer que deseo; es decir, es una sensación de esperanza, de felicidad anticipada, de que todo va a ser bello, de que todo va a ser hermoso”.

(JULIO CORTÁZAR)

A mi amigo Calvin, ahí lo dejo.

No hay comentarios: