domingo, 5 de enero de 2020

EL PRIMER BESO




 

                                                Funambulista - Quédate


                               ¡Top 10 PELÍCULAS SOBRE EL PRIMER AMOR!




Nuestro primer beso


   Me gustabas, me atraías, sin apenas divisarte, en la lejanía, sólo por tu forma de caminar y de correr. No sé muy bien, sería el braceo, el trote acompasado de tus poderosas piernas. Me tenías preso.

   Cada vez que quedaba contigo mi corazón se aceleraba y en cada latido una estrofa de prosa, a veces de poesía, me venía a la mente. Los nervios de principiante inmaduro me tensionaban y no me dejaban comportarme de forma natural para afrontar una cita contigo. Eso era sólo al principio, luego la tensión iba calmándose, la prosa se convertía en poesía porque realmente solo tenía que leerte, era difícil no poder componer algo estando contigo.




   Mientras te oía hablar, podía estar en cualquier parte, imaginarme diez películas en las cuales los dos éramos los protagonistas. A veces me invitabas a ir al “País de nunca jamás”, para instalar allí nuestra guarida.

   Recuerdo un viaje en el que propusiste quedarnos en un pueblecito de apenas quinientos habitantes, precioso, verde, sin necesidad de riegos de socorro, llovía mucho en ese pueblo y la gente hablaba en un idioma raro, decías que eso no sería problema, “ya lo aprenderíamos”. En cuanto al sustento, tampoco te preocupaba, en esa época necesitábamos poco, algún trabajo saldría, éramos jóvenes y nuestras manos hacendosas. Se llamaba Marken, creo. A veces basta con tener ilusión para no quedarse atascado en pequeñeces, los obstáculos terrenales no existen, nos decíamos. Finalmente regresamos a casa.

   Cuando me mirabas con tus ojos marrones totalmente transparentes, con ese brillo puro cuyo único dueño era el amor, me sentía a kilómetros del suelo, rodeado de tantas estrellas como granos de arena tiene el desierto extendiéndose bajo ellas y bajo una luna llena esplendorosa, grande, espectacular.

   La primera vez, nuestra primera vez, sólo deseaba estar a un nanómetro de tus labios, para poder robarte lo que más ansiaba, nuestro primer beso. Después vinieron otros, muchos de ellos tan buenos como aquel, lo que ocurre es que el primero queda indeleblemente marcado en la memoria, en un lugar inaccesible al recuerdo razonablemente consciente. Prefiero que sea un déjà vu, o un déjà vécu.
Nuestro primer beso.


El primer beso nunca se olvida

   Dicen, los que saben, que el primer beso nunca se olvida, que queda grabado en nuestro subconsciente por siempre y que muchas veces el recuerdo de esa primera vez provoca mayor impacto psicológico que la primera relación sexual. Hay personas, pobrecitas, que les pasó sin pena ni gloria y no recuerdan absolutamente nada.

   Antes de entrar en el tema de los besos, hablemos del amor. Hay dos grupos de personas (con sus variantes, desde luego):
-  Las que piensan que solamente hay “un amor verdadero”, uno que te demorarás en encontrar y que cuando lo haces estará contigo para siempre y por siempre. Tendrán un amor que nunca se acaba y cuando, por cosas de la vida, hay una separación ya nunca podrán volver amar a nadie de la misma manera.
- Otras piensan que hay muchas formas de amar y que el amor puede sobrevivir al tiempo y el espacio, pero también puede mutar y variar. En definitiva, podemos en una vida, amar a muchas personas y no hay solamente una destinada a nosotros/as.
   El asunto está en que, sea cual sea el grupo en que te encuentres, el primer amor es como un punto de partida. No cuenta como el “gran amor de tu vida”, solamente es un ser que te despertó y te llevó a un sentimiento que antes era inexistente para ti y que por primera vez te hizo sentir parte de un todo.
   Porque cuando somos adolescentes y nos enamoramos, es como si el universo se abriera ante nosotros. Nos sentimos plenos, acompañados, felices y pletóricos. Eso sí, no falta el drama, porque un primer amor sin drama, no es un primer amor.
   Tienen que pasar muchas cosas: mal entendidos, diferencias, terceras personas, inseguridades… Porque cuando vivimos el primer amor no estamos realmente listos para entregarnos completamente.
 Estamos listos para abrirnos a un nuevo sentimiento y para experimentar nuevas emociones y sensaciones, pero no para entregarlo todo. Al menos no la mayoría, pues bien sabemos que algunos/as, al primer amor le entregan más de lo que deberían. Pero es normal, es la primera vez que uno se siente querido, aceptado, comprendido y, sobre todo, parte de algo más grande que uno mismo, y eso hace que olvidemos responsabilidades, sueños y sobre todo que nos entreguemos sin reserva.
   Ese primer amor, nos marca de alguna manera y nos hace ser quienes hoy somos. Nos ayuda a definir qué clase de persona queremos en nuestra vida y cómo vamos a vivir las relaciones de pareja a partir de ese momento.

                        El Canto del Loco - Peter Pan

                              Funambulista - Ya verás [Lyric Video Oficial]



No hay comentarios: