viernes, 25 de enero de 2019

¿QUIÉN CREE EN LAS MEIGAS?

  Parece claro que muchas veces las cosas ocurren por azar. De todos es sabido que en la mayoría de acontecimientos existe una relación causa-efecto, pero a veces, a uno le queda la duda de si en algo que nos ocurre, existe una explicación racional, se debe a la casualidad o hay algo extraño que lo origina, llámese milagro, influencia de algún espíritu, poder de la mente, energía cósmica, una mano que nos "echa" un pariente fallecido, en fin, algo misterioso que escapa a las leyes comúnmente aceptadas. Yo suelo ser bastante excéptico respecto a los fenómenos paranormales pero, a veces albergo dudas o, al menos, me quedo algo perplejo ante determinadas situaciones.

Y OTROS
 
NOS OMITIRÁN

CREYENDO RASTREAR ÉPICOS OLVIDOS

ENREDARÁN NÍTIDAMENTE

LOS ATINADOS SOFISMOS

MANTENDRÁN ENÉRGICAMENTE INSIDIAS GRAVES, 
ACTIVARÁN SORTILEGIOS

PERSEGUIRÁN EMPÁTICOS RITOS ORGIÁSTICOS,

HOY ALGUIEN BENDICE EXORCISMOS, REPRIME LAS ALMAS SACRÍLEGAS
 
HOY ALGUIEN INVENTA LERDAS ACCIONES SOFOCANTES.



  Los mitos son relatos basados en la tradición y la leyenda creados para explicar el universo, el origen del mundo, los fenómenos naturales y cualquier otra cosa para la que no hay una explicación simple.
   Sin embargo, no todos los mitos tienen que tener este propósito explicativo. La mayoría de ellos están relacionados con una fuerza natural o deidad, pero muchos son simplemente historias y leyendas que se han transmitido oralmente de generación en generación.

   La mitología de Galicia es el conjunto de los mitos más o menos relacionados  que forman parte de la cultura gallega. Se puede obtener a través de discursos, narraciones o expresiones culturales de origen sagrado, que posteriormente fueron secularizados, y discursos relacionados con esta cultura en un momento determinado o una serie de creencias de carácter imaginario.

 La Santa Compaña es, en la mitología popular de Galicia, una leyenda fantástica sobre una procesión de ánimas o aparecidos que discurre desde las doce de la noche por los términos de una parroquia con el propósito de visitar, o advertir, a todas aquellas casas en las que en breve habrá un óbito, deceso o defunción.


La Santa Compaña en Pontevedra.


Meiga es el nombre que se da en Galicia  a la bruja o a la hechicera cuyo cometido es  enmeigar, que hace el bien y es capaz de deshacer los conjuros maléficos y el mal de ojo de las bruxas, cuyo cometido es hacer el mal a personas y animales, para lo que establece un pacto con el diablo.

Grabado de 1498 que representa a unas brujas preparando una poción en un caldero para provocar una tormenta.


   Un sínodo reunido en Santiago de Compostela en 1289 prohíbe a los clérigos, bajo ciertas penas, que sean adivinosauguressortílegos y encantadores. La prohibición se extiende a todo tipo de personas en el siglo siguiente bajo pena de excomunión.

  En el siglo XVI se menciona la existencia de «mujeres hechiceras» que hacen hechizos y maleficios a los hombres. El sínodo del obispado de Ourense celebrado en 1543-1544 proclama la excomunión de todas aquellas personas, así varones como mujeres, que queriendo saber lo que no saben, o lo que ha de ser va a agoreros y a encantadores, hechiceros y hechiceras. El sínodo denuncia que al estar el santo olio en la pila del bautismo, hechiceros y hechiceras con sacrílega temeridad y atrevimiento diabólico lo han hurtado para realizar sus hechizos y supersticiones. ​

   El tribunal de la Inquisición española de Santiago de Compostela, que comenzó a actuar en la segunda mitad del siglo XVI, se ocupó de los "hechiceros" y de las "hechiceras". Los primeros casos datan de 1565 cuando se acusó a un sastre de hechicero e invocador de demonios, al que acudía la gente para preguntarle cosas futuras y escondidas y a un ciego de ser hechicero e invocador de demonios que llamaba en sus conjuros y prácticas a Bercebú. En un tercer caso se menciona, probablemente por primera vez, a las brujas, cuando un campesino acusado de invocar a Satanás y a Barrabás declara que le habían llevado un joven para que lo curara y que eran tres brujas las que hacían mal al muchacho​.


  A partir de 1612, sólo dos años después del proceso de las brujas de Zugarramurdi en Logroño, la actividad del tribunal de la Inquisición de Santiago se dirige más contra las "brujas" que contra las "hechiceras". Y es precisamente en esa segunda década del siglo XVII cuando aparece la palabra meiga para referirse a la bruja no maléfica cuyo propósito es enmeigar, es decir, deshacer los conjuros de las bruxas que hacen  el mal a personas y animales.7​A finales del siglo XVI y principios del siglo XVII  se empieza a distinguir entre hechicera y bruja. El concepto de hechicera se relaciona más con la manipulación de ensalmos, hierbas, nóminas, bendiciones, filtros, polvos, pelo, ropa, incienso, tierra de cementerio, agua bendita, conjuros, ligar y desligar, etc., mientras que el de bruja va adquiriendo características demoníacas, hacer el mal, vuelos y reuniones nocturnas, pacto y acceso carnal con el demonio, muerte de niños, etc. 

  
   La bruja-meiga reproduce los rasgos de la idea de la bruja que predomina entonces en Europa Occidental y que llega a Galicia a través de la brujería vasca. Así en las actas del tribunal de Santiago aparecen todas las fantasías atribuidas en Logroño a las brujas de Zugarramurdi: "respetan una jerarquía entre ellas, se untan para salir de casa y volar, reniegan de la fe y cumplen con el ósculo infame y, asimismo, después de la apostasía tienen relación carnal con el demonio.

CONXIURO da queimada
Mouchos, coruxas, sapos e bruxas 
Demos, trasgos e diaños, espritos das nevoadas veigas 
Corvos, pintigas e meigas, feitizos das menciñeiras 
Podres cañotas furadas fogar dos vermes e alimañas 
Lume das santas compañas, mal de ollo, negros meigallos 
Cheiro dos mortos, tronos e raios 
Oubeo do can, pregón da morte, fuciño do sátiro e pé de coello 
Pecadora lingua da mala muller casada con home vello 
Averno de satán e belcebú, lume dos cadavres ardentes 
Corpos mutilados dos indecentes 
Peidos dos infernais cús, muxido da mar embravescida 
Barriga inútil da muller solteira 
Falar dos gatos que andan á xaneira 
Guedella porca da cabra mal parida 
Con este fol levantarei as chamas de este lume 
Que asemella ao do inferno 
Fuxirán as bruxas a cabalo das súas escobas
Índose bañar na praia das areas gordas
¡oíde, oíde! 
Os ruxidos que dan as que non poden deixar 
De queimarse na augardente
Quedando así purificadas 
E cando este brevaxe baixe polas nosas gorxas 
Quedaremos libres dos males da nosa ialma 
E de todo embruxamento 
Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada
Si é verdade que tendes máis poder que a humana xente
Eiquí e agora 
Facede cos espritos dos amigos que están fora 
Participen con nós de esta queimada.

https://youtu.be/2R8j6Vx_y1g
https://youtu.be/JiH4BeNxOvQ

2 comentarios:

abaran dijo...

el conjuro esta bien, pero mas bien esta el brebaje que resulta de leer la oración.

la mente dormida dijo...

Gracias Abarán-P-L.