martes, 18 de marzo de 2014

JOSÉ SACRISTÁN, GRANDE ENTRE LOS GRANDES

   En las españoladas de los años del franquismo, José Sacristán empezó a hacer papeles interesantes a pesar de la dudosa calidad de los guiones y la puesta en escena cinematográfica de algunas producciones que servían de propaganda al "Movimiento". Grandes directores de la época, con gran maestría, burlaban la persecución de la censura utilizando la metáfora, la ironía, la sutileza y porqué no decirlo, el talento, cualidades que los censores y politicastros "bienhechores" no entendían, por su escasa altura de miras  y porque su cometido se centraba más en cortar de las cintas de celuloide, las imágenes poco decorosas en las que pudiera aparecer un beso impúdico o una zona del cuerpo de las actrices poco "recomendable" por su carácter pecaminoso que pudiera invitar a la lascivia del espectador.

   José Sacristán Turiégano siempre rayó a gran altura, no son pocas las películas en que hizo actuaciones dignas de destacar, incluso en algunas dejó interpretaciones magistrales. Ya en tiempos más recientes, considerados "democráticos" ha dejado una huella indeleble, me viene a la cabeza sus magníficos "papeles" en películas tan relevantes como, por ejemplo, Un hombre llamado Flor de Otoño o Asignatura pendiente, en los años de la transiciónEstuvo incluido en el grupo de actores más taquilleros del cine español de los setenta junto a Alfredo Landa y José Luis López Vázquez.

   De su extensa filmografía en los últimos 25 años quiero destacar dos películas que en su día me impactaron sobremanera: Un lugar en el mundo y Roma, dos alegatos fantásticos a la libertad. Es uno de los actores más comprometidos de la escena española, en sus apariciones públicas se manifiesta sin ambajes sobre temas de la actualidad política y social, denunciando actuaciones que coartan la libertad de expresión y dinamitan los cimientos de la democracia y los derechos civiles y ponen en riesgo el bienestar de la ciudadanía.

   Hace pocos días tuve la oportunidad de escucharle manifestándose sobre distintos aspectos de la actualidad española, en un programa de la Sexta Televisión, presentado por Iñaki López. Entre otras cosas emitió las siguientes perlas, tan valientes como políticamente incorrectas, dados los tiempos que corren:


   "Lo que está ocurriendo es una revolución al revés, una derrota. Y la están ganando los que la están ganando, los de siempre","

   "La derecha no tiene votantes, tiene feligreses; puede hacer lo que quiera".

  "Los vigías de la izquierda están o dormidos, o borrachos, o comprados o mirando para otro lado".

   "La derecha puede o no ser honrada, pero a la izquierda no le queda más remedio, y cuando pierde su depósito moral. Pido a la izquierda una reflexión seria en profundidad, que ahonde, y que rectifique. Me duele pensar dónde diablos está la izquierda de este país"







2 comentarios:

la mente dormida dijo...

EL GRAN JOSÉ SACRISTÁN

Anónimo dijo...

Interesantes opiniones. Más de uno debería meditarlas y ponerse en el camino correcto.
Saludos.