sábado, 16 de marzo de 2013

¿CRIANZA O RESERVA?

   Es muy bueno tener iniciativas pero siempre con calma, ningún tren se escapa, y si lo hace es porque no era nuestro tren.

   Es buena la puntualidad pero no la prisa. Hay que priorizar, no se puede abarcar todo y si de algo disponemos es de tiempo para hacer lo que nos propongamos. Las huidas hacia adelante no suelen funcionar, a veces es meritorio hacerlo pero el coste es demasiado alto, no por el qué dirán, eso a mí me la trae al pairo, sino por el sufrimiento que puede generar en uno mismo y en las personas que nos importan. El soldado "valiente" (más bien enajenado y llevado por la desesperación) que se pone de pie en la trinchera y sale corriendo hacia el enemigo granada en mano, acaba tirado en el suelo, inerte y ensangrentado, sin vida. Con mucha suerte habrá conseguido lanzar la granada que portaba en la mano pero quizás ésta, ni siquiera habrá estallado en las trincheras contrarias, porque el miedo que nace de su valentía  habrá impedido que su dedo engarrotado tire de la anilla-espoleta. 

   La estrategia debe ser distinta, elaborada, meditada y organizada, sin margen a la improvisación, ésta es mejor dejarla para los que mandan que, según les viene dadas, sacan las tijeras de podar y el rodillo de aplastar a los adversarios o dilapidan en fastos lo que no es suyo, a sabiendas de que el tesorero de turno se ocupará de emitir facturas falsas que los justifiquen. ¿No les da vergüenza aprobar decretos cuya vigencia es tan corta e improductiva? ¿No perciben que cada medida anticrisis que sacan empeora más la situación?, no sólo porque ahoga a los ciudadanos, sino porque el objetivo a cumplir es inalcanzable con las premisas utilizadas. Es como barrer en el desierto, tarea imposible si vienen vientos huracanados, avivados por la corrupción y desfachatez propias.


   Es bonito observar el amanecer pero la madrugada es especial, todo es silencio, quietud, sosiego, y de ahí nacen las mejores ideas, se organizan, se hacen fuertes, se llenan de contenido y si al alba te apetece comunicarlas, las sueltas cual palomas mensajeras, y si prefieres guardarlas, la memoria propia o del disco duro son buenos armarios. Un buen proyecto es como un buen vino, el proceso de elaboración tiene sus fases imprescindibles, pero el tiempo de maduración, en barrica de roble preferiblemente, es crucial.


   Es verdad que la realidad que vivimos nos impone prisa, sobre todo en la situación actual de crisis, pérdida de valores, sufrimiento de tantas personas... y quizás no nos podamos permitir elaborar un Gran Reserva, porque cuando estuviera preparado para su consumo, no habría ya catadores ni "compradores". A veces a uno que yo me sé, también le apetece un crianza. 

   Ya somos muchos los que pensamos que se acerca el momento de hacer otras cosas. Lamentarse en privado de lo que hacen los políticos no hace que avancemos y las manifestaciones de protesta están bien, pero son insuficientes. Ayer oía con vergüenza ajena como el presidente de todos los españoles decía que su política económica es infalible y que no piensa cambiar un ápice su actitud. Dicen que rectificar es de sabios y el empecinamiento, de soberbios ilustrados. ¿Adonde nos quiere usted llevar?¿Al suicidio colectivo?. Déjenos vivir un poco más en este mundo, nosotros lo mejoraremos para que no sea tan inhóspito. Además, las plazas  en el cielo están ya reservadas por todos ustedes, creyentes de pro, aunque tendrán que renegociar con el nuevo Papa lo pactado con su antecesor, puede que el pase de favor con la rúbrica de Ratzinger no les sirva cuando se encuentren con San Pedro. De todas formas no deseo la muerte a nadie, prefiero que se vaya a su casa o a su oficina del registro de la propiedad, allí podrá descansar y meditar porque me da a mí que no hay mucho trabajo en su sector, tal como está el mercado inmobiliario y la construcción.

No hay comentarios: