martes, 16 de abril de 2019

EMOCIONES


   Cuando ya crees que has vivido todo y has tenido buenas y malas experiencias, te replanteas si has hecho bien las cosas, en qué has podido fallar, si tenías que haber sido más asertivo y no sé cuantas contingencias más. Te dicen que mirar al pasado te deprime porque casi siempre afloran los recuerdos negativos. Yo siempre me he resistido a ese pensamiento porque, ante todo, soy positivo, hace tiempo que me defino como utópico posibilista, sé que el tiempo pone a cada uno en su sitio y mi lema es "Pa qué las prisas". Aunque estoy de acuerdo con el aforismo "Cualquier tiempo pasado fue...peor", a veces esto no es así, hay experiencias que no hay que borrar de la memoria.

    Cuando te sientes en paz contigo mismo la mirada atrás no es mala en sí misma. Aunque hayas salido mal parado de una historia, prefiero pensar: "Que me quiten lo bailao". Mirar fotos bonitas de esa historia fallida no tiene que ser negativo por fuerza, te retrotrae a momentos sublimes, sin que ello signifique que te has quedado anclado en el pasado o que no has superado la pérdida, al contrario, alimenta tu espíritu libre, te ayuda a pasar página y a estar abierto a otras posibilidades. Disfrutas de lo que haces, lees, te ríes con los amigos,  tienes la suerte de trabajar en algo que te entusiasma, plasmas en páginas en blanco tus experiencias y ocurrencias, la gente te lee y te dice que no lo haces mal, viajas, a veces solo. Que no pasa nada si haces cosas solo y viajar solo tiene muchas ventajas, caminar solo por una ciudad desconocida es una pasada, conoces gente nueva, te metes a saco en sus vidas si eres amable y respetuoso, ellos te lo cuentan todo, están deseando que alguien, aunque sea un desconocido de otro país, les oiga, se desahogan y a la vez se retroalimentan de ti y tú de ellos, es un intercambio cultural, aunque la experiencia va mucho más allá, te emocionas con ellos, te diviertes con ellos, puedes incluso llorar con ellos, y unos minutos después reanudas el camino, como si no hubiera pasado nada, pero ¡vaya si ha pasado!. Me pasa algo parecido cuando escribo, "dejo sangre en el papel y todo lo que escribo al día siguiente rompería si no fuera, porque creo en ti (¿verdad Manuel?), a pesar de todo, tú me haces vivir, me haces escribir dejando el rastro de mi alma en cada frase, y cada verso es, un girón de piel, soy un corazón tendido al sol", Gracias Víctor M.



   Como decía al principio, cuando ya crees que lo has vivido todo y has tenido buenas y malas experiencias, puede ocurrir que aparezca alguien nuevo que te cambie totalmente el panorama, y así ha ocurrido. Creía que la tranquilidad sería una constante en mi vida, pero la aparición de una "troyana" lo ha trastocado todo. Aparentemente frágil, me está demostrando que es fuerte y sabia, ocurrente y divertida, cariñosa y generosa, y todo ello a pesar de su escasa experiencia vital, condicionada por su juventud. Resulta que no es nada inexperta y desde su posición beligerante hacia un sistema que la ha maltratado en diversas ocasiones a lo largo de su corta existencia, ha vivido intensamente, ha sido capaz de reaccionar y se ha armado con unas herramientas de todo punto eficaces. Escribe, dibuja y retrata cosas muy interesantes y publica en redes sociales verdaderas joyas, algunas de las cuales voy a exponer a continuación, espero que no se me enfade. Desde aquí, sólo puedo expresar agradecimiento, no a un Dios en el que no creo demasiado, sino a un destino que de forma azarosa, ¡qué contradicción, verdad…!, la ha puesto en mi camino. Aunque estoy convencido de que el azahar o su reina, ELA, la vieja sirena, ha tenido mucho que ver.













































1 comentario:

Thomas Verdhell dijo...

El sueño, el amor, la realidad, la fantasía, la..... Conceptos y emociones que confrontan la vida, el ser. La calidez y candidez se funden, se confunden se degustan, es la vida, la libertad el "hedonismo y estoicismo" juntos; reales, imaginarios....