sábado, 7 de marzo de 2020

ÁNGEL GONZALEZ (GENERACIÓN DEL 50)





                          Voz Que Soledad Sonando

                                              (Poema de Ángel González)


Resultado de imagen de angel gonzalez frases

Ángel González Muñiz

  
   Ángel González fue un poeta español de la Generación del 50. Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1985 y académico y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1996, publicó su primer libro de poemas en 1956.

Nacimiento: 6 de septiembre de 1925, Oviedo (Asturias, España)
Fallecimiento    12 de enero de 2008 (82 años), Madrid, España
Educado en Universidad de Oviedo (Lic. en Derecho). Escuela Oficial de Periodismo (Lic. en Periodismo)
Información profesional: Ocupación Poeta
Movimiento: Generación del 50
Miembro de la Real Academia Española
Distinciones:
   -  Accésit del Premio Adonais por Áspero mundo (1956).
   -  Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1985).
   -  Premio Internacional Salerno de Poesía (1991).
   -  Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1996).
   -  Premio Julián Besteiro de las Artes y las Letras (2001).
   -  Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca (2004)





Biografía
   Nació en Oviedo el 6 de septiembre de 1925. Su infancia se vio fuertemente marcada por la muerte de su padre, fallecido cuando apenas tenía dieciocho meses de edad. La disrupción del seno familiar continuó durante la Guerra Civil Española, cuando su hermano Manolo murió a manos del bando nacional en 1936. Posteriormente, su hermano Pedro se exilió por sus actividades republicanas y su hermana Maruja no pudo ejercer como maestra por el mismo motivo.

Resultado de imagen de angel gonzalez frases

                                     

   En 1943 enfermó de tuberculosis, por lo que inició un lento proceso de recuperación en Páramo del Sil, donde se aficionó a leer poesía y empezó a escribirla él mismo. Tres años más tarde se halló ya por fin recuperado, aunque siempre arrastraría una insuficiencia respiratoria que al cabo le produciría la muerte. Decidió estudiar derecho en la Universidad de Oviedo y también magisterio. En 1950 se trasladó a Madrid para estudiar en la Escuela Oficial de Periodismo.

  Cuatro años después, en 1954, González opositó para Técnico de Administración Civil del Ministerio de Obras Públicas e ingresó en el Cuerpo Técnico; le destinaron a Sevilla, pero en 1955 pidió una excedencia y marchó a Barcelona durante un periodo en el que ejerció como corrector de estilo de algunas editoriales, entablando amistad con el círculo de poetas de Barcelona, formado por Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma y José Agustín Goytisolo; en 1956 publicó su primer libro de poemas, Áspero mundo, fruto de su experiencia como hijo de la guerra; con él obtuvo un accésit del Premio Adonais. Volvió a Madrid para trabajar de nuevo en la Administración Pública y conoció al grupo madrileño de escritores de su generación, Juan García Hortelano, Gabriel Celaya, Caballero Bonald y algunos poetas más (luego conocida como Generación del 50 o del medio siglo). En 1959, participó en los actos del 20º aniversario de la muerte de Antonio Machado en la localidad francesa de Colliure.

                         Resultado de imagen de angel gonzalez frases

   Varios de sus poemas fueron seleccionados en la antología Veinte años de poesía española (1939-1959) de 1960 preparada por Josep María Castellet para la editorial Seix Barral. Tras su segundo libro, Sin esperanza, con convencimiento (1961), Ángel González pasó a ser adscrito al grupo de poetas conocido como Generación del 50 o Generación de medio siglo. En 1962 fue galardonado en Colliure con el Premio Antonio Machado de la editorial Ruedo Ibérico de París por su libro Grado elemental.

   En el año 1970 fue invitado a dar conferencias en la Universidad de Nuevo México en Albuquerque y luego extendieron su invitación para que enseñara durante un semestre; fijó su residencia en Estados Unidos y en 1973 pasó por las Universidades de Utah, Maryland y Texas bajo la misma condición de profesor invitado, regresando en 1974 a la Universidad de Nuevo México en Albuquerque como fijo de Literatura Española Contemporánea, cargo en que se jubiló en 1993. En 1979 viajó a Cuba para formar parte del jurado del Premio Casa de las Américas de Poesía. Ese mismo año conoció a Susana Rivera, con la que se casó en 1993. Tras su jubilación siguió residiendo en Nuevo México, aunque a partir de 2006 las visitas a España eran cada vez más reiteradas.

                                          Resultado de imagen de angel gonzalez frases

A VECES

Escribir un poema se parece a un orgasmo:

mancha la tinta tanto como el semen,
empreña también más, en ocasiones.
Tardes hay, sin embargo,
en las que manoseo las palabras,
muerdo sus senos y sus piernas ágiles,
les levanto las faldas con mis dedos,
las miro desde abajo,
les hago lo de siempre
y, pese a todo, ved:
no pasa nada.

Lo expresaba muy bien César Vallejo:
«Lo digo, y no me corro».

Pero él disimulaba.

(ÁNGEL GONZÁLEZ)

                                           Resultado de imagen de angel gonzalez frases



   En 1985 le concedieron el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y en 1991 el Premio Internacional Salerno de Poesía. En enero de 1996 fue elegido miembro de la Real Academia Española en el sillón "P" sustituyendo al escritor Julio Caro Baroja. Fue propuesto por los académicos Gregorio Salvador, Miguel Delibes y Emilio Alarcos. El mismo año, además, obtuvo el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. En 2001 obtuvo el Premio Julián Besteiro de las Artes y las Letras. En 2004 se convirtió en el primer ganador del Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca.

   Su obra es una mezcla de intimismo y poesía social, con un particular y característico toque irónico, y trata asuntos cotidianos con un lenguaje coloquial y urbano, nada neopopularista ni localista. El paso del tiempo y la temática amorosa y cívica son las tres obsesiones que se repiten a lo largo y ancho de sus poemas, de regusto melancólico pero optimistas. Guillermo Díaz-Plaja define así su poesía:
“Canta el dolor o la desesperanza, la gris manquedad de la frustración o la tristeza irremediable del fracaso de los sueños”.

Resultado de imagen de angel gonzalez frases

    Su lenguaje es siempre puro, accesible y transparente; se destila en él un fondo ético de digna y humana fraternidad, que oscila entre la solidaridad y la libertad, al igual que el de otros colegas generacionales como José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral, José Agustín Goytisolo y José Manuel Caballero Bonald.

  El profesor Enrique Baena Peña, de la Universidad de Málaga publicó el trabajo “Configuraciones de la poética actual y creación de Ángel González”, donde indaga en la estética literaria llamada realismo crítico o ético de los años cincuenta en España, de la que Ángel González es uno de los representantes más significativos.

                     Resultado de imagen de angel gonzalez frases
   Resultado de imagen de angel gonzalez frases


González colaboró con el cantautor Pedro Guerra en el libro-disco La palabra en el aire (2003) y también con el tenor Joaquín Pixán, el pianista Alejandro Zabala y el acordeonista Salvador Parada en el álbum Voz que soledad sonando (2004). El cantautor Joaquin Sabina le rendiría tributo con su canción "Menos dos alas".

                           ÁNGEL GONZÁLEZ (Joaquín Sabina - Menos dos alas)


        Pedro Guerra y Ángel González - La palabra en el Aire - Álbum completo


   En la madrugada del 12 de enero de 2008 falleció el poeta, a los 82 años, en Madrid, a causa de la insuficiencia respiratoria crónica que padecía.
  Fin de semana en Madrid tras un viaje de casi un mes por lejanas tierras camboyanas. La cruda realidad ha vuelto. Acaban de enviarme unos versos de Ángel González que, a continuación, transcribo: "El otoño se acerca con muy poco ruido: / apagadas cigarras, unos grillos apenas, defienden el reducto / de un verano obstinado en perpetuarse, cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste. / Se diría que aquí no pasa nada, / pero un silencio súbito ilumina el prodigio: / ha pasado / un ángel / que se llamaba luz, o fuego, o vida. / Y lo perdimos para siempre"

   ¿Lo perdimos para siempre? Hace cosa de dos años, una joven periodista me preguntó que si, tal y como estaban las cosas, no estaba ya un poco cansado de cumplir con mi misión a vida o muerte: la de escribir. Su consulta, motivada por mí, que días antes había publicado en este blog un suelto cuyo título decía: "irse cuando las luces se apagan", me hizo pensar. La literatura es un fenómeno en vías de extinción. Y no es que esté cansado de escribir. Si no escribiese no sabría qué hacer. Pero cierto es que tal y como están las cosas me entran ganas de no escribir más o, al menos, de no publicar lo que escriba. 
   Philip Roth dejó de escribir hace ocho años. Yo, que ya casi acaricio los ochenta y tres, todavía no he tomado esa decisión, pero a veces se me pasa por las mientes y no es imposible que la tome. Algo es seguro... Caso de hacerlo, antes tendré que poner fin al segundo volumen de mis Memorias y, quizá, a una novela escrita a dos manos. De esos libros hay ya muchas páginas a buen recaudo y no es cosa de desperdiciarlas. Mi escepticismo no llega a tanto. Mi acedia, inexorable fruto de la edad y de lo que los latinos llamaban taedium vitae, tampoco. 
   ¿Y el tiempo? Sí, me falta tiempo. Además, cuando uno tiene ochenta y dos años, esa sensación agobia más. La muerte asoma, claro. Pero... me pasa lo que Rubén Darío decía cuando se refirió a "la vida que tienta con sus frescos racimos". Me sigue tentando y, quienes me rodean, también quieren que así sea. 
   Tentaciones, vida, muerte... qué más da. Es viento en mis velas. Se escribe sobre lo extraordinario, no sobre lo que no lo es. Procuro navegar entre dos aguas, acaso tres. La de la vida vivida, la de la que queda por vivir y la de la literatura.
    La decrepitud puede ser un buen asunto literario a condición de que quien la describa no esté decrépito. Se escribe como se ama. Y amar es palabra emparentada con respirar, con jadear, con suspirar... Y con vivir. Según la joven periodista antes citada, hay siempre un impulso de eternidad en el sentimiento amoroso. ¿Lo habrá también en la vitalidad, en las ganas de vivir y de escribir?
    Hacer todo eso es estar fuera del tiempo. Cuando uno ama, cuando uno escribe, el tiempo no existe. La literatura indaga con nostalgia, con afecto, con curiosidad, a menudo con dolor y siempre a rastras de la búsqueda del gnothi seauton, del nosce te ipsum, del conócete a ti mismo, de asumir que el ánimo va y viene.
    Recibo, por segunda vez en esta mañana, otro verso de Ángel González: "Yo lo noto: cómo me voy / volviendo / menos cierto, confuso, / disolviéndome en aire / cotidiano, burdo, / jirón de mí, deshilachado / y roto por los puños. /  Yo comprendo: he vivido / un año más, y eso es muy duro. / ¡Mover el corazón todos los días / cien veces por minuto! / Para vivir un año es necesario / morirse muchas veces mucho".
    Estoy nostálgico. ¿Cómo no voy a estarlo si parece que todo se desvanece? He visto apagarse las luces una a una. Eppur... La fiesta no ha terminado. El baile sigue. Entre los muchos epitafios que tengo pensados para mí hay uno que dice: "Cuidó de los suyos y escribió". Eso basta para encender alguna luz de emergencia.
 PD - Escribo todo esto postrado en el sofá por un jetlag salvaje. Quizá se deba a ello, que induce, según dicen, estados suavemente depresivos, la melancolía presente en estas líneas.

                     Resultado de imagen de angel gonzalez frases

Obras
Lírica:

-     Áspero mundo, Col. Adonais, 1956. (Accésit Premio Adonáis 1955). 2ª ed. Ediciones Vitruvio, 2012.

-     Sin esperanza, con convencimiento, Colliure, 1961.

-  Grado elemental, París, Ruedo Ibérico, 1962 (Premio Antonio Machado).

-      Palabra sobre palabra, Poesía para todos, 1965, 1972 y 1977.

-      Tratado de urbanismo, Col. El Bardo, 1967.

-    Breves acotaciones para una biografía, Las Palmas de Gran Canaria, Inventarios provisionales, 1971.

-   Procedimientos narrativos, Santander, La isla de los ratones, 1972.

- Muestra de algunos procedimientos narrativos y de las actitudes sentimentales que habitualmente comportan, Turner, 1976.

-   Muestra, corregida y aumentada, de algunos procedimientos narrativos y de las actitudes sentimentales que habitualmente comportan, Turner, 1977.

-   Prosemas o menos, Hiperión,1985.

-   Deixis en fantasma, Hiperión, 1992.

-   Otoños y otras luces, Tusquets, 2001.

-   Nada grave, Madrid: Visor, 2008, póstumo.


Antologías

-  Poemas. Madrid. Cátedra. 1980 (selección del autor; reeditada en 2003).

-   A todo amor, 1988.

-  Ángel González. Gijón. Júcar. 1989 (introducción por Peter Andrew Debicki).

-  Luz, o fuego, o vida, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1996.

-   Lecciones de cosas y otros poemas, 1998.

-   101 + 19 = 120 poemas, Madrid, Visor, 1999.

-   La música y yo. Madrid. Visor. 2002.

- Antología poética. Madrid. Alianza. 2003 (introducción por Luis Izquierdo).

-   Realidad casi nube, Madrid, Aguilar, 2005.

-  Palabra sobre palabra, Barcelona, Seix Barral, 2005 (Poesía completa).

-   Antología de poesía para jóvenes. Madrid. Alfaguara. 2008 (incluye una entrevista con Benjamín Prado)

-  La primavera avanza, Madrid, Visor, 2009. (Prólogo de Susana Rivera)

Ensayo
-     Juan Ramón Jiménez (1973)

-     El Grupo poético 1927 (1976)

-     Gabriel Celaya (1977)

-     Antonio Machado (1979)

-     El maestro (1955)

Obras sobre Ángel González

-    Ángel González en la poesía española contemporánea. Álvarez Labra, Ricardo. Tesis doctoral dirigida por Araceli Iravedra, y defendida en la Universidad de Oviedo, el 6 de julio de 2018.

-  Metáforas del compromiso. Configuraciones de la poética actual y creación de Ángel González. Baena Peña, Enrique.  Madrid: Cátedra, 2007.

-  Mañana no será lo que Dios Quiera. Luis García Montero, 2008. Memorias de Ángel González.


                          Voz que en soledad sonando


                                        Joaquín Pixán y Mario Bernardo - Voz que soledad sonando









No hay comentarios: