lunes, 20 de abril de 2020

ILUSIÓN Y DESENCANTO





                                      Amaral - Robin Hood (Hacia lo salvaje)


    Esta entrada va dedicada a una persona muy especial, por su sensibilidad artística (es una dibujante extraordinaria) y también por lo que escribe, cuando se pone, textos de esos que llegan a lo más hondo, porque cuentan episodios de su difícil peregrinar a lo largo de su complicada biografía pasada, a pesar de su juventud.


   Afortunadamente, no sin esfuerzo, está alcanzando un equilibrio que, a buen seguro, le va a permitir llegar a las cotas que se proponga. Determinación, ilusión y constancia no le faltan.


                      
                Uno de los últimos dibujos de E. de T.


   Cien primaveras y una más tuvo que esperar para que el cuento empezara su susurro. Y es que soñar alto tiene graves consecuencias. Ilusión vivía en primavera, de hecho, era la primavera en sí misma... Luz, color, sangre-savia que brota desde el interior... Ilusión era feliz, aunque a veces ese color se marchitaba para comenzar así un nuevo ciclo. Su luz era más brillante en según qué momentos, nada es estático, todo cambia, y su sangre-savia era su intuición, la que le decía o guiaba al descanso absoluto o a la mismísima palpitación loca y desenfrenada. Esta historia es común y simple porque siempre encontramos cosas bellas e interesantes en aquello que nos recuerda quienes somos.

  Ilusión vivía una mentira. Todo el mundo sabe que la primavera no es eterna. Ilusión en invierno luce chaqueta dorada con dibujos de flores y hojas, gorro rojo pasión, nada le afecta, todo lo puede. La gente no entiende que Ilusión elija ser la primavera todo el año y realmente esta va a ser la primera vez que ilusión se dé cuenta de lo importante que son sus cualidades. Dicen que los polos opuestos se atraen y más si son apuestos hombres invernales llenos de misterio y bonita sonrisa, así que imaginad como sigue la historia,,,,,, Ilusión empezó muy pronto a amar a Desencanto... En 3, 2, 1...sin embargo Desencanto sólo deseaba robarle lo más preciado que ella poseía para que el invierno reinara por siempre jamás y esto sí que era tan real como que existe el día y la noche.

  Desencanto se retroalimentaba con la tristeza, la impotencia y ambición de someter almas en la sombra. Juego sucio. Esta historia es la eterna lucha entre el bien y el mal, el amor y el odio, tan lejos y tan cerca a la vez. Ilusión notaba a Desencanto un tanto callado, malhumorado y frío con ella, él se mostraba cada vez más como era, e Ilusión tragó y tragó hasta que un día se marchó. Ahora, la gente, esa misma que se reía de Ilusión, daría su vida porque volviera. Vivimos en un mundo sin corazón, sin inocencia, sin embargo, puedes susurrar Ilusión y ella, ese espíritu mágico y bondadoso aparece dentro de ti. Recuerda que vendrán malos tiempos pero sólo tienes que susurrar: Ilusión, Ilusión Ilusión..... y una sonrisa dibujará tu corazón. ¡¡¡¡¡¡¡Feliz primavera a todos!!!!!!

(E.de T.)

No hay comentarios: