jueves, 7 de noviembre de 2019

UNA PIZCA DE SENTIDO COMÚN, POR FAVOR



   Estamos a pocos días de una nueva convocatoria electoral, albergo dudas sobre si el próximo domingo voy a ir a las urnas, más bien lo que no tengo claro es si votaré en blanco o me decidiré finalmente por la opción menos mala. No es que sea muy exigente ni me crea mejor que nadie, pero es que las distintas formaciones que aspiran a gobernar no ofrecen mucho atractivo. YA VEREMOS.

  ¿Realmente vivimos en DEMOCRACIA? Está claro que cualquier tiempo pasado fue peor, que la transición fue muy aceptable, viniendo de donde veníamos, que los "padres" de la Constitución hicieron un gran trabajo dotándonos de una Ley de Leyes, Carta Magna o como la queramos llamar, muy digna y atinada, pero la cosa ha ido degenerando y la corrupción y los apaños son hoy por hoy el pan nuestro de cada día.

  Muchos cambios son necesarios, como la reforma del sistema electoral (el Sr. D'Hondt se podía haber quedado calladito), la desaparición de la obtusa disciplina de voto en las Cámaras Parlamentarias, Asambleas Regionales de las comunidades autónomas (con perdón de los entes de las CCAA que por tradición y privilegio tienen nombres diferentes), Ayuntamientos, etc., Listas abiertas en las candidaturas de los partidos políticos, para que los ciudadanos realmente puedan elegir a sus representantes. Por supuesto una Reforma judicial que permita, con la mayor celeridad posible, poner a buen recaudo a los que valiéndose de su condición de aforados y otras argucias, se saltan a la torera las leyes que los demás ciudadanos sí estamos obligados a cumplir. No quiero olvidarme de lo importante que sería que hubiera independencia REAL Y TOTAL entre los tres poderes del estado, LEGISLATIVO, EJECUTIVO Y JUDICIAL.
   
                             --------------------

Los errores no se niegan, se asumen.
La tristeza no se llora, se supera
y el amor no se grita, se demuestra.
Sé fuerte para que nadie te derrote,
sé noble para que nadie te humille,
sé humilde para que nadie te ofenda
y sigue siendo tú para que nadie te olvide.
(Petrus Rypff)

   ¿Por qué te molestarías en dedicar un minuto de tu tiempo en preocuparte por las opiniones de los demás sobre ti? Créeme, ni siquiera piensan mucho en ti. La gente está demasiado ocupada juzgándose a sí misma, como tú. Hazme un favor y date un respiro. Haz lo que te hace feliz sin importar cuánto te juzguen. Ignóralos y sigue adelante.
(Petrus Rypff)

   Nuestra felicidad nunca se basará únicamente en nuestra capacidad de comprar cosas. Hay muchas personas felices en el mundo que están de acuerdo en que no necesitan un céntimo para ser felices. El dinero es bueno, pero sólo tú puedes hacerte feliz.
(Petrus Rypff)


   Sigue tu camino, presta atención a las sugerencias ajenas pero evita directrices que coarten tu libertad, aunque te aseguren que lo hacen por tu bien.
(Petrus Rypff)

                                Algunos hombres buenos - interrogatorio final


   Si estás en una difícil encrucijada, no te bloquees, déjate llevar por lo que te dicte tu corazón, pero a la decisión final, añádele una pizca de sentido común.
(Petrus Rypff)

   Mientras el corazón late, mientras el cuerpo y alma siguen juntos, no puedo admitir que cualquier criatura dotada de voluntad tenga necesidad de perder la esperanza en la vida.
(de la película Viaje al centro de la tierra)

 No puedo morir aún doctor. Todavía no. Tengo cosas que hacer. Después de todo, tendré una vida entera en la que morir.
(extraído de El juego del ángel)

Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece. 
(extraído de La sombra del viento)



   Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues éste penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas.
(de El Nombre de la Rosa)

   De pronto se deslizó por el pasillo, al pasar por mi lado sus sorprendentes pupilas de oro se detuvieron un instante en las mías. Debí morir un poco. No podía respirar y se me detuvo el pulso. 
(de  La casa de los espíritus)

   El hombre llega mucho más lejos para evitar lo que teme que para alcanzar lo que desea.
(de El Código da Vinci)

   Nuestras vidas se definen por las oportunidades, incluso las que perdemos
(de El curioso caso de Benjamin Button)



No hay comentarios: