miércoles, 3 de abril de 2013

LA CASA DEL CABALLERO

   Tengo la suerte de estar alojado en un hotel precioso en el centro histórico de la encantadora ciudad de Heidelberg. Después de patear durante varias horas sus calles, visitar la Universidad Vieja (la mas antigua de Alemania y de la que han salido muchos premios Nobel), he comido un delicioso salmón con su aderezo correspondiente y he vuelto al hotel a descansar un rato. De forma furtiva, me he puesto en la ventana de la habitación a fumar un cigarrillo y al instante, me he percatado que había un nutrido grupo de japoneses o chinos, todavía no sé como se les distingue, mirándome y haciendo fotos, como si uno fuera famoso, al estilo de Lady Diana o Michael Jackson. Ante tal falta de intimidad, he acabado el pitillo y he cerrado la ventana, con cierto temor por si alguno de los nipones se chivaba de mi acto delictivo. Me he puesto a leer la guía de la ciudad que compré ayer y por casualidad, he encontrado una foto de la fachada de mi hotel y en la leyenda explicaba que éste ocupa desde 1705, la única casa patricia que sobrevivió a la destrucción de Heidelberg en 1689/1693 y que había sido construida en 1592 por un comerciante de paños llamado Charles Belier, por ello se la conoce como La Casa del Caballero. La verdad es que conocer toda esta información ha supuesto un alivio, porque con el frío que hace en la calle, no me apetece vestirme y salir para poder echar otro pitillo. Si vuelve a aparecer otra trupe de orientales y se repite la situación pensaré que es por su manía de inmortalizar en una instantánea todo lo que les resulta llamativo y la fachada del hotel, doy fe de que es una joya arquitectónica. Lo raro es que yo haya recalado aquí, tengo que agradecérselo a mi amiga Consuelo que me hizo la reserva.

No hay comentarios: