miércoles, 23 de abril de 2014

EL TREN QUE NUNCA COGIMOS



La luna emite gestos amables si triste estás,

envuelve noble

cantos utópicos, adorna ruidosas, tenebrosas objeciones,

mentiras enigmáticas noquean generosas urdimbres, atenazan nuevas tentativas 
enriquecedoras,

afean

momentos inolvidables,

límpidos acordes dolorosamente obviados

y

cercenan ofrecimientos níveos,

las altivas

llamaradas utilitaristas no ayudan,

los lerdos empellones niegan avances,

me enervan,

dudas injustas juzgan ideas sólidas, templadamente expuestas,

alguien debería impedir opacos sainetes,

sucias estrategias generan un inútil salmo, tétrico, estéril,

es saludable esperar,

romper ataduras soporíferas traerá ritmos orquestales

de ensueño,

me imagino gozoso ampliando senderos,

desdibujando enredos,

planteando alternativas neutralizadoras,

oigo ladridos violentos, intimidatorios, de algunos demonios opresores,

déspotas engreídos,

mentiras insidiosas ganaron adeptos sobrantes,

díscolos eméritos,

parroquianos ahora nostálgicos

quieren urdir entelequias,

no albergo dudas, ideas emergentes

surgen intentando gestionar una  idílica oportunidad,

tengamos esperanza

demostremos interés,

uniremos naciones,

almas neutrales impedirán los largos ocasos

y

un nuevo amanecer

extenderá su poder indicándonos novedosas acciones,

dará energía

recompondrá objetivos subsanando amenazas,

ya

mitigaremos embestidas

robustos engranajes garantizarán años libres, años sin temer enemistades,

tensiones ultras,

carcamales ocupas, ramplones azarosos zozobrarán óptimamente neutralizados.



Jóvenes utópicos no tendrán obstáculos serios

cantarán orgullosos la elegía concupiscente, crearán imaginativas obras, nadie aplicará mordazas opresoras, salvadoras,

démosles ejemplo, rehuyamos ramplonas objeciones, tediosos atardeceres sabatinos

bailarán olvidados tangos en  lugares lejanos al sosiego

valses amables cobrarán impulso, alto subirán

y

plantearán un escenario sin tabúes, alegre, sencillo

donde emergerán

sabios objetivos libertarios.








¿Dónde fue parar el tren que nunca cogimos?

¿Dónde fue parar el eco de aquel sonido?


¿Ahora quién lo dio, por perdido, aquel sonido?


El humo nos cegó...el humo nos cegó.


Picamos los cebos de todas las trampas


creyendo que nunca nos irían a atrapar,


la orquesta anunció la última danza


pero no tuvimos fuerzas para bailar. 


Y ahora me temo que se ha hecho muy tarde


ya nada tiene el mismo color,


se convirtió el vino en vinagre,


las uvas en pasas


y el amor en dolor.





https://www.youtube.com/watch?v=Cat_hmkuOzo
























No hay comentarios: