sábado, 9 de noviembre de 2019

VOLVER A EMPEZAR



El Bambú Japonés
    
   No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego. También es obvio que quien cultiva la tierra no se detiene impaciente frente a la semilla sembrada, y grita con todas sus fuerzas: ¡Crece, maldita sea! Hay algo muy curioso que sucede con el bambú y que lo transforma en no apto para impacientes:

   Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

 Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!
   
 ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

 Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.

Publicación de Instagram de imagenes bonitas • 10 de Jul de 2019 a las 10:15  UTC

By @alejandro_jodorowsky 😍 identificada totalmente, así comienza 2017. #añonuevovidanueva #amorpropio #motivacion #pormistaconea #ilusion…


#motivacion #gerencia #emprendedor #frases #vida #trabajo





Imágenes para Compartir – Celu Celu


Es una gran Realidad, no es solo dinero, ni cosas materiales. Mas si,la esencia de la vida, Vivencias, Momentos.




Estados para compartir



Reflexiones d el alma




Eternamente agradecida con Dios, la vida mi familia y mis amigas...Soy fuerte...!!








El elefante encadenado
   Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacia despliegue de su tamaño, peso y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas, enganchada a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

reflexión

   El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía 5 o 6 años yo todavía carecía de la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: -Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

   Hace algunos años descubrí que por suerte para mí, alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño. Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía… Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

   Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez… La indefensión, desgraciadamente se aprende, pero si te lo propones…se puede desaprender. todo lo negativo que de alguna manera te han inculcado, voluntaria o involuntariamente. Los mayores también aprendieron mal en su día.


                                      Volver a empezar - Jose Luis Garci, 1982

    
                                                      
   

5 comentarios:

Edison dijo...

Me lo eh leído todo, es muy claro con lo que quiere transmitir a los receptores 😈

Unknown dijo...

LA VIDA ES 1 MALDITA PORQUERÍA DE MIERDA

Anónimo dijo...

Es una gran mentira darlo todo y después olvidar? Enserio? Y más estupido aun es creer que el te recordara pfff claro que nooo por Dios el estaría feliz si yo me fuera o estuviera muerta eso lo haría inmensamente feliz yo solo soy una idiota que acumula puntos creyendo estupidamente que el agradecimiento se volvera amor y no es así el ama a alguien quien sea simplemente basta que no sea yo pero se tortura finge cuando en realidad solo me quiere lejos y yo también me quiero lejos

Unknown dijo...

TAn profundo no me daba de cuenta Q le dedicaba el mi valioso tiempo a personas,situaciones Q no lo merecian

Lula dijo...

Ha sido de gran ayuda para mi, ha logrado darme una nueva oportunidad de ver la vida como es única, corta en la que debo aprovecharla sin importar cuantas veces caiga en el intento. Gracias gracias gracias