domingo, 13 de enero de 2019

CUANDO DORMIR SE CONVIERTE EN UN DRAMA



PARALISIS DEL SUEÑO, CUANDO DORMIR SE CONVIERTE EN UN DRAMA


https://youtu.be/SVmnsJuOUwE

     Las noches son momentos que normalmente asociamos al descanso. El silencio y la oscuridad dominan cada escena. La actividad humana merma y probablemente nosotros estemos acostados en la cama. Suele ser el momento de pensar y soñar. Pero hay veces que esta tranquilidad se ve abrupta e inesperadamente interrumpida por breve episodios en el cual no podemos movernos, nos sentimos totalmente paralizados, la respiración se dificulta y el corazón acelera su ritmo. Acabamos de tener una PARÁLISIS DEL SUEÑO (PS), un fenómeno relativamente normal pero muy poco comentado entre la gente.











      
     Cuando dormimos, el cerebro desconecta la parte motriz de nuestro cuerpo, a modo de estrategia, para no escenificar nuestros sueños con movimientos bruscos que pueden lastimarnos. Solamente funcionan los músculos de los ojos, de la respiración y del corazón. Cuando despertamos, automáticamente nuestro cerebro rehabilita nuestra capacidad de movernos. Por causas no muy claras, a veces nos despertamos y nuestra motricidad está todavía anulada y tenemos esa espantosa sensación de no poder movernos, esto ocurre también en ocasiones tras intervenciones quirúrgicas, cuando nos recuperamos del efecto de la anestesia antes que del efecto del relajante muscular aplicado. Por más fuerza que intentemos hacer es imposible siquiera poder mover un dedo. Nos desesperamos y nuestro ritmo cardíaco se acelera pero en pocos segundos todo vuelve a la normalidad, aunque esta experiencia puede perturbarnos bastante.




   Una PS “común” nos puede hacer sentir: Miedo intenso, sensación de estar paralizado, dificultad para respirar, presión en el pecho, sensación de muerte inminente, Etc.

   Otras veces hay que sumarle que, en escenas confusas pero muy reales, puede parecer que estemos viendo, escuchando o sintiendo la presencia de seres “paranormales”, sombras u otros elementos terroríficos que producen mucho miedo. En este caso estamos siendo víctima de una ALUCINACIÓN, que se llama “hipnagógica” si la vivimos justo antes de dormirnos e “hipnopómpica” cuando ocurre al despertarse.




     Las alucinaciones, que no siempre están presentes durante una PS, pueden ser visuales, auditivas, táctiles u olfativas. Suelen durar unos pocos segundos pero son tremendamente impactantes.
Un elemento frecuentemente descripto durante estas vivencias es la sensación de UNA PRESENCIA en nuestra habitación, alguien que parece estar observándonos pero sin hacer nada más. No podemos verlo pero esa sensación puede ser muy intensa.


















Alucinaciones visuales :

Silueta de algo o alguien la habitación
Visión clara de personas o seres.
Ángeles
El diablo
Humo negro
Sombras extrañas.
Animales o monstruos
Extraterrestres
Luces de colores
Verse a uno mismo dormido.
Levantarse y recorrer la casa



Alucinaciones auditivas:

Pasos
Voces (a veces como si nos hablaran en otro idioma)
Cuchicheos
Gritos
Llantos
Bisagra de una puerta
Gente corriendo
Explosiones
Ruidos electrónicos
Silbidos
Ruido de ráfagas de viento
Zumbidos
Música
Ruidos de animales merodeando cerca de la cama


Alucinaciones táctiles :

Sensación de flotar, levitación.
Sensación de balanceo, como si estuviéramos en un barco
Ahorcamiento
Sentir nuestro cuerpo muy pesado
Sentir algo pesado arriba del cuerpo
Sensación de que es sujetado por los tobillos o muñecas.
De querer ser arrastrado fuera de la cama.
Sensación de que alguien se sentó o acostó en la cama
Dolor
Calor
Frío
Viento o aire
Sensación de no poder respirar bien
Electricidad



Otros elementos:

Una presencia en la habitación
Sensación de ser observado.
Sensación de muerte inminente.
Miedo extremo.
Sensación de estar apagándose
Placer.
Olores.
Excitación sexual.
Agotamiento.
Sensación de si poder moverse, aunque sea para levantar un brazo.




Generalmente una PS comienza cuando la persona se despierta. Siente pasos o un extraño zumbido. Antes de que pueda hacer nada ya está paralizada, no se puede mover ni gritar y se hace difícil respirar. Otras veces lo primero que se siente es que hay alguien en la habitación, o se escuchan voces o el ruido de una puerta que se está abriendo. Luego pueden venir las alucinaciones, pero no siempre. También puede pasar esto mismo pero cuando la persona se está a punto de dormir. No son sueños. Durante una parálisis del sueño la persona está plenamente consciente.
                
        Las alucinaciones son dignas de una película de terror, producen mucho miedo, son inexplicables y confusas. Deja una sensación de inseguridad y miedo a que vuelva a ocurrir. No se entiende bien que está pasando y buscamos respuestas. De todas formas, por más reales que parezcan, son simplemente alucinaciones y por lo tanto nada de lo que se ve o se siente es real. Hay que tomarlo como un sueño vivido en estado de absoluta conciencia.



CAUSAS Y CONSECUENCIAS

      La parálisis del sueño se puede presentar como síntoma de una enfermedad llamada NARCOLEPSIA o como un simple trastorno del sueño, sin ninguna consecuencia. En este caso se la llama “Parálisis del sueño aislada”, representa a la gran mayoría de los casos, y se la considera una “parasomnia no especificada”.
                
    ¿Qué produce la parálisis del sueño? No está muy claro qué produce exactamente este trastorno del sueño, pero si se ha observado que ciertas conductas pueden desembocar en PS:

-      Estar sometido a situaciones estresantes
-      Horarios de sueño irregulares
-      Comer o beber mucho antes de dormir

       La PS no deja ninguna secuela física pero si quizás psicológicas (aunque pasajeras). La persona que la padece puede vivir preocupada por el tema al no saber que le está pasando. O puede tener miedo de dormir por temor a repetir experiencias bastante desagradables. Se puede modificar algunos hábitos como por ejemplo no apagar la luz al dormir, alertar a nuestro compañero/a de cama o habitación de que nos despierten si ven algo anormal, etc.



QUÉ HACER:

                Ante un PS lo recomendable es NO DESESPERARSE, y esperar al que el episodio pase solo. Entender que no es nada dañino es importante. Avisar a quienes duermen con nosotros es buena idea. Por un lado porque si ven algo anormal nos despiertan y por el otro para que no se asusten al vernos alterados en medio de la noche.
                
         Las alucinaciones durante la parálisis del sueño son muy reales. Quien la vivió juraría que lo que vio en ese momento fue cien por ciento real. Muchos eventos históricos y culturales están asociados a este fenómeno. En México se le llama “la subida del muerto”, en muchas culturas de la antigüedad, se consideraba a las alucinaciones como visiones. En la cultura vietnamita, la parálisis del sueño se conoce como "de ma", que significa "poseído por un fantasma". Mucha gente en esta cultura cree que un fantasma ha entrado en su cuerpo, causando el estado de parálisis. En la cultura china, la parálisis del sueño se conoce como "gu yā shēn" o gu yā chuáng, que literalmente se traducen como "cuerpo presionado por un fantasma" o "cama presionada por un fantasma.". En Malta, la cultura popular atribuye la parálisis del sueño a un ataque de las "Haddiela" que es la esposa del "Hares", la entidad maltesa en la cultura popular que atormenta al individuo en forma similar a los de un Poltergeist. Se creía en la cultura popular, que para librarse a sí mismo de la Haddiela, se debe colocar una pieza de plata o un cuchillo bajo la almohada antes de dormir. En la cultura pakistaní, se trata de un encuentro con jinas malvados y demonios. También se supone que se debe a la magia negra realizadas por enemigos y envidiosos.
     
Actualmente
se puede explicar varios “eventos paranormales” teniendo en cuenta el fenómeno de la PS:

-      Visión de santos: muy común sobre todo en personas creyentes. Las visiones de Santos ocurren muchas veces mientras la persona estaba durmiendo.

-      Fantasmas: ¿Cuántas veces un chico nos aseguró ver un fantasma o al diablo  en su pieza durante la noche? La PS puede aparecer a muy temprana edad y es difícil para un menor distinguir entre visión real y una alucinación.

-      Raptos de extraterrestres o “visitantes de dormitorio”: Son famosos los casos en los cuales una persona afirma que en medio de la noche y en su habitación aparecieron de repente uno o varios extraterrestres alrededor de su cama. El testigo también suele asegurar que en ese momento se sentía paralizado y que los entes desaparecieron tan misteriosamente como se hicieron presentes.






-      Desdoblamiento y Viajes astrales: Muy conocidos entre la gente. El primero consiste en la facultad de poder estar en dos partes al mismo tiempo,  el alma de la persona se desprende del cuerpo aunque sigue unido en esencia. En el segundo caso ya el alma puede alejarse lo suficiente como para vivir “independiente” del cuerpo por un tiempo. Durante la PS la persona puede sentir que su cuerpo flota o levita e incluso puede verse a sí misma y merodear por la habitación o la casa.



https://youtu.be/RlVJMuVmFAw






No hay comentarios: