viernes, 3 de enero de 2014

YO DE MAYOR QUIERO SER PERRO-FLAUTA

Ayer, un buen amigo me mandaba por una red social una foto cuya leyenda decía: "FELIZ AÑO, UNO MENOS SIN EL GOBIERNO DEL PP". 

No tardé en contestarle: "¿Y cual es la alternativa?. Yo abogo por tres cuartos de los escaños del congreso vacíos en representación de un 75% de votos emitidos en blanco. Por supuesto con el Senado vacío, dedicado a menesteres culturales en pro de una democracia real, no como la que tenemos, que parece de pacotilla, república bananera o monarquía comandada por el príncipe de Zamunda, ¿Te acuerdas de la película?"

Y yo me pregunto; ¿Dónde están los ecos del Movimiento 15 M? parece que se han diluido. Sé de la existencia de varias plataformas ciudadanas que pretenden un cambio de paradigma en el panorama político de nuestro país. El bipartidismo está resultando nefasto, los otros partidos o coaliciones son cómplices o no han robado todavía porque no han tenido cuotas de poder, los sindicatos mayoritarios han demostrado altas cotas de corrupción en su seno y su lenguaje está claramente obsoleto.
Cuanto me gustaría que surgiera una nueva fuerza "política" (no confundir con una Fuerza Nueva), liderada por gente formada, sin intereses personales sino dispuesta a hacer cosas por la ciudadanía, que aplicara el sentido común, sin pretensiones de enriquecerse, sin color político, que busque soluciones reales a los problemas planteados. Basta ya de quejarnos de lo mal que está todo. A diario me encuentro con personas que critica a todas las fuerzas políticas, sindicatos, instituciones, etc. "Estoy harto de la crisis, de la corrupción, de los mamoneos, de los sobres, de los anteproyectos de ley, de las leyes ya aprobadas, de los brotes verdes, de la prima de riesgo, del déficit tarifario de las eléctricas, de los impuestos crecientes, de las cifras del paro, de que me culpen de vivir por encima de mis posibilidades cuando apenas puedo llegar a fin de mes, de los desahucios...".
Todo eso está muy bien y comparto todas y cada una de esas quejas pero, ¿vamos a esperar a que llegue una nueva convocatoria electoral y vamos a ir de nuevo a depositar nuestro voto como hemos hecho hasta ahora, tapándonos la nariz apoyando a la opción menos mala? No señores, yo hace tiempo que no estoy  dispuesto a apuntarme a ese carro, a mis años, yo también me considero perro-flauta, insumiso político, y defiendo el voto en blanco. ¿Quién se une?

3 comentarios:

Encarnación Carrillo dijo...

Yo añadiría, que los de esa fuerza política hablaran al menos una lengua extranjera, porque da vergüenza verlos en el extranjero, en esas reuniones que van, sin enterarse de nada...

Unknown dijo...

Aquí tenemos reflejada nuestra realidad actual. Las constantes quejas, controversia y resignación e incultura generalizada hacen que esta bola de nieve se haga cada día más grande. Ninguna fuerza política ni anterior ni presente deja de ponerse en la boca la palabra "austeridad". Concienciémonos. Las opciones A y B ¡NO FUNCIONAN!. Nuestro voto tiene más opciones. Usemos el sentido común...

la mente dormida dijo...

Muy atinado tu comentario, Sergio. Entonces, hace falta un cambio de paradigma?
Quién da más?