La petición popular que se entregó ayer en el Congreso, también solicita que una orquesta rumbera y siete payasos trapecistas actúen mientras la secretaria general del Partido Popular vuelve a explicar a los españoles los “pormenores” del finiquito que se pagó al extesorero Luis Bárcenas.
El documento avalado por el millón de firmas es muy preciso, y exige que se mantenga en su totalidad la esencia surrealista del chiste original, pero también pide que Cospedal alargue la duración del gag añadiendo más balbuceos y requiebros, además de extenderse en el significado del concepto “finiquito en diferido”, adornándolo con más sandeces e incongruencias. “Queremos reírnos exactamente igual de fuerte que la primera vez, pero más rato”, ha dicho uno de los promotores de la petición.
El Gobierno, que se ha mostrado dispuesto a negociar con las diferentes cadenas de televisión, no ha puesto inconvenientes en que una orquesta amenice la nueva actuación de Cospedal pero rechaza tajantemente la intervención de los payasos trapecistas. “Tenemos titiriteros excelentes en el partido”, ha asegurado Cristóbal Montoro.
Por otro lado, el FBI se ha puesto en contacto con el ministerio de Defensa español porque, según afirman, encuentran numerosas similitudes entre lo que ellos llaman “el incidente Bárcenas” y unos torbellinos de antimateria que se forman periódicamente en el triángulo de Las Bermudas.



María Dolores de Cospedal demanda a todos los españoles

RECOMIENDA A LA POBLACIÓN QUE SE BUSQUE UN BUEN ABOGADO

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha decidido actuar a título personal en el caso Bárcenas y, tras interponer el pasado viernes una demanda civil en defensa de su honor contra el ex tesorero popular y el diario El País, ha optado hoy por demandar a todos los españoles.
La dirigente popular es la primera persona en proceder por vía judicial contra todos los ciudadanos de su país, aunque ha matizado que la demanda excluye “a algunas personas, las menos, que no me han atacado a mí ni a mi partido. Así que mi Nachito, Cuca, Belén, Caco y Estefi, estad tranquilos porque esto no va con vosotros”.

Cospedal argumenta que “estar al servicio de los ciudadanos no me obliga a sufrir ataques infundados, calumnias e insultos por parte de la opinión pública, a la que yo no he faltado nunca al respeto”, ha explicado, recomendando a la población “que se vaya buscando un buen abogado”.
Otros miembros de la cúpula del Partido Popular podrían tomar la misma decisión en los próximos días, agravando el desencuentro entre la ciudadanía y la clase política.
Tras el fracaso de una estrategia consistente en no responder a las provocaciones, el PP considera que no hay otra opción que plantar cara. “Sé que hay caricaturas mías y del propio presidente circulando en Internet. Yo salgo con morros de cerdo y él pronunciando mal las eses”, ha declarado Soraya Sáenz de Santamaría, convencida de que “si nos ponemos a buscar pruebas, nosotros tenemos toneladas de insultos y los ciudadanos solo disponen de unos papeles escritos a mano”.
En la misma línea, el vicesecretario de organización del PP, Carlos Floriano, ha defendido la estrategia de acudir a los tribunales “para no empezar a liarte a tortas con la gente, que es lo que muchas veces tengo ganas de hacer”.