lunes, 17 de junio de 2019

FRASES Y CUENTOS








  Sin pasión no hay vida, o es una vida a medias, aburrida. Sin pasión no hay futuro. Abandona la desesperanza, si hoy las cosas están mal, dales tiempo y el panorama cambiará, con una actitud optimista todo resulta más llevadero y se resuelve más fácil. 
(Petrus Rypff)

  Si ves a alguien que se queja de dolor, respétalo, intenta aliviarlo. Ahora bien, si está "instalado" en la queja, ayúdale a encontrar argumentos para cambiar, caminar y abandonar su actitud de "sufridor infatigable".
(Petrus Rypff)




Los errores no se niegan, se asumen.
La tristeza no se llora, se supera
y el amor no se grita, se demuestra.
Sé fuerte para que nadie te derrote,
sé noble para que nadie te humille,
sé humilde para que nadie te ofenda
y sigue siendo tú para que nadie te olvide.
(Petrus Rypff)

   ¿Por qué te molestarías en dedicar un minuto de tu tiempo en preocuparte por las opiniones de los demás sobre ti? Créeme, ni siquiera piensan mucho en ti. La gente está demasiado ocupada juzgándose a sí misma, como tú. Hazme un favor y date un respiro. Haz lo que te hace feliz sin importar cuánto te juzguen. Ignóralos y sigue adelante.
(Petrus Rypff)




   Nuestra felicidad nunca se basará únicamente en nuestra capacidad de comprar cosas. Hay muchas personas felices en el mundo que están de acuerdo en que no necesitan un céntimo para ser felices. El dinero es bueno, pero sólo tú puedes hacerte feliz.
(Petrus Rypff)

Sigue tu camino, presta atención a las sugerencias ajenas pero evita directrices que coarten tu libertad, aunque te aseguren que lo hacen por tu bien.
 (Petrus Rypff)




Si estás en una difícil encrucijada, no te bloquees, déjate llevar por lo que te dicte tu corazón, pero a la decisión final, añádele una pizca de sentido común.
(Petrus Rypff)

                                        


Frases de libros para reflexionar

1.  Lo más importante nunca se ve. – El Principito.
2.  Sólo hay que pedir a cada uno, lo que cada uno puede dar. – El Principito.
3.  Los años parecen pasar con más rapidez a medida que te vas haciendo mayor. – Los Pilares de la Tierra.
4.   No necesito el cielo si tú no puedes ir a él. – Crepúsculo.
5.  No puedes escoger si serás lastimado en este mundo, pero si puedes decidir quién te lastima. – Bajo la misma estrella.
6.  La felicidad puede ser encontrada, incluso en los momentos más oscuros, solo si uno recuerda encender la luz. – Harry Potter.
7.  El misterio de la vida no es un problema a resolver, sino una realidad a experimentar. – Duna
8.  Conservar algo que me ayude a recordarte seria admitir que te puedo olvidar. – Romeo y Julieta.
9.  Estar solo no tiene nada que ver con cuantas personas hay alrededor. – Revolutionary Road.
10.  Sea un hombre o sea más que un hombre. Sea firme con su propósito y firme como una piedra. – Frankestein.


11. Si buscas la perfección nunca estarás contento. – Anna Karenina.
12.    Mientras el corazón late, mientras el cuerpo y alma siguen juntos, no puedo admitir que cualquier criatura dotada de voluntad tiene necesidad de perder la esperanza en la vida. – Viaje al centro de la Tierra.
13.  No puedo morir aún doctor. Todavía no. Tengo cosas que hacer. Después de todo, tendré una vida entera en la que morir. – El Juego del Ángel.
14. Llamo a la gente “rica” cuando son capaces de satisfacer las necesidades de su imaginación. – El retrato de una dama.
15.   Es en las noches de diciembre, cuando el termómetro está a cero, cuando más pensamos en el sol. – Los miserables.
16.  Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece. – La sombra del viento.
17. Dicen que uno empieza a curarse cuando el primer pensamiento de la mañana no está dedicado a él. – El tiempo entre costuras, María Dueñas.
18. Mi consejo es: nunca hagas mañana lo que puedes hacer hoy. La procrastinación es la ladrona del tiempo. – David Copperfield.
19.  Deja de preocuparte por envejecer y piensa en crecer. – El animal moribundo.
20.¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!. – El Diario de Ana Frank.




21.   Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues éste penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas. – El Nombre de la Rosa.
22. Seas quien seas, hagas lo que hagas, cuando deseas con firmeza alguna cosa es porque este deseo nació en el alma del universo. Es tu misión en la tierra. – El Alquimista.
23.  De pronto se deslizó por el pasillo, al pasar por mi lado sus sorprendentes pupilas de oro se detuvieron un instante en las mías. Debí morir un poco. No podía respirar y se me detuvo el pulso. – La casa de los espíritus.
24. El hombre llega mucho más lejos para evitar lo que teme que para alcanzar lo que desea. – El Código da Vinci.
25. Nuestras vidas se definen por las oportunidades, incluso las que perdemos. – El curioso caso de Benjamin Button.
26. No todo lo que es de oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida. – El Señor de los Anillos.
27. La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y que gracias a ese artilugio logramos sobrellevar el pasado. – El amor en los tiempos del cólera.
28. Y una vez disipados los malos olores del pasado, quería ahora inundarlo de fragancias. – El Perfume.
29.  Me será muy difícil vengar a todos los que tienen que ser vengados, porque mi venganza no sería más que otra parte del mismo rito inexorable. – La casa de los espíritus.
30.  La mayor aventura es la que nos espera. Hoy y mañana aún no se han dicho. Las posibilidades, los cambios son todos vuestros por hacer. El molde de su vida en sus manos está para romper. – El Hobbit.


31.  Nunca se sabe lo que la mala suerte te ha salvado de una peor suerte. – No es país para viejos.
32.   La mente hace su propio lugar, y en sí misma puede hacer un cielo del infierno, y un infierno del cielo. – Paraíso perdido.
33.    Hay libros cuyas partes traseras y cubiertas son de lejos la mejor parte. – Oliver Twist.
34.   El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. – Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.
35.   Cuando sientas deseos de criticar a alguien, recuerda que no todo el mundo ha tenido las mismas oportunidades que tú tuviste. – El gran Gatsby.
36.  La amistad es sin duda el mejor bálsamo para los dolores de la decepción amorosa. – La abadía de Northanger.
37.   Si quieres saber cómo es un hombre, mira como trata a sus inferiores, no a sus iguales. – Harry Potter.
38.   Todos los finales son también comienzos. Simplemente no lo sabemos en el momento. – Las cinco personas que conocerás en el cielo.
39.  La gente encuentra mucho más sencillo perdonar a otros por estar equivocados que por estar en lo cierto. – El príncipe mestizo.
40. La felicidad se puede encontrar, incluso en los tiempos más oscuros, solo si se recuerda encender la luz. – El Prisionero de Azkabán.


41. La impresionó tanto su enorme desnudez tarabiscoteada que sintió el impulso de retrocede. – Cien años de soledad.
42.   A pesar de ti, de mi y del mundo que se desquebraja, yo te amo. – Lo que el viento se llevó.
43. La alegría causa a veces un efecto extraño; oprime al corazón casi tanto como el dolor. – El Conde de Montecristo.
44.  Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos. – El Principito.
45.   Cuando una mujer se vuelve a casar es porque detestaba a su primer marido. Cuando un hombre se vuelve a casar es porque adoraba a su primera mujer. Las mujeres prueban suerte; los hombres arriesgan la suya. – El Retrato de Dorian Grey.
46.   Cierto que casi siempre se encuentra algo, si se mira, pero no siempre es lo que uno busca. – El Hobbit.
47. Si crees en los sueños, estos se crearán. – El mundo amarillo, de Albert Espinosa.
48.   El goce de ganar nunca debía ser superior al de perder. – Si tú me dices ven lo dejo todo…pero dime ven.
49.   Eres la respuesta a todas mis plegarias: eres una canción, un sueño, un susurro; no sé cómo he podido vivir sin ti todos estos años. – El diario de Noah.
50.  Quiero ser lo que tú eres, ver lo que tú ves, amar lo que tú amas… Tú eres mi amor y mi vida para siempre. – Drácula.






Sé todos los cuentos, Contádme un sueño y Oíd (LEÓN FELIPE)

Sé todos los cuentos

Yo no sé muchas cosas, es verdad. 
Digo tan sólo lo que he visto. 
Y he visto: 
que la cuna del hombre la mecen con cuentos, 
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos, 
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos, 
que los huesos del hombre los entierran con cuentos, 
y que el miedo del hombre... 
ha inventado todos los cuentos. 
Yo no sé muchas cosas, es verdad, 
pero me han dormido con todos los cuentos... 
y sé todos los cuentos.


Contádme un sueño

Ahora estoy de regreso, he llegado hace poco, 
soy nuevo en la ciudad… y esto quiere decir:
Me durmieron con un cuento…
Y me he despertado con un sueño.

Voy a contar mi sueño, narradores de cuentos.
Voy a contar mi sueño.
Es un sueño sin lazos,
sin espejos,
sin anillos
sin redes,
sin trampas y sin miedos.


Oíd

Soñé... ¡Sueño!
No soy un cuento.
Vengo de más lejos...
¡Soy y vengo del sueño!
Y digo que soñar es querer, querer, querer, querer, querer...
querer escaparse del espejo,
querer desenredarse del ovillo,
querer descoyuntarse de la dulce rosquilla de los cuentos,
querer desenvolverse... prolongarse...
soñar es decir 4 veces,
44 veces,
4.444 veces, por ejemplo:
Yo no quiero,
yo no quiero,
yo no quiero,
yo no quiero
verme en el tiempo
ni en la tierra
ni en el agua sujeto…
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento.

Quiere el hilo,
sueña el hilo
en la espadera,

sueña el hilo
que saldrá
algún día...
¡un bueno día!
hecho manto
de telar.

Lo que pasó bajo la curva de los cielos
se prolonga bajo los huesos de mi cráneo.
Lo que soñé en la tierra y en el vientre fecundado de mi madre
lo sigo aquí ahora sobre la piedra oscura de mi almohada.
¡Fui semilla que quiso ser espiga
y soy espiga que sueña en ser pan ázimo!


                                          Sé todos los cuentos - Paco Ibáñez


No hay comentarios: