martes, 24 de septiembre de 2019

POE Y LA DEPRESIÓN






    En dos semanas se celebrará el 170 aniversario de la muerte del maestro del cuento y el suspense. Quiero desde aquí dedicarle un pequeño homenaje a uno de mis escritores favoritos desde mi primera juventud.

https://1.bp.blogspot.com/-q7zKMrSlKDA/XPI0AlAWq0I/AAAAAAAACIw/xpzRBXdid4ogiNw3SgB6yDKlBP-Q2EC-QCLcBGAs/s1600/allan%2Bpoe%2B06.jpg

Edgar Allan Poe y la depresión

   Edgar Allan Poe nació en Boston el 19 de enero de 1809, para morir apenas 40 después en Baltimore el 7 de octubre. Si se piensa un poco, pareciera que el rey del terror y los relatos cortos hubiese escogido el mes acorde a su vida.


   El famoso escritor americano murió rodeado de un aura de misterio, tanto las causas de su muerte como la explicación de sus últimas palabras permanecen en secreto. El escenario de su partida es propio de la escala de grises de sus novelas negras.

Biografía
Un joven abandonado por su padre y con su madre muerta

   Poe era el segundo de tres hermanos que fueron abandonados por su padre, y que terminaron de quedar huérfanos al morir su madre un año después. El hermano mayor vivía con sus abuelos, por lo que se mantuvo bajo su tutela.

La adopción y la violencia en el hogar

   Por otra parte, Poe y su hermana menor fueron dados en adopción. Ambos fueron recibidos por familias de acogida. Edgar se quedó allí y adoptó el apellido de su familia de acogida, Allan, a pesar de que nunca fue legalmente adoptado.

   Ya venía Poe de una experiencia traumática, y aunque su madre adoptiva lo amaba mucho, su padrastro era un hombre violento y maltratador. Esto trajo como consecuencia que la madre, en pos de cuidarlo, lo sobreprotegió para evitar que el padrastro pudiera atacarlo.

Estancia en Escocia e Inglaterra

   Durante su juventud el autor vivió en Escocia e Inglaterra, y estos lugares lo marcaron en gran manera con su cultura, folklore y arquitectura. Entre las cartas de esos años se puede ver que la madrastra de Poe, Frances, estaba deprimida y que el escritor la acompañaba en el dolor.

Poe y la muerte

   La muerte parecía perseguirlo. A los 14 años tuvo su primer enamoramiento de la madre de un compañero de colegio, a quien le dedicó el poema “To Helen”, poco después la joven madre murió. Fue un adolescente callado y con dificultad para conectarse con el mundo exterior, con un carácter fuerte y que no soportaba la manipulación ni la grosería verbal. Al crecer se convirtió en un hombre igualmente ensimismado, lleno de pesadillas que lo persiguieron hasta el final. Se casó con su prima Virgina Clemm de 13 años en 1835. 8 años después la joven empezó a mostrar claros síntomas de tuberculosis.

   Edgar empezó a beber y a consumir láudano (se cree), por su contenido de opio, para manejar el dolor. Es obvio que para este momento Poe cayó en una profunda depresión de la que no saldría. Virginia murió en 1947 debido a su tuberculosis.

   Un año después Poe trató de suicidarse con láudano, pero falló. Volvió a Baltimore e inició una relación con una vieja novia. Se decía que se le veía feliz y la fecha de matrimonio estaba fijada para el 17 de octubre de 1949. A pesar del supuesto compromiso, Poe desapareció hasta el 3 de octubre, cuando se le encontró en mal estado, delirando. 4 días después Poe se despidió del mundo mientras invocaba a un tal Reynolds y cerraba con un último suspiro “¡Que Dios ayude a mi pobre alma!”. Lamentablemente, y como ocurre en muchos casos, fue después de su muerte que obtuvo reconocimiento.

Poe y la depresión

   Su historia es la historia viva de la depresión, sus cuentos llenos de muertes son una clara demostración de sus propias pérdidas. El escritor nunca recibió ayuda, pues para la época no era posible, por lo que su vida siempre se movió en el borde entre la salud y la enfermedad mental.

   Según sus palabras, el cuervo de su poema está basado en un pájaro parlanchín de Dickens, pero su forma de atormentar, sus plumas negras y el aleteo doloroso del ave parecen ir más acorde con la descripción de la depresión. “El corazón delator” y “El gato negro” son claras demostraciones de cómo la culpa maltrata y enloquece. La culpa es esa hermana fea de la depresión, que siempre viene tomada de su mano y resuena el oído de cualquiera.

   Edgar Allan Poe fue un ser tan atormentado que murió en medio de la pobreza por no poder hacer valer su propia pluma. La depresión lo hundió desde antes de la adolescencia y jamás dejó de aparecer en su camino, en sus relatos y escritos. Así como Garrick llenó de risas el mundo de la poesía a pesar de tener un hueco en el corazón, Poe llenó de horror la literatura gracias a su propio hueco en el corazón.

Dejo aquí alguna de sus perlas:

     “La belleza de cualquier clase en su manifestación suprema, excita inevitablemente el alma sensitiva hasta hacerle derramar lágrimas”.
·  “No quiso el sueño acercarse a mi lecho mientras las horas se desgranaban una tras otra”.
·         “Observar atentamente es recordar claramente”.
·        “Tal como el hombre fuerte se regocija de su fuerza física y disfruta con aquellos ejercicios que requieren el empleo de sus músculos, al analista le complace esa actividad espiritual que consiste en desentrañar”.
·         “Y como, en ética, el mal es una consecuencia del bien, así, de hecho, de la alegría nace la tristeza”.
·     “En los corazones de los hombres más temerarios hay cuerdas que no se dejan tocar sin emoción”.
·         “Los cabellos grises son los archivos del pasado”.
·         “Me volví loco, con largos intervalos de horrible cordura”.
·         “Todo movimiento, cualquiera que sea su causa, es creador”.
·   “Los ingeniosos siempre poseen mucha fantasía, mientras que los verdaderamente imaginativos no son sino analistas”.
·   “Pero precisamente al salir del terreno de lo ordinario es cuando la razón se abre camino, si puede ser, en su busca de la verdad”.
·   “Tal vez sea la propia simplicidad del asunto lo que nos conduce al error”.
·     “La vida del hombre es realmente feliz principalmente porque siempre espera que sea así”.
·        “La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia”.


Opinión personal:

·           
      El estilo narrativo de Poe no te deja indiferente, es un maestro lo mires por donde lo mires, sus historias no pierden originalidad ni vigencia con el paso de los años y siempre es un placer leerle porque entretiene y sobre todo, porque  sorprende con su imaginación desbordante.
 Sus relatos son a veces crueles, a veces macabros y en ocasiones hilarantes y divertidos. El final de cada cuento le golpea a uno en la cara y le obliga a seguir y a seguir.  Narraciones Extraordinarias es una de esas obras que hay que tener en cualquier biblioteca que se precie y por supuesto leerlo. Al tratarse de relatos cortos siempre puedes releerlos porque son una delicia y no te cansarás de repetir su lectura varias veces. Merece la pena de verdad de todas todas. El libro consta de 15 cuentos llenos de misterio, muerte y suspense, rozando lo paranormal no pocas veces y en otros relatos la acción está sencillamente llena de casualidades y situaciones que si bien son propias de otra época, como la catalepsia, ese estado en el que parecías estar muerto sin estarlo, llevan al ser humano hasta el esperpento más absoluto y al límite de la culpa y los remordimientos.
 
  Es increíble como crea personajes tan diferentes entre sí en los 15 cuentos, y ya sean hombre o mujer, o incluso animal, rebosan personalidad y carácter.
 
  La imagen de Edgar Allan Poe como mórbido cultivador de la literatura de terror ha entorpecido en ocasiones la justa apreciación de su trascendencia literaria. Ciertamente fue el gran maestro del género, e inauguró además el relato policial y la ciencia ficción; pero, sobre todo, revalorizó y revitalizó el cuento tanto desde sus escritos teóricos como en su praxis literaria, demostrando que su potencial expresivo nada tenía que envidiar a la novela y otorgando al relato breve la dignidad y el prestigio que modernamente posee.
 
  Situándonos en el tiempo donde transcurren los cuentos (siglo XIX) Poe te encuadra en  ciudades y lugares que consigue mostrarte de manera magistral para que te sitúes en ellos con todo detalle, y a la vez ayuda a crear el ambiente necesario para describir atmósferas lúgubres en las historias que relata. ¡UN GRANDE ENTRE LOS GRANDES, EDGAR ALLAN POE!.
 
 






No hay comentarios: