jueves, 31 de diciembre de 2020

La Mente Dormida: CIELO, TIERRA E INFRAMUNDO

La Mente Dormida: CIELO, TIERRA E INFRAMUNDO:      En este lienzo de Francesco Botticini sobre la Asunción puede verse la división del universo en diferentes reinos (Cielo, Tierra e Infr...

CIELO, TIERRA E INFRAMUNDO

 

  

En este lienzo de Francesco Botticini sobre la Asunción puede verse la división del universo en diferentes reinos (Cielo, Tierra e Inframundo)

  En el meollo de todas las mitologías encontramos la creencia en un reino sobrenatural, más allá de nuestras vidas terrenales. típicamente este "otro mundo" precede a la humanidad y es la fuente de todo ser, el alma del universo que da sentido a nuestras existencias. En él nacen los dioses, los monstruos y la magia que constituyen el corpus mitológico.

   Casi todas las mitologías se ocupan de la cosmología; dónde se originó nuestro universo y cómo terminará. En muchas, el universo está dividido en varios estratos: normalmente tres: el reino de los dioses (denominado "cielo"), la tierra donde mora el hombre y algún tipo de inframundo ("infierno"). En algunas tradiciones tempranas (mesopotámica y helénica), estos niveles emergieron del caos, el estado primordial del universo, por la intervención de los dioses.



   En la mitología griega, por ejemplo, el cielo era denominado "Éter"; la tierra, "Gaia" y el inframundo, "Tártaro" (nombres también de los dioses correspondientes). En otras mitologías aparecían más niveles. En las sagas nórdicas, por ejemplo, se habla de nueve mundos dispuestos alrededor del descomunal fresno Yggdrasil. La yoruba, en cambio, sólo hacen distinción entre lo físico (aiye) y lo invisible (orun).

   Los estratos superiores e inferiores del universo son habitados por los dioses y resultan inaccesibles para el hombre (por lo menos, en tanto vivo). Los panteones de dioses y la historia de cómo un dios dominó a los demás a través de la fuerza, el engaño o la inteligencia son comunes a casi todas las mitologías. En el caso de la antigua Grecia, era Zeus (denominado Júpiter en Roma); en la mitología escandinava, Odín. En cambio, cada ciudad de Mesopotamia (el actual Irak) tenía su dios principal, aunque todas compartían una sola mitología.

   No obstante, los dioses menores desempeñaban papeles importantes. A menudo se contaban por centenares (caso de los aztecas), con funciones individualizadas. En casi todos los panteones hay figuras relativas a las emociones y actividades humanas básicas: amor, fertilidad, música, arte o lluvia; sin olvidar el agro, los partos o la guerra.

   Hay dioses con comportamientos decididamente humanos: celosos, pendencieros e incluso mezquinos. Los hermanos se pelean (Zeus y los suyos), los hijos se rebelan contra sus padres y éstos devoran a su prole. De vez en cuando, alguna deidad menor se rebela ante la autoridad del dios principal, dando lugar a una escaramuza celestial; para muchas divinidades, algo rutinario. Hasta en el monoteísmo judeocristiano, Satán se rebeló contra Jehová, lo que le valió ser arrojado al averno.

   Junto a los dioses encontramos a otros seres, los pícaros divinos. El Coyote de los cuentos nativos norteamericanos, el Loki de los mitos nórdicos o el Mauri en las tradiciones polinesias son ejemplos de personajes impredecibles que lo mismo embaucan que ayudan. En cualquier caso, aportan frivolidad a las narraciones mitológicas.

   Los monstruos, paradigma del caos ingobernable, son más peligrosos. Los dioses nórdicos, por ejemplo, están siempre batallando contra los Gigantes de Hielo. Casi siempre triunfan sobre estos elementos desestabilizadores (a veces con una mano que les echan los héroes) y restablecen el orden.


Thor luchando contra un gigante de hielo

   Además, en casi todas las mitologías aparecen criaturas medio divinas y medio humanas: ninfas, demonios, ángeles, gigantes, gnomos, elfos, espíritus, dríadas, hadas y demás. Una lista a la que se podría añadir las cuatro Musas clásicas o las Parcas.

 Aparte de los dioses, los cielos también cobijaban a astros y constelaciones. Los griegos aseguraban que los luceros eran los restos inmarcesibles de pequeñas deidades y de algunos humanos; el Sol era personalizado en Helios con su carruaje y la Luna era Selene. Los aztecas adoraban al sol, portador de vida, en la figura del rey de los cielos Tonatiuh. la deidad solar (normalmente simbolizada por un disco dorado), como era de esperar, está presente en muchas cosmologías, desde la diosa Sol germánica al dios hindú Surya, pasando por varios dioses primitivos egipcios.

   Intrigado por el movimiento aparente de las estrellas y las fases lunares, los hombres estudiaron los cielos en un intento de entender los fenómenos meteorológicos, conocer el universo y predecir el futuro. Los dioses de las tormentas (el nórdico Thor, el heleno Zeus, el hindú Indra, el yoruba Shango o el celta Taranis) fueron tenidos por especialmente poderosos. Los nativos norteaméricanos creen que las tormentas son provocadas por el Pájaro del Trueno al batir sus alas. Y en China, Lei Gong hace tronar batiendo su tambor.


Esta talla de madera representa a Shangó, dios Yoruba de rayos y truenos. Imagen cortesía de la galería Hamill de Arte Africano, Boston, MA

   Shangó fue el cuarto rey del antiguo Imperio Oyo, el centro de cultura y política de Africa Occidental, para el pueblo Yoruba. El Imperio Oyo prosperó del siglo XV hasta 1835. Hoy hay cerca de 30 millones de personas Yoruba en África occidental, la mayoría en Nigeria.

   Shangó fue un rey poderoso, pero algunas personas del Imperio Oyo pensaban que era injusto. Cuando dos de sus ministros lo desafiaron por el trono, Shangó huyó hacia el bosque. Vagó por el bosque durante mucho tiempo y eventualmente se colgó de un árbol. Tras la muerte de Shangó, las casas de sus enemigos fueron prendidas en fuego, probablemente por los amigos de Shangó. Pero algunos creyeron que Shangó había entrado en los cielos y enviaba fuego a la tierra. Fue así como Shangó llegó a ser conocido como el dios de los truenos y rayos. Como dios del trueno y rayos, Shangó tiene una energía poderosa. Con frecuencia aparece en ilustraciones con un hacha doble en su cabeza, el símbolo de un rayo, o es representado como un carnero feroz. La energía atronadora de Shangó se convirtió en un símbolo de resistencia de los Yoruba cuando en el siglo XIX muchos Yorubas fueron capturados en África como esclavos y los llevaron a las Américas.

   La antítesis de la tormenta es el arco iris, en todas las mitologías un símbolo de paz y de un puente. En él, los hindúes ven el arco de Indra. En el Gilgamesh se le describe como el collar de la Madre Ishtar, quien se lo pone en recuerdo de la Gran Inundación que diezmó a la humanidad, y en el Antiguo Testamento señala la alianza entre Jehová y el hombre tras el diluvio. Para los griegos era el viaducto de Iris que unía al cielo y la tierra, en tanto que en la mitología nórdica era denominado bifröst (camino tembloroso), una conexión entre los mundos de Asgard (cielo) y Midgard (tierra). En cierta medida es la metáfora perfecta: un nexo mental entre nuestro mundano entorno y el misterioso funcionamiento de los poderes celestiales.



Una diosa llamada “Iris” personificaba el arco iris en la mitología de la antigua Grecia. La mayoría de las obras de arte la representan en forma de un hermoso arco iris, o como una hermosa doncella. Llevaba alas en los hombros y normalmente llevaba una jarra en una mano. Su nombre combinaba las palabras griegas para “mensajera” y “el arcoíris” para significar su doble función. Algunos relatos la describen como una de las ayudantes de la diosa Hera. (Hera lleva asociaciones con el cielo)

   Los antiguos griegos consideraban a la diosa la contraparte femenina de Hermes. Ella sirvió como mensajera del Monte Olimpo. Ella usaba su jarra para recoger agua del océano y llevarla a las nubes. Algunas leyendas también sostienen que usó su jarra para recoger agua del río Estigia, el río sombrío que separa el mundo de los seres humanos del inframundo. Muchos griegos veían a Iris como un vínculo importante entre los mortales y el reino de los dioses.


La caída de Ícaro. 1636 - 1638. Óleo sobre lienzo

   Ícaro, hijo de Dédalo el constructor del laberinto del Minotauro, trató de huir con su padre de la isla de Creta con unas alas creadas por su padre que había pegado a la espalda con cera. Ovidio cuenta su historia en el libro VIII de las Metamorfosis (185-235:) "(...) el muchacho empezó a recrearse en su atrevido vuelo, abandonó a su guía y, arrastrado por sus ansias de cielo, remontó el vuelo. La proximidad del abrasador sol ablanda la aromática cera que sujetaba las plumas. La cera se ha derretido; agita Ícaro sus brazos desnudos, y, desprovisto de alas, no puede asirse en el aire, y aquella boca que gritaba el nombre de su padre es engullida por las azuladas aguas, que de él tomaron nombre".

   "Los cielos casi siempre están vedados al hombre"


Inframundo: El Reino de Hades (El Inferno Griego) - Mitología Griega 


¿Que hay después de la muerte? ¿El cielo o el infierno? ¿Existe Dios?



miércoles, 30 de diciembre de 2020

La Mente Dormida: BELEROFONTE Y PEGASO (MITOLOGÍA GRIEGA)

La Mente Dormida: BELEROFONTE Y PEGASO (MITOLOGÍA GRIEGA):      La mitología griega es todo un torrente de buenas historias y leyendas y quizá una de las más famosas sea la de Pegaso, el famoso cabal...

BELEROFONTE Y PEGASO (MITOLOGÍA GRIEGA)

 


   La mitología griega es todo un torrente de buenas historias y leyendas y quizá una de las más famosas sea la de Pegaso, el famoso caballo alado de impresionante color blanco, hijo de Poseidón, dios griego del mar, y de Medusa, la Gorgona.


BELEROFONTE (BELLEROPHON)


Yóbates, Belerofonte, Pegaso y Atenea representados en una pintura de 1829,
obra de Aleksandr Andréyevich Ivánov.

   Belerofonte fue un héroe en la mitología griega, hijo de Glauco, rey de Corinto, y de Eurínome y nieto de Sísifo. Era conocido por domar y montar a Pegaso, conquistar al aterrador monstruo, la Quimera, y derrotar a las Amazonas en la batalla.

   Su historia sirve de lección para la humanidad, ya que cuenta cómo el orgullo puede borrar el éxito de uno y, en cambio, servir de legado. Aunque Bellerophon fue honrado una vez por los dioses y pudo conquistar el mundo con su ayuda, se volvió egoísta y engreído, lo que finalmente lo llevó a su caída.

Familia

   Poseidón y Eurínome fueron los padres de Belerofonte. Sin embargo, el marido de Eurinome, Glaucus, lo crió porque creía que era su propio hijo de sangre. Después de domar a Pegaso y conquistar a sus enemigos, Bellerophon finalmente se estableció y se casó con Philonoe. Estaba contento con ella y con el nacimiento de sus hijos. Tuvo dos hijos, Hipólito e Isandros, y dos hijas, Deidameia y Laodameia. Durante su reinado como rey, fue amado y honrado por su pueblo.

  Desafortunadamente, sin embargo, la nueva vida de Bellerophon no fue tan satisfactoria como sus experiencias pasadas. Decidió que visitaría a los dioses para pedir una nueva búsqueda y cabalgó a Pegaso hasta el Monte Olimpo.

    Zeus estaba descontento con esto y envió una mosca para picar a Pegaso, arrojando a Belerofonte de su espalda. Sobrevivió a la caída, pero quedó inválido permanentemente. Como castigo, pasó el resto de su vida vagando y buscando ayuda, pero nadie quiso ayudarle porque había ofendido a los dioses. Murió solo, pero se desconoce la causa exacta, ya que no había nadie presente para registrarlo.

    Belerofonte era representado como un hombre joven y fuerte. Por lo general, se le ve con Pegaso, ya sea alimentando al caballo o montándolo. En cada imagen de él, parece estar en forma y ser atractivo. Su apariencia da una sensación de poder y control. Se ve como un héroe, especialmente en las fotos de él conquistando a sus enemigos.

   Los mitos que rodean a este héroe de la mitología griega contienen misiones dignas de un héroe. Con los dioses de su lado, parecía que no había nada que no pudiera conquistar.

   El padre de Bellerophon le inculcó el interés por los caballos desde muy temprano, por lo que no es de extrañar que el mito de Bellerophon comenzara con su búsqueda de Pegaso, el conocido caballo alado de la mitología griega. Después de varios intentos de domar el caballo, Belerofonte recurrió a Poseidus, un famoso vidente de Corinto, en busca de consejo. Instruyó al héroe para que pasara la noche en el templo de Atenea. Mientras estaba allí, Bellerophon soñó con una diosa que le dio una brida mágica y dorada. Se despertó y se encontró sosteniendo la brida exacta de sus sueños. Sabiamente ofreció un sacrificio tanto a Poseidón como a Atenea e inmediatamente se dirigió a la pradera donde Pegaso estaba pastando. Sin embargo, no pudo domar el caballo. Sin embargo, fue persistente, y con la brida mágica en la mano, finalmente triunfó. Cabalgó a Pegaso hasta el Rey Pittheaus para mostrarle que había logrado lo imposible. Como recompensa, se le ofreció la mano de la hija del rey Pittheaus, Aethra, en matrimonio. Sin embargo, la tragedia ocurrió antes de la boda. Los detalles varían según la fuente, pero Bellerophon mató accidentalmente a un hombre, posiblemente a un hermano o a un tirano, y fue castigado con la expulsión de su hogar.

   Después de ser desterrado de su tierra natal, Bellerophon montó a Pegaso hasta el Rey Proetus. Pidió ser perdonado de su crimen. El rey estuvo de acuerdo, y le permitió quedarse con él. La esposa del Rey Proteus, Stheneboea, se sintió atraída por el joven héroe e intentó seducirlo. Pero Bellerophon era un hombre honorable y rechazó sus insinuaciones. Esto no le sentó bien a Steneboea, así que decidió vengarse acusándolo de intentar seducirla, lo que enfureció a su marido.

   El rey Proetus quería deshacerse de Bellerophon, pero como era muy querido por el público, acusarle de cualquier cosa negativa sería muy probable que se produjera una reacción violenta. Era una ofensa a los dioses hacer daño a un huésped, así que sus opciones eran limitadas. Se le ocurrió un plan para enviar a Bellerophon al padre de su esposa, el rey Iobates. Para conseguir que Bellerophon se fuera, el Rey Proetus le dio una carta que dijo que necesitaba ser entregada urgentemente.

  Bellerophon llevó a Pegaso a la casa de Iobates. Fue recibido calurosamente, y rápidamente se sintió como en casa. Entregó la carta, en la que se informaba al rey Iobates de los avances no deseados del hombre sobre su hija. El rey Iobates ahora se encontraba tan molesto como el rey Proetus, y se enfrentaba exactamente al mismo problema. No podía hacer daño a Bellerophon, porque sería castigado por los dioses. Pero el Rey Iobates ideó su propio plan.

   Decidió pedirle a Belerofonte que aceptara una serie de misiones. El rey Iobates creía que estas misiones eran tan peligrosas que pronto se encontraría sin un huésped en su casa, y aun así sería digno de los dioses. Pero la facilidad con la que Bellerophon parecía conquistar lo imposible le devolvió la ilusión. Era un arquero hábil, y con la ayuda de Pegaso, pudo ganar todas las batallas en las que participó. También tenía el apoyo de los dioses de su lado. 

   Su primera misión fue matar a un monstruo conocido como Quimera, una criatura híbrida que respira fuego. La mayoría de las representaciones artísticas de la Quimera muestran un animal que se asemeja a un león, con la cabeza de una cabra sobresaliendo de su lomo y una cola que termina con la cabeza de una serpiente. Bellerophon fue capaz de derrotar al monstruo disparándole desde una distancia segura mientras cabalgaba en Pegasus.

   Después de derrotar al monstruo, fue enviado a enfrentarse a una tribu cercana, que por casualidad era enemiga del rey Iobates. El héroe derrotó fácilmente a la tribu y fue enviado a enfrentarse a las Amazonas. De nuevo, salió victorioso. El rey Iobates estaba cada vez más inquieto y volvió a su propio ejército contra Bellerophon, que mató a todos menos a un soldado.

Belerofonte - El jinete de Pegaso

  Esto finalmente mostró al rey Iobates la verdad: con los dioses de su lado, Bellerophon podía conquistar cualquier cosa. El rey se disculpó con el héroe y le dio la mitad de su reino. También le dio a su hija, Philonoe, en matrimonio.

   El destino de Steneboea no está claro. En algunas versiones, Bellerophon busca venganza y se ofrece a llevarla a dar un paseo en Pegasus. Una vez en el aire, él la empuja y ella cae hasta la muerte. En otras versiones, las palabras llegan a Steneboea, que Bellerophon se ha casado con su hermana. Teme ser atrapada en su mentira y se quita la vida.

Belerofonte fue un valiente y astuto héroe griego cuyo coraje le permitió acabar con la feroz Quimera y derrotar en batalla a las fuertes Amazonas. Sin embargo, su orgullo acabó con su gloriosa vida. 


   Su verdadero padre era el dios Poseidón. La reina Eurínome jamás reveló la verdad, por lo que el niño fue criado por Glauco como si fuese su propio hijo. Su verdadero nombre era Iponoo, pero adoptó el de Belerofonte luego de haber matado a un noble llamado Bélero, de donde se deriva precisamente el nombre, el cual significa “asesino de Bélero”. Otra versión dice que Bélero era nada más y nada menos que su hermano, al cual mató accidentalmente en una partida de caza.

  Tras el trágico hecho, Belerofonte se vio obligado a expatriarse y se presentó en Tirinto, poniéndose al servicio del rey Preto, quien lo recibió con amabilidad. La reina Estenobea quedó fascinada con el joven y en una ocasión en la que lo encontró solo, quiso seducirlo. Pero el héroe, por respeto a su anfitrión, la rechazó y ella, despechada, lo acusó ante el rey de intentar violarla.

   El rey Pretos, creyó a su mujer y sientiéndose ofendido, quiso matarlo, pero los huéspedes eran sagrados, por lo tanto lo envió a la corte de su suegro Iobates, rey de Licia, con una carta. Iobates lo recibió hospitalariamente, pero al leer la carta de su yerno se horrorizó. Preto le pedía que matara al mensajero pues había intentado abusar de Estenobea. Para cumplir con esa petición, el viejo rey envió a Belerofonte a matar a la Quimera, un monstruo que azotaba la región. El héroe aceptó y consiguió eliminarla gracias a la ayuda de su caballo alado Pegaso, que la diosa Atenea le había confiado.

   Al regresar a Licia, el rey Iobates le reveló que Estenobea era la culpable de aquella misión suicida de la que había salido triunfante. Belerofonte quiso hacerla pagar por ello y fue a por ella, fingiendo amarla para llevársela consigo. Mientras ambos volaban sobre el lomo de Pegaso y cerca del mar, Belerofonte, furioso, la empujó y cayó sobre las rocas de la costa.

   Orgulloso de su coraje, se enfrentó contra las poderosas amazonas, y tras vencerlas, su orgullo fue tal que se comparó con los dioses y quiso llegar al Monte Olimpo montado sobre su fiel Pegaso. Claro que el dios Zeus ya estaba al tanto de este héroe megalómano y para castigarlo envió un insignificante mosquito. El insecto clavó su aguijón sobre Pegaso, el cual se desesperó, haciendo que Belerofonte perdiera el equilibrio y cayera al vacío.

   Una versión dice que el cuerpo de Belerofonte quedó destrozado tras la caída; otra, asegura que sobrevivió, pero en pésimo estado y acabó vagando por la Tierra, sólo y enfermo, añorando su glorioso pasado. Pegaso, por su parte, se remontó hacia el cielo y pasó a formar parte de una constelación.

Simbología

   Bellerophon tiene dos símbolos asociados con él y sus misiones. La primera, y más común, es una foto de él en la parte posterior de Pegaso. La segunda es una foto de él derrotando al monstruo Chimera. Utilizó una lanza para matar al monstruo, y esto siempre está representado en la imagen. Según la mitología griega, la lanza tenía poderes mágicos, que sin duda le ayudaron en su búsqueda junto con el apoyo de los dioses. Debido a que era el hijo de Poseidón, a veces se le asocia con el agua también.

La leyenda de Pegaso

   Lo conocemos como el hermoso caballo alado que podía volar por los cielos y permanecer en la tierra. Era el caballo predilecto de Zeus. Se dice de su origen que fue creado a partir de la sangre derramada en el océano, proveniente de la cabeza cercenada de Medusa por Perseo. Es representado de color blanco o negro y posee dos alas grandes que le permiten volar y cuando está en los aires mueve sus patas como si en realidad galopara por la tierra.

   Tras su nacimiento, Pegaso fue al Olimpo para colocarse a disposición del dios Zeus, otorgándole el rayo con el que se le representa. Era un fiel corcel para el mismo dios y por ello se ganó el respeto de los otros dioses. Tiempo después fue descrito en la historia del héroe Belerofonte, quien dio muerte a la temida Quimera.

 

El héroe griego Belerofonte montado sobre el caballo alado Pegaso se enfrenta a la quimera

   La mitología griega es todo un torrente de buenas historias y leyendas y quizá una de las más famosas sea la de Pegaso, el famoso caballo alado de impresionante color blanco, hijo de Poseidón, dios griego del mar, y de Medusa, la Gorgona.

   Se dice que nació en las fuentes del océano y por eso recibió su nombre, que viene de la palabra griega phgh (pagé), cuyo significado es manantial. Acerca de su nacimiento se han dicho muchas cosas a lo largo de la historia, donde se asegura que nació en la Tierra, habiendo sido fecundado por la sangre derramada por Medusa, cuando ésta fue asesinada por Perseo.

   Una de las versiones más extendidas acerca del nacimiento del caballo Pegaso es que nació del cuello de Medusa cuando Perseo le cortó el cuello muy cerca del mar, donde su sangre, al contacto con el agua, hizo que naciese su hermano, el gigante Crisaor.

    Pegaso ha sido representado en infinidad de ocasiones y no solamente le conocemos por los libros de historia, hemos tenido la oportunidad de ver recreaciones de este fantástico ser en películas, series e incluso cómics.

    Una de las características de Pegaso es que podía volar y que podía hacer manar el agua allá por donde pisase y que era completamente indomable. Estas características no pasaron desapercibidas para Belerofonte, el hijo del rey Glauco de Corintio, quien durante mucho tiempo lo deseó y organizó expediciones para capturarlo.


 

Pegaso podía volar y era completamente indomable.

 

   Dado que Belerofonte se esforzó muchísimo para intentar hacerse con él, la diosa Atenea le proporcionó una brida de oro para poder domarlo, cosa que hizo y pronto se convirtieron en uña y carne, consiguiendo matar a un enemigo tan importante y peligroso como la Quimera, otro de los personajes mitológicos más importantes.

   Pasado el tiempo, Belerofonte fue creciendo en fama y quiso convertirse en un dios para así poder llegar con Pegaso hasta el Olimpo de los dioses, algo que no gustó a Zeus, quien envió a un insecto para picar a Pegaso. Cuando lo hizo, Pegaso se agitó violentamente, tirando a Belerofonte al suelo, dejándolo impedido y el corcel pudo escapar de él.

   Finalmente, Zeus nombra a Pegaso portador del rayo y el trueno, dos de los símbolos más importantes de su poder, pero además le ordenó ser el encargado de conducir el carro de Aurora y también le convirtió en una constelación compuesta por cuatro estrellas brillantes, algo que podemos ver hoy en día en el cielo.





El MITO de PEGASO: EL CABALLO ALADO | MITOLOGÍA GRIEGA



lunes, 28 de diciembre de 2020

La Mente Dormida: ORATORIO DE NAVIDAD DE J.S. BACH

La Mente Dormida: ORATORIO DE NAVIDAD DE J.S. BACH:   ORATORIO DE NAVIDAD DE J.S. BACH Este oratorio, que se escribió para la Navidad de 1734, incorpora música de composiciones anteriores, ent...

ORATORIO DE NAVIDAD DE J.S. BACH

 

ORATORIO DE NAVIDAD DE J.S. BACH


Este oratorio, que se escribió para la Navidad de 1734, incorpora música de composiciones anteriores, entre ellas tres cantatas seculares escritas durante 1733 y 1734, además de una cantata para iglesia, hoy perdida (BWV 248a).​ Su siguiente interpretación tuvo lugar años después, el 17 de diciembre de 1857, a cargo de la Academia de Canto de Berlín, dirigida por Eduard Grell.



Johann Sebastian Bach - Christmas Oratorio (Oratorio de Navidad) - Harnoncourt

El Oratorio de Navidad, BWV 248 (en alemán, Weihnachtsoratorium), es una obra sacra de Johann Sebastian Bach compuesta para las fiestas de Navidad.

   

    El Oratorio de Navidad de Bach es un ejemplo especialmente sofisticado de parodia musical; esto es, una reelaboración seria de otros materiales. El autor del texto es desconocido, aunque se supone que son reelaboraciones de trabajos anteriores de Christian Friedrich Henrici (Picander), específicamente textos de la cantata de Bach «Hércules en la encrucijada» 

  La obra pertenece a un grupo de tres oratorios compuestos hacia finales de la carrera de Bach, en 1734 y 1735, para fiestas importantes; los otros dos son el Oratorio de la Ascensión (BWV 11) y el Oratorio de Pascua (BWV 249). En todos ellos, interviene un tenor evangelista como narrador que reelabora composiciones anteriores.​ A pesar de estas consideraciones, el Oratorio de Navidad es la obra más compleja y extensa de las tres.

Estructura

   La obra se divide en seis partes, cada una de ellas diseñada para su interpretación en cada uno de los principales días del periodo navideño. Habitualmente, el oratorio se presenta como un todo o, si no, dividido en dos grandes partes de similar extensión. La duración total se acerca a las tres horas.

  La primera parte (para el día de Navidad) describe el nacimiento de Jesús; la segunda (para el 26 de diciembre) se centra en el anuncio del nacimiento a los pastores; la tercera (para el día 27) presenta la adoración de los pastores; la cuarta (para el día de Año Nuevo) describe la fiesta de la circuncisión y bautizo de Jesús; la quinta (para el primer domingo del nuevo año), el viaje de los Reyes Magos, y la sexta (para la Epifanía), la adoración de los magos.

   La estructura de la historia está definida con respecto a los requerimientos particulares del calendario de la iglesia para la Navidad de 1734. Bach abandonó su práctica habitual, al escribir cantatas para iglesia, de basar el contenido en la lectura del Evangelio correspondiente a ese día, con objeto de lograr una estructura narrativa coherente. Si hubiese seguido el calendario, la historia se habría desarrollado de la siguiente manera:

- Nacimiento y anuncio a los pastores

- La adoración de los pastores

- Prólogo al Evangelio según San Juan

- Circuncisión y bautismo de Jesús

- La huida a Egipto

- La llegada y adoración de los Reyes Magos

   Esto habría dado, como resultado, que la Sagrada Familia habría huido antes de la llegada de los Reyes Magos, lo cual era inadecuado para un oratorio planeado evidentemente como un todo coherente. Bach eliminó el contenido correspondiente al tercer día de Navidad (27 de diciembre), el Evangelio según San Juan, y dividió la historia de los dos grupos de visitantes -pastores y Reyes Magos- en dos partes. Esto dio como resultado una exposición de la historia de Navidad que resultaba de más fácil comprensión:

   El Nacimiento, el aviso a los pastores, la adoración de los pastores, la circuncisión y el bautismo de Jesús, el viaje de los Reyes Magos, la adoración de los Reyes Magos. La huida a Egipto se presenta después del final de la sexta parte.

   El que Bach viera las seis piezas como partes de un todo unificado es evidente tanto por el texto impreso sobreviviente como por la estructura de la música en sí misma. La edición no tiene sólo un título —Weihnachtsoratorium— relacionado íntimamente con las seis secciones, sino que las secciones también están numeradas consecutivamente.


    El Oratorio de Navidad, BWV 248, es una de las obras más populares de Bach está compuesto por seis cantatas.

   Para muchas personas dentro del ámbito cultural cristiano, el Oratorio de Navidad de Bach es parte integral de los festejos navideños, a la par que el árbol y los regalos, así como un exaltado reconocimiento de los valores familiares. Es un ancla de la tradición cristiana en un mundo secularizado pero, sin embargo, en constante búsqueda de significados y quizás sea ésta la razón por la que es una de las obras más populares de Bach.

Antecedentes

   En junio de 1722 Johann Kuhnau, Cantor de la Iglesia de Santo Tomás en Leipzig – puesto equivalente al de Director musical – falleció. Bach fue uno de los seis candidatos para la vacante, pero según la opinión del consejo elector, el candidato más destacado para esta responsabilidad era un respetado músico ya conocido en la ciudad, Georg Philipp Telemann.

   Telemann fue elegido por unanimidad por el consejo, pero para su decepción rechazó la oferta. Entonces recurrieron a su segunda opción, Christoph Graupner, un antiguo alumno de Kuhnau. Graupner fue incapaz de liberarse de su anterior trabajo y por lo tanto tuvo que retirar su candidatura.

   En su desesperación el consejo ofreció el puesto a Bach, quien en aquel momento era apenas conocido en Leipzig. Un funcionario declaró que como no estaban disponibles los mejores músicos no tenían más remedio que tomar uno de los mediocres. Y así en mayo de 1723 Bach fue nombrado Cantor de Santo Tomás, donde permaneció hasta su muerte en 1750. Fue un puesto sumamente exigente. A cambio de un salario bastante magro tenía que enseñar Latín y Música en la Escuela de Santo Tomás, tocar el órgano, entrenar al coro y componer música para las dos principales iglesias luteranas de la ciudad, además de supervisar y capacitar a los músicos de otras dos iglesias.

   Bach también era responsable de contratar a los músicos orquestales y cantantes necesarios para los servicios de la iglesia. Con una carga de trabajo tan enorme no sorprende que Bach estuviera involucrado en varios conflictos con las autoridades de la ciudad, quienes periódicamente se quejaron de su desempeño.


Composición

   A pesar de las circunstancias poco prometedoras, Bach compuso música muy importante durante este período. Hablando sólo de sus composiciones corales de la época, aparecen obras maestras como la Misa en si menor, las Pasiones según San Mateo y Juan, unas 300 cantatas y el Oratorio de Navidad.


J S Bach - St John passion (subtitulos en Español)

Hermosísimo vídeo, sublime obra musical con profunda espiritualidad, maestría artística y una energía tan maravillosa que nos transmiten los artistas y el director de la orquesta.


   Para su primer servicio del día de Navidad, Bach compuso un impresionante Sanctus, que más tarde incorporó en la Misa en si menor. El Oratorio de Navidad no fue escrito hasta 1734. Debido a la presión del trabajo, y puesto que en aquel momento había pocas oportunidades para repetir servicios con obras anteriores, Bach tomo mucho material de piezas previamente escritas, tanto sagradas como seculares. Esto era una práctica estándar para el período; las Arias y Coros de Händel, por ejemplo, suelen ser reelaboraciones de música anterior.



Bach - Mass in B  minor (Misa en si menor) - (Proms 2012)

   Bach adaptó música de su autoría al texto del Oratorio de Navidad, además de componer mucho material nuevo. El texto, que se basa en el relato de la Natividad en los evangelios según San Lucas y San Mateo fue compilado por Picander, quien había trabajado con Bach en el libreto para la Pasión según San Mateo.


Oratorio de Navidad de Bach - Estructura 

  Aunque colectivamente los movimientos del Oratorio de Navidad forman un recuento musical continuo de la historia de la Navidad, Bach no concibió el oratorio como una pieza ininterrumpida, a la manera de los oratorios de Händel, sino como seis cantatas separadas para realizarse en seis ocasiones – los tres días de Navidad (25, 26 y 27), el día de año nuevo, el domingo después de año nuevo y la fiesta de la Epifanía (6 de enero).

 El hecho de que los requisitos instrumentales para cada cantata difieren considerablemente es otro indicio de que Bach nunca pretendió agruparlas como una sola obra. Por esta razón es muy usual escuchar interpretaciones del Oratorio de Navidad compuesto por sólo una parte de toda la secuencia.

Las seis cantatas que integran el Oratorio de Navidad BWV248, de Bach (1685-1750), son parte de una obra unificada que no solo festeja la Navidad sino también el Año Nuevo y la Epifanía.

   El oratorio tiene la mezcla habitual de recitativos, coros y arias. El solista tenor (Evangelista) actúa como narrador en una serie de recitativos, con otras figuras tradicionalmente asociadas a la historia de Navidad que también hacen su aparición –los ángeles y los pastores, por ejemplo. El coro presenta la primera y tercer cantatas con un coro entusiasta y proporciona comentario en todas partes, principalmente en forma de corales. Estas melodías de tipo himno luterano, ricamente armonizados de Bach, habrían sido muy familiares para las congregaciones del siglo XVIII. Las arias, a menudo muy floridas y detalladas, son los números más extendidos en la obra y son meditaciones sobre el significado espiritual profundo de los acontecimientos. Una repetición del coro inicial de la tercer cantata conduce hacia el final de la secuencia con una nota convenientemente exultante.

-------------------------------------------


HISTORIAS DE NAVIDAD 

   Hoy, día 28 de diciembre, se celebra Los Santos Inocentes. Todos estaremos de acuerdo en que el año que pronto dirá adiós será de infausto recuerdo por lo pernicioso que está siendo desde que se desató la Pandemia coronavírica al final del invierno pasado. 

   Ya han empezado las vacunaciones en muchos países, esperemos que supongan a medio plazo la solución a tantos problemas que están poniendo en jaque la resiliencia y asertividad de tantas personas. Queda claro que ya nada va a ser igual a partir del 2021 que hará su presencia en pocos días. Hagamos entre todo que los cambios sean a mejor, no nos lo van a poner fácil.

(Petrus Rypff)



       Frases Navideñas Para Reflexionar | Bonitas Postales y Tarjetas de Navidad



Resultado de imagen de navidad imagenes originales



  Mientras todos los niños ayudaban en sus casas en los preparativos para la Nochebuena, Manuel, de 7 años de edad, trabajaba en el bazar de Don Joaquín para echar una mano en la precaria economía de su casa, su padre se había quedado en paro y su madre estaba imposibilitada por una grave enfermedad.

  Don Joaquín regentaba el bazar desde hacía años y tenía mucho dinero, pero al mismo tiempo, era un hombre sin familia, codicioso y solitario. Miraba a Manuel como un simple trabajador más, no como un niño.

  El día previo a Navidad, Manuel quería retirarse temprano del trabajo para comprar algunas cosas para la cena y ayudar a su madre. Contemplando a través de la ventada como algunos niños jugaban, Manuel escuchó un grito que le hizo temblar:

- ¡Manuel! - gritó Don Joaquín.
- Sí señor- respondió él.
- ¿Qué haces mirando por la ventana? Aún no has terminado tu trabajo.

   Manuel contestó: - ¡Hoy es nochebuena! Hoy es el cumpleaños del niño Jesús, hoy es un día muy especial.
- ¡Pues a mí no me importa! ¿Crees que hoy vas a poder escaparte más temprano de tus deberes?, ¡Trabaja mejor! - replicó.
- Pero Don Joaquín, hoy quería comprar algunas cosas para la cena de navidad- suplicó el niño.
- ¡Para la cena de Navidad! - se burló el jefe. -Tú lo único que quieres es escaparte más temprano. Hoy es un día común y corriente; mejor sigue trabajando si quieres mantener tu empleo.
- Si don Joaquín- contestó Manuel muy triste.

   El niño continuó trabajando, con lágrimas en los ojos. Su corazón estaba muy triste y angustiado y temía que Don Joaquín no lo dejase pasar la Nochebuena junto a su familia. En medio de ese aterrador pensamiento, elevó una plegaria a la Virgen María pidiéndole su intercesión para que pudiese pasar una bonita Navidad con su familia.

   Poco después, Don Joaquín, inesperadamente, gritó tan fuerte que casi se le sale el corazón a Manuel.

- ¡Manuel, Manuel, ven, apúrate! - gritaba el jefe horrorizado.
- Don Joaquín ¿qué le pasa? - preguntó.
   Don Joaquín, asustado, abrazó a Manuel y le dijo: - ¡Vi un fantasma, vi un fantasma!
   Manuel miró para todos lados en la habitación de Don Joaquín y no vio nada.
- Cálmese- dijo. -Yo no veo nada.
- ¿Me estás tratando de mentiroso? - exclamó el anciano.
- No don Joaquín, disculpe, no quise decir eso.
- ¡Sigue trabajando mejor!, fue una pesadilla, ¡sigue trabajando!

   Don Joaquín seguía atemorizado por lo que según él había visto. No queriendo permanecer ni un momento solo se le ocurrió pedirle a Manuel que se quedara con él hasta bien entrada la noche. "Por si acaso", pensó. Don Joaquín llamó al niño y le dijo:
- Manuel, necesito que hoy te quedes hasta más tarde.
- Pero señor, hoy es navidad y mi familia me está esperando.
- ¡Manuel, hoy te pago el doble!
- Pero Don Joaquín, ya tengo casi terminado mi trabajo y debo ir a casa.

   Don Joaquín no le quería confesar que estaba asustado y el niño lo sabía, pero él se resistía a quedarse porque era Navidad. Entonces, se le ocurrió una magnífica idea: "invitar a Don Juan a su casa a pasar la Navidad".

 -Don Joaquín: le invito a pasar la Navidad con nosotros para que no se quede solo.

   Don Joaquín estaba emocionado por el ofrecimiento de Manuel, ya que nadie lo invitaba a su casa. Por lo que sin pensarlo… aceptó.

   Cuando llegaron a la casa de Manuel, Don Joaquín se quedó muy impresionado porque en esa humilde casa, había mucha alegría y generosidad.

   Don Joaquín sonrió como nunca lo había hecho, se dio cuenta de que nunca había tenido una Navidad y ahora la compartía con una familia muy sencilla y amable. Sus mejillas se sonrojaron y sobre ellas rodaron muchas lágrimas de la emoción y felicidad que sentía.

   Al final de la noche, Don Joaquín se comprometió a ser más justo y considerado con el niño, y a desprenderse de sus bienes a favor de los más necesitados.

(Petrus Rypff)