lunes, 22 de abril de 2019

FASCISMO DE NUEVO CUÑO


   
   
   Cualquiera puede y debe rechazar ferozmente las políticas del gobierno israelí hacia los territorios palestinos, incluso creo que sería necesario y de justicia tomar medidas contra Israel o a favor de la causa palestina, pero esto no es, por definición, tener odio contra todos los judíos y, por lo tanto, no es necesariamente una forma de antisemitismo. En teoría, debería ser posible estar en desacuerdo con todo  lo que respecta al Estado de Israel. También entre los judíos, las opiniones están frecuentemente divididas. 


   Un verdadero debate sobre "el sionismo" o un debate normal crítico acerca de Israel se está tornando cada vez más dificultoso. Las posiciones están endurecidas. Las emociones se elevan rápidamente. Puedes buscar en internet o en las redes sociales algunos ejemplos. Allí Israel es comparado regularmente con la Alemania Nazi. Puedes leer que lo que Israel hace ahora con los palestinos, es lo  mismo que el exterminio sistemático de judíos llevado adelante por los Nazis, durante la Segunda Guerra Mundial.


  Esa comparación no es sólo inadecuada, sino errónea e hiriente. El conflicto entre Israel y los palestinos está totalmente desequilibrado, se cobra muchas víctimas inocentes, sobre todo del lado de los segundos, que son netamente inferiores en cuanto a armamento y no cuentan con el apoyo de la máxima potencia militar del planeta, Estados Unidos, país que, con su derecho a veto, bloquea cualquier iniciativa de la ONU que pudiera favorecer al pueblo palestino , pero no se trata de un exterminio. Si realizas este tipo de comparaciones, eso es antisemitismo. A menudo las críticas a Israel se entrelazan con mitos y símbolos antisemitas.

  Podemos encontrar caricaturas hirientes y odiosas sobre los judíos en general. Es cierto que los lobbies judíos, económicamente muy poderosos, junto con otros entes invisibles, manejan los hilos de todo el mundo, por encima de políticos e instituciones internacionales aceptadas por todos, y también es cierto que los potentísimos Servicios Secretos Israelíes se mueven con impunidad por casi todo el globo terráqueo realizando atentados terroristas casi nunca bien documentados en los medios periodísticos, pero la crítica hacia el pueblo judío en su conjunto con tales imágenes y símbolos evoca recuerdos de persecuciones del pasado, el Holocausto. Eso encaja con la larga historia del antisemitismo.















  


   



   

   














   


   En relación con todo esto y con la reciente aparición en nuestro país del tétrico partido de ultraderecha, me ha parecido muy interesante un artículo que hace unos días leí en el semanal de El País y lo expongo a continuación:



Fascismo de segunda mano
Manuel Rivas

El País semanal 31 de marzo de 2019


Una gran parte de la población de origen hebreo se plantea emigrar. Que la historia se repita de forma tan rastrera resulta desolador.
  
   EL ANTISEMITISMO, el odio a los judíos, rebrota en Europa. Tiene su expresión más tétrica en las profanaciones de cementerios. Pero no deja tranquilos ni a vivos ni a muertos. En varios países, en especial en Alemania y Francia, 2018 ha sido un año cruel, con un gran incremento de agresiones. En algunas ciudades, llevar en público la kipá, la gorra ritual, se ha convertido en un riesgo. Nueve de cada 10 personas judías declaran haber sufrido situaciones hostiles. Y una gran parte de la población de origen hebreo se plantea emigrar. Europa vuelve a ser un lugar peligroso.
    
   Todo esto viene de muy lejos. Que la historia se repita de forma tan rastrera resulta desolador. Pero no hay que rumiar ni vomitar la historia, sino contarla. Si el dilema ante la barbarie es el exceso de memoria o el olvido, elegir siempre el exceso. Uno de los recientes ataques fue el cubrir con esvásticas dos imágenes públicas de Simone Veil. Una saña simbólica. Simone Veil sobrevivió a ­Auschwitz, adonde la deportaron con 16 años, y fue hasta su muerte, en 2017, una mente luminosa, feminista y librepensadora, tejedora de la mejor Europa. Por la boca de Simone Veil hablaba el partido de la humanidad: “El mal es ilimitado, pero no infinito”.
   
   Todo esto viene de muy lejos, sí.
   Hay la tendencia a pensar que esta criminalidad es obra de una insignificante minoría. Cuatro fanáticos con el casco averiado. Esa visión puede tranquilizar las conciencias, pero es una forma de eludir la realidad. El nuevo rostro del fascismo se financia y expande en ámbitos nada marginales. Lo llamamos educadamente extrema derecha, pero es un fascismo de segunda mano. Y el repunte antisemita es un indicador, una inconfundible señal de alarma, del avance de la maquinaria autoritaria en Europa, con obsesiones que creíamos que estaban en desguace: xenofobia, machismo, nacionalismo de nostalgia imperial. Hubo un tiempo en que también se habló con indolencia de un grupo de fanáticos dirigidos por “el pintor de brocha gorda”. Al pairo de la crisis económica, el partido nazi (NSDAP) pasó de 800.000 votos en 1928 a 6,4 millones en otoño de 1930, a 13 millones en el verano de 1932 y a 17 millones en 1933. Ilegalizada y perseguida la izquierda, deglutida la derecha conservadora, se acabaron las elecciones. Llegó el momento de engatusar de la manera más ruin a un pueblo: buscar un enemigo indefenso y aniquilarlo.
   
   Sí que viene de lejos.
  En la ilimitada historia de crímenes contra los judíos hay dos sucesos de similar argumento. Uno ocurrió en Inglaterra, en 1255. En el lugar de Lincoln, apareció en un pozo el cuerpo de un niño cristiano llamado Hugh. Un tal Mateo de París, precursor del sensacionalismo sin escrúpulos, describió el presunto martirologio de Hugh a manos de prominentes judíos. La fake news corrió como la pólvora. Fueron ejecutados 19 judíos. Y continuaron las masacres, hasta que lo que quedaba de población judía fue expulsada en 1290.
   
   La expulsión de los judíos por los Reyes Católicos en 1492 fue el primero de los 12 grandes exilios españoles y el más traumático junto con el de la II República. Fue precedido también de una fake news con la intención de exacerbar el odio y justificar aquella truculenta operación. El 16 de noviembre de 1491 fueron quemados vivos en Ávila seis conversos y dos judíos acusados de sacrificar a un niño cristiano, a quien le habrían comido el corazón. De ahí nace el culto al Santo Niño de La Guardia.
  
   En 1955, 10 años después del Holocausto, en la ­catedral de Lincoln se colocó una placa al lado de la tumba de Hugh:
 “Relatos falseados de ‘asesinatos rituales’ de muchachos cristianos por parte de comunidades judías proliferaron en toda Europa durante la Edad Media e incluso mucho más tarde. Estas ficciones costaron la vida a muchos judíos inocentes. Lincoln tuvo su propia leyenda y la supuesta víctima fue enterrada en la catedral en 1255. Tales relatos no redundan en beneficio del cristianismo”.
   
  Lamentablemente, no hay ninguna placa similar en el santuario del Niño de La Guardia, cuyo culto sigue en vigor, ni tampoco en la catedral de Toledo, donde hay una destacada iconografía del caso.
   
  En basamento ideológico del franquismo, lo judaico será el enemigo nuclear. Acompañaba a todos sus demonios: judeo-masón, judeo-bolchevique, judeo-liberal.
   
   Con todo, lo más lamentable como síntoma de un fascismo sin simulación es que, en estos tiempos, figure como cabeza de lista al Congreso un negacionista del Holocausto. ¿Cómo se puede pretender representar a España con semejante aberración?

Sí que necesitamos un exceso de memoria.







ELECCIONES GENERALES

Vox, obligada a prescindir de su candidato homófobo y negacionista

Las críticas de la comunidad judía al pseudohistoriador obligan a rectificar al partido de Abascal

   Vox ha prescindido finalmente del pseudohistoriador Fernando Paz, conocido por sus posiciones homófobas y negacionistas, como cabeza de lista al Congreso por Albacete. Esta es la primera ocasión en que el partido de Santiago Abascal se ve obligado a rectificar ante la presión de la opinión pública.

   El vicesecretario de Comunicación de Vox, Manuel Mariscal, candidato él mismo al Congreso, ha anunciado que el tertuliano de Intereconomía ha presentado su “renuncia irrevocable”. “Desde VOX agradecemos la altura de miras y el gesto patriótico de Fernando Paz al renunciar a su candidatura para no perjudicar este proyecto y a la vez condenamos el linchamiento político y mediático que ha sufrido”, ha dicho Mariscal. Como es habitual en Vox, su responsable de comunicación ha difundido esta declaración a través de Whatsapp sin posibilidad de formularle preguntas.
   Más allá de sus opiniones sobre la homosexualidad (que considera una enfermedad), lo que ha hecho insostenible la candidatura de Paz es su postura sobre el Holocausto, que minimiza y relativiza. Una delegación de Vox, encabezada por su responsable de Relaciones Internacionales, Iván Espinosa de los Monteros, realizó recientemente una gira por Estados Unidos con el objetivo de estrechar relaciones con los círculos más conservadores del Partido Republicano y recaudar fondos. La candiatura de Paz ponía en riesgo este último objetivo ya que en dicho país cuestionar el Holocausto es una línea roja que ninguna fuerza política, salvo los neonazis, puede traspasar.
   En España, la Federación de Comunidades Judías, institución que representa a los 40.000 judíos españoles, mostró el pasado miércoles su preocupación por la decisión de Vox de presentar al pseudohistoriador Fernando Paz, “cuyas declaraciones revisionistas y negacionistas del Holocausto" calificó de “lamentables e inaceptables”. Las críticas ya no venían solo de los partidos de izquierdas, las feministas o los homosexuales, sino de una comunidad como la judía con tradicionales buenas relaciones con la derecha política y económica.
   La Federación recordó que Paz “ha calificado de farsa los juicios de Núremberg a los jerarcas nazis, ha cuestionado el asesinato masivo de seis millones de judíos, ha dejado claras sus sospechas de que los judíos no murieron en las cámaras de gas sino a manos de los habitantes de Europa del Este y ha negado el origen racista del Holocausto”. La institución que agrupa a los judíos españoles subrayó que “en cualquier país de Europa donde se ha hecho justicia sobre este traumático capítulo de la historia es inadmisible que una persona con este pensamiento se postule a un cargo de representación pública”.
   El antisemitismo es un asunto más controvertido en el seno de la ultraderecha europea. Jean-Marie Le Pen fue expulsado del Frente Nacional francés que había fundado por su propia hija y sucesora, Marine Le Pen, por calificar las cámaras de gas de "detalle de la historia".







1 comentario:

Anónimo dijo...

Hoy me recomendaste después de desayunar que leyera tu blog, que había un apartado donde se hablaba de Vox.
He pasado directamente donde estaba la “chicha” ya que la historia de Palestina e Israel etc no la he seguido y no se por donde van las cosas.
Con respecto a Vox, lo único que hay en contra en este artículo es lo del candidato de Albacete, que debido a esas declaraciones lamentables ha “dimitido” creo que es una seña de identidad del partido que no se casan con nadie y tienen mano dura.
Al igual que miembros de otros partidos, que algún militante con cargo público les ha costado dimitir y otros incluso están en prisión no han tenido tanta contundencia como ha tenido Vox.
Luego me hace también gracia que los califiquen de homófogos racistas y machistas cuando no lo son, ya que no están en contra de los homosexuales. Lo único es el cambiarle el nombre al matrimonio ya que la palabra matrimonio significa unión entre hombre y mujer de ahí a querer cambiarlo. Que si, que es una santa tontería pero bueno, también tenían que hacer ruido para llamar la atención.
Por otro lado esta lo del cambio de sexo, que actualmente lo cubre la seguridad social. Ellos defienden que si no es por algo de salud, que no utilicen la sanidad y recursos públicos para asuntos que no tienen nada que ver con la salud. Que para eso están las privadas. Al igual que el que tiene complejo por tener miembro pequeño o pechos pequeños, porque para eso si tienen que ir a una clínica privada? Somos ciudadanos de primera y de segunda según la orientación sexual?
Y lo de machistas pues tampoco lo entiendo, quieren la cadena perpetua para asesinos y violadores de asuntos graves. Acaso eso no es proteger a la mujer? Quieren derogar la ley de violencia de genero porque no sirve para nada ya que sigue habiendo muchas víctimas y solo sirve para criminalizar al hombre. Y crear otra que proteja de manera más eficaz nl solo a la mujer si no a niños y personas mayores. No sería bueno proteger también a ellos con penas más duras? La gente se queda con la palabra derogar y no ven más allá.
De momento lo dejo aquí
Firmado
LLA