lunes, 29 de octubre de 2018

EL LEGADO

Aunque es una entrada antigua, la repongo por los nuevos seguidores del blog.

ADIOS MAMÁ (P FEBRERO 1989- E NOVIEMBRE 2012)
  • ·                                  SOLIDARIA
  • ·                                  INASEQUIBLE AL DESALIENTO         
  •                                 ALEGRE  
  •                                 OPTIMISTA   
  •                                 CON ENTREGA DESINTERESADA 
  •                                 CALMADA  
  •                                 ESMERADA 
  •                                 TOLERANTE  
  •                                 OCURRENTE  
  •                                  INTELIGENTE  
  •                                 GUÍA Y EJEMPLO A SEGUIR  
  •                                  FUERTE HASTA EL FINAL  
  •                                  UNA MUJER BUENA

    TODO ESO ERA ELA, TODO ESO ERA ELLA.

    NOS DEJAS HUÉRFANOS PERO NO IMPORTA, EL RECUERDO DE TU PASO POR LA VIDA, NOS RECONFORTARÁ SIEMPRE.

    TENEMOS A ALGUIEN TODAVÍA AQUÍ. PRENDISTE ALMAS CONFUSAS, OSCURAS...YUNTERAS. RECORDARTE APORTA FELICIDAD, AMOR ETERNO. LOGRASTE APORTARNOS.



    E: ¿DONDE ESTÁS QUE NO TE ENCUENTRO?, AH, YA TE VEO, AHÍ, AL FINAL DE ESA NUBE, YA ESTOY CONTIGO.

    P: ¡CUÁNTO HAS TARDAO, JODÍA!

    domingo, 28 de octubre de 2018

    REDES Y MÚSICA


        Durante las últimas semanas, quizás por estar de vacaciones y no tener que atender las obligaciones laborales y sociales habituales, he aumentado mi contacto con antiguos compañeros de colegio e instituto y amigos de andanzas juveniles, por supuesto a través de grupos de whatsapp, esta red social tan denostada por algunos.
     
        Está resultando entretenido y divertido porque, al margen de las trivialidades de rigor, nos contamos confidencias y chascarrillos no exentos en ocasiones de fina ironía y porqué no decirlo, de mala baba, pero siempre "desde el cariño". Hay alguno que de vez en cuando amenaza con darse de baja del grupo, al considerarse no suficientemente respetado o pensar que no tiene tiempo para tonterías y "mariconadas". Lo cierto es que , amén de otras cosas, este sistema me ha permitido contactar de nuevo con personas a las que, casi nunca de forma premeditada, había perdido la pista, y ahora vuelven a formar parte de mi gente.
     
        Hace unas noches, con algunos de mis amigos "jugamos" a recordar canciones de nuestra época de ligoteo, en fiestas particulares o en las incipientes discotecas de hace ya no sé cuantos años. Las nuevas tecnologías permiten, no sólo recordar los intérpretes y títulos de las susodichas canciones, sino también enviar los enlaces correspondientes del maravilloso Youtube. En estos links, como los llaman los entendidos, no sólo se puede volver a escuchar los "temazos" de la época, sino ver imágenes de los grupos y solistas con sus vestimentas y coreografías, que en su mayoría no han sido demasiado bien tratados por el paso del tiempo.
     
        Incluso, rizando el rizo, nos hemos atrevido a confeccionar un ranking, top ten o como lo queramos llamar, de las canciones que más nos evocan aquella gloriosa etapa pasada de nuestras vidas. ¿Qué sería de nuestra vida sin la música?
     
        Han sido cientos las canciones compartidas a través de la red, espero que de esto no se entere ningún jerifalte de la SGAE, pero para simplificar la cuestión, sólo hemos votado las baladas, "las lentas" para que nos entendamos, aquellas que a todos nos gustaban para bailar agarrados a la chica que nos ponía y que, en no pocas ocasiones, desaparecía de la pista en dirección a los baños, cuando bajaba la intensidad de la luz y terminaban las de ritmo más "alegre" o movido.
     
        El ranking resultante de la votación ha sido:
     
    1. Killing me softly with his song       de Roberta Flack
              
     
    2. Whitout you                                     de Nilsson
             
     
    3. Too much heaven                             de Bee Gees
     
     
    4. Je t'aime...moi non plus                    de Jane Birkin
     
     
    5. La quiero a morir                              de Francis Cabrel
     
     
    6. Reunited                                            de Peaches and Herb
     
     
    7. I can't tell you why                            de Eagles
     
     
    8. Bright eyes                                         de Art Garfunkel
     
     
    9. Amore grande, amore libero              de Il guardiano del faro
     
     
    10. Ne me quitte pas                             de Jacques Brel.
     
     
       
     
     
    Ya sé que hay muchas buenísimas que se han quedado fuera, pero esta ha sido nuestra votación, se acepta comentarios, críticas, aportaciones, etc.
     
    EL JUEGO PUEDE SEGUIR.

    sábado, 27 de octubre de 2018

    LA FARMACIA SANT ANDREU

       Petrus y Zola Rypff viajan en metro desde Plaza de Cataluña hasta la estación de Fabra i Puig, la más cercana a su hotel y al Parc Sportiu de Can Dragó. donde Heike Rypff lleva corriendo desde las 12 de la mañana en una prueba que dura 24 horas. Cuando está casi llegando al recinto deportivo suena el móvil de Petrus, es Heike que, aquejada por un fuerte dolor en el tobillo, pide a su marido que intente conseguirle algún analgésico local que le permita continuar la carrera con algo menos de dificultad. La tarea encomendada no parece fácil dado que estamos en una zona periférica de Barcelona y no parece que pueda haber una farmacia abierta cerca un sábado por la noche. Mientras piensa en qué solución puede dar a la situación planteada, de forma mecánica, gira la cabeza a la derecha y ve una farmacia iluminada pero con la persiana a medio bajar. Petrus dice a Zola: - Si nos apresuramos, quizás podamos entrar en esa farmacia antes de que cierren-. A la carrera, llegan a la puerta en el momento que un hombre con un mono blanco lleno de salpicaduras de pintura y una escalera al hombro, sale en dirección a ellos, les dice que está cerrado, que de hecho, están de reformas y que no han abierto al público en toda la semana. Pese a su decepción inicial, el Dr. Rypff no desespera y pregunta si está dentro el farmaceútico o alguien que pueda dispensar un medicamento. Al instante aparece desde la trastienda el que de forma cordial, dice ser el farmaceútico, y añade que lo siente mucho, pero no puede vendernos nada, porque está desconectado el sistema informático.
       Petrus le explica la urgencia del caso, le pide algo para calmar un dolor osteoarticular, aunque sea un gel, pomada o lo que sea. Se identifica como médico, sugiere varios nombres de analgésicos, incluido el conocido de todos, Réflex. Esta opción es tomada como buena por el boticario, entre otras cosas, porque lo tiene localizado en la vitrina de productos de uso común y se acuerda del precio, 12 €. Petrus se mira en la cartera y, qué casualidad, lleve exactamente esa cantidad, después del día de gasto que ha tenido con Zola. Dándole las gracias se despide del farmacéutico y pide a su hija que acelere el paso para aliviar a mamá el dolor de tobillo.
       Al llegar a la pista de atletismo, llama la atención el paso cansino que lleva la mayoría de los atletas. El cansancio empieza a hacer mella, llevan ya más de nueve horas corriendo. Anuncian por megafonia que de los 120 corredores de la partida, sólo quedan en competición 91. A su paso por la zona de meta, el marcador electrónico instalado ahí estratégicamente, marca para Heike 63.3 Km recorridos, lo que equivale a 148 vueltas. Aunque da muestras de cansancio y dolor en el pié, su cara refleja confianza y satisfacción. Está claro que en capacidad de sufrimiento y pundonor, no la supera ninguna de las cuatro campeonas del mundo de pruebas de 24 horas que lleva delante.
       Heike para en zona de bóxes para aplicarse el spray milagroso, al menos eso es lo que esperamos todos que sea. Tras acabar la operación y beber dos sorbos de bebida isotónica, reemprende la marcha, lanzando previamente un tímido beso a Petrus, que admira el grácil correr de su esposa cuando lleva más de 9 horas y media al galope, por algo es conocida, entre sus compañeros de entreno, como la gacela de Heidelberg.

    EL ROSTRO FAMILIAR


         Tras cuatro horas de descanso en el hotel, aprovechadas por Petrus y Zola para comer en un centro comercial anexo, y para dar un plácido paseo, Heike se pone en pié con muchas dificultades, le duele cada centímetro de su cuerpo, pero le queda la satisfacción del objetivo cumplido, y van....Apoyada en Zola, consigue llegar a la puerta del hotel, Petrus lleva el equipaje de los tres, con ayuda de la joven taxista introduce en el vehículo las maletas y marchan todos hacia el aeropuerto. Al entrar en la terminal de salidas, Petrus pide a un empleado de AENA una silla de ruedas que facilite el desplazamiento de su esposa, que a partir de ahora va a ser más conocida por sus compañeros de entrenamiento como la heroína de Barcelona-Heidelberg, no en vano ha quedado sexta en la general femenina, sólo superada por las antes citadas campeonas del mundo (una alemana, una vasco-española, una bielorrusa y una neozelandesa) y una escocesa, subcampeona de Europa en dos ocasiones.  Hay que tener en cuenta que Heike no ha corrido nunca más de 6 horas en una pista de atletismo y que, siempre ha puesto excusas a su entrenador para hacer un test de Cooper, consistente en correr 12 minutos en pista, para hacer un control de los metros recorridos en ese tiempo, la frecuencia cardíaca, y algún que otro parámetro. El argumento que siempre le da a A.M. Es que dar vueltas a una pista es aburrido y digno sólo de un hámster.
        Heike comenta que tiene algo de hambre y, sobre todo, mucha sed. Como van bien de tiempo deciden sentarse en una cafetería situada justo antes del control de documentos y de equipajes. Antes de la entrada al lugar de "habituallamiento", Petrus se queda mirando a un anciano sentado en un banco. Su rostro le resulta familiar, no sabe si es por el parecido al malogrado J.A. Labordeta. El caso es que tras acompañar a sus chicas al interior del bar, y con la excusa de ir al baño, vuelve sobre sus pasos para reexcrutar al anciano, se acerca respetuosamente a él y le dice que le recuerda al marido de una paciente suya a la que trató hace unos 8 años en Heidelberg, y si él es de Lorca, un pueblo de Murcia. Extrañado, el anciano le confiesa que su esposa efectivamente es alemana, pero que viven en Frankfurt, nunca han estado en Heidelberg, además, da la casualidad de que él es murciano, pero de la capital, no de Lorca, ciudad que conoce bien, pero que nunca ha sido para él ciudad de residencia. Posteriormente el anciano pregunta a Petrus: - ¿No será usted psiquiatra? Porque mi esposa es al único especialista que ha tenido que visitar en su vida..-. El Dr. Rypff niega con la cabeza, estrecha la mano del anciano y con un "aufidersen" de agradecimiento y perdón por las molestias causadas, se despide de él para reunirse con su familia.


    Y OTROS
    NOS OMITIRÁN
    CREYENDO RASTREAR ÉPICOS OLVIDOS
    ENREDARÁN NÍTIDAMENTE
     LOS ATINADOS SOFISMOS
    MANTENDRÁN ENÉRGICAMENTE INSIDIAS GRAVES, ACTIVARÁN SORTILEGIOS
    PERSEGUIRÁN EMPÁTICOS RITOS ORGIÁSTICOS,
    HOY ALGUIEN BENDICE EXORCISMOS, REPRIME LAS ALMAS SACRÍLEGAS
    HOY ALGUIEN INVENTA LERDAS ACCIONES SOFOCANTES.

    jueves, 25 de octubre de 2018

    SWEET ROAD


        After leaving a post on a social network signed with his very name, Dc Rypff thinks carefully in his car as he drives from home on the outskirts downtown to the hospital, where he has been working as a psychiatrist for the last 10 years.
       
        He begins his consultation with the usual devotion, but he can’t help thinking of the comment posted on Facebook: it is frequently said that it is not the best forum to explain a work experience, especially when this experience depicts a trial he was called to with some other colleagues to give their professional opinion on a rather gray area. Furthermore, this issue was to be cast at the local mass media as he could eventually noticed.                                                                                                                         

         At noon he takes his coffee brake and thinks he’d better delete that post just in case. He doesn’t know who might have read it so far, but it’s been barely two hours and a half since and he’s sure little people would have had the time to read it. He still feels uneasy so he visits the legal consulting service at the hospital; he knows that the staff working there is efficient and trust-worthy.

        Dc Rypff has always been a fair and observing about both professional ethics and keeping the secret over his patients’ identity, but he had never written about his professional experience so he is not familiar with the legal or moral consequences that may arise from talking about it.

       After a long discussion the answer by the legal consulting team surprises him:  he is not allowed to express his consulting room experiences in any written, social network, blog or by any other mean whatsoever. The reason supporting this is that doctors do not own the facts or details their patients give them during their sessions, and that it wouldn’t ever be ethical to make profit out of the situations his patients tell him of if not to preserve their health. After this answer from the “learned” consulters, Dc Rypff feels upset, as if knocked out. However, he carries on the visits at his consulting room as usually.
      
        By the end of the morning an unexpected patient comes into the room –he didn’t have an appointment- and obviously frantic he begs for a report about his mental health to be presented at court the following day. Despite the oddness of his bequest, Dc Rypff writes the man’s report and feels sorry about making the last patient on his very long list wait.

        When the day is definitely done and Dc Rypff is getting ready to dismiss, he notices the man in need for the report is awaiting him outside the door and so is a good-looking woman who happens to be the man’s lawyer. The woman introduces herself as E.R., gives him her business card and thanks him for writing such a complete report in so little time, especially when the contents of the report may be an important key during the trial. Dc Rypff tries to downplay this fact declaring that’s part of his duty and not so thankworthy. The woman gives her client a look meaning he can go home and addresses the psychiatrist once more telling him she’s in debt with him a not to hesitate whenever he may have a legal concern. Suddenly, Dc Rypff remembers his question about relating his professional experiences and asks her for advice. She, a member of the bar, tells him not to worry so long as he neither says the actual name and circumstances of a patient nor breaches medical confidentiality so he can write what he wishes.
       
        Out on the road they both smoke a cigarette while talking on medical laws and rights and other more-down-to-ground things. When she finished her cigarette, E.R. takes her keys out of her handbag, says goodbye to Dc Rypff friendly, goes by to a huge Harley Davidson last model, lifts the seat to take a black helmet out, puts the helmet on, gets on the bike like a horsewoman and starts the engine on. At last, she makes the sign of the horns and dashes the road up. Behind her only the sweet roar of a dream-like machine and Dc Rypff’s stunned face remain.

    DULCE RUGIDO

       Tras subir un comentario a una red social en la que firma con su nombre, el Dr. Rypff recapacita en el coche mientras se dirige desde su residencia, en las afueras de la ciudad, hasta el centro, donde está situado el hospital donde trabaja como psiquiatra desde hace casi quince años. 
        
         Empieza la consulta con la dedicación de siempre, pero no puede evitar pensar en el comentario subido al Facebook, se dice de forma reiterada que no es el foro adecuado para exponer una vivencia profesional, sobre todo si esa vivencia se produjo en un juicio al que fue citado, junto con otros compañeros, como perito, y máxime cuando en esa vista se juzgaba un asunto muy turbio, que a buen seguro iba a salir en los medios de comunicación locales, como pudo comprobar posteriormente.
       
       A media mañana hace una pequeña pausa para tomar un café y aprovecha para quitar de forma preventiva el comentario subido a la red, no sabe si alguien lo habrá leído ya, pero sólo han pasado 2 horas y media y seguro que pocas personas habrán accedido a lo expuesto. No quedándose tranquilo decide consultar sus dudas en la Asesoría Jurídica del Hospital, cuyas abogadas en otras ocasiones han sido muy amables y eficientes.
      
        El Dr. Rypff siempre ha sido una persona ecuánime y autoexigente en lo referido a la ética profesional y la confidencialidad de sus pacientes, pero nunca antes había escrito sobre sus experiencias profesionales, y albergaba alguna duda sobre si plasmar en una red social sus vivencias en la consulta, podría originar algún problema ético-legal.

       La repuesta dada por las profesionales del derecho le deja totalmente desconcertado porque le vienen a decir, después de una larga conversación, que no puede utilizar sus vivencias en la consulta para escribir, ni en una red social, ni en cualquier otro foro, blog o medio de difusión. El argumento es que el médico no es dueño de la información que obtiene de un paciente o su familia, que como profesional se debe a la institución para la que trabaja y que es poco ético sacar partido de la profesión para hacer algo que no sea velar por la salud de los pacientes. Ante la contestación de las "ilustradas" letradas, el Dr Rypff se queda bastante contrariado, más bien como si se hubiera "tragado un cazo". No obstante, continúa, como sí nada hubiera ocurrido, pasando la consulta. Casi al final de la jornada entra en el despacho un paciente que no estaba citado esa mañana, se le ve apurado y cuenta que necesita un informe de forma urgente porque tiene que presentarlo en un juicio que se celebra al día siguiente. Aunque no es práctica habitual, el Dr. Rypff le hace el informe solicitado, lo que origina un mayor retraso en el desarrollo de la consulta, haciendo esperar aún más al último paciente de la larga lista de pacientes citados.
      
        Cuando por fin termina la dura jornada de trabajo, se dispone a abandonar el hospital, comprueba que le está esperando el paciente del informe en compañía de una mujer que presenta un aspecto muy cuidado y que resulta ser su abogada. Se presenta como H.R., le entrega una tarjeta de visita y le comenta que le estaban aguardando para agradecerle la deferencia de haber realizado un informe tan completo con tanta celeridad, sobre todo porque su contenido podría ser crucial en el inminente juicio. El Dr. Rypff intenta quitar importancia a lo ocurrido, comenta que forma parte de su trabajo y que no merece tanto elogio. La abogada hace un gesto a su defendido, invitándole a que se marche a casa y, dirigiéndose al galeno le dice que se siente en deuda con él, ofreciéndole sus servicios de abogada para cualquier asunto legal que pudiera tener en el futuro. De pronto el Dr. Rypff se acuerda del incidente de la mañana en la asesoría jurídica, le cuenta lo ocurrido y la respuesta de H.R. no se hace esperar, le pide que mire la tarjeta de visita, el Dr.Rypff comprueba que H. tiene un puesto importante en el Colegio de Abogados y H. le dice que no haga ningún caso a sus colegas en lo referente a escribir, que siempre que no revele el nombre del paciente e información confidencial, la ética profesional y el derecho a la confidencialidad están salvaguardados, es decir, que escriba lo que quiera.Ya en la calle, los dos fuman plácidamente un cigarrillo mientras departen sobre derecho médico y otras cuestiones más mundanas. Cuando termina su pitillo, H.R. saca unas llaves de su bolso, se despide amablemente del Dr. Rypff y se dirige a una enorme motocicleta aparcada junto a la acera, levanta la tapa situada detrás del asiento y extrae un precioso casco de color negro azabache, se lo coloca en la cabeza, se sube cual amazona y arranca la Harley Davidson último modelo. Segundos después hace el gesto típico de los "metaleros" y sale disparada calle arriba. Tras ella sólo queda el "dulce rugido" de una máquina de ensueño y la cara estupefacta del Dr. Rypff.

    20 SECONDS

        I get the hospital in a bit of a hurry for family obligations have delayed me at home for a while. I press the button and wait for the lift up to my floor, some people join me by the lift gate; among them there is a tall blonde woman I had never seen before. In a minute’s time the lift gate opens, the people inside the box step out but not Dc JMS, who I have known and appreciated for years, he stays in instead. “Up or down?” I ask him playful for I knew he had to go up since he doesn’t leave the lift and there isn’t any lower level. “It seems obvious I go up” He answers. As he was saying this, the tall blonde woman comes into the lift and asks, “How is this possible you came down in the lift when I just saw you here in the ground floor?”, “Dc JMS happens to be ubiquitous” I replied looking at both of them. “I wish I were…” Dc JMS says, “so I could work in two places at the same time”. “I Think I’ve got very enough with just one workplace so stressed I feel…” the tall blonde woman says.” I don’t hesitate to have my say “It would be lovely to enjoy the company of two different people in two different places at the same time, though”, “That would be nice” Dc JMS carries on “but then it would be starting feeling hot”. “I didn’t mean sex” I protest. “Nor did I” snaps he, “I was thinking of room temperature”.
       As soon as he utters that last bit, the lift door opens at fourth floor and he leaves us. I mean to say my last word, but before I can open my mouth the door closes and the lift moves up. Shocked, the tall blonde woman just says “most intense 20 minutes ever”.

    20 SEGUNDOS


       Esta mañana llego al Hospital un poco apurado porque obligaciones familiares me han retenido en casa unos minutos más de lo habitual. En la planta baja pulso el botón del ascensor con intención de subir a la quinta, donde está ubicada mi consulta. A mi lado se arremolinan varias personas entre ellas una chica alta y rubia que no conozco. Un minuto más tarde, o más, llega el ascensor, bajan varias personas y al fondo se queda el Dr. JMS, a quién conozco y aprecio desde hace muchos años. En tono jovial le pregunto: - ¿Subes o bajas?- lógicamente si no se baja, es que sube ya que el hospital no tiene planta sótano. Con una sonrisa me dice: - Parece claro que subo-. En esto que la chica alta y rubia le pregunta: - ¿Cómo es posible que haya bajado en el ascensor, si hace un momento le he visto en la planta baja?. En ese momento intervengo, dirigiéndome a los dos: - es que el Dr. S. tiene el don de la ubicuidad-, a lo que él replica: - ya quisiera yo tener ese don, para poder trabajar en dos sitios a la vez-, entonces interviene la chica alta y rubia: - pues yo ya tengo bastante con currar en un sitio, con lo estresada que voy...-, mi réplica no se hace esperar: - Pues también estaría bien disfrutar de dos buenas compañías simultáneamente en dos sitios diferentes-, al instante el Dr. S comenta: - Sí, estaría bien, pero entonces empezaría a funcionar la "neurona verde"-, entonces yo le contesto: - Yo no estaba hablando de sexo...-, y él responde ipso facto: - ni yo tampoco, me refería al color de la habitación-. 
        
        Fue terminar esa última frase y la puerta del ascensor se abrió en la cuarta planta, donde él tenía que bajar, y así lo hizo. Antes de que yo pudiera responderle, la puerta se cerró dejándome con tres palmos de narices, ante la mueca de asombro de la chica alta y rubia, que se limitó a decir: - qué veinte segundos tan intensos-.

    lunes, 22 de octubre de 2018

    LA MANZANA PODRIDA





       Nuestros políticos, se pongan como se pongan, han perdido en una inmensa mayoría, toda la credibilidad, sólo espero que en sucesivas convocatorias electorales, el voto en blanco vaya subiendo, hasta que las fuerzas políticas existentes modifiquen de forma drástica su forma de organizarse y dirigirse, convirtiéndose en verdaderos partidos democráticos. Lo tienen muy difícil por su propio anquilosamiento y “rancio abolengo”. Hace unos años, antes de que surgiera la coalición de izquierdas liderada por Pablo Iglesias y su séquito y el partido comandado por Albert Rivera, el que escribe, pensaba utópicamente que lo ideal sería que surgieran “fuerzas nuevas”, (no confundir con el nefasto partido liderado antaño por el innombrable B.P.), que partiendo de la “nada” supieran canalizar lo que los ciudadanos corrientes y molientes demandaban, que no es otra cosa que el sentido común, dejando de lado los intereses partidistas y las prácticas de corrupción.
        

       Allá por Mayo de 2012 Miquel Casals Roma escribió un excelente artículo titulado EL FIN DE LA DEMOCRACIA, de él me permito ahora extraer un fragmento que tituló  La manzana está podrida. Se puede decir más alto pero no más claro, vamos, las verdades del barquero.


     Miquel Casals Roma

        ¿Qué les sucedió a las flamantes democracias surgidas tras la Independencia de los USA y la Revolución francesa? Que nada humano dura para siempre. Los sistemas políticos tienen su ciclo, como una manzana y el nuestro está más que podrido.

       Tras décadas de funcionamiento, las instituciones democráticas han ido pervirtiendo sus ideales, deslizándose por una suave pero continua pendiente de corrupción.  Las elecciones se han transformado en escaparate y desfile de técnicas de marketing e imagen, sin generar verdaderos y profundos debates de ideas. Con el tiempo fueron arrinconándose los ideólogos para que el protagonismo pasase a los asesores electorales.
       
       Al mismo tiempo la prioridad de los programas políticos ahora se limita a obtener votos. Por poner un ejemplo, Zapatero prometió a los votantes el cheque bebé, los descuentos del IRPF, los ordenadores en las escuelas. No eran medidas coherentes, ni buscaban efectos beneficiosos a largo plazo. Su principal objetivo era ganar las elecciones. Fueron tan poco consistentes que, después de aplicarse unos pocos años, se eliminaron de forma fulminante cuando las arcas del Estado se resintieron. Pura humareda, como la mayoría de promesas electorales. Muchas de ellas ni tan siquiera se cumplen, porque los políticos tienen poco apego a la verdad y mucho a los matices. 



       

       Unos años después y ya consolidados  PODEMOS Y CIUDADANOS, con una muy estimable representación en el parlamento del Estado y en el resto de instituciones políticas de ámbito nacional, autonómico y local, nos encontramos con una situación distinta pero no mejor. Es verdad que el bipartidismo es historia y el abanico de opciones políticas de cara a las elecciones venideras es bastante más amplio, lo que aparentemente y en la práctica pudiera parecer enriquecedor, pero el parlamento se ha convertido  en un galimatías con opciones políticas incapaces de ponerse de acuerdo en cuestiones fundamentales para que nuestra querida España avance y salga del atolladero tan complicado en que se halla sumido desde hace ya demasiados años. 

        Una de la cuestiones más importantes a resolver es el tema de la identidad de los españoles, enfrentados últimamente en dos bandos antagónicos de una manera tan artificiosa como estéril. Enfrentados, decía,  más que nunca, más que siempre: rojos contra fachas, independentistas contra españolistas, "azules contra coloraos", como si estuviéramos en las procesiones de Semana Santa de Murcia, Lorca o Cartagena, "manda güevos", como diría el otro iluminado. Hay quienes de forma pesimista contemplan el panorama actual  como el vivido por nuestros antepasados en los años 20-36, y lo peor es que también son bastantes, los que ansían que se adopte una solución similar a la dada por el nefasto caudillo al hacer estallar la guerra civil en 1936. 
        



    Afortunadamente hay mentes preclaras que tienen la lucidez de mandar mensajes tan positivos como el que desde su juventud remitió a una red social una chica malagueña hace unos días:

    La joven malagueña Laura Morenoestudiante de Bioquímica, se ha convertido en todo un fenómeno viral después de que una reflexión suya sobre "ser español" haya sido compartida más de 300.000 veces en la red social Fabebook y haya recibido casi 40.000 comentarios. Lo curioso, para los estudiosos de las redes sociales, es que la malagueña apenas tenía 400 amigos en Facebook, pero su reflexión, en pleno proceso secesionista, se ha convertido en todo un fenómeno en las redes sociales
    Ser español no es llevar la bandera, ni gritar como un berraco frases de odio que espero que no sientas. Tampoco lo es ponerse una pulserita en la muñeca, ni cantar el cara al sol. El concepto de ser español es algo totalmente distinto, o al menos lo debería ser, porque a estas alturas de la historia yo ya no sé qué decirte.
    Como española que soy, te voy a contar lo que para mí es ser español: 
    Ser español es arder cuando arde Doñana o temblar cuando tembló Lorca; es sentarte a escuchar historias de meigas en Galicia y llegar a creértelas; es ir a Valencia y no sentir rabia por leer un cartel en valenciano, sino que te agrade poder llegar a entenderlo y es presumir de que las Canarias nada tienen que envidiarle al Caribe.
    Sentirse español es sufrir por no haber podido vivir la movida madrileña, enamorarte del mar al oír Mediterráneo de Serrat, es pedirle borracha a tu amiga catalana que te enseñe a bailar sardanas, querer ir a Albacete para comprobar si su feria es mejor que la de Málaga y sorprenderte al ver lo bonita que es Ceuta. 
    Para mí ser español es presumir de que en Andalucía tenemos playa, nieve y desierto; sentir casi mérito mío que un alicantino esté tan cerca de un Nobel, pedirle a un asturiano que me enseñe a escanciar la sidra y morirme de amor viendo las playas del País Vasco en Juego de Tronos. 
    También es española la cervecita de las 13.00, el orujo gallego, la siesta, el calimotxo, la paella, la tarta de Santiago, las croquetas de tu abuela y la tortilla de patatas. Lo son las ganas de mostrarle lo mejor de tu ciudad al que viene de fuera y que tú le preguntes por la suya; es hacerte amiga de un vasco y pedirle que te enseñe los números en euskera, por si pronto vuelves a por 2 ó 3 pintxos; es enorgullecerte de ser el país ejemplo a nivel mundial en trasplantes, de formar parte de la tierra de las mil culturas y de ser los del buen humor. 
    No hay nada más español que se te pongan los vellos de punta con una saeta o con una copla bien cantá, atardecer en las playas de Cádiz, descubrir casi sin querer calas paradisiacas en Mallorca, hacer el camino de Santiago en septiembre maldiciendo el frío o que Salamanca y Segovia te enseñen que no hay que ser grande para ser preciosa.
    Así que, acho, picha, miarma, perla, tronco, tete, mi niño… eso es ser español, lo otro es política. Pero si de política quieres impregnar este concepto, también te vuelvo a decir que te equivocas: porque ser español no es desear que le partan la cara a nadie, es sufrir la situación de paro de tu vecino o el desahucio que has visto en la tele; ser español no es oprimir el SÍ o el NO de toda una comunidad autónoma, es indignarte cuando nos llaman gilipollas con cada nuevo caso de corrupción; ser un buen español es querer que en tu país no haya pobreza, ni incultura, ni enfermos atendidos en pasillos del hospital y, joder, querer quedarte aquí para trabajar y aportar todo lo que, durante tanto tiempo, precisamente aquí has aprendido.
    Eso es ser español, o al menos, eso espero.




    https://youtu.be/-OE_C3LNBgA


    ------------------------
     “La democracia es el menos malo de los sistemas políticos” (Winston Churchill)

    domingo, 21 de octubre de 2018

    ¿GUERRA DE SEXOS? ¡NO, POR FAVOR!

    ¿Guerra de los Sexos? No, por favor.
    Acabo de leer un texto que ha subido una buena amiga, va en la línea que defiende algo así como que "el futuro es de las mujeres", que escriben mucho mejor (sólo hay que echar un vistazo al ranking de libros más vendidos). No creo que nadie me pueda tachar de machista, sólo aspiro que a la hora de valorar una "obra", del tipo que sea, no se tenga en cuenta si lo ha escrito un hombre o una mujer. Esto es lo que le he comentado:
    Me gusta el "panfleto" pero, me subleva que se pretenda pasar, por parte de un sector extremista y porqué no decirlo "talibán" del colectivo feminista (en el que me incluyo sin ningún tipo de complejo o pudor), pasar, decía, de una sociedad machista despreciable y patriarcal a otra matriarcal en la que parece que sólo las mujeres sois capaces de hacer cosas interesantes. Un poco de equidad. Ni los hombres somos tan malos e ignorantes, ni las mujeres como género sois tan perfectas. Admito diferencias entre los dos sexos pero estas, no creo que afecten ni a la capacidad creativa, ni a la inteligencia, ni a la mayoría de comportamientos, aunque me consta que hay mucho cafre suelto.
    Pido disculpas a las que, siendo coherentes, se puedan dar por aludidas, sé que sois mayoría, un beso a todas...
    Me gustaría que cada cual fuera aportando su grano de arena, o mejor, que permitamos que el bosque siga creciendo. PODEEEMOS!!!... Hay tantas cosas que cambiar.. Me apunto a una revolución cultural, no hace falta incluir a personas como Albert Plá, cuyas formas me repatean, aunque defienda postulados casi loables.


    War of the sexes? No, thank you.
    I just finished reading a post that a good friend uploaded. It supports this sort of ideas about the future belonging to women, who write much better -just take a glance at the rankings of best-seller books. I don’t think I can be accused of being misogynists, I only aspire to have any piece of work -no matter its nature- valued regardless of the author's genre, be the author a man or a woman. This is what I commented to her:
    I like the ‘pamphlet’ but, it infuriates me how a despicable macho society has given way to another in which it seems like only you the women are able to do interesting things. May I have a bit of equity please? Neither we men are so evil or ignorant nor are you women as a gender all so perfect. I do admit there are differences between the two sexes but I don’t think they affect either creativeness or intelligence or behaviour; even though I am sure that there is a lot of savages free to roam the earth.
    I beg the forgiveness of those who, being coherent, can take this personally, I know that you all are the majority, my respect to all…

    I would like that each one of us would do his (or her) best, o better, that we let the forest grow. WE CAN DO IT! There are so many things to change! I strive for a cultural revolution, with no need to include Albert Plà or the like, whose ways annoy me, even though he defends almost praiseworthy postulates.

    SAN MARTÍN - ROPES

    San Martin

      Hoy he ido al juicio de Jonás, a pesar de lo desagradable del caso, el desarrollo de la vista ha sido de lo más interesante. Hemos entrado al mismo tiempo en la Sala: Ana Rivas, Emilio Sánchez, Alfonso Martínez y yo. Creo que hemos estado los cuatro "de diez", me ha sorprendido muy positivamente la intervención de Alfonso. Sin hablar previamente entre nosotros, hemos coincidido plenamente en nuestras opiniones, con argumentaciones rigurosas, vamos, de película. A pesar de que el abogado defensor nos ha machacado a preguntas, a mi juicio muy bien planteadas, hemos salido airosos, al punto que el juez, ha tenido que decirle: "¿no ve señor letrado que ya ha hecho suficientes preguntas y la opinión de los peritos es unánime y suficientemente aclaratoria de los hechos que se juzgan? El acusado estaba detrás de mí y, las dos o tres veces que he vuelto la cabeza hacia él, he percibido la tensión y el miedo en sus ojos, me ha conmovido y creo que lo tiene crudo, pero creo que a cada cerdo le llega su San Martín. No crees que da para uno de mis relatos. ¡Qué bien sientan estas cosas, Petrus!, quizás esté un poco hipo, pero quiero estar así. Nos vemos. Gracias por tu paciencia.



    Ropes

      Today I went to Jonas’ trial. However the unpleasantness of the case, the development of the hearing has been most interesting. We all entered at the same time: Ana Rivas, Emilio Sánchez, Alfonso Martínez and I. I think four out of the ten of us attended. Alfonso’s intervention surprised me the most. With no previous agreement whatsoever amongst ourselves, we all kept the same opinions with rigorous arguments, you know, the like of a film attorneys'. In spite of the fact that the defence lawyer tried to make us crack during his, in my sincere opinion, sharp questioning we were so successful that the judge had to tell the lawyer “Don't you see that you have made enough questions to prove the experts' opinion to be unanimous and sufficient for this cause?”. The accused was sitting on the row behind me. I turned my head two or three times back to look at him and I could see a spark of tension and fear in his eyes, it was a moving view: he's on the ropes and heading to a sticky end, I guess. Please, do not think I can make one of my narratives out of his story. How rewarding this is, Petrus! I may feel a little hypo, but I want it to be like that. See you. Thanks for your patience.

    jueves, 18 de octubre de 2018

    REFLEXIONES OTOÑALES

    EL PÉNDULO

        La vida es como un péndulo, pasamos cada poco por distintos sitios. Lo importante es tener la capacidad para parar en un punto, disfrutarlo y después, volver a pulsar el botón ON para que vuelva a oscilar. UUUHHH, qué vértigo tan apasionante.
        Si te sitúas en un punto del péndulo que no te satisface, déjate llevar, coge impulso y avanza, la inercia te llevará a otro más reconfortante. Si estas abierto a sugerencias e interacciones positivas, aprovéchalas, te ayudarán a avanzar en la jungla de cristal, pero no olvides que tú eres el único dueño de tus acciones, logros, objetivos, vicios, muletillas y herramientas a utilizar. A veces hay que ser asertivo y plantarse. 
       Si recibes hostilidad, no pierdas el tiempo en repelerla ni dejes que te  atosigue ni te ofusque, ignórala y céntrate en lo verdaderamente importante, establece tus prioridades y defiéndelas como si te fuera la vida en ello. Sé tu mismo, hazte valer, valórate y vive, la vida es el bien más preciado que tenemos. 
      Las cosas materiales no te deben cegar, las necesitamos para vivir, pero su  obtención no debe ocupar el grueso de nuestro tiempo. CARPE DIEM

     (Petrus Rypff)





    Nunca debemos olvidar quienes somos y de dónde venimos. La vida da muchas vueltas y podemos regresar siempre al mismo sitio.

    (Jorge Bucay)




    Y una vez que la tormenta termine, no recordarás como lo lograste, como sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura, cuando salgas de la tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta.

    (Haruki Murakami)




    APARICION  (José Eulogio Caro)

    Mi lámpara nocturna está apagada;
    solo estoy en silencio y en tinieblas;
    ningún reloj, ningún rumor se escucha
    por la ciudad que inmensa me rodea.

    iOh noche! entre tus sombras lo presente,
    el porvenir, el mundo, la materia,
    ayer, mañana, la ambición, la carne,
    el curso de la vida que nos lleva,
    el sudor por el pan de cada día,
    la envidia cuyo diente nos acecha,
    de los falsos amigos la perfidia,
    del triunfante enemigo la insolencia:

    Todo desaparece: sordo, ciego,
    muerto, el hombre entre el hombre se concentra;
    y en gloria y soledad ante sí misma
    súbito el alma humana se presenta.

    ¡Sí! gloriosa y solitaria el alma,
    la posesión sintiendo de sus fuerzas,
    lánzase libre al invisible mundo
    que sus nobles instintos le revela.

    En vano ensancho más y más los ojos,
    en vano los oídos tengo alerta;
    sólo escucho el zumbido del silencio,
    sólo miro espesarse las tinieblas.

    Del fondo, empero, de silencio y sombras
    siento venirme claridad incierta,
    y las voces volver de lo pasado,
    y la feliz edad de la inocencia.

    Vuelven mis olvidadas ilusiones,
    mis recuerdos de infancia, mis creencias;
    ¡vuelvo a soñar lo que jamás he hallado,
    lo que en vano busqué sobre la tierra!

    Vuelvo a ver lo que amé, cual lo veía
    cuando el amor sentí por vez primera
    con los colores mágicos que huyeron
    ante la odiosa luz de la experiencia.

    ¡Oh amistad! ¡oh virtud! ioh dulces nombres!
    vuestra noción la mente lleva impresa
    desde el nacer; y el corazón ansioso
    por convertirla en realidad se esfuerza.

    Vuelvo mi padre a ver: su faz augusta,
    a un tiempo mismo afectuosa y seria,
    a presentarse torna ante mis ojos
    radiante de virtud e inteligencia.

    ¡ Ay! al mirarla así, prorrumpo en llanto,
    que es de mi vida la incurable pena
    el no poder vivificar la tumba,
    y conseguir que lo que fue no sea!

    Sangre debo llorar, llorar mis ojos,
    al pensar de mi padre en la existencia,
    en aquella existencia tormentosa
    que no halló más descanso que en la huesa.

    Para la Dicha y la Amistad nacido,
    vivió de desengaños y dolencias;
    y murió pobre, atribulado y ciego,
    del cuerpo y de la edad aún en la fuerza.

    Hoy pudiera vivir cual otros viven;
    hoy, después de tres lustros, si viviera,
    sobre su vasta frente empezarían
    sus negros rizos a argentarse apenas.