jueves, 28 de marzo de 2019

La Mente Dormida: EL ESTIGMA

La Mente Dormida: EL ESTIGMA:        Como profesional de la Psiquiatría desde hace varios lustros (dicen que la experiencia ...

EL ESTIGMA

    

















  



   Como profesional de la Psiquiatría desde hace varios lustros (dicen que la experiencia es un grado), uno de mis objetivos más importantes en mi trabajo diario, es luchar contra la estigmatización de los enfermos mentales.



   
 Afortunadamente se ha avanzado bastante  en la normalización y aceptación sin prejuicios de la enfermedad mental grave, gracias al ímprobo esfuerzo de los distintos sectores implicados en la materia, aunque no cabe duda que aún queda mucho por hacer. Aunque pueda pecar de utópico albergo la ilusión de que, con el esfuerzo de todos, pueda ver cumplido algún día el objetivo de que se trate a los enfermos mentales de igual manera que a los que padecen otras patologías somáticas, no como a tarados peligrosos que hay que mantener apartados de la sociedad, ya sea en instituciones mentales decimonónicas de  crónicos, que no hacen más que perpetuar su proceso de enfermedad y robar todo atisbo de dignidad personal, o en un rincón de la morada familiar impidiéndoles cualquier contacto con personas "normales" del entorno vecinal o social.



   Las personas con enfermedad mental sufren además de las discapacidades y dificultades de integración derivadas directamente de la enfermedad, las consecuencias del desconocimiento social que existe hacia dichas patologías. El prejuicio social determina y amplifica las dificultades de integración social y laboral de los enfermos mentales y provoca un rechazo hacia ellos de todo punto inmerecido e injusto, lo que levanta barreras adicionales que aumentan el riesgo de aislamiento y marginación. Por ello es evidente que una atención integral a su problemática, no sólo tiene que cubrir sus necesidades de apoyo e integración, sino que simultáneamente también debe establecer acciones que disminuyan o eliminen las consecuencias negativas del estigma que tradicionalmente pesa sobre ellas.






Breve historia de Sarita  
  No hace mucho tiempo ingresó en nuestra Unidad Psiquiátrica de Agudos una chica de unos 23 años que había permanecido encerrada en una tétrica y oscura habitación de una casa de campo, como si fuera un animal "apestado", durante los últimos 16 años. Todo su "delito" consistió en presentar, en su más tierna infancia, unas voces interiores que la impelían a pegar a un hermano 10 años mayor  que había abusado de ella desde que su madre la sacó de la cuna.
   
 Caminaba encorvada apoyando las manos en el suelo cual simio embrutecido y comía con las manos los alimentos, casi siempre pasados de fecha, que su madre arrojaba a una jofaina desde el exterior, a través de una trampilla que había en la parte inferior de la puerta blindada que la aislaba del mundo exterior. El agua la bebía de una garrafa mal recortada, a modo de improvisado abrevadero, que la progenitora, que a buen seguro padecía de una discapacidad intelectual, llenaba desde el pasillo con una manguera cada 3 o 4 días. Sólo un minúsculo ventanuco en la pared opuesta dejaba entrar unos tímidos rayos de luz los días soleados.
   

   El olor del habitáculo era nauseabundo, según describió la trabajadora social de zona que  entró en la casa, acompañada por dos agentes de la policía local y un agente judicial, quien dio fe por escrito, en su informe pericial, de las deplorables condiciones higiénico-sanitarias de la casa en general y especialmente, de la habitación de Sarita. 

  La chica carecía de un lenguaje inteligible, se limitaba a emitir sonidos guturales que modulaba con dificultad en función de se estado emocional, aunque lo predominante eran los “aullidos” y gestos de rabia y hostilidad, cual animal salvaje privado de libertad, a lo largo de su largo cautiverio. A su llegada a la planta precisó de sedación química y contención mecánica, que realizó el personal de enfermería con el mayor cuidado y cariño que la situación permitía. A la mañana siguiente estaba bastante más calmada, tras un sueño reparador de no menos de 9 horas. Las auxiliares le dieron un cálido baño que la despojó de la “cubierta” costrosa de suciedad acumulada durante años, apareció tras la “operación” una piel suave y sedosa, su pelo, anteriormente enmarañado y ocre por la falta de higiene, se transformó en una cabellera resplandeciente y rubia que Ana desenredó no sin dificultad pero con un mimo especial. La actitud de Sarita había cambiado, de la hostilidad del día anterior no quedaba nada, por arte de birlibirloque se mostró sumisa y colaboradora, aunque no podía hablar, mostraba con gestos y medio sonrisas su agradecimiento por el trato recibido, como si hubiera descubierto que hay personas buenas en el mundo. Había mucho trabajo psicológico y rehabilitador que hacer con la paciente, pero esto, es otra historia…

miércoles, 27 de marzo de 2019

La Mente Dormida: EL ADEREZO

La Mente Dormida: EL ADEREZO: Nunca obvió  esfuerzos solitarios, ultrajó nepotismos,  firmó invectivas noqueantes, alaridos lúcidos, fuerzas extrañas le impidieron zozob...

EL ADEREZO


Nunca obvió 
esfuerzos solitarios,
ultrajó nepotismos, 
firmó invectivas noqueantes, alaridos lúcidos,
fuerzas extrañas le impidieron zozobrar

Tranquila ahora navega,
sigilosa, olvidada, lóbrega orfandad,
esquiva simas,
ubica necedades,
fabrica imaginarias novelas, ambiciones literarias,

Pierde, empata, recupera, observa,
palidece ante rudas escenas, ¡cómo escuece!
sufrir embestidas rencorosas,
quietud ufana engendra
yerma angustia,
nunca olvidará
hechos acaecidos y
valores ultrajados en lúgubres tiempos atávicos,
ahora toca reflotar ánforas sumergidas.



Llevo agua en los zapatos porque me gusta caminar bajo la lluvia (Petrus Rypff)

La vida no es una competición, si para avanzar tienes que derribar a otros a base de codazos, a la larga no te va a merecer la pena (Petrus Rypff)

No te quedes anclado en los contratiempos, si caes, levántate rápido y sigue tu camino.(Petrus Rypff)























































martes, 26 de marzo de 2019

MANERAS DE VIVIR




11 maneras de VIVIR (no sólo de existir) 
   En la vida, todos tenemos las mismas necesidades jerárquicas: amor, comida, refugio, agua, compañía, y una oportunidad para la realización. Sin embargo, al final del día, la mayoría de la gente vive en piloto automático, pensando que no tienen control y sólo experimentan lo que necesitan para sobrevivir, como comida, agua y refugio.

   Pero, ¿qué pasa con los sueños, las pasiones, el amor y la compañía?
Esos aspectos de la vida nos hacen sentir vivos. Nos dan una razón para despertarnos cada mañana y vivir la vida con intención, dirección y motivación para lograr algo más grande que nosotros mismos. Si mañana resultara ser tu último día aquí en la Tierra, ¿no querrías mirar atrás y decir que viviste la vida al máximo? Si quieres llenar tu vida de felicidad, abundancia y libertad, estos consejos pueden ayudarte a crear esa vida con la que siempre has soñado y dejar atrás el hábito de simplemente existir.
11 MANERAS DE VIVIR (NO SÓLO DE EXISTIR)
1. CONQUISTA TUS MIEDOS
Todo lo que quieres está al otro lado del miedo.” Jack Canfield.
¿Qué significa exactamente esta cita? Bueno, casi todo lo que la gente quiere en la vida implica un cierto nivel de incertidumbre y miedo. Digamos que quieres viajar por el mundo y nunca antes has salido del país. No tienes idea de qué esperar de otras culturas, de las leyes de otros países y de una nueva forma de vida. Todos los días sueñas con dejar atrás tu vida y comenzar un nuevo capítulo lleno de aventuras, pero dejas que tus miedos te detengan. Te dices: “Podría quedarme sin dinero. Alguien podría hacerme daño. Puede que no encuentre un lugar donde quedarme.” Dejaste que tu mente tomara el control y se te ocurriera lo peor.
La mejor manera de superar tu miedo es hacer lo que más temes. Te sentirás más realizado, satisfecho, feliz, pacífico y, en última instancia, más vivo. Deje que tus miedos alimenten tu pasión en lugar de permitir que atrofien tu progreso. Si más personas permitieran que sus corazones y no sus mentes sirvieran de brújula, todo este mundo explotaría de pasión y la gente seguiría sus sueños. ¡Deja el miedo atrás y abraza el coraje dentro de ti! Todos lo tenemos, y tú no eres diferente. Eres capaz de lograr cualquier cosa que te propongas, si sólo crees en el poder interior.
2. PERMÍTETE A TI MISMO BRILLAR
Ser tu yo único te da la libertad de moverte por la vida en un estado de “flujo”, sin preocuparte por lo que los demás piensen o digan de ti. ¡Reconoce tu ser más elevado y permite que florezca! Sólo hay uno como tú, y nadie posee las mismas cualidades asombrosas que tú, así que se dueño de ti. Deja que tu naturaleza más auténtica cobre vida y corra libre; la mayoría de las personas pasan por la vida teniendo miedo de quienes realmente son, no permitiendo que su verdadero yo cobre vida.
3. RODÉATE DE GENTE EDIFICANTE
Para sentirte realmente vivo, debes encontrar a otras personas que aman vivir tanto (¡o más!) que tú. En general, debes tratar de encontrar personas con la misma misión que tú, que valoran seguir sus sueños y trabajar activamente para cumplirlos todos los días. Algunas personas creen que te conviertes en aquello con lo que te rodeas, así que tenlo en cuenta cuando elijas a tus amigos y relaciones románticas. Cuando te rodeas de gente feliz, positiva e inspiradora, eliges la vida. Elige mantener la compañía de aquellos que permiten que tu verdadero yo brille, y de aquellos que dan la bienvenida a la abundancia y la felicidad en sus vidas. Si tus amigos actuales o tu pareja te hacen sentir deprimido, sin inspiración o descontento con la vida, considera la posibilidad de encontrar nuevas personas a las que acudir.
Mereces sentirte emocionado por la vida, y la persona con la que te rodeas puede ayudarte o lastimarte a lo largo de tu viaje. Mientras que toda relación nos puede enseñar algo, hay que discernir qué relaciones vale la pena mantener y cuales es mejor dejar en el pasado. Las personas negativas pueden retenerte, mientras que las personas positivas pueden animarte a convertirte en la mejor versión de ti mismo. La energía positiva vibra naturalmente a una frecuencia más alta que la energía negativa, por lo que naturalmente te sentirás más vivo al elegir a más personas positivas en tu vida.
4. ADOPTAR UNA ACTITUD DE GRATITUD
Es importante reconocer la abundancia presente en todas nuestras vidas y dar gracias por lo que tenemos cada día. Cuando practiques la gratitud cada día, en lugar de sólo elegir los días festivos durante el año, descubrirás que tienes aún más por lo que estar agradecido. El Universo responde positivamente a cualquiera que exprese su agradecimiento, y proporciona aún más por lo que estar agradecido como resultado.
Si te has sentido deprimido últimamente, trata de despertarte cada día y recordar lo que amas de tu vida. Puedes tener mascotas que adoras absolutamente, amigos y familiares cariñosos, y un trabajo al que espera ir cada día. Cuando expresas gratitud al Universo, éste escucha. La energía que pones en el mundo regresa a ti, así que al recordarte a ti mismo tus bendiciones, ¡te encontrarás siendo bendecido con aún más!
5. SIGUE A TU CORAZÓN
Cuando te rindes a los deseos más profundos de tu corazón, empiezas a ver la vida de una manera diferente. Todo parece parecer más vibrante y vivo, reflejando tu estado interior de ser. Es posible que te sientas presionado a seguir un cierto camino para complacer a tus padres, amigos o cónyuge, pero ese no es necesariamente el camino que quieres tomar. Parte de abrazar tu verdadero yo es escuchar tu voz interior, no la voz de otros que te dicen cómo vivir tu vida. Sólo tú puedes caminar por tu camino y hacer realidad tus sueños. Asegúrate de vivir tu vida basada en tus ideales y no en los de los demás. Nadie puede decirte cómo vivir tu vida excepto tú, porque sólo tú puedes vivirla.
Cuando sigues a tu corazón, desbloqueas partes de ti mismo que han estado inactivas durante años. Puedes transformar tu vida de la complacencia a la exuberancia increíble eligiendo escuchar el poder de tu propia voz interior.
6. PRACTICAR EL AMOR INCONDICIONAL
Las tinieblas no pueden expulsar a las tinieblas; sólo la luz puede hacerlo. El odio no puede expulsar al odio; sólo el amor puede hacer eso“.
Martin Luther King, Jr.
Cuando perpetuamos una actitud de odio hacia los demás, invitamos a esa misma energía hacia nosotros mismos. El odio es fácil, pero no se siente tan bien como el amor. Al dar tu amor a otros sin importar sus acciones hacia ti, aprendes a amar sin condiciones. La forma en que los demás te tratan es un reflejo de ellos, no de ti, así como la forma en que tú tratas a los demás refleja tu propio carácter. Responder a la vida de una manera odiosa te hace sentir más inclinado a sentirte estresado, negativo y desagradecido. También desanima a otros de querer pasar tiempo contigo, y bloquea la energía positiva de venir hacia ti.
Cuando aprendes a ver todo desde una perspectiva amorosa, y te das cuenta de que todos merecen amor a pesar de sus palabras o acciones, dices sí a la vida y no a nada menos.
7. DISFRUTAR DE LAS COSAS SIMPLES
La vida se mueve muy rápido. Si no te detienes y miras a tu alrededor de vez en cuando, podrías perdértela.
Ferris
Cuando tomas nota de las pequeñas cosas en la vida, realmente te vuelves más vivo. Permítete ir más despacio y contemplar la simple belleza detrás de todo en el Universo, y abrazar lo que es en vez de lo que no es. Antes de trabajar cada mañana, asegúrate de observar la salida del sol. Pasa algún tiempo con tus hijos antes de que se vayan a la escuela. Aprovecha al máximo cada momento y date cuenta de lo hermoso que es el universo en el que vivimos. Si te detienes y miras a tu alrededor, te darás cuenta de que la vida en sí misma es un regalo y no debe darse por sentada.
8. DAR SIN EXPECTATIVAS
Una de las maneras más fáciles de sentirse vivo es dando. Cuando le das ropa a los menos afortunados, das regalos a familiares y amigos durante las fiestas, o das tu tiempo para ser voluntario para una buena causa, comenzarás a sentirte más vibrante porque otros se beneficiarán de tus acciones. Cada día es una nueva oportunidad para dar, y todos tenemos algo valioso que ofrecer. Y cuando das sin esperar nada a cambio, tú representas lo que eres en la forma más pura, que es el Amor. El amor no espera ni exige que se le devuelva, simplemente es.
Así que, acepta quién eres y da lo que puedas para ayudar a otros en necesidad. Dar a otros es el mejor regalo que puedes darte a ti mismo.
9. ABRAZA A TU NIÑO INTERIOR
Todos somos sólo niños en cuerpos adultos, después de todo, así que haz algo que a tu niño interior le encantaría. Ve al parque de atracciones, juega a juegos de arcade o compite con karts. Parte de crecer significa asumir responsabilidades de adultos, y a menudo nos perdemos en ellas.
Tómate el tiempo para alimentar tu alma y hacer algo que te haga reír; puedes atrasarte en tus recados o tareas del día, pero a veces vale la pena olvidar el mundo real por un tiempo y perderte en una tierra interminable de imaginación y maravilla.
Cada niño es un artista. El problema es cómo seguir siendo un artista una vez que crecemos.
Pablo Picasso

10. IR A UN LUGAR NUEVO
¿Siempre has soñado con ir de camping, pero nunca has tenido la oportunidad de probarlo? Mete tus cosas en una maleta y vete a tu lugar favorito en la naturaleza por unas horas o días. La variedad es la especia de la vida, como dicen, así que dale a tus ojos algo nuevo para ver en un fin de semana cuando puedas salir.
Tu alma se sentirá rejuvenecida cuando tengas una nueva experiencia, y te sentirás más agradecida por la vida al salir de tu ambiente habitual, incluso durante un corto período de tiempo.

11. VIVE EN EL AHORA
Uno de los libros más famosos de Eckhart Tolle, The Power of Now (el poder del ahora), explica el poder del momento presente, y por qué ningún otro momento importa más que éste. El ahora es todo lo que tenemos, así que podemos aprovecharlo al máximo y darnos cuenta de que podemos crear el futuro que imaginamos simplemente haciendo lo que queremos en el presente. Esta vida es corta, así que no te preocupes por los problemas del pasado o la incertidumbre del futuro. Cuando te encuentres mirando demasiado hacia atrás o hacia adelante, concéntrate en lo que está sucediendo ahora, y recuerda que la vida ocurre cuando la creas. No se puede crear en el pasado o en el futuro, sólo en el ahora.
Simplemente abrazar el ahora te hará sentir más tranquilo y te permitirá dejarte llevar y experimentar la alegría en cada momento.
                                            

Mas de Cien Mentiras  (Joaquín Sabina)

Tenemos memoria, tenemos amigos,
Tenemos los trenes, la risa, los bares,
Tenemos la duda y la fe, sumo y sigo,
Tenemos moteles, garitos, altares
Tenemos urgencias, amores que matan,
Tenemos silencio, tabaco, razones,
Tenemos Venecia, tenemos Manhattan,
Tenemos cenizas de revoluciones
Tenemos zapatos, orgullo, presente,
Tenemos costumbres, pudores, jadeos,
Tenemos la boca, la lengua, los dientes,
Saliva, cinismo, locura, deseo
Tenemos el sexo y el rock y la droga,
Los pies en el barrio, y el grito en el cielo,
Tenemos Quintero, León y Quiroga,
Y un bisnes pendiente con Pedro Botero
Más de cien palabras, más de cien motivos
Para no cortarse de un tajo las venas,
Más de cien pupilas donde vernos vivos,
Más de cien mentiras que valen la pena
Tenemos un as escondido en la manga,
Tenemos nostalgia, piedad, insolencia,
Monjas de Fellini, curas de Berlanga,
Veneno, resaca, perfume, violencia
Tenemos un techo con libros y besos,
Tenemos el morbo, los celos, la sangre,
Tenemos la niebla metida en los huesos,
Tenemos el lujo de no tener hambre
Tenemos talones de Aquiles sin fondos,
Ropa de domingo, ninguna bandera,
Nubes de verano, guerras de Macondo,
Setas en noviembre, fiebre de primavera
Glorietas, revistas, zaguanes, pistolas,
Qué importa, lo siento, hasta siempre, te quiero,
Hinchas del atleti, gángsters de Coppola,
Verónica y cuarto de Curro Romero
Más de cien palabras, más de cien motivos
Para no cortarse de un tajo las venas,
Más de cien pupilas donde vernos vivos,
Más de cien mentiras que valen la pena
Tenemos el mal de la melancolía,
La sed y la rabia, el ruido y las nueces,
Tenemos el agua y, dos veces al día,
El santo milagro del pan y los peces
Tenemos lolitas, tenemos donjuanes;
Lennon y McCartney, Gardel y LePera;
Tenemos horóscopos, Biblias, Coranes,
Ramblas en la luna, vírgenes de cera
Tenemos naufragios soñados en playas
De islotes sin nombre ni ley ni rutina,
Tenemos heridas, tenemos medallas,
Laureles de gloria, coronas de espinas
Más de cien palabras, más de cien motivos
Para no cortarse de un tajo las venas,
Más de cien pupilas donde vernos vivos,
Más de cien mentiras que valen la pena
Tenemos caprichos, muñecas hinchables,
Ángeles caídos, barquitos de vela,
Pobres exquisitos, ricos miserables,
Ratoncitos Pérez, dolores de muelas
Tenemos proyectos que se marchitaron,
Crímenes perfectos que no cometimos,
Retratos de novias que nos olvidaron,
Y un alma en oferta que nunca vendimos
Tenemos poetas, colgados, canallas,
Quijotes y Sanchos, Babel y Sodoma,
Abuelos que siempre ganaban batallas,
Caminos que nunca llevaban a Roma
Más de cien palabras, más de cien motivos
Para no cortarse de un tajo las venas,
Más de cien pupilas donde vernos vivos,
Más de cien mentiras que valen la pena





MANERAS DE VIVIR (LEÑO)


No pienses que estoy muy triste
Si no me ves sonreír
Es simplemente despiste
Maneras de vivir.

Me sorprendo del bullicio
Y ya no sé qué decir
Cambio las cosas de sitio
Maneras de vivir.
Maneras de vivir.
Voy cruzando el calendario
Con igual velocidad
Subrayando en mi diario
Muchas páginas.

Te busco y estás ausente
Te quiero y no es para ti
A lo mejor no es decente
Maneras de vivir.
Voy aprendiendo el oficio
Olvidando el porvenir
Me quejo sólo de vicio
Maneras de vivir.
Maneras de vivir.
Voy cruzando el calendario
Con igual velocidad
Subrayando en mi diario
Muchas…








jueves, 21 de marzo de 2019

La Mente Dormida: HASTA EL CULO

La Mente Dormida: HASTA EL CULO:       Ayer recibí por whatsapp, como en otras muchas ocasiones, un artículo muy interesante, cuyo link expongo aquí, en él se relata un...

HASTA EL CULO



  
   Ayer recibí por whatsapp, como en otras muchas ocasiones, un artículo muy interesante, cuyo link expongo aquí, en él se relata una clase magistral de un profesor australiano recién llegado a una facultad española. No he podido evitar acordarme, no sin cierta nostalgia, de mis tiempos de Universidad, hace ya más de tres décadas. 
   No éramos pocos los que no asistíamos a clase, en parte porque no pocas de ellas eran burdamente tediosas, en ellas el profesor de turno se limitaba a leer, en unos folios amarillentos y ajados por el paso de los años, unos aburridísimos textos que como posesos transcribíamos los alumnos al dictado. Por otra parte, había una maravillosa comisión de apuntes que funcionaba “de puta madre”. Todos los viernes los alumnos nos arremolinábamos alrededor de la fotocopiadora-multicopista para comprarlos, y no precisamente a buen precio, recuerdo las frases de ELA cada vez que le pedía el dinero para costearlos: - "¿Otra vez dinero para apuntes, hijo? A ver si te metes tú en esa maravillosa comisión, ¿No me dijiste que a sus miembros les sale gratis?" -. A lo que yo contestaba: -"No te preocupes mamá, es una inversión de futuro, te devolveré con creces toda la ayuda que me está prestando"-. La verdad, nunca le estaré suficientemente agradecido, su abnegación desinteresada en la brega diaria era inconmensurable. 
   Bueno, que me voy por las ramas, había clases que nadie se perdía, algunos profesores, generalmente catedráticos, daban también “conferencias” magistrales, como el australiano del relato, de esas que no se olvidan por muchos años que transcurran. Recuerdo con especial emoción las de Anatomía del Profesor Domenech Rato, era capaz de dibujar en la pizarra y a dos manos, excelentes “fotografías” de distintas partes del cuerpo humano, utilizando tizas de distintos colores, todo ello mientras explicaba de memoria todo lo que iba plasmando en el “lienzo verde” incrustado en la pared del aula. Al final de la clase se quedaba allí, solitaria y efímera, durante el descanso de cinco minutos entra clase y clase,  su obra maestra. Qué pena que hubiera que borrar todo para que el siguiente profesor escribiera sus esquemas en la clase siguiente, alguna vez me tocó a mí cometer la herejía del borrado, porqué no decirlo, con alguna lagrimilla resbalando por mis mejillas. También me acuerdo del profesor Ortuño, que impartió muchas clases magistrales de Anatomía Patológica, su contenido no había que estudiarlo en casa, sólo con escuchar atentamente sus explicaciones, se quedaba  increíble e indeleblemente plasmado en la memoria y podías evocarlo para responder sin dificultad a las preguntas de los interminables exámenes de la asignatura. No quiero extenderme más en esta introducción, pero hubo un buen ramillete de profesores que nos enseñaron, no sólo contenidos curriculares, sino que influyeron de manera muy notoria en  nuestra formación humana como futuros médicos.

https://blogtanico.wordpress.com/2019/03/10/la-importancia-del-culo-en-la-evolución-humana/  


La importancia del Culo en la Evolución


Humana.
  
   ¿De qué modo los simios evolucionaron en humanos?
   El profesor de antropología, australiano, de mediana edad, encorbatado y vestido de traje, lanzó esa pregunta sobre los alumnos, en un castellano inteligible, pero con considerable acento aussi.
   El silencio reinó sobre el aula, nadie osó levantar la mano. El profesor era amable, pero imponía ante la audiencia estudiantil. Había comenzado la clase hablando de él mismo, contó, entre otras cosas, que tenía la titulación de médico, pero que no era un terapeuta, a la manera de los médicos de España, lo suyo eran los huesos humanos y cuanto más antiguos mejor. El exótico nuevo fichaje de la facultad generaba una enorme expectación y en su clase inaugural el lleno era total. Yo no estaba matriculado en su materia, “Evolución Humana” (los que cursábamos la especialidad de botánica no podíamos hacerlo, ¡que estupidez!), pero no pude evitar colarme en su clase, muerto de curiosidad.
– Bien, si nadie se atreve, comenzaré yo -dijo el profesor-. Os recuerdo que soy antropólogo, no antropófago -unas leves risas del alumnado distendieron el ambiente-. Quiero que participéis en la clase. Volvamos a la pregunta original: ¿Cómo surgió el género homo de entre los simios? La acción transcurre en África, hace varios centenares de miles de años. Un grupo de primates que viven en la selva sufren la transformación de su medio a consecuencia de un cambio climático. Los bosques ceden terreno a las sabanas, donde las especies arbóreas no están agrupadas y la hierba que separa un árbol del otro es considerablemente alta y espesa-.



    El orador hizo una larga pausa para beber agua y mirar a la cara a los alumnos.
   – Sigamos. Los primates se ven obligados a desplazarse a ras de suelo para ir de un árbol a otro. Increíblemente ágiles en los altos ramajes, son torpes en tierra y además las hierbas les impide tener una amplia visión del entorno- dicho esto, bajó de la tarima del aula y apoyando las manos sobre el suelo, recorrió como un cuadrúpedo los pasillos que separan las filas de pupitres donde estábamos sentados, ante el estupor general, mientras continuaba con su exposición -Son fácil presa de los terribles predadores cuando están lejos de su santuario arbóreo. Los simios necesitarán ser más altos que la vegetación del suelo y desplazarse, al mismo tiempo, a la suficiente velocidad para escapar de los predadores. ¿Cómo lo solucionaríais vosotros?


    Un alumno de la primera fila, con voz temblorosa, se animó a contestar:
   -Haciéndonos más grandes. La vegetación no nos tapará la vista y correremos más rápidos.
   -Demasiado gasto energético- contestó el profesor, regresando a la posición bípeda y dirigiéndose a la tarima-. La sabana aporta menos recursos que la selva. Aumentar de tamaño no es una respuesta ergonómica. Será más rentable ser más altos sin necesidad de aumentar el volumen.
   -Podemos caminar a dos patas- intervino otro alumno.
   -Los monos arborícolas, como habréis visto en los documentales, se desplazan con dificultad cuando van a dos patas- acto seguido, imitó el titubeante paso de un chimpancé, doblando las rodillas, agachado la espalda y dejando que sus brazos colgaran- Le falta algo al diseño. ¿Qué puede ser?



   Nadie intervino en esta ocasión.
   -Un buen culo, señores. Con un buen culo, todo tiene solución- dicho esto, se giró dando la espalda a la audiencia, palmeándose las nalgas varias veces y recuperando la posición vertical.
   La risa del alumnado no se hizo esperar. El estruendo debió escucharse en todo el edificio.
   -Os agradezco las risas, es bueno que venzáis la timidez, pero no es un chiste-. Dijo el profesor, que volvió a beber agua para continuar con su exposición.
-Supongamos que uno de nuestros monos nace con una mutación, consistente en la posesión de unos poderosos glúteos. Cuando se desarrolle, estos músculos lo elevarán sobre la vegetación que le tapaba la vista y permitirán que se desplace con facilidad sobre sus extremidades inferiores. El mutante tendrá descendencia y sus hijos heredarán las nuevas características. Generación tras generación, los no mutados, menos capacitados, no tardarán en extinguirse.



   Una chica que no cesaba de tomar notas, dejó el bolígrafo sobre la mesa y levantó la mano.
   -Habla- dijo el australiano.
   -¿Y qué pasa con el desarrollo del cerebro? ¿Acaso el culo es más importante que el cerebro?
Una voz, de origen indeterminado, dijo desde la última fila:
   -Por eso los modelos de ropa interior ganan más pasta que los biólogos.
   Volvieron las risas estruendosas, contagiando también al profesor, que cuando pudo recomponerse, contestó.
   -Una posición erguida permite que el cráneo pueda aumentar su masa y volumen. No es lo mismo colgar de la columna vertebral que estar apoyado sobre ella. Un cráneo mayor, podrá soportar mayor masa neuronal, permitiendo un cerebro más complejo. Un buen culo precede a un buen cerebro- dicho esto me señaló-. Usted, suba aquí y adopte la posición de cuadrúpedo.
Hice lo que me dijo, ante el regocijo general.
-¿Nota el esfuerzo necesario para sostener la cabeza?
Dije que sí.
-Ahora vuelva a la posición bípeda. ¿Percibe la diferencia?
-Es evidente.
Después de mi actuación, bastante sosa en comparación a las suyas, me indicó que volviera a mi sitio, yo completamente desinhibido, le pregunté mientras me dirigía a mi asiento:
-¿Las manos del género homo, distintas de las de los simios, algún papel jugarán en todo esto? No creo que sean menos importantes que los glúteos. Hay quien dice que si los delfines tuvieran manos como las humanas hubieran fundado civilizaciones semejantes a las nuestras.



  
   – ¡Vuelva aquí!- me ordenó. Cuando regresé a donde él estaba, cogió su botellín de agua medio lleno y me lo acercó para que lo cogiera.- Tome este envase en su mano y vuelva a la posición cuadrúpeda. No puede usar el pulgar para retenerla. Imagínese que un león le persigue. Usted es más rápido a cuatro patas. Intente huir sin derramar el líquido o sin perder el objeto.

   Mi nueva intervención resultó más patética que la primera, aunque intenté hacerlo de forma digna, me sentí bastante ridículo, pese a todo, no suscité la carcajada general. Por fortuna, la gente estaba más pendiente del australiano que de mi persona.

   -Esas manos, que para usted son tan importantes, también son consecuencia de los traseros primigenios. Cuando las extremidades superiores no fueron necesarias para desplazarse, las manos adquirieron protagonismo en la manipulación de objetos. Sin embargo, las mejoras no acabaron ahí. Vuelva a la posición vertical si soltar el objeto.

  Hice lo que me dijo.
  -Una mutación modificó más tarde el pulgar, proporcionándole la capacidad de oponerse a los restantes y trabajar como una pinza. Utilice ahora el pulgar para agarrar la botella.
   Seguí sus instrucciones.
   – Lléveselo a su sitio, por favor.- Mientras yo ejecutaba sus instrucciones, el siguió con su charla.- Es mucho más fácil evitar que se caiga el objeto o se derrame el líquido. Esas manos, como las de usted, pudieron fabricar herramientas, algunas de ellas, aptas para enfrentarse con los enemigos y en general destinadas a optimizar la obtención de recursos y la modificación del hábitat.
   – ¿Y los delfines?- intervine de nuevo.
   -Respecto a los delfines, la respuesta está clara. No necesitan manos, ni herramientas ni ciudades submarinas. No son seres desvalidos ante el entorno como los humanos y sobre todo mucho más felices. ¿Alguna cuestión más? ¿No? Nos vemos mañana.
  




No volví a asistir a sus clases, me coincidía con las de mi especialidad. No tuve la suerte de contar con una máquina del tiempo para compatibilizar horas, sin embargo, como habréis comprobado, nunca pude olvidar esa lección magistral. La ciencia no tiene motivos para ser aburrida.

   Aquel que quiera leer un poco más sobre la Evolución Humana le aconsejo este post: Homo planta, un nuevo salto evolutivo“.