martes, 24 de marzo de 2020

LAURENT JOUBERT - TRATADO DE LA RISA - RISOTERAPIA



Laurent Joubert

                                
                                          Retrato de Laurent Joubert

   Laurent Joubert (1529, Dauphiné, Francia - 1582, Montpellier, Francia) fue un médico francés destacado por su lucha contra las supersticiones y por ciertos ensayos de temas medicinales. Es autor del más célebre y bello tratado renacentista sobre la risa, publicado en 1579, en una época en que se tendía a emparentar melancolía e hilaridad.

de peste liber vnus. laurent joubert (1567) - Comprar Libros ...
Edicto Real de los privilegios otorgados a Lauret Joubert como médico de la villa de Montpelier el 29 de diciembre de 1564.
                                                   

   Estudió medicina en Montpellier, donde se doctoró en 1558, fue discípulo del naturalista Guillaume Rondelet. Dirigió la Facultad de Medicina de la Universidad de Montpellier, tras la muerte de Rondelet, en 1556. Joubert fue, además, médico personal de Catalina de Médici, la reina consorte de Francia, y luego uno de los médicos de Enrique III de Francia. Joubert se casó con Louise Guichard, hermana del doctor del rey de Navarra. Murió en las cercanías de Montpellier en circunstancias oscuras.

                                    Laurent Joubert of Montpellier (1529–82) and his Erreurs ...

   Este afamado médico tuvo peso en la lucha, avanzado el siglo XVI, contra la ignorancia y las supersticiones en Francia; así sucede con su obra en dos volúmenes Errores Populares de 1578, preludio de obras similares a lo largo de la centuria siguiente. ​Con respecto al empleo de lenguas clásicas, Joubert pidió el uso general del francés para que los pacientes entendiesen bien las recomendaciones dadas y no se alejaran del facultativo por su abuso habitual de jergas médicas. 
   Como era común, él escribió tanto en latín como en su lengua, pero eligió ésta más que sus coetáneos. Su original y difundido Tratado de la risa  (Traité du ris, 1579), en francés, es una especie de contrapunto de los tratados de melancolía de su tiempo; de hecho, la risa se convertirá en una de las ideas terapéuticas mentales de entonces. Su punto de partida es, lógicamente, de qué nos reímos. Pero luego, al averiguar cuál es la parte del cuerpo más alterada, Joubert va desbrozando el campo afectado por la risa, es decir, el corazón, el cerebro, hasta indicar que es un compuesto de alegría y tristeza. Después lleva a cabo su “anatomía” particular: disecciona un cuerpo agitado por la risífica emoción; pasa revista a corazón, diafragma, pecho (y voz), rostro (los ojos especialmente, con sus chispas y lágrimas) y partes del cuerpo afectadas (brazos, hombros, muslos, pies). Desemboca así en sus efectos incontrolables: dolor de vientre, exteriorización de humores, toda suerte de desmayos.

Tratado de la risa: Amazon.es: Joubert, Laurent, Mateo Ballorca ...
Libro editado en 2002 por la Asociación Española de Neuropsiquiatría, traducido por Julián Mateo Ballorca
                                                

    El título de su Tratado habría de tomarse al pie de la letra: trata de la risa y sólo de manera tangencial alude a los dos aspectos indisociables de esta conmoción corporal: lo risible y lo cómico. Pero, a medida que avanza, Joubert percibe que su tarea es inagotable. Así que dedica su última sección a comentar tópicos, de acuerdo con un talante humanista que le empuja a denunciar las supersticiones, aunque reconozca el carácter inexplicable de ciertos arrebatos: una de las grandes maravillas de la risa, afirma Joubert, es cómo a veces no podemos contenerla ni evitarla, sino que “se escapa tan repentinamente que parece llegar sin que lo sepamos y a escondidas”.

   Como si de un camino de vida se tratara, cierra su libro recordando que a veces la risa –esa expresión de la plenitud vital- ha llevado en algunas ocasiones a la muerte.

Otras obras del autor:
Traitté des Arcbusades (1574)
Grande Chirurgie de M. Guy de Chauliac (1578)
Erreurs populaires (1578)
Question vulgaire (1578)
Pharmacopea (1579)
Traité des eaux (1603)

   El desvarío triste, así como la risa hilarante forman parte de la condición humana; pero asimismo constituyen vicios que hay que curar, y desde esta óptica la abordará la medicina. Avanzado el siglo XV, los humanistas habían enlazado temperamento melancólico y capacidad creadora. El De vita tripici de Ficino, sobresaliente impulsor de esta reflexión, era ya una referencia lejana; estamos, cuando Joubert escribe, en un momento de grandes confrontaciones entre ideas y de controversias más bien individualistas, por lo cual la tristeza tiene otras resonancias menos creativas que antes. Una oleada de estudios sobre la aflicción o el desconsuelo patológicos aparece en las cuatro décadas que siguen a 1579: el Libro de la melancolía de Andrés Velázquez, el Tratado de la melancolía de Bright, El diagnóstico y curación de las afecciones melancólicas de Alfonso de Santa Cruz, Del humor melancólico de Guibelet, Sobre las enfermedades melancólicas de Du Laurens, la Melancolía erótica de Ferrand o la Anatomía burtoniana. Inspirados en el saber médico, aunque en un sentido muy amplio, ese tropel de escritos tiene en cuenta el envés de ese mal, la risa. Así ocurre en el capítulo cuarto del volumen de Velázquez que ante todo polemiza con Huarte de San Juan y discute una serie de cuestiones –origen de la risa, ausencia de ella en los tristes, movimiento físico que lleva consigo- en las que, por esos años, muchos autores se enzarzan.

   Resulta muy revelador el empeño renacentista tardío por dar un cauce natural a diversas expresiones de la física humana que hoy localizaríamos en un ámbito de problemas distinto o que abordaríamos desde otro ángulo. Mitigado ya el impulso humanista galénico, que tantos temas y problemas antiguos recuperó, se difunde un naturalismo que la medicina acoge con fuerza. La presencia de Aristóteles, por un lado, y de la física estoica, por otro, resaltará una vertiente más matemática en las ciencias de la naturaleza, no sin ciertos rodeos.

   Joubert afirma, discretamente eso sí, la novedad de su empeño. Pero ésta no estriba tanto en las clasificaciones implícitas de su objeto de análisis, y sobre todo en sus recurrencias a las fuentes médicas sino en el intento de vertebrar mejor en el cuerpo humano un motivo como el de la risa, así como en mostrar sus excesos y mixturas. Aunque extrañe que aborde el mundo de la hilaridad desde una perspectiva tan médica, no olvidemos que, en el siglo XVI, aunque el peso neoplatónico sea evidente en muchos autores (y en el tratado de Joubert hay varias referencias al ficiniano De vita triplici), el pensamiento de Aristóteles resulta en verdad dominante. De hecho, se consideran sus escritos, más que como una doctrina filosófica, como la expresión más natural de la verdad. Todo acontece en el seno de la naturaleza. En ella se integran los hechos humanos, sus inclinaciones y sus palabras, la historia y la filología son naturales, se hallan en la trama del mundo; y en ella están, asimismo, y han de descifrarse, varias gamas de aspectos, como los signos de la frente y el rostro, los gestos de las manos y del cuerpo, los tonos de la voz, la manifestación exterior de la risa, a la par que otros signos más escondidos, como la tristeza o los sueños.


   Por eso se recupera, por ejemplo, la onirocrítica, una disciplina incluida dentro de la morfología científica de la Antigüedad; ya que los sueños se veían como una forma de verdad o como una notable experiencia que conduce hacia ésta. Ese mundo onírico, como en cierto modo el de la risa, posee unas resonancias físicas y cosmológicas, anímicas y somáticas, además de terapéuticas –como tantos otros saberes renacentistas-, y esta constelación de correspondencias no puede desdeñarse a la hora de entender algunos de los argumentos de este Tratado de la risa.

Libros de Baubo on Twitter: "Laurent Joubert, Traité du ris, 1579 ...

                                                  ------------------------

RISOTERAPIA

   Hoy día se llama risoterapia a una estrategia o técnica psicoterapéutica tendente a producir beneficios mentales y emocionales por medio de la risa. No puede considerarse una terapia, ya que no cura por sí misma enfermedades, pero en ciertos casos logra sinergias positivas con las curas practicadas. Se trata, en general, de que las sesiones de risoterapia se practiquen en grupo, aprovechando el contagio de persona a persona, ya que reír en grupo no es lo mismo que hacerlo solos. De esta forma, el efecto grupal estimula a las personas que, normalmente, no reirían. La UNICEF la utiliza para animar a niños que han sobrevivido a un desastre natural.


Historia

   Cuando se empezó a utilizar la risoterapia como técnica curativa, se creía en el poder que tenía para influir en el cuerpo, sobre todo en los estados de ánimo alegres y felices, los cuales crean una predisposición favorable para la curación corporal​. La recomiendan como una práctica complementaria a las terapias curativas de gran efectividad​.

   En China, los taoístas enseñaban que una simple sonrisa aseguraba la salud, la felicidad y la longevidad: pensaban que la salud de una persona era proporcional a las veces que se reía durante el día.

   En la Edad Media, uno de los momentos más importantes era la actuación de los bufones, durante las comidas, con el fin de producir hilaridad en los comensales, con lo que se lograba una mejor digestión.

   Richard Mulcaster (1530-1611) recomendaba la risa moderada como ejercicio. Robert Burton (1577-1640), erudito inglés, proponía la risa como método terapéutico. Laurent Joubert, afamado médico francés escribió en 1579 su genial Tratado de la risa.

   El filósofo alemán Immanuel Kant (1724-1804) decía que la risa es «un fenómeno psicosomático». El médico inglés William Battie aplica tratamientos complementados por el sentido del humor, a los enfermos mentales.

   Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar nuestro organismo de energía negativa. Esa catarsis -según él- nos permitiría vivir mejor.

   William McDougall, profesor de Psicología en Harvard, sostiene que la función biológica de la risa es ayudar a mantener el bienestar y la salud psicológica.​
Risoterapia

RISOTERAPIA                                  

   Hoy día se conoce como risoterapia a una estrategia o técnica psicoterapéutica tendente a producir beneficios mentales y emocionales por medio de la risa. No puede considerarse una terapia, ya que no cura por sí misma enfermedades, pero en ciertos casos logra sinergias positivas con las curas practicadas. Se trata, en general, de que las sesiones de risoterapia se practiquen en grupo, aprovechando el contagio de persona a persona, ya que reír en grupo no es lo mismo que hacerlo solos. De esta forma, el efecto grupal estimula a las personas que, normalmente, no reirían. La UNICEF la utiliza para animar a niños que han sobrevivido a un desastre natural.

Historia

   Cuando se empezó a utilizar la risoterapia como técnica curativa, se creía en el poder que tenía para influir en el cuerpo, sobre todo en los estados de ánimo alegres y felices, los cuales crean una predisposición favorable para la curación corporal​. La recomiendan como una práctica complementaria a las terapias curativas de gran efectividad​.

   En China, los taoístas enseñaban que una simple sonrisa aseguraba la salud, la felicidad y la longevidad: pensaban que la salud de una persona era proporcional a las veces que se reía durante el día.

  En la Edad Media, uno de los momentos más importantes era la actuación de los bufones, durante las comidas, con el fin de producir hilaridad en los comensales, con lo que se lograba una mejor digestión.

   Richard Mulcaster (1530-1611) recomendaba la risa moderada como ejercicio. Robert Burton (1577-1640), erudito inglés, proponía la risa como método terapéutico. Laurent Joubert, afamado médico francés escribió en 1579 su genial Tratado de la risa.

   El filósofo alemán Immanuel Kant (1724-1804) decía que la risa es «un fenómeno psicosomático». El médico inglés William Battie aplica tratamientos complementados por el sentido del humor, a los enfermos mentales.

   Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar nuestro organismo de energía negativa. Esa catarsis -según él- nos permitiría vivir mejor.

   William McDougall, profesor de Psicología en Harvard, sostiene que la función biológica de la risa es ayudar a mantener el bienestar y la salud psicológica.​

¿Qué es la risoterapia?

Risoterapia, qué es y cómo funciona | Ideas Que Ayudan

   Técnica psicoterapéutica que busca generar beneficios mentales y emocionales a través la risa. Suele llevarse a cabo mediante actividades en grupo que tienen el objetivo de que los participantes salgan de estas sesiones sintiéndose más positivos, optimistas y, en resumidas cuentas, más satisfechos con sus vidas.

  No se considera una terapia, ya que no cura por sí misma enfermedades, sin embargo, sus beneficios psicológicos han sido probados en numerosas ocasiones.
  
   La risa es una manifestación de alegría y bienestar y, en definitiva, una descarga emocional que podría definirse como una reacción psicofisiológica. Fisiológicamente se caracteriza por las contracciones enérgicas del diafragma, acompañadas de vocalizaciones silábicas repetitivas con resonancia de la faringe, velo del paladar y otras cavidades fonatorias, que son las que producen el sonido particular que caracteriza la forma de reírse de cada uno. Además, estas contracciones son acompañadas por una expresión facial determinada configurada por hasta 50 músculos faciales, principalmente alrededor de la boca, y que puede acompañarse de secreción lagrimal. Por otro lado, la risa pone en movimiento alrededor de 300 músculos diferentes de todo el cuerpo: de la pared abdominal, cabeza, cuello, espalda, hombros, brazos, manos y piernas entre otros. Por último, todo este movimiento corporal es acompañado de una serie de procesos neurofisiológicos asociados, como los cambios respiratorios y circulatorios. Internamente la risa se acompaña de una sensación subjetiva conocida como hilaridad, cuyo goce se ha comparado con el de la actividad sexual y otras reacciones placenteras del organismo.

Tipos de risa

   La risa puede dividirse en risa espontánea, aquella que surge de forma natural como expresión genuina de las distintas emociones humanas, como por ejemplo aquella asociada a la alegría, la diversión o el humor. En contraposición a esta se encuentra la risa ensayada, la cual se obtiene voluntariamente y sin motivo alguno que la justifique. Por otro lado, la risa estimulada, es aquella consecuencia de la acción física o que refleja determinados estímulos externos, como las cosquillas. Luego, la risa inducida es producto de los efectos de determinados fármacos o sustancias psicotrópicas como el alcohol, la cafeína, las anfetaminas o el cannabis, entre otras. Finalmente, la risa patológica es específica de lesiones del sistema nervioso central como consecuencia de varias enfermedades neurológicas transitorias o persistentes; esta última no está vinculada a cambios emocionales y no hay control voluntario sobre su duración, intensidad o expresión facial. A veces viene acompañada de «llanto patológico».

La risa pone en movimiento alrededor de 300 músculos diferentes.
Reír en grupo no es lo mismo que hacerlo solos. De esta forma, el efecto grupal estimula a las personas que, normalmente, no reirían. 

Técnica de la risoterapia

Ejercicios de Risoterapia: ejemplos sencillos - Mente y Vida


   Esta moderna técnica de la medicina alternativa centra su interés en los dos primeros tipos de risa, pues la risa ensayada se torna divertida y contagiosa al poco rato de practicarla, y puede hacer brotar la risa espontánea y potenciar su intensidad y duración. Como el cerebro no acierta a distinguir entre una y otra, ambas se asocian indistintamente a beneficios similares para la salud.

   La técnica de la risoterapia consiste en la utilización de diferentes ejercicios, actividades y dinámicas a través de las cuales una persona o un grupo de personas es conducido a un sentimiento de desinhibición que le haga llegar al binomio risa ensayada-risa espontánea, lo que le llevará a experimentar sus beneficios físicos, psíquicos, emocionales y espirituales.

   Las clases suelen dividirse entre una parte teórica, en la que se repasa todo lo referente a la risa, y otra parte práctica consistente en estiramientos, ejercicios de comunicación, con el objetivo de que los asistentes se desinhiban y se cree complicidad entre ellos, y distintas técnicas que trabajan alcanzar el estado óptimo para llegar a la mejor risa, aquella proporcionada por una carcajada intensa y pura.

Ventajas
   Aunque la idea de que la risa repercute positivamente en la salud no es nueva, ha sido durante las últimas décadas cuando han proliferado diversos tratamientos e intervenciones clínicas relacionados con el humor y la risa, lo que ha aumentado el interés y las investigaciones científicas al respecto.

   En primer lugar, la risa puede generar cambios fisiológicos directos en los sistemas musculoesquelético, cardiovascular, inmunológico y neuroendocrino, los cuales se asocian a un efecto beneficioso a corto y largo plazo. Además, esta puede conducir a estados emocionales más positivos, los cuales tendrían a su vez efectos beneficiosos directos sobre la salud, o podrían contribuir a una percepción subjetiva de mejor salud y calidad de vida. Por otra parte, la risa puede optimizar las estrategias para combatir el estrés y la ansiedad, así como elevar la tolerancia al dolor subjetivo y finalmente, puede aumentar las competencias sociales de un individuo, que en consecuencia se mostrará más cercano y con más satisfacción en las relaciones sociales, lo que además puede causar efectos inhibidores del estrés y estimuladores de la salud.

Desventajas
   Los efectos negativos de la risa sobre la salud son muy limitados. En casos concretos se ha descrito la aparición de un síncope inducido como efecto secundario; sin embargo, sus contraindicaciones son prácticamente inexistentes, aunque se aconseja tener precaución en pacientes con determinados procesos, como cirugías recientes, cardiopatías o desprendimiento de retina.

Ejercicios de Risoterapia: ejemplos sencillos

   Nuestro rostro es un reflejo directo de nuestras emociones. Eso es algo lógico, un hecho probado científicamente. Los científicos creen que la cara refleja lo que ocurre en la mente del individuo y que incluso tiene la capacidad de cambiar el estado emocional que hay detrás. Por ejemplo, si provocamos la risa en una situación de estrés, el cerebro libera endorfinas y reduce el estrés creyendo que estamos felices. Para tomar ventaja sobre este fenómeno, se han diseñado ejercicios de risoterapia para liberar el estrés y promover el bienestar.

   Este tipo de ejercicios suelen ser realizados en exteriores, como parques, y constan de tres fases:

Fase 1:
En primer lugar, la sesión empieza aplaudiendo siguiendo un ritmo concreto que ayude a activar a las personas que participen para las próximas fases. Es importante mantener contacto visual durante todas las fases.

Fase 2:
  En esta fase es recomendable realizar ejercicios de respiración profunda. Ayuda a aligerar el ambiente y relajar los pulmones. Esto sirve para concentrarnos mejor en nuestras actividades del día a día.

Fase 3:
   Éste es el punto del tratamiento en el que tenemos que empezar a reírnos sin razón alguna. Hay diferentes métodos para conseguirlo y diferentes tipos de risa:

      1. De corazón:
        Con los brazos abiertos y apuntando al cielo y la cabeza levantada,   ríe ampliamente. Deja que la risa salga directamente desde tu corazón. Puedes bajar los brazos todo cuanto necesites.
      2. De Imitación:
      También puedes tratar de imitar voces de otras personas que pienses que son graciosas, como las de algún personaje conocido.
      3. Momento vergonzoso:
       Rememora un incidente vergonzoso e interprétalo, riéndote de la situación con nerviosismo.
      4. Risa disléxica:
        Además puedes mover suavemente ambas manos de un lado a otro acompañando tu risa, incluso exagerándola. De esta forma, ayudas a activar ambos hemisferios del cerebro.
      5. Risa Muda
      6. Risa nasal
      7. De Celebración:
      Comparte pequeñas experiencias que merezcan una ovación y celébralo con el grupo.
       8. Risa Loca:
       A veces, actuar de una forma infantil puede ayudarnos a superar nuestras limitaciones personales. Prueba a comportarte como un niño y meditar sobre si te encuentras en ese papel; explorar lo absurdo, lo ridículo y lo increíble.
       9. La risa del vaivén:
      Este ejercicio es especialmente divertido. Para empezar, todos los miembros de la terapia deben formar un círculo. Entonces, siguiendo la señal de la persona que dirija la terapia, todos tienen que proceder a juntarse en el centro del círculo de forma simultánea y haciendo un sonido de “Ae Ae-Aeeeee”, levantando las manos y estallando en carcajadas. La segunda vez que hagan este movimiento, deben hacer diciendo “Oh-Oooooo” y reír de nuevo.

   Estos son sólo algunos de los ejercicios de risoterapia posibles. Puedes probar otros distintos e incluso crear los tuyos propios. Lo importante es que consigan hacerte reír.

                        El despertar de la risa por Miriam Bravo







No hay comentarios: