lunes, 14 de octubre de 2019

ELEGÍAS





 Imagen relacionada


 Has muerto amigo:
Desde mi corazón sangrante
tus momentos me reviven.
Fuimos viviendo en duelo con la suerte,
remontando glorias fotograma a fotograma
y recorriendo hojas tomo a tomo.
Conversamos con la muerte vaso a vaso
y, con ellos, fuimos ciudadanos
de un mundo libre y vasto.
Los caminos se arrugaron prematuros,
perdimos referencias y ganamos arrogancias.
Estás en el mundo que me abriste,
infinito en palabras renovadas.
Descansa en las ideas apasionadas,
ya has derrotado las botas claveteadas.
Siempre estarás conmigo Juanjo.
(Calvin Chesnut)


EL ALZHEIMER SE LLEVÓ A ROSARIO

Niebla ufana, niebla con alma
Oteo lejos valles invisibles, de ánforas rotas esparcidas
Luz oscura, serena
Dedos inquietos, aturdidos, sensibles
Quieren unirse englobando
Mirlos enclenques
Ojos frágiles reflejan el cansancio inútil, sutil telo enrojecido
Cantaste un andante níveo, duro oprobio
Escueto, roto, arrebatador
Urge nacer
Nuevamente, invisible, no hablar obviedades.

Rosario:
Alma
Frondosa,
Amable.

(Petrus Rypff)





Elegía a Ramón Sijé
(En Orihuela, su pueblo y el mío,
se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé
con quien tanto quería)
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas
compañero del alma tan temprano.
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento
a las desalentadas amapolas
daré tu corazón por alimento
tanto dolor se agrupa en mi costado
que por doler, me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado
un hachazo invisible y homicida
un empujón brutal te ha derribado
no hay extensión más grande que mi herida
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida
ando sobre rastrojos de difuntos
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo
temprano madrugó la madrugada
temprano está rodando por el suelo
no perdono a la muerte enamorada
no perdono a la vida desatenta
no perdono a la tierra ni a la nada,
en mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta
quiero escarbar la tierra con los dientes
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.
Quiero mirar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte,
volverás a mi huerto y a mi higuera
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores
volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores
alegrarás la sombra de mis cejas
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas
tu corazón, ya terciopelo ajado
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado
a las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero
que tenemos que hablar de muchas cosas
compañero del alma, compañero.
(Miguel Hernández)

                  Joan Manuel Serrat - Elegía, a Ramón Sijé (Poema de Miguel Hernández)




Resultado de imagen de elegia






No hay comentarios: