jueves, 29 de noviembre de 2018

ENTRE CUATRO PAREDES (A MI ADMIRADO JMS)




Buenos aires jalean ocurrencias

laminan algaradas,
lubrican la única vía inicialmente alcanzable
blancas almas imitan los antológicos movimientos otrora sabidos
universales nobles
valses amables largamente sostenidos.
un nubarrón,
dos oscuras simas,
tres rayos exterminadores salvados,
una nevada,
dos ominosos seísmos,
tres riadas espeluznantes sorteadas...
tan ominoso dolor oprime,
divide, atenaza, bloquea algarabías
igualmente ganaremos utilizando armas limpias.

Y
ya olvidaremos
los entresijos,
habitaremos amplias balconadas, legislaremos, aderezaremos buenos almuerzos,
dormiremos en
nuevas, ubicadas estancias, sin temer represalias opresoras,
fines utópicos talarán ulteriores réplicas obtusas.

Ya
encontraremos los lazos adecuados,
llorar los óbitos resultantes aliviará bajones anímicos
enaltecerá nuestros
sabios instintos, lacónicas encíclicas, nuestros cancioneros infantiles, originales...
osaremos sancionar
leyes obsoletas
juraremos ultimar ramplonas órdenes.

Ya
encontraremos nuevos tejidos, robustos, excelsos,
canciones universales acallarán tétricos ronroneos, oprobios,
¿puede alguien retirar ese dichoso escudo señorial?
y
un nuevo
tejado edificaremos cuando haga objeto,
sientes escalofríos,
reverberantes escalofríos, violentas energías noquean tu osamenta
corrientes orgásmicas navegan tu rampante armadura,
sudores ubícuos
pasean electrizando cada humeante oquedad
puedes escuchar notas angelicales,
tristes ráfagas atronan sin
parar en neta armonía.
Tendencias utópicas vendrán enseguida
entrarán nuevos textos rellenando espacios
maldiciones inmundas saldrán
merodeadores altivos no osarán sacudir
el libreto
un nuevo inventario validará el romántico sendero ocupa.



No hay comentarios: