miércoles, 1 de mayo de 2019

ODIO, MIEDO Y MANIPULACIÓN


En un estudio psicológico con 200 personas quienes escucharon 260 canciones, realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva York  concluyó que el más alto rango de psicopatía recayó entre los que preferían las siguientes 2 canciones “No Diggity” de Blackstreet, y “Lose Yourself” de Eminem.
  ----------------------------------------

Sociópatas y narcisistas
    Ser narcisista no es lo mismo que ser sociópata. Aunque tendemos a pensar que estas palabras son sinónimos, en realidad no lo son. Un narcisista no tiene que ser un sociópata, pero todos los sociópatas son narcisistas. Ambos utilizan la manipulación para hacerse superiores a los demás.
   Sin embargo, los narcisistas generalmente no necesitan tener control sobre la vida de otras personas. Sólo quieren la atención de los demás porque son egoístas. Por otro lado, los sociópatas utilizan la manipulación porque quieren el control.
   Es increíble lo capaz que es esta gente de manipular. Son tan buenos que muchas personas no se dan cuenta de que se enfrentan a un sociópata o narcisista y comienzan a reconsiderar sus propios principios sobre ciertas cosas debido a su influencia.
  ¿Cómo se puede reconocer a un sociópata o a un narcisista? Estas son algunas de las frases que usan para hacerse superiores y tomar el control.
1. “Odio el drama
   Aunque digan esto, puedes estar seguro de que no lo dicen en serio. De hecho, ellos son los que causan todo el drama, pero siempre terminan pareciendo inocentes al final. Disfrutan peleando, aunque repiten varias veces que lo evitan. Incluso les gusta cuando otra gente pelea. Cuando están peleando, siempre echan la culpa a la otra persona y la acusan de organizar el drama, incluso cuando la otra persona habla del problema con calma.
 No importa cuán apoyadas sean sus declaraciones, probablemente ganarán al final gracias a la manipulación. Al final, la otra persona siempre se siente culpable.
Hay quien dice que los psicópatas son irrecuperables para la sociedad
2. “Eres…
… demasiado dramático, paranoico, celoso. Su objetivo es hacer que te sientas mal contigo mismo y pierdas la confianza en ti mismo. Después de un tiempo, el oponente comienza a creer en las palabras del manipulador.
   Quieren que empieces a creer sus acusaciones y te sientas mal. Así es como toman el control sobre ti. Es mucho más fácil para ellos hacerte su marioneta si eres vulnerable y tienes poca confianza.

3. “Eres tan emocional
   De manera similar a la frase anterior, el manipulador quiere que te sientas mal contigo mismo. Entonces, empezarán a criticarte cuando estés solo y frente a los demás. Si los confrontas de alguna manera, te dirán tranquilamente que estás siendo demasiado emocional y que estás exagerando. Sólo prueban tus límites de esta manera.
4. “No me has entendido
   Los narcisistas y los sociópatas mentirán para tener razón. Te echarán la culpa y te criticarán, pero también lo negarán si los acusas. Nunca admitirán que no tenían razón, por mucho que lo intentes. Finalmente, serán tan persistentes que empezarás a dudar de ti mismo y terminarás disculpándote de nuevo.

5. “No eres nada sin mí
   Esta es la etapa final de todo el proceso. Después de que te hayan hecho dudar de ti mismo y hayan tomado el control de todo lo que haces, se sentirán lo suficientemente seguros como para decirte que no puedes vivir sin ellos y lo creerás. Tu baja confianza y sentimiento de inseguridad reforzarán la sensación de que lo necesitas en tu vida.

   Así que, incluso cuando decidas ponerle fin, ellos te dirán que los necesitas y tú estarás de acuerdo porque estarás seguro de que es verdad.
   Una relación como esta puede durar años si la víctima no es lo suficientemente fuerte para ponerle fin. El aislamiento de ellos puede ser útil, pero también una conversación honesta con alguien en quien confíes.
 --------------------------------------------------------------------------------

Señales de que estás discutiendo con un sociópata manipulador o un psicópata emocional


 Los psicópatas, narcisistas, sociópatas, individuos manipuladores son todos depredadores sociales o, en otras palabras, camaleones furtivos que saben exactamente qué hacer para conseguir todo lo que desean. 
   
   Se transforman en los oyentes perfectos, en los compañeros más cariñosos, en los amantes insaciables, en los mejores amigos que encajan perfectamente en cualquier situación. Tienen miles de identidades, todas y cada una de ellas adecuadas para una ocasión diferente. Sin embargo, una vez que sus colores verdaderos salgan a la luz, finalmente te darás cuenta de que no eran la persona de la que te convencieron.

  Aquí hay algunos signos positivos de que estás perdiendo el tiempo discutiendo con un sociópata manipulador, un psicópata psicópata o un narcisista, y es hora de que finalmente te desconectes y lo dejes ir:

1. MIENTEN Y PONEN LAS PEORES EXCUSAS

   Vale, todos ponemos excusas estúpidas y decimos mentiras de vez en cuando, pero los narcisistas y los sociópatas manipuladores tienden a recitarlas como poesía. Siempre dicen una cosa y terminan haciendo algo completamente diferente. Así que, ¡cuidado con ellos!

2. TIENEN PERSONALIDADES MÚLTIPLES

   Estas personas tienen múltiples identidades dentro de ellos y las usan como un disfraz apropiado para cada ocasión. Si tratas de distanciarte, empezarán a disculparse, si los atacas, se convertirán en un monstruo despiadado, si los culpas, de repente te volverás loco. Si has notado este comportamiento en una persona, desconéctate inmediatamente.

3. TIENEN UN ENFOQUE CONDESCENDIENTE Y UN TONO CONDESCENDIENTE

  Los psicópatas emocionales siempre se considerarán superiores a ti. Mantendrán un exterior fresco, tranquilo y sereno, pero al mismo tiempo provocarán sutilmente para forzar una reacción explosiva. Saben exactamente qué hacer para echarte la culpa y volverte loco.

4. SON LA VÍCTIMA ETERNA

  No importa lo que te hayan hecho, porque de alguna manera, siempre se pelearán por sí mismos. Incluso si te han hecho daño, encontrarán la manera de rechazar la conversación y te recordarán su doloroso pasado cuando su pareja los trató como una víctima.
 Esto es inevitable. Es uno de sus mejores mecanismos de defensa. Sólo intenta que no te engañen.
5. CAMBIAN DE HUMOR CONSTANTEMENTE
  Debido a sus múltiples y locas personalidades, estos individuos tienden a oscilar salvajemente de un lado a otro entre sus estados de ánimo hasta que su mente se confunde y tú ya no sabes con quién estás hablando.    
  Ellos irán desde la adulación y la seducción hasta los insultos desagradables, el abuso y una forma enferma y perturbadora de manipular tu mente.

6. TIENEN UNA INQUIETANTE FALTA DE EMPATÍA

  Los sociópatas manipuladores, psicópatas emocionales y narcisistas también comparten otro rasgo crucial. No tienen empatía alguna. No tienen sentido de la compasión, la bondad o la solidaridad. Es a su manera o no lo es en absoluto.

7. NUNCA ACEPTARÁN UN PUNTO DE VISTA BIEN PLANTEADO QUE VAYA EN CONTRA DE SU PALABRA

   Y no, no importa cuán bien estructurado y probado sea tu argumento, nunca serás capaz de convencer a un psicópata de que te crea.
    No importa cuán estúpido e irrazonable pueda ser, siempre es su palabra contra la tuya. Así que, déjame decirte algo. No pierdas el tiempo con esta gente. Nunca ganarás su pelea.
8. TIENEN UNA VISIÓN EXTRAÑA Y POCO REALISTA DE LA REALIDAD
   Viven dentro de su propia burbuja loca y delirante. Lo que es normal para ellos es probablemente, raro, malvado y perturbador para otro ser humano.

-----------------------------------------------

Rasgos que definen a un psicópata

“No todos los criminales son psicópatas  ni todos los psicópatas son criminales. Veamos cualidades de personalidad que evidencian a un psicópata”.
Sarah Romero
  
   El cine, sobre todo el proveniente de Hollywood, nos ha condicionado a asociar psicópatas con asesinos sedientos de sangre, pero veremos que algunos de los rasgos más comunes que se encuentran en las personalidades con un alto nivel de puntaje en la escala psicopática no son específicamente negativos. Quizá te sorprendas al ver que posees alguno de ellos. Los examinamos:



1. Falta de empatía 

Un psicópata no puede sentir lo que sienten los demás. Un individuo con personalidad psicópática entiende sus sentimientos pero no los siente. Así, si te ven llorando a causa de la muerte de un ser querido, mostrará cierta compasión, pero no porque sienta una empatía emocional real, sino solo por complacerte o por pura cortesía.

2. Poder de manipulación
Según The Sociopathic Style, el psicópata es capaz de reconocer de qué cuerda debe tirar o qué botón es el que debe pulsar para engañar a otras personas, manipularlas hacerles creer lo que sea necesario para obtener un beneficio personal sin preocuparse del impacto que esto pueda tener en los demás o en sus sentimientos.

3. Irresponsabilidad

 El comportamiento impulsivo y la irresponsabilidad forman parte de su estilo de vida. Un psicópata nunca admitiría sus errores y son capaces de volverse iracundos con cualquiera que les acuse de algo. El objetivo de este comportamiento es conseguir que el que acusa reflexione sobre ello y acabe sintiéndose culpable por haberse quejado o por haberle hecho responsable de algo.

4. Narcisismo

El narcisismo es una cualidad con mucho peso. Los psicópatas generalmente se ven a sí mismos como más inteligentes, más poderosos y más valiosos que cualquier otra persona sobre la faz de la tierra. Suelen tener una extravagante percepción sobre sí mismos, pensando que el mundo gira en torno a ellos mismos.


5. Mentirosos patológicos
La mentira es su arma del día a día. Los psicópatas tienden a mentir continuamente. Sus vidas conforman una interminable tela de araña de mentiras. Las mentiras pueden encuadrarse en muchos niveles: de niveles moderados hasta niveles exacerbados de mentiras.

 6. Encanto superficial
 Los psicópatas suelen ser encantadores y tener cierto atractivo puesto que su carácter es extrovertido, decidido y valiente. En ningún caso son tímidos ni temerosos de hacer o decir lo que quieran, lo que puede ser malinterpretado como una alta autoestima. Sus miradas siempre son inquisitivas.

7. Falta de remordimientos
Los psicópatas  no se sienten culpables por el sufrimiento y el dolor que infligen a otros, o por cualquiera de sus acciones en general. La desazón o la pesadumbre no están en su vocabulario.

8. Se aburren con facilidad

 Los psicópatas tienen una necesidad irrefrenable de sobredosis de adrenalina, pues se aburren con facilidad, por lo que siempre están buscando situaciones en las que la excitación y la emoción sea el factor común.

9. Acoso o Bullying
 Abusones de libro. Los psicópatas suelen hostigar a aquellos que no les aportan algún beneficio, lo que implica que subordinados, ancianos, niños o, en la mayoría de los casos, animales, se conviertan en víctimas. Disfrutan ejerciendo su poder sobre los más frágiles. Intimidar o escupir palabras es lo suyo.

 

10. Poder y control

 Ya hemos visto que los psicópatas tienen una necesidad obsesiva por ejercer poder y control sobre otros. Sumado a esto, también son unos obsesos del control. Todo debe hacerse de la manera en la que deseen o han expuesto. 
-----------------------------------------------------------------------------------

Los psicópatas son personas que se caracterizan por ser manipuladoras, deshonestas y no tener empatía. Pero en general, siempre se consideró que, apoyado por los films y la televisión, también se trata de personas extremadamente inteligentes. 
La ciencia opina diferente. Un estudio demostró que la inteligencia de los psicópatas es muy inferior a lo que creíamos, incluso es inferior a la inteligencia promedio de la población. 
Según el científico del estudio, Brian Boutwell, en el mundo hay alrededor de 1 % de personas consideradas psicópatas. Así que es probable que en el transcurro de tu vida te hayas cruzado al menos a un psicópata. Pero la psicopatía no trata tanto sobre asesinatos macabros y trata más sobre los rastros de personalidad que caracterizan a una persona. 
------------------------------------------------------------------------ 

Conferencias magistrales
   Al principio de su magnífica conferencia La Psicología del mal, mi admirado y no siempre suficientemente bien ponderado en el campo de la Psiquiatría, F.Martínez Pardo, dice: “La mayoría de los psiquiatras ha visto alguna vez o ha tratado a personas que más que enfermos nos han parecido simple y llanamente malas personas, pero eso no lo hemos reflejado en la historia clínica o en los informes. Todos sabemos de asesinos que hacen algo peor que cometer un crimen: ensañamientos, torturas, hasta canibalismo. Ante asesinos así algunos psiquiatras forenses han dado el paso adelante y han diagnosticado a esas personas no solamente como personalidades perturbadas sino como personas malas porque su crueldad desafía las explicaciones psicológicas y porque admiten que no pueden encontrar otro término para esas personas que han evaluado”.

   El mismo autor F.M.P, en otra extraordinaria conferencia, titulada La manipulación global: La ideología del miedo, el odio y los fanatismos comenta: “Hace bastante tiempo leí que si la Tierra fuera realmente inteligente hubiera hecho todo lo posible por deshacerse de nosotros, los humanos, pero sí, la Tierra es más inteligente de lo que creemos, de alguna forma se autorregula. A menudo hemos creído o nos han hecho creer que la Tierra estaba hecha a medida del hombre y que su historia coincidía con la de la humanidad, pero ahora sabemos que la Tierra tiene miles de millones de años y la historia del ser humano es sólo de 200.000 años, apenas un segundo de ese inmenso período cósmico, nos creemos el ombligo del mundo pero en la Tierra somos unos invitados de última hora y estamos aquí gracias a un afortunado accidente. Hemos sido artífices de grandes adelantos tecnológicos y nos creemos los mejores: nuestra raza, nuestro país, nuestra región o nuestro pueblo y ahí comienza la triste historia del racismo, de la xenofobia y de los genocidios”.

   
   Más adelante comenta: “Si hay un aspecto fundamental para la Salud Mental que ha estado totalmente descuidado ha sido la educación sentimental: educar los sentimientos, controlar nuestras emociones y gestionarlas de manera correcta haciendo frente a la adversidad, a los fracasos, a saber relacionarnos con los demás, eso lo hemos ido aprendiendo aquí y allá por pura empiria y algún consejo de padres, profesores y amigos. Los grandes enfados, los ataques de cólera que en otros tiempos cumplían la función de garantizar la supervivencia pueden crearnos problemas. El odio y el miedo son dos sentimientos, emociones o pasiones con las que a menudo los gobiernos y mercados económicos nos manipulan. Esas emociones solemos gestionarlas mal y de eso se aprovechan otros. Los centenares de miles de alemanes que cometieron atrocidades en el Holocausto judío no lo hicieron solamente porque obedecían órdenes de las autoridades. La obediencia por sí sola no explicaría estas aberraciones, que sólo se entienden por la siembra del odio que el nazismo ideó para que los alemanes corrientes vieran a los judíos como monstruos criminales y odiosos y se convirtieron en “verdugos serviciales de Hitler”. Cuando una élite de poder quiere destruir a un país, una raza, una etnia, recurre a sus expertos para diseñar un Programa de odio. ¿Qué hace falta para que los ciudadanos de una sociedad acaben odiando a ciudadanos de otra hasta el punto de querer aniquilarlos o expulsarlos del país cual apestados o lacra inmunda? Hace falta una Imaginación hostil, una construcción psicológica implantada en las profundidades de la mente mediante una propaganda que transforme a los otros en “el enemigo”. Esta imagen del enemigo es la motivación más podersa del soldado, la que carga su fusil con una munición hecha de odio y de miedo. Detrás de cualquier acto colectivo criminal explicable por intereses de codicia de dinero y de poder hay una inoculación programada de odio y de miedo a un enemigo. Ya lo había advertido Maquiavelo en El Príncipe: - pues sabido es que los hombres sólo agreden por miedo o por odio –“.
   A mí me recuerda todo lo anterior a un “partido” de ultraderecha de aparición reciente en nuestro país, comandado por un líder siniestro y a mi juicio sociópata al que llamo cariñosamente “Adolfo” Santiago. ¿Tiene cabida en un sistema democrático una opción política semejante? Tengo mis dudas…

                                   Documaster , La evolución del mal : Tojo


                             El Cabo del Miedo (Charla en coche)
                                              El cabo del miedo (trailer)



No hay comentarios: